“Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen” (Hechos 2:4).

ESTUDIO SOBRE EL DON DE LENGUAS

Hablar en Lenguas

Una Definición de Hablar en Lenguas  


Hablar en lenguas es “el don sobrenatural de hablar en un otro idioma sin haberlo estudiado o aprendido.”[1] La palabra griega que es la base de esta frase es glossa, que significa una lengua como el órgano del cuerpo o como un idioma.

(También te puede interesar: Los 9 dones del Espíritu Santo)

Entonces, un término teológico moderno por hablar en lenguas es glossolalia. Algunas versiones modernas traducen la frase “hablar en otras lenguas” como “hablar en lenguas extranjeras” (Moffat), “hablar en idiomas extranjeros” (Goodspeed), y “hablar en idiomas diferentes” (Phillips).

El Nuevo Testamento contiene cuatro pasajes que indiscutiblemente describen el hablar en lenguas: Hechos 2, Hechos 10:44-47, Hechos 19:6, y 1 Corintios 12-14.

El hablar en lenguas es bíblico


En cada caso, los que hablaron en lenguas lo hicieron por el poder del Espíritu de Dios, “como el Espíritu les daba que hablasen” (Hechos 2:4).

Hablar en lenguas no es galimatías o meramente una pronunciación ininteligible o extática sin un propósito objetivo. Los que hablan en lenguas hablan en idiomas genuinos, aunque los que hablan no entienden lo que están diciendo.

(También puedes ir a la sección sobre El Espíritu Santo y el hablar en lenguas)

Hablar en lenguas según la Biblia


Muchas veces los observadores reconocen estos idiomas (Hechos 2). Los idiomas pueden ser de naturaleza humana o angélica (1 Corintios 13:1). Hablar en lenguas no es un fenómeno accidental, inaplicable, insignificante, o raro; es un don de Dios y una parte significante del plan de Dios para la iglesia neotestamentaria.


Isaías 28:11-12 Hablar en lengua de tartamudo


Isaías predijo el papel de las lenguas en la iglesia: “Porque en lengua de tartamudos, y en extraña lengua hablará a este pueblo, a los cuales El dijo: Este es el reposo; dad reposo al cansado; y este es el refrigerio; mas no quisieron oír” (Isaías 28:11-12).

El reposo y el refrigerio son el bautismo del Espíritu Santo (Hechos 2:38 con 3:19), e Isaías predijo que la lengua del tartamudo y los idiomas extranjeros lo acompañarían.

Algunos afirman que Isaías se refería meramente a una invasión de Israel por extranjeros, pero este argumento ignora varios puntos importantes: (1) Isaías asoció el hablar en lenguas con el descanso y el refrigerio y no con una invasión.

(2) Las palabras de Pedro se asocian aun más este refrigerio con el Espíritu Santo.

(3) Pablo aplicó las palabras de Isaías al hablar en lenguas: “creen la ley está escrito: En otras lenguas y con otros labios hablaré a este pueblo; y ni aun así me oirán, dice el Señor. Así que, las lenguas son por señal, no a los creyentes, sino a los incrédulos” (1 Corintios 14:21-22).

Pablo usó el pasaje en Isaías para enseñar que Dios ha escogido el hablar en lenguas como una señal a la iglesia neotestamentaria para animar a los incrédulos a creer Su Palabra.

Si Isaías 28:11-12 sí se refiere a una invasión extranjera de Israel, entonces tiene un cumplimiento inmediato (la invasión por Asiria) y un cumplimiento distante (el hablar en lenguas en la iglesia neotestamentaria).

El cumplimiento doble de la profecía o de la tipología es un suceso tan común en la Biblia que se conoce como “la ley de referencia doble.” De todos modos, sobre la autoridad de Pedro y Pablo, Isaías 28:11-12 tiene una aplicación válida al hablar en lenguas en la iglesia neotestamentaria.

Marcos 16:17 Hablarán Nuevas Lenguas


Justo antes de la ascensión de Cristo, El prometió que el hablar en lenguas seguiría a los creyentes como una señal: “Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas” (Marcos 16:17). Algunas versiones traducen “nuevas lenguas” como “nuevos idiomas” (LBA) o “lenguas extranjeras” (Goodspeed).

