Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

CARACTERÍSTICAS MORALES EN EL LIDERAZGO


Por: Arturo Arteaga Ruíz
Iglesia Pentecostal Unida del Perú
Filadelfia

CARACTERÍSTICAS MORALES DE UNA PERSONA EN EL LIDERAZGO

Características Morales en el Liderazgo

Características morales del líder


El mundo secular, es decir las persona que no conocen a Dios, tienen un concepto que las personas cristinas deben ser personas con mas principios morales en todos los aspectos de su vida; y es verdad debe ser así. Entonces tendríamos que decir que con mucha más razón en la vida de un líder.

Todo líder para tener una vida ascendente dentro de la iglesia debería cuidar este aspecto que es muy delicado y serio. Muchos de los que un día fueron lideres, ministros o pastores por no tener cuidado en este punto de la moralidad, hoy no están con nosotros, cuidemos este punto es vital para ser lideres respetados no solo por la iglesia o congregación sino por las personas inconversas, porque cuando un líder es integro en esta área, su testimonio va a ir más allá de las cuatro paredes del templo o santuario de Dios.



(Si te gusta este artículo, después puedes leer: Características Sociales en el Liderazgo y también Características Emocionales del Líder)

Lo siguiente son cualidades morales que un líder de excelencia debe tener:

El Líder Debe Tener Moralidad Sexual o Continencia


“… pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgara Dios” Hebreos: 13: 4

La moral o reglas de conducta en cuanto a la sexualidad en un líder es clave, esta es la causa por la cual muchos han perdido ministerios y hoy no están con nosotros. El líder debe cuidar su conducta moral, es decir cuidar su mente en cuanto a los deseos, obras y pasiones de su carne, uno de los beneficios de ser lleno del Espíritu Santo es que nos da dominio propio y ser dueños de sí mismos. Tito: 1: 8

¿Porqué domino propio? Porque todos somos tentados de alguna manera a cometer pecados de la carne, el apóstol Pablo no le dice a Timoteo su hijo espiritual que no va a tener este tipo de tentaciones, sino que debe tener dominio propio; es decir que cuando venga la tentación debe mostrar dominio de sí mismo para cuidar su vida y el ministerio que había recibido de Dios.
I Timoteo: 6: 13 - 14 II Timoteo: 1: 6

Mantener una moral sexual pura abarca por igual para los solteros y casados, hay quienes se casan pensando que esto es la solución para no ser tentado sexualmente, pero ese concepto es falso acerca de la sexualidad.
Las estadísticas comprueban que muchas de las personas casadas caen en pecados de adulterio o infidelidad. Los líderes solteros deben cuidar su moral sexual hasta llegar al matrimonio.

Enseñamos este punto porque es importante que todo líder, sea soltero o casado y que aspira al ministerio; tenga mucho cuidado y guarde su vida lo más que pueda dentro del temor y los principios de la Palabra de Dios. 

Sujeción o Sumisión en el Liderazgo


“Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos…” Hebreos: 13: 17

Se dice con gran verdad, que nadie puede ser un buen líder a menos que aprenda a recibir órdenes.

Los que se rebelan contra sus superiores pocas veces se califican para los cargos importantes de Liderazgo. La biblia nos dice que, “Antes del quebrantamiento es la soberbia, y antes de la caida la altivez de espíritu” Proverbios: 16: 18. Personas que tienen un espíritu altivo, soberbio, o rebelde, es decir que no se sujetan a sus superiores tarde o temprano van a caer producto de su soberbia y falta de sujeción.

Existen personas que dicen: “Yo me sujeto a Dios y es a él a quien voy a rendir cuenta y a nadie más” este concepto es errado. Dios demanda sujeción a él por medio de sus ministros, si no nos sujetamos a un hombre que podemos ver, cómo vamos a sujetarnos a aquel que no lo podemos ver. I Juan: 4: 20

Las personas que piensan de esta manera, es decir que no se sujetan a sus superiores; caen en el fracaso espiritual y terminan condenándose a sí mismos.

(También te invito a descargar y leer el libro Cómo Ganar Amigos e Influir en los Demás)

Humildad en el Líder


“Aprended de mi que soy manso y humilde de corazón…” Mateo: 12: 31 

El buen líder no buscara ninguna gloria para sí mismo, ni será un jactancioso, ni orgulloso o un sabelotodo, sabrá reconocer sus errores y pedir perdón por ellos. Salmos: 138: 6 “…Jehova atiende al humilde…”

La humildad y sencillez de corazón es la capacidad de mirar y tratar a todos por igual, que si tuviera todo el dinero del mundo siempre será humilde

Todo líder debe ser humilde en su espíritu, esto es vital para que un líder sea respetado, reconocido y considerado como un verdadero hombre de Dios.

La verdadera humildad es interna en el corazón de allí se reflejan y salen las buenas actitudes, la humildad es necesaria en nuestra relación con los demás. 

Templanza, es otra Cualidad Moral en el Líder


“… templanza, contra tales cosas no hay ley” Gálatas: 5: 22

Es la virtud de moderar o controlar, la fuerza, el carácter o temperamento.
Puntos en los que debemos mostrar templanza:

Cuando nos dan una repuesta incorrecta. Dar una respuesta sabia y cortes.

Cuando no le saludan, no cuestionar a la persona o decir que está mal espiritualmente o decirle: ¿Porque no me saluda?

