EL AMOR CUBRE MULTITUD DE PECADOS (1 PEDRO 4:8)

El amor cubre multitud de pecados

Tened entre vosotros ferviente amor, porque el amor cubre multitud de pecados


En cierta ocasión alguien dijo: “Vivir con los santos en el cielo: ¡Esa es la gloria!; vivir con los santos en la tierra: Esa es otra historia”. Una frase que expresa que las relaciones personales con nuestros hermanos muchas veces se puede volver un poco difícil por el pecado o naturaleza pecaminosa que está en nosotros, pero es aquí en donde entra en juego lo que dice 1 Pedro 4:8 "el amor cubre multitud de pecados".

El amor cubre multitud de pecados (Versículos: 1 Pedro 4:8 y Proverbios 10:12)


En proverbios también encontramos algo respecto a que el amor cubre multitud de pecados, pues la escritura dice: "El odio despierta rencillas; pero el amor cubrirá todas las faltas" (Proverbios 10:12)

Hay que tener presente siempre que no es el amor de una persona la que puede borrar el pecado de otra, sino que el único amor que puede cubrir el pecado es el amor de nuestro salvador Jesucristo

El amor cubre multitud de pecados, el amor de Dios, el amor hacia nuestros hermanos


Recordemos que fue este amor de Jesucristo, lo que lo llevó a la cruz, lugar donde fue derramada su sangre más preciosa que el oro para el perdón de los pecados (Mateo 26:28; Juan 3:16; Hechos 3:18-19; Apocalipsis 7:14), el amor cubre multitud de pecados.

Muchas veces tenemos una mala actitud cuando nos encontramos en relaciones cristianas difíciles, cuestionamos la actitud de los demás e incluso empezamos a divulgarlas. Esto puede provocar que nos llenemos de resentimientos, las raíces de amarguras pueden crecen en nuestra vida. 

Una vez más podemos decir que por estas razones necesitamos tener ese amor hacia nuestros hermanos porque el amor cubre multitud de pecados. 

FERVIENTES EN VUESTRO AMOR, LOS UNOS POR LOS OTROS, PORQUE EL AMOR CUBRE MULTITUD DE PECADOS


El 1 Pedro 4:8 podemos leer lo siguiente: “Sobre todo, sed fervientes en vuestro amor los unos por los otros, pues el amor cubre multitud de pecados” 

La expresión "sobre toto" que utiliza el apóstol Pedro nos enseña la gran necesidad de "ser fervientes en nuestro amor los unos por los otros" ya que esto nos ayudará a cumplir con la otra parte del versículo que dice que "el amor cubre multitud de pecados".

El amor cubre multitud de pecados, siendo fervientes en nuestro amor.


En el comentario bíblico que hace Matthew Henry se nos dice que el amor que cubre multitud de pecados es un afecto sincero y duradero, que quiere y busca el beneficio de otra persona. Si sentimos este tipo de amor vamos a cumplir con lo que la palabra de Dios nos menciona, pues cubriremos las debilidades de nuestros hermanos, y al mismo tiempo, los pecados, multitud de pecados tal como lo dice la escritura.

¿CÓMO ES QUE EL AMOR CUBRE MULTITUD DE PECADOS?


Cuando la Biblia dice que el amor cubre multitud de pecados se refiere a lo siguiente:

1. El amor conduce a la persona 


El amor es lo único que puede conducir a la persona agraviada a perdonar al que actuó de ofensor y se ha arrepentido de sus acciones y su pecado (Mat_18:15; Luc_17:3-4).

2. Recordemos que el amor cubre multitud de pecados 


El amor que cubre multitud de pecados nos conduce a buscar la restauración de nuestro hermano que ha pecado (Stg_5:20; Gál_6:1). Cuando el pecador siente y mira esa actitud de amor hacia él, se arrepiente a tal punto que llega a pedir perdón a Dios (Hch_8:22-24; 1Jn_1:9), y es aquí donde nuestro Dios perdona sus pecados, por tal razón, cuando actuamos con amor, entonces el amor cubre multitud de pecados.

Trataremos de conducir a la restauración del pecador con amor, pues el amor cubre multitud de pecados


El amor, dice Pedro, contribuye mucho al proceso de que haya perdón de pecados y que sean así cubiertos. Cualquier otra "cubierta" de pecados es un engaño. Recuérdese que el perdón de Dios es condicional.

Así que no es que vamos a consentir el pecado sino que con nuestro amor trataremos de conducir a la restauración al pecador al tratar de llevarlo nuevamente a Dios. Recordemos que 1 Corintios 13:6 dice que el amor “no se regocija de la injusticia, sino que se alegra con la verdad”. 