Los que se oponen al hablar en lenguas han atacado este versículo por enfatizar al versículo 18 que nombra varias otras señales: “Tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.”

Algunas sectas pequeñas en la parte sudeste de los Estados Unidos interpretan este versículo para indicar que los cristianos deben demostrar su fe por tomar en las manos serpientes venenosas, y los críticos tratan de asociar el hablar en lenguas con la toma de serpientes con el fin de desacreditar el hablar en lenguas. En el efecto ellos dicen, “No entendemos el versículo 18, por tanto no vamos a escuchar al versículo 17.” Sin embargo, la mejor cosa es entender ambos versículos.

El versículo 18 no significa que debemos a propósito tomar en nuestras manos serpientes venenosas como una prueba de nuestra fe. Un ejemplo de la tentación de Jesucristo por Satanás hace muy clara esta verdad. Satanás citó una promesa de protección del Antiguo Testamento y exigió a que Jesús intentara el suicidio para demostrar la verdad de las Escrituras y de Su propia justicia (Mateo 4:6).

Jesús contestó, “Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios” (Mateo 4:7). No debemos tratar de obligarle a Dios a actuar de una cierta manera, y no debemos a propósito buscar los problemas para ver lo que Dios hará. No podemos probar ni nuestra fe ni Su Palabra al tratar de hacernos daño porque eso no está de acuerdo con Su voluntad.

Entendemos que Marcos 16:18 promete la protección en caso de accidentes. Si por accidente un hijo de Dios es picado por una serpiente, El puede confiar que Dios le vaya a librar. Esto armoniza bien con el resto de versículo 18 que nos dice que podemos confiar en Dios en los casos de enfermedad o de envenenamiento accidental.

Como por ejemplo, cuando por accidente Pablo fue mordido por una víbora mortífera, él serenamente la sacudió en el fuego y milagrosamente salió ileso (Hechos 28:1-6). Es probable que Marcos 16:18 también tiene una aplicación espiritual que promete que el creyente tendrá poder sobre los poderes demoníacos.

De Génesis a Apocalipsis, la Biblia caracteriza al diablo como una serpiente. Cuando Jesús les dio a setenta de Sus discípulos poder sobre los espíritus malos, El dijo, He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará” (Lucas 10:19).

Es lógico concluir que Marcos 16:18 promete tanto la protección contra el efecto de las mordeduras de serpientes como la victoria en la batalla contra los enemigos espirituales. A la vez, la promesa no nos instruye a tentarle a Dios por tomar a propósito en nuestras manos a las serpientes como una prueba de nuestra fe. No debemos tratar de desacreditar el versículo 18 para ignorar el versículo 17, sino debemos tratar de entender y aplicar ambos versículos a nuestras vidas.

Una segunda objeción a Marcos 16:17 es que dos importantes manuscritos griegos de la Biblia no contienen Marcos 16:9-20. Entonces los críticos dan de entender que este pasaje no es Palabra inspirada de Dios. Sin embargo, muchos eruditos conservadores creen que este pasaje es una parte de la Palabra de Dios por las siguientes razones.[2]

(1) El argumento contra el pasaje está basado principalmente en los dos manuscritos más antiguos que existen. Ellos son el Códice Sinaíticus y el Códice Vaticanus. Sin embargo, es un hecho conocido que ambos contienen otras añadiduras y omisiones incorrectas.

Por ejemplo, los dos contienen varios libros apócrifos, y el último omite el resto del Nuevo Testamento después de Hebreos 9:14. También contiene una columna vacía dónde el texto de Marcos 16:9-20 debe estar escrito. La edad de los manuscritos no necesariamente significa que son más fidedignos.

Quizás estos manuscritos no se usaban mucho debido a conocida falta de exactitud, mientras otros manuscritos más correctos se gastaban debido al gran uso y fueron destruidos cuando se hacían nuevas reproducciones de ellos.

