Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

LA PRUEBA DE NUESTRA FE, PRÉDICA DE FE


Por: Felipe Chicas

¿CÓMO DIOS PRUEBA NUESTRA FE?, PRÉDICA DE FE

Prueba de nuestra fe

Para que sometida a prueba nuestra fe (Prédica sobre las pruebas)


Esta es una prédica de fe escrita, una prédica sobre las pruebas, pues nuestra fe tiene que ser probada. En 1 Pedro 1:7 la escritura nos habla sobre la prueba de nuestra fe, a continuación te dejo el versículo en el cal se nos dice que nuestra fe debe ser probada:

"Para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo..." (1 Pedro 1:7)

Muchas veces la prueba de nuestra fe, será como una catapulta o trampolín que nos conducirá a niveles de bendición muy elevados, o a reconocimientos y admiración inimaginables. Pero otras veces la prueba nos puede llevar al despojo o pérdida de seres queridos, bienes materiales, privilegios, sufrimientos o la misma muerte. No obstante si nos mantenemos firmes, sin claudicar de nuestra fe, no solo obtendremos nuestro galardón, sino que Dios será glorificado grandemente en nosotros

(Después puedes leer: La diferencia entre tentación y prueba)

 PRUEBA DE ISAAC EN EL TIEMPO DEL HAMBRE EN CANAÁN


La prueba de la fe de Isaac


Génesis 26 nos dice que por causa de una sequía vino una gran hambre en la tierra de Canaán y en ese mismo tiempo Dios le habló a Isaac y le dijo: "confía en mí y no desciendas a Egipto porque yo te voy a bendecir aquí donde moras". (Quizás te puede interesar: Atribulados, en Apuros, Perseguidos y Derribados)

Fue una prueba difícil porque la sequía era grande, todas las tribus nómadas estaban camino a Egipto y quedarse en Canaán significaba quedarse solo sin compañero y sin protección. Las noticias en los periódicos eran muy negativas... pobreza, robos, asesinatos, violencia... pero Dios le dijo: "confía en mí..." E Isaac decidió confiar y obedecer a Dios, aún en contra de lo que decía su propia familia, sus amigos, las malas noticias...

Resultado de la prueba de la fe de Isaac:


"Y sembró Isaac en aquella tierra, cosechó en aquel año ciento por uno; y le bendijo Jehová. El varón enriqueció, y fue prosperado, y se engrandeció hasta hacerse muy poderoso" (Génesis 26: 12-13)

PRUEBA DE JOSÉ CUANDO FUE VENDIDO POR SUS HERMANOS


La prueba de la fe de José


Todos estamos familiarizados con esta historia. En un solo día José vio desvanecerse todo lo bueno o agradable que tenía. El calor y seguridad de su familia, el amor de su padre, la comodidad y privilegios que tenía.

De la mañana a la noche dejó de ser príncipe para convertirse en esclavo y por si fuera poco, después en un reo de muerte. Pero aún con todo, José no dejó de confiar en Dios. Aunque estaba solo, en tierra extraña, sin nadie que lo defendiera o abogara por él. José se mantuvo firme en su fe en Dios, se mantuvo firme en sus convicciones.

Resultado de la prueba de la fe de José


Una vez sometida a prueba su fe, fue exaltado por Dios hasta convertirse en el hombre más poderoso de Egipto, se volvió a reunir con su padre y sus hermanos y vivió una vida próspera viendo crecer a su familia hasta la tercera generación. (También te invito a leer: Jesucristo es nuestro pariente Próximo y Redentor)

PRUEBA DE DANIEL Y SUS TRES AMIGOS EN BABILONIA


La prueba de la fe de Daniel


Tres de ellos por su fe en Dios tuvieron qu enfrentar el horno de fuego y Daniel tuvo que enfrentar un pozo lleno de leones hambrientos. La fe de ellos fue probada, pero en ningún momento ellos claudicaron, ni cedieron un centímetro de su fe. En ningún momento ellos dieron un paso atrás. Antes se mantuvieron firmes, prefirieron dar su vida antes que sucumbir ante la oferta del diablo.