 SALVARÁ SU ALMA DE MUERTE Y EL AMOR CUBRE MULTITUD DE PECADOS 


Se salva de muerte el alma porque el amor cubre multitud de pecados


En Santiago 5:19 y 20 leemos: “Hermanos míos, si alguno de entre vosotros se extravía de la verdad y alguno le hace volver, sepa que el que hace volver a un pecador del error de su camino salvará su alma de muerte, y cubrirá multitud de pecados”. 

"Sepa... su camino". El sujeto del verbo "sepa" es el "alguno" (del versículo Stg_5:19) que hace volver al pecador. Santiago anima al cristiano a ocuparse en el rescate de hermanos extraviados por medio de llamar su atención al reconocimiento ("sepa") de las grandes consecuencias de tal obra. ¡El cristiano es guarda de su hermano! (Compárese Génesis 4:9). Véanse Dan 12:3; Pro_11:30; Mat 18:12-15; Luc19:10. El amor cubre multitud de pecados cuando con amor hacemos volver al pecador de su mal camino.

El amor cubre multitud de pecados cuando se alcanza el perdón de Dios


"Salvar de muerte un alma". Va por supuesto que el hermano pecador se arrepiente y pide perdón a Dios (ya que el espiritual se ocupó en hacerlo volver). Véanse Hch 8:22-24; 1Jn 1:9. Ahora perdonado, no va a morir eternamente (la segunda muerte, Apo 2:11; Apo 20:6). 

El pecado no perdonado conduce a la muerte (separación de Dios, Eze_18:20; Rom 6:23). La muerte aquí referida desde luego es espiritual, y no física. La palabra "alma" aquí significa "persona" (como en 1Pe 3:20).

El amor cubre multitud de pecados a través del perdón de Dios y el amor entre nosotros como hermanos 


"Y cubrirá multitud de pecados". Compárese 1Pe_4:8 (Pro_10:12). Dios cubre pecados por medio de perdonarlos (Sal 32:1-2; Rom_4:6-8; Sal 85:2). ¡Grandes (y eternas) pueden ser las consecuencias de hacer volver a hermanos errados!

Santiago termina su carta sin despedida formal. Comenzó su carta, dirigiéndose a sus hermanos (Stg 1:2), y ahora la termina de igual manera (Stg_5:19).

Perdonamos a nuestro hermano, el amor cubre multitud de pecados, dejamos a un lado todo resentimiento


El amor cubre multitud de pecados porque perdonamos a nuestros hermanos y no recordamos su pecado, pues dejamos de señalarlo constantemente, evitamos divulgar sus faltas, de tal forma que dejamos cualquier tipo de resentimientos a un lado para no cuestionar ni criticar o hacerle pagar por lo que hizo.  

(También te puede interesar: Dios No Desprecia un Corazón Contrito y Humillado)

Arrepintámonos de nuestro pecado de falta de amor, para el perdón de nuestro pecado. Y pidamos a Dios confiadamente que este amor fluya de Su Espíritu, abunde en nosotros y se dirija hacia nuestros hermanos. (Quizás te interesa visitar la sección de Sermones Cristianos Pentecostales)

Recordemos que el amor de nuestro Dios por medio de Jesucristo cubrió nuestros pecados, porque a pesar de que Dios fue el ofendido, él vino a reconciliarnos con él por medio de Jesucristo, el cual es Dios manifestado en carne. “Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado" (Salmos 32:1).

EL AMOR CUBRE MULTITUD DE PECADOS, PERO RECORDEMOS LO SIGUIENTE:


1) Nuestro amor no puede borrar el pecado, pero el amor de Dios cubre multitud de pecados 


Tu amor y mi amor no tienen poder para borrar el pecado o modificar las condiciones bajo las cuales el pecado de cualquier persona puede ser perdonado. Solo la sangre de Jesús puede borrar el pecado. 

Por supuesto, nuestro amor puede y ciertamente debe motivarnos a enseñar a otros sobre el amor y la misericordia de Jesús, quien tiene el poder de borrar el pecado. 

El amor de Dios cubre multitud de pecados, el amor de Dios nuestro Salvador, quien perdona nuestros pecados


Sin embargo, el amor no es una alfombra debajo de la cual barrer el pecado de las personas. El amor no es como una bonita enredadera verde que crece y se esconde, la basura que la gente tira. Más bien es una luz que puede revelar el pecado y llevar al pecador al amor, la misericordia y la gracia de Dios. Pero tu amor no puede hacer lo que solo el amor del Salvador puede hacer. 