(2) Un gran número de otros manuscritos importantes contiene el pasaje, incluyendo el tercero más viejo en la existencia, el Códice Alejandrinus.

(3) El pasaje aparece en muchas versiones tempranas, incluyendo la del antiguo latín, la Siríaca Pesita, la Cóptica, y la Gótica.

(4) Muchos padres de la iglesia temprana, incluyendo Ireneo, Papias, Justino, Tertuliano, Hipólito, Ambrosio, Crisóstomo, Jeromo, y Agustino citaron o aludieron al pasaje.

(5) El pasaje es consistente con los otro relatos del Evangelio.

(6) Las doctrinas enseñadas en el pasaje son afirmadas en otros pasajes de las Escrituras.

(7) Es sumamente improbable que alguien a propósito fabricaría este pasaje que contiene las enseñanzas acerca del hablar en lenguas, acerca del poder sobre los demonios, acerca de la protección divina, y acerca de la sanidad divina. Si la iglesia no creyera estas doctrinas (como los críticos del hablar en lenguas mantienen), ¿por qué agregaría alguien este pasaje? y ¿por qué lo aceptaría la iglesia primitiva?

(8) Dice Marcos 16:8, “Y ellas se fueron huyendo del sepulcro, porque les había tomado temblor y espanto; ni decían nada a nadie, porque tenían miedo.” Esto simplemente no parece una conclusión creíble para el Evangelio según Marcos. No creemos que Dios dejaría el relato a estas alturas de miedo y desesperación sin mencionar la resurrección y la comisión de los discípulos.

(9) El pasaje probablemente entró en cuestión debido a la desaparición gradual de la operación de los dones mientras la mayoría de la cristiandad perdió contacto con el Espíritu Santo. De hecho, algunos críticos modernos lo rechazan principalmente debido a su contenido.

(10) Si por alguna razón se circularan unas reproducciones de Marcos en una condición no acabada, esto no necesariamente significa que otras copias no contenían el pasaje.

En resumen, simplemente no hay suficiente evidencia para descartar de la Biblia a Marcos 16:9-20. Debemos aceptar las palabras de Jesús en el versículo 17 tales como son. El hablar en lenguas es una señal que seguirá a los creyentes cristianos por todas partes. 

El Hablar en Lenguas El Día de Pentecostés 


El cumplimiento inicial de las profecías acerca del hablar en lenguas ocurrió en el Día de Pentecostés. En esta ocasión, 120 discípulos judíos de Cristo fueron bautizados con el Espíritu y hablaron en lenguas, incluso los apóstoles, los hermanos de Jesús, María la madre de Jesús, y varias mujeres: 

El cumplimiento de la profecía sobre el hablar en lenguas


“Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. Y de repente del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ello. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.” (Hechos 2:1-4).

El sonido sobrenatural llenó el cuarto y esto significó que el Espíritu había venido a ese lugar para manifestarse de una manera especial y para hacer una obra especial. Lenguas como de fuego se sentaron en cada individual y esto significó que el Espíritu estaba listo a bautizar y a llenar a cada persona.

“Y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos” (Hechos 2:3). Después de esto, fueron todos llenos del Espíritu y comenzaron a hablar en otras lenguas como el Espíritu les dio que hablasen.

Hechos 2:4 enseña que el milagro ocurrió cuando el Espíritu se movió sobre los que hablaban y no sobre los oyentes. Ellos empezaron a hablar en lenguas sólo después de que el Espíritu hubo entrado, así que el hablar en lenguas fue la única señal que indicó que cada persona había sido bautizada o llenado con el Espíritu.

El sonido del viento y las lenguas repartidas, como de fuego, nunca más aparecen en las Escrituras. Al parecer éstos acompañaron el establecimiento de la iglesia neotestamentaria y el primer derramamiento del Espíritu en la misma manera que el relámpago, los truenos, y el fuego habían acompañado la entrega de la Ley en el Antiguo Testamento (Exodo 19:16-19).