Resultado de la prueba de la fe de Daniel:


Por haber resistido la prueba, la religión hebrea fue implantada en varios reinos. Babilonia / Nabucodonosor "Por lo tanto, decreto que todo pueblo, nación o lengua que dijere blasfemia contra el Dios de Sadrac, Mesac, y Abed-Nego, sea descuartizado, y su casa convertida en muladar; por cuanto no hay dios que pueda librar como éste" (Daniel 3:29)

Media y Persia / Darío "De parte mía es puesta esta ordenanza: Que en todo el domino de mi reino todos teman y tiemblen ante la presencia del Dios de Daniel; porque él es el Dios viviente y permanece por todos los siglos, y su reino no será jamás destruido, y su dominio perdurará hasta el fin. Él salva y libra, y hace señales y maravillas en el cielo y en la tierra..." (Daniel 6:26-27)

Como vemos al final todas estas personas fueron recompensadas grandemente por haberse mantenido firmes cuando su fe fue sometida a prueba. Pero muchas veces la prueba de nuestra fe nos puede llevar al sufrimiento o despojo de privilegios, bienes o la misma muerte.

Por ejemplo: Hebreos 11 nos dice que si bien algunos héroes de la fe alcanzaron promesas, taparon bocas de leones, apagaron fuegos impetuosos y se hicieron fuertes en batallas. Muchos fueron vituperados, azotados, puestos en prisión, apedreados, aserrados, muertos a filo de espada, pobres, angustiados y maltratados.

Pero lo importante es que todos éstos alcanzaron aquello para lo cual Dios los había llamado. Por eso Dios no se avergüenza llamarse Dios de ellos, porque pusieron en alto su nombre, le honraron con sus vidas, prefirieron morir antes que ceder en su fe. Y por ellos, hoy existe una iglesia por medio de la cual Dios está bendiciendo a toda la tierra con la salvación.

Por ellos hoy no hay nación alguna que no haya oído hablar de Jesucristo. Sin esos hombres y mujeres que estuvieron dispuestos a dar su vida por la fe en Dios, dispuestos a poner sus vidas al servicio de Dio; el mundo no conocería a Jesucristo, el nombre del Señor no estuviera siendo predicado, la salvación no estuviera hoy entre nosotros. Ahora es nuestra fe la que está siendo sometida a prueba. Ahora somos nosotros los que tenemos que decidir qué vamos a hacer con el conocimiento de la verdad de Dios que hemos recibido.

Hablamos de los héroes de la fe, los padres de la fe, los reformadores de la fe, los proclamadores de la fe... los que incendiaron al mundo con la fe... pregunto: ¿Cómo se hablará de nosotros en 50 o 100 años? Hablo de nosotros como generación, como pueblo de Dios.

Como cristianos muchas veces tenemos que estar dispuestos a pagar el precio de la prueba de nuestra fe, como lo hicieron los que creyeron en otro tiempo y se mantuvieron firmes. No se doblaron un centímetro, ni se dejaron persuadir por los deseos o presión de la carne, los placeres del mundo o las ofertas de Satanás.

Esta es la clase de igleisa, la clase de cristianismo que el Señor desea. No un cristianismo barato, liviano, simple, sin convicción, sin fundamento o doctrina que fácilmente se deja convencer, persuadir o mover. Sino un cristianismo que se mantenga firme en la doctrina y convicciones.

Nos ha tocado vivir en un tiempo donde nuestra fe está siendo sometida a prueba y es menester que nosotros determinemos a quien vamos a servir, porque como en la época de Josué, se está levantando una generación que no ha tenido una experiencia con el Dios de Abraham... Muchos dicen conocer a Dios, pero no han tenido una experiencia con el poder de Dios que les transforme y combie.

Si te ha gustado este post puedes ir a la sección de Sermones y reflexiones