Tu amor y mi amor pueden ayudar a los pecadores a enfrentar sus pecados y arrepentirse. Solo de esa manera se puede cubrir la multitud de pecados, no haciendo la vista gorda. Esto es exactamente lo que nos dice Santiago, y aquí hay un buen ejemplo de cómo debemos interpretar un pasaje con otro pasaje, dejando que la Biblia sea su propio intérprete. Santiago dice: "El que aparta al pecador del error de sus caminos, salvará su alma de la muerte y cubrirá multitud de pecados" (Santiago 5:20). 

2) No podemos ser mejores jueces que Dios 


El amor cubre multitud de pecados, pero no debemos pasar por alto el pecado


Algunos, al considerar cómo "el amor cubre una multitud de pecados" , lo interpretan en el sentido de que, en efecto, el propio amor puede convertirnos en un juez más amable que el mismo Dios. 

Puede que, por amor, esté dispuesto a pasar por alto el pecado. Pero el amor que "no guarda rencor" no lo es. Es un amor que "no se regocija en la injusticia, sino que se regocija con la verdad" (1Corintios 13: 4-6). 

El amor cubre multitud de pecados, pero no podemos soportar la comunión en las obras de las tinieblas


El verdadero amor no puede soportar la comunión en las obras de las tinieblas. El verdadero amor es el amor a la verdad y juzga según la verdad. De lo contrario, no es amor, sino hipocresía y engaño. 

“La venida del inicuo responde a la obra de Satanás, con todo poder, señales y prodigios mentirosos. Viene con todo engaño del mal para aquellos que perecen porque no recibieron el amor de la verdad para ser salvos ” (2Tesalonicenses 2: 11-10). 

Los jueces a veces son criticados por tratar a los criminales empedernidos como víctimas de la sociedad y merecedores de simpatía, en lugar de como delincuentes que merecen un castigo. Los críticos no ven a los jueces como tiernos, amorosos y misericordiosos, sino como pervertidores de la justicia. De la misma manera, el amor verdadero no IGNORARÁ lo que es malo, sino ABORRECERÁ lo que es malo (Romanos 12: 9). 

Al final, Dios juzgará a todos (2Timoteo 4: 1-4). En ese día, las cosas ocultas saldrán a la luz (Mateo 10:26). Ni tu amor ni el mío pueden cambiar eso; ya nuestro juicio no podemos ser más amorosos que Dios. 

Por supuesto que Dios es "paciente para con nosotros, no queriendo que nadie perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento" (2 Pedro 3: 9). Por lo tanto, también debemos ser pacientes, no aprobando el pecado, sino dando pacientemente a las personas todas las oportunidades para lidiar con sus pecados. Los corintios, por ejemplo (1Corintios 6: 8-20), no cambiaron sus vidas en un abrir y cerrar de ojos. 

3) No podemos endulzar el pecado, pero el amor cubre multitud de pecados


Algunos, al considerar cómo "el amor cubre una multitud de pecados", piensan que significa que el amor de una persona endulza la amargura de otra. Podemos observar mucho pecado en nuestros semejantes y esperar endulzarlo con nuestra propia efusión de amor. 

El amor cubre multitud de pecados, pero ninguna malicia o amargura puede ser ignorada o encubierta


El Señor no quiere que ninguna malicia o "raíz de amargura" sea ​​ignorada o encubierta. Quiere que lo descubran y lo retiren: 

“Mirando con diligencia que nadie se quede corto de la gracia de Dios; No sea que brotando raíz de amargura os perturbe, Y por ella muchos sean contaminados ” (Hebreos 12:15). 

Quiten de ustedes toda amargura, ira, ira, clamor y calumnia, junto con toda malicia. Sean bondadosos unos con otros, misericordiosos, perdonándose unos a otros, como Dios los perdonó a ustedes en Cristo ”. (Efesios 4: 31-32, ESV). 

El amor cubre multitud de pecados, el papel del amor es ayudar a eliminar el pecado


El papel del amor no es hacer que el pecado sea sabroso. El papel del amor es ayudar a eliminar el pecado . 

Todo esto no significa que debamos molestarnos con nuestros amigos, vecinos, seres queridos y hermanos, cada vez que algo insignificante que digan o hagan nos moleste o hiera nuestros sentimientos o de alguna manera nos perjudique. 