Una vez que Dios había demostrado que Su Espíritu estaba libremente disponible a todos, no había ninguna necesidad de enfatizarlo de nuevo en esta manera. Sin embargo, en opuesto al sonido y el fuego, el hablar en lenguas sí ocurre varias veces en la Biblia.

Puesto que es la única señal particularmente asociada con un bautismo individual del Espíritu (las otros son señales de la disponibilidad del Espíritu), el hablar en lenguas tiene una importancia duradera y una función que las otras señales no tienen.

Unos judíos de muchas naciones estaban en Jerusalén para celebrar la fiesta de Pentecostés. Cuando los 120 recibieron el Espíritu y empezaron a hablar en lenguas, muchos de estos visitantes comenzaron a juntarse. Catorce países extranjeros fueron representados (Hechos 2:5-11). Estos judíos extranjeros empezaron a oír los varios idiomas de sus países nativos y se maravillaron que estos galileos incultos podían hablar todos estas lenguas extranjeras.

Algunos afirman que Dios hizo este milagro para que los extranjeros pudieran oír el evangelio predicado a ellos, pero poco después, Pedro entregó un sermón a todos ellos en un solo idioma. Este idioma probablemente era el arameo, el idioma materno de todos los judíos en ese momento, o posiblemente era el griego, el idioma internacional del comercio. De todos modos, el público no necesitaba el milagro del hablar en lenguas para traerles el mensaje del evangelio.

En cambio, Dios usó el hablar en lenguas como una señal milagrosa para mostrarlos que El había dado de Su Espíritu. Pedro usó las preguntas y los comentarios del pueblo acerca del hablar en lenguas para abrir su sermón, y El les dijo inmediatamente que esto fue el cumplimiento de la profecía de Joel acerca del derramamiento del Espíritu (Hechos 2:14-21).

Más adelante en su sermón, Pedro dijo, “Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo [Jesús] recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís” (Hechos 2:33, NVI). El público había visto y oído justamente antes a la gente hablar en lenguas, entonces Pedro lo enfatizó como la evidencia del Espíritu Santo prometido. 

Cornelio Habló en Lenguas 


Hablar en lenguas de los gentiles


Hallamos el próximo relato explícito de hablar en lenguas en la historia de los primeros gentiles de recibir el Espíritu: “Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso. Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo. Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios.” (Hechos 10:44-46).

Los cristianos judíos que acompañaron a Pedro no esperaban que los gentiles recibieran el Espíritu Santo de inmediato, porque los judíos creían tradicionalmente que primeramente uno tenía que convertirse al judaísmo para ser salvo (Hechos 15:1).

A pesar de esta fuerte preconcepción, los judíos que estuvieron con Pedro tuvieron que confesar que Cornelio y su casa de hecho habían recibido el Espíritu, porque les oyeron hablar en lenguas. Como dice El Comentario del Púlpito, “Esta fue la evidencia incontrovertible de que habían recibido del Espíritu Santo.”[3]

No hay ninguna mención de viento ni de lenguas como de fuego. Solo el hablar en lenguas fue la prueba indisputable. Los gentiles que habían recibido el Espíritu también “magnificaron a Dios.” Esto quiere decir que alabaron a Dios, o en lenguas o en su propio idioma. Si le alabaron en su propio idioma, fue porque habían recibido el Espíritu pero ciertamente no fue la señal milagrosa que convenció a los judíos escépticos.

Pedro informó a la iglesia en Jerusalén de estos eventos, diciendo, “Y cuando empecé a hablar, cayó el Espíritu Santo sobre ellos también, como sobre nosotros al principio” (Hechos 11:15). El hablar en lenguas es la única señal que Hechos 2 y Hechos 10 tienen en común, pero esta señal sola no era suficiente para convencer a Pedro que los gentiles habían recibido la experiencia pentecostal. 

Los Efesios Hablaron en Lenguas 


Los discípulos de Juan el Bautista en Éfeso también hablaron en lenguas cuando recibieron el Espíritu: “Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban” (Hechos 19:6).

