Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

LLAMADOS PARA SER BENDECIDOS POR DIOS


Por: Pastor Felipe Chicas

SER BENDECIDOS POR DIOS

Llamados para ser bendecidos

Génesis 12:1-3; 13:1-2 

La Bíblia nos ha llevado a meditar en cuatro grandes hombres de Dios –Abraham, Isaac, Jacob y José, en todos hay un común denominador, todos fueron tremendamente bendecidos por Dios. 

Abraham llegó como forastero a Canaán y Dios lo prosperó (Génesis 13:1-2). Isaac, sembró aún en tiempo de sequía y cosechó el ciento por uno (Génesis 26:12-14). Jacob llegó con una túnica a Padam-Aram y regresó enriquecido (Génesis 30:43; 32:13-16). José llegó como esclavo a Egipto y terminó siendo gobernador de todo Egipto (Génesis 41:37-41).

El Secreto de Tanta Bendición 


¿A qué se debe tanta bendición? ¿Cuál fue el secreto de ellos? 

I. Le Creyeron a Dios y fueron bendecidos por Dios


· Cuando Dios le prometió a Abraham que lo iba a bendecir, él lo creyó (Génesis 15:1-6) 

· Cuando Dios le dijo a Isaac no desciendas a Egipto quédate aquí y te bendeciré, también Isaac le creyó (Génesis 26:1-3; 12-14) 

· Jacob también le creyó a Dios cuando se le apareció en Bet-el (Génesis 28:10-22) 

· José supo que los sueños que tuvo eran de Dios y le creyó (Génesis 37:5-11) 

¿Qué palabra has recibido de Dios? ¿Qué promesa Dios te ha dado? ¿Cómo le has recibido? ¿Le estás creyendo a Dios? 

Dios desea que le creamos

 
Muchas de las promesas de Dios toman tiempo para que se cumplan, pero no importa el tiempo, Dios dice: se cumplirán. Muchas de las promesas son como un proceso, como el fruto de un árbol –pero al final, el que espera en Dios, come del fruto prometido. Nunca se canse de creer y esperar en Dios… 

Habacub 2:3 “Aunque la visión tardará aún por un tiempo más se apresura hacia el fin, y no mentirá; aunque tardare espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará”. (Si deseas leer más sobre creer, puedes leer el Artículo La Fe)

II. Le Obedecieron a Dios y fueron bendecidos por Dios 


Creer demanda obediencia y la obediencia nos impulsa a movernos de un nivel a otro, de una manera de vida a otra… de un estado a otro… No basta con recibir una palabra y decir que uno la cree, NO, la fe se manifiesta por las acciones (Santiago 2:18). 

Abraham para recibir la bendición de Dios tuvo que salir de su tierra y dejar a su parentela ¿Qué cosas te ha pedido Dios que hagas y dejes?. 

Isaac cuando Dios le dijo siembra, él sembró, aunque muchos quizás lo tildaron de ignorante o loco… el resultado fue fenomenal (ciento por uno, por cada semilla que sembró cosechó cien)… Quizás has pensado cambiar de ciudad por trabajo… 

Cuando Dios le dijo a Jacob regresa a la tierra de tu nacimiento, Jacob no lo pensó dos veces (Génesis 31:13); si alguien se ha salido del lugar que le pertenece, se ha alejado de Dios o su casa, hoy Dios te dice: “regresa…” 

José para ver la promesa de Dios cumplida, tuvo que probar por su obediencia su fe en los sueños que Dios les había dado… mujer de potifar… 

Resultado: Dios les cumplió a ellos y los bendijo tremendamente. (También te puede interesar: La Prueba de Nuestra Fe)

III. Honraron a Dios con sus bienes, no le negaron nada y recibieron la bendición de Dios

IV. No dejaron que nadie amargara sus vidas y fueron bendecidos por Dios 


(Quizás te puede Interesar: Dejando las Heridas del Pasado)

V. Vivieron separados para Dios y recibieron bendición


Personalmente creo que Dios tiene propósitos para nosotros (Isaías 55:6-13). Si Dios dice “te voy a bendecir” y usted se aferra a esa palabra, le cree a Dios y se mantiene caminando en obediencia a él, tenga por cierto que Dios cumplirá su palabra… (Te puede interesar leer: La Santidad Conviene a Tu Casa)

Oración profética:

Génesis 27:27-29 “Mira oh Dios el olor de tus hijos, como el olor del campo que tú has bendecido; da, pues, del rocío del cielo a ellos, de las grosuras de la tierra, abundancia de trigo y de mosto. Que sus enemigos les sirvan y se inclinen ante ellos, que sean malditos los que los maldijeren y benditos los que les bendijeren.