Tales eventos suelen ser excusables o involuntarios y, si somos sensatos, simplemente "lo dejaremos pasar" o "sonreiremos y soportaremos". Más bien, estamos hablando de situaciones de verdadera malicia y mala intención. 

Si tiene una habitación en su casa en la que el aire no es fresco, puede rociar un edulcorante de aire para cubrir el olor, o puede instalar un extractor de aire y deshacerse del mal aire. ¿Cuál es mejor? ¿Ser un "cristiano de latas de aerosol" o ser un "cristiano de extractores"? 

Si encuentra basura en la playa, ¿Dice: “No se preocupe, la enredadera y la hierba la cubrirán rápidamente”, o es necesario retirar la basura? El verdadero amor no se esconde ni soporta el mal. Se expone y expulsa el mal. 

Si encuentra una mosca en su taza de té ¿Pone azúcar en su té o se deshace de la mosca? El amor no es azúcar para tapar de dulzura el mal que nos rodea. Más bien, el amor real se deshace del mal

El amor cubre multitud de pecados, el amor busca apartar al pecador del error 


Sí, sé que la Biblia dice: "Vence el mal con el bien" (Romanos 12: 17-21), y el amor ciertamente hará eso. Pero lo "bueno" es confrontar ese mal con la justicia en el amor. El principio se expresa en el dicho: "Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer" (Romanos 12:20). 

El amor, siendo veraz, no pretende que un enemigo sea un amigo o que las malas acciones no tengan importancia. Más bien, el amor busca "apartar al pecador del error de sus caminos" y solo así el amor puede "cubrir multitud de pecados" (Santiago 5:20). 

EL AMOR CUBRE MULTITUD DE PECADOS, PERO NO TODOS


El amor cubre una multitud de pecados, pero no todos los pecados. Pablo les dice a los creyentes que debemos distanciarnos de aquellos que dicen ser creyentes pero que viven vidas inmorales y destructivas (1 Corintios 5:11). Él nos instruye a advertir a los perezosos (1 Tesalonicenses 5:14), y que no debemos participar en obras infructuosas de las tinieblas (Efesios 5:11). 

El amor cubre multitud de pecados, siempre y cuando el pecador quiera ser restaurado


Pablo también anima a los creyentes a restaurar a alguien que está atrapado en una transgresión (Gálatas 6: 1), y Santiago nos exhorta a traer de regreso a un hermano que se ha apartado de la verdad (Santiago 5:19). Cuando alguien nos ofende profundamente, Jesús dice que debemos ir a hablar con ellos para que nuestra relación pueda repararse (Mateo 18:15 –17).

Sí, debemos perdonar y resistir, pasando por alto las ofensas menores, esperando que otros hagan lo mismo por nosotros. Y debemos hablar cuando el pecado de alguien los está lastimando, lastimando a otros o lastimándonos a nosotros.

HAY PECADOS QUE EL AMOR NO CUBRE


El amor cubre multitud de pecados, pero cuidado con el pecado grave y repetitivo


El pecado grave y repetitivo es letal para cualquier relación. No estaríamos amando a la persona destructiva si nos mantuviéramos callados y confabulados con su autoengaño o permitiéramos que su pecado floreciera sin ningún intento de decir la verdad en su vida (Efesios 4:15). 

Estamos llamados a ser imitadores de Cristo y vivir una vida de amor; sin embargo, tengamos cuidado de que, como consejeros cristianos, no pongamos una pesada carga sobre alguien para que haga algo que Dios mismo no hace. Dios es misericordioso con el santo y con el pecador impenitente por igual, pero no tiene una relación cercana con ambos. Dice que nuestros pecados nos separan de él (Isaías 59: 2 ; Jeremías 5:25).

El amor cubre multitud de pecados conforme nos enseña la palabra de Dios


Cuando alguien peca repetida y seriamente contra nosotros y no está dispuesto a ver lo que ha hecho y no está dispuesto a cambiar, no es posible tener una relación cálida o cercana. A veces, hemos tergiversado el amor incondicional para que signifique una relación incondicional. 

Las conversaciones de Jesús con los fariseos son ejemplos de cómo él desafió su autoengaño y orgullo para que se arrepientan y experimenten una verdadera comunión con él (Mateo 23). Los amaba, pero no disfrutaban de una relación amorosa o segura. Jesús nunca pretendió lo contrario. No animemos a nuestros aconsejados a fingir y aplacar. Jesús nunca lo hizo.

Tengamos en mente que el amor cubre multitud de pecados dentro de lo que nos enseña la palabra de Dios. Bendiciones.