El hablar en lenguas es para todos los creyentes


Este relato demuestra que el bautismo del Espíritu con lenguas es para todos los creyentes. Quizás el hablar en lenguas en Hechos 2 y 10 podrían ser explicadas como señales de una sola vez para los judíos y para los gentiles respectivamente, pero Hechos 19 no tiene ningún valor para establecer precedentes fuera de establecer esta experiencia como la norma para la iglesia neotestamentaria.

El único propósito que lograron el hablar en lenguas en esta escena era de ser una señal para esos creyentes individuales que ya habían recibido la misma experiencia que ya había sido dada a otros. Este uso de lenguas es tan válido y tan necesario en el día de hoy. No sabemos la razón porque Dios dio la señal de lenguas a los efesios, pero esas razones siempre existen hoy en día.

Estos efesios también “profetizaron” después de recibir el Espíritu. La profecía es “declarar la mente y el consejo de Dios” o “declarar la voluntad de Dios.”[4] Según la Concordancia Exhaustiva de Strong, una definición del verbo profetizar es “habla bajo la inspiración.”

Esto puede significar el don de la profecía en que Dios habla un mensaje directo a través de los labios humanos (1 Corintios 12:10), o puede significar una predicación ungida, una alabanza ungida, o un testimonio ungido (1 Corintios 11:4-5; Apocalipsis 19:10). Tal como los 120 en el día de Pentecostés contaron de las obras maravillosas de Dios cuando hablaron en lenguas (Hechos 2:11), aparentemente estos efesios profetizaron cuando hablaron en lenguas.

Es posible que el Espíritu ungió a estos hombres para que hablasen palabras en su propio idioma después de que habían hablado en lenguas. De todos modos, la profecía fue el resultado del bautismo del Espíritu pero no era una señal como fueron el hablar en lenguas.

Presentamos las siguientes pruebas:

(1) el hablar en lenguas precedió la profecía, de manera que el hablar en lenguas fue la señal inicial. (2) Ningún otro relato del bautismo del Espíritu menciona la profecía, entonces no es una señal uniforme.
(3) Se puede identificar fácilmente al hablar en lenguas como una señal sobrenatural y milagrosa pero no se puede identificar a la profecía de ese modo, sobre todo con respecto a un observador inconverso.

Los Samaritanos Hablaron en Lenguas 


El relato en Hechos 8 de los samaritanos que recibieron el Espíritu Santo no menciona explícitamente el hablar en lenguas. No proporciona ninguna descripción de las señales de su experiencia. A pesar de la falta de una descripción detallada, alguna señal tangible estuvo presente.

El bautismo del Espíritu fue un fenómeno que fue tan notable que los creyentes y los inconversos lo reconocieron inmediatamente como sobrenatural. Es lógico suponer que esta señal fue el hablar en lenguas.

(1) A pesar de los milagros, el gozo, la creencia, y el bautismo en agua, todos supieron que los samaritanos todavía no habían recibido el Espíritu. Felipe, Pedro, y Juan todos esperaban una señal en particular y supieron que los samaritanos no tenían el Espíritu debido a la ausencia de aquella señal.

(2) Todos supieron que los samaritanos recibieron el Espíritu en el momento que Pedro y Juan les impusieron las manos. Debe haber habido una señal definida para que todo el mundo pudiera percibir esto con certeza.

Además, esta señal era más que un sentimiento emocional, una confesión de fe, o un bautismo en agua, puesto que todos estos ya habían ocurrido antes. Ni estaban buscando una manifestación de algún milagro o de algún don espiritual, porque gente ya había sido sanada y espíritus malos ya habían sido echados fuera.

(3) Debe haber habido una señal definida y sobrenatural para que Simón el Mago fuera impresionado suficiente para desearla. Aparentemente Simón quiso comprar este milagro y usarlo en sus funciones mágicas. Deseaba el poder de poner sus manos sobre la gente y experimentar una manifestación de aquella señal milagrosa.

Otra vez la señal era mucho más que una expresión de gozo, una confesión de fe, o las alabanzas a Dios, porque todas estas señales podrían ser fingidas con facilidad y ninguna de ellas impresionaría a un mago o a su público escéptico. Además, esta señal impresionó a Simón de un cierto modo que todos los otros milagros no le habían impresionado.

El Comentario del Púlpito reconoce la existencia de una señal: “Hay señales de un impartir del Espíritu por los apóstoles que parece que no entendemos totalmente, porque este impartir del Espíritu difiere de cualquier otro impartir del Espíritu con que hemos tenido experiencia.”[5]

Sigue diciendo, con respecto a Hechos 8: “Estos punto suponen que las indicaciones de la llegada del Espíritu sobre los discípulos eran como las que encontramos en el día de Pentecostés. Había algún don de lenguas, o de predicación, o de oración—alguna señal exterior que todos podían comprender.”[6]

Por supuesto, en el relato pentecostal solamente el hablar en lenguas sirvieron como la señal exterior del mismo bautismo del Espíritu. Ni la predicación ni la oración es una posibilidad, puesto que ninguna es una señal única o milagrosa y puesto que los samaritanos ya habían observado ambas cosas.

Cuando comparamos la experiencia de los samaritanos con los otros relatos, es obvio que la señal milagrosa acompañante fue el hablar en lenguas. De hecho, Hoekema—quien no cree que el hablar en lenguas es para la iglesia de hoy—llega a la misma conclusión.

El declara, “Aunque no nos dice en unas cuantas palabras que los samaritanos hablaron en lenguas . . . debe haber habido alguna evidencia pública de que ellos recibieron el Espíritu. Entonces podemos concordar con nuestros amigos Pentecostales en ese punto que los samaritanos probablemente hablaron en lenguas.”[7] 

Pablo Habló en Lenguas 


Hechos 9 indica que Pablo recibió el Espíritu pero no da ninguna descripción del evento. Como resultado, el pasaje no menciona el hablar en lenguas. Sin embargo, Pablo hablaba en lenguas frecuentemente, porque El dijo mas tarde, “Doy gracias a Dios, que hablo en lenguas más que vosotros todos” (1 Corintios 14:18).

Puesto que él enseñaba que el hablar en lenguas venía del Espíritu (1 Corintios 12:8-10), es consistente suponer que él habló en lenguas cuando recibió el Espíritu, así como todos los demás.

Como el relato de los efesios, el testigo de Pablo demuestra que el hablar en lenguas no era un evento que ocurrió una sola vez en la iglesia primitiva y no se repetía. Pablo, un judío, habló en lenguas mucho tiempo después de que los judíos en el día de Pentecostés, y seguía hablando en lenguas en sus devociones y en su ministerio. 

La Comparación entre los Relatos en el Libro de los Hechos 


Hemos investigado todos los cinco casos anotados en las Escrituras que nos hablan de la gente que recibió el Espíritu Santo. En tres casos (el día de Pentecostés, Cornelio, y los Efesios) los que recibieron el Espíritu hablaron en lenguas inmediatamente.

Un cuarto caso (Samaria) no describe explícitamente ninguna manifestación externa en particular pero claramente requiere la presencia de una señal externa y milagrosa que se puede identificar inmediatamente, y la mayoría de los comentaristas está de acuerdo que eso era el hablar en lenguas. En el quinto caso (Pablo) la Biblia no da ninguna descripción del bautismo del Espíritu, pero revela más tarde que El que lo recibió hablaba en lenguas a lo largo de su vida cristiana.

¿Qué de otras posibles señales del bautismo del Espíritu? Los Hechos 2 anota un sonido como un viento y lenguas repartidas como de fuego, pero estas señales precedieron el primer derramamiento del Espíritu y no se mencionan en ningún otro relato.

Hechos 8 no demuestra que todos los dones y milagros espirituales fueron considerados como señales. Hechos 19 menciona la profecía, pero solo después de mencionar el hablar en lenguas. Hechos 10 menciona el magnificar a Dios (alabarle), pero eso no es una señal milagrosa.