Cuando alguien hace comentarios o habla “mal” de su persona, tener templanza es que no vamos a actuar de la misma manera.

Se dice con mucha razón: “Es más fácil dirigir y enseñar a otros, que dirigirnos y enseñarnos a nosotros mismos”. Es muy cierto, es más fácil corregir a otros, que corregirnos a nosotros mismos.

Templanza pasa por el hecho de aprender primeramente nosotros mismos a templar nuestro carácter, temperamento y actitudes.

La Templanza es un fruto del Espíritu Santo.

Templanza es poder dominarnos a nosotros mismos sin que nos corrijan. 

El Líder es Pacifista e Imparte Paz


El buen líder tiene el don de aliviar las tensiones en el momento preciso, no es contencioso o causante de controversias. Hay personas a quienes no se les puede decir nada, mucho menos corregir sus errores porque inmediatamente se ofuscan y responden prepotentemente.

El buen líder tiene un espíritu calmado y sereno y siempre busca soluciones pacificas para las situaciones explosivas y actuara siempre como reconciliador en los problemas de los demás.

Ser pacifista es ser bienaventurado. Mateo: 5: 9, es decir son felices y dichosos las personas que no le gustan los problemas o que tratan los problemas pacíficamente, sin tener que ser escandalosos o agravarlos.

La paz es un fruto que nos da el Espíritu Santo, para poder enfrentar nuestros momentos de difíciles o de tensión 

En el Liderazgo debe haber Mansedumbre y Tolerancia


“mansedumbre…, contra tales cosas no hay ley” Gálatas: 5: 22

El buen líder es firme y convincente en sus principios, pero nunca debe ser testarudo o intransigente, es decir que no cede a las opiniones de los demás acerca de su persona y no sabe recibir consejos o sugerencias.

Es necesario señalar que para ser tolerante no se debe confundir con ser “apañador o alcahuete” de los pecados de los demás. I Timoteo: 5: 22, sino que es la capacidad de saber comprender y perdonar los defectos y errores de los demás y saber sobrellevar las faltas y debilidades ajenas. Gálatas: 6: 1

La mansedumbre es un fruto que nos da el Espíritu Santo. 

Un Líder Ejemplar, un Modelo a Seguir

1- “Presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras;…” Tito: 2: 7

Jamás un líder debe pretender que otros escuchen sus palabras si sus hechos no son un eco vivo de las mismas.

Los buenos ejemplos son más persuasivos y convincentes que la multitud de las palabras. Dice con mucha lógica y razón un pensamiento:
“Un gramo de ejemplo, pesa más que un kilo de palabras”

El ejemplo es la mejor lección que todos los hombres pueden ver, somos cartas abiertas por la vida que practicamos ante los demás. II Corintios: 3: 2

Reformamos al mundo inconscientemente cuando vivimos una vida ejemplar delante de las personas o cuando nosotros mismos somos ejemplo. 

Líder Leal, Fiel, Firme

“No defraudando, sino mostrándose fieles en todo...” Tito: 2: 10

El buen líder es leal y firme a sus principios y convicciones, “muere en lo que cree”, cuando compromete su palabra es fiel a ella.

Los secretos confidenciales los guarda dentro de su corazón, si fuera necesario los llevara “hasta la tumba”.

La lealtad, fidelidad y firmeza al Señor, marca la gran diferencia en el buen líder, le da credibilidad y autoridad.

El buen líder es leal y fiel al Señor, a su familia, a sus amigos y a su patria. 

Integridad: Un Líder Digno de Confianza


“El que en integridad camina será salvo;…” Proverbios: 28: 18

Es limpio y puro en todos los aspectos de su vida, IRREPRENSIBLE, diríamos un SAN PABLO.

El líder debe ser sin doblez y no tener “doble cara o doble personalidad”.

El líder que es digno de confianza no engaña a su familia, a sus hermanos en la fe y amigos; mostrara su veracidad a través de su vida ejemplar, cuando da su palabra si es necesario dará su “vida” por cumplirla.

El buen líder que es integro en sus palabras y acciones, inspira a que las personas puedan confiar en él. 

El Líder debe ser Puntual


1- “… sino se ejemplo de los creyente en…, conducta,…” I Timoteo: 4: 12

Las grandes empresas y corporaciones mundiales han llegado a la cima del éxito y prosperidad, porque exigen a sus empleadores: PUNTUALIDAD.

En una empresa cada segundo y minuto cuesta y cuenta, esto se llama producción y dinero.

Las personas más puntuales del mundo son los ingleses, el empleado inglés llega 30 minutos entes de empezar a trabajar; los ingleses están catalogados como las personas más responsables en puntualidad en el mundo.

Sin embargo los sudamericanos son trabajadores, ¡pero!, son los más impuntuales e irresponsables como personal de trabajo; aún en su vida personal.

Para todo LIDER debe ser un reto y meta, ser puntual en toda la esfera de su vida, sea el trabajo, el estudio, en la iglesia, reuniones, eventos, invitaciones, etc., la puntualidad es lo que distingue y diferencia al líder de excelencia

El buen líder debe ser puntual en todas sus responsabilidades con la iglesia y recordar que Dios es primero, bajo este principio moral el líder debe aprender a superarse en puntualidad y dar lo mejor de sí para el nombre de Jesús.