Lo que es más importante es que identifica el hablar en lenguas como la única señal que es suficiente para demostrar claramente que el Espíritu había sido dado. La siguiente tabla resume esta comparación: 

El Bautismo del Espíritu y el Hablar en Lenguas 


Clik en la Imagen para ver

El Hablar en Lenguas


El hablar en lenguas es la única manifestación externa que aparece en más de un relato y es la única que ocurre en el momento actual del bautismo del Espíritu individual. El Libro de Los Hechos enseña que una persona hablará en lenguas cuando recibe el Espíritu Santo. Entonces, el hablar en lenguas es la señal inicial (la evidencia) que alguien ha recibido el don (el bautismo) del Espíritu Santo.

Otras Posibles Referencias


Quizás Jesús estuvo pensando del hablar en lenguas cuando dijo, “El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu” (Juan 3:8).

El hablar en lenguas por lo menos inicialmente cumple a Romanos 8:16 que dicen “El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.” Pablo probablemente estuvo pensando en eso cuando escribió que confesar con la boca al Señor Jesús es una parte de salvación (Romanos 10:9-10), porque nadie puede confesar verdaderamente a Jesús como Señor sino por el Espíritu (1 Corintios 12:3). 

¿Es Necesario el Hablar en Lenguas Para Ser Salvo? 


La necesidad de hablar en lenguas para ser salvo


El hablar en lenguas no salva. No obstante, la relación entre el bautismo del Espíritu y el hablar en lenguas es semejante a la relación entre la fe y las obras. Somos salvos por la fe, no por las obras, sin embargo las obras siempre acompañan la fe genuina. De la misma manera, el hablar en lenguas no nos puede salvar, pero el bautismo del Espíritu produce el hablar en lenguas como la señal inicial.

¿Siempre acompaña el bautismo del Espíritu el hablar en lenguas? El Libro de Los Hechos indica que así es. Describe el hablar en lenguas y nada más como la señal inicial asociada con la experiencia individual.

Un bautismo del Espíritu sin el hablar en lenguas es un concepto que no es bíblico. La Biblia ni discute aquella posibilidad. Siempre debemos esperar el hablar en lenguas cuando alguien recibe el bautismo del Espíritu Santo. (También te puede interesar: ¿Es Necesario Recibir el Espíritu Santo?

Razones por el Hablar en Lenguas 


¿Por qué escogió Dios el hablar en lenguas como la señal inicial del bautismo del Espíritu? Debemos comprender que Dios es soberano. El puede establecer un plan sin explicar Sus razones a nosotros. 

Lo insensato de Dios es más sabio que los hombres, y Dios a veces usa cosas que son raras, tontas, o despreciadas en los ojos de los hombres para lograr Su voluntad (1 Corintios 1:25- 29). Unos ejemplos son el bautismo en agua para perdón de los pecados y la oración al Dios invisible.

Debemos aceptar el hablar en lenguas porque Dios escogió esta señal. Históricamente Dios ha usado señales externas y físicas para acompañar Sus pactos para con el hombre y las bendiciones prometidas bajo aquellos pactos. Unos ejemplos son el arco iris a Noé y la circuncisión a Abraham.

Los seres humanos no inventaron el hablar en lenguas en una búsqueda desesperada e incrédula de una señal tangible de la salvación. Dios mismo ordenó el hablar en lenguas para la iglesia, y aceptamos Su plan por la fe. El hablar en lenguas no puede sustituir la fe en la vida del cristiano con Dios, pero Dios da el hablar en lenguas como la confirmación de su fe (Marcos 16:17).

Habiendo dicho esto, podemos identificar varias razones por qué Dios escogió el hablar en lenguas como la señal inicial del bautismo del Espíritu.

(1) La lengua parece ser el miembro del cuerpo más difícil de domar.


 Es un miembro pequeño, pero puede dirigir, controlar, y contaminar todo el cuerpo (Santiago 3:2-6). “Ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal” (Santiago 3:8). 

Si un hombre no puede dominar su lengua, su religión es vana, pero si puede dominar su lengua, también puede controlar el cuerpo entero (Santiago 1:26; 3:2). Antes de que alguien reciba el Espíritu Santo, debe rendir todo su ser a Dios, y el último miembro de rendirse es la lengua. 

Al suceder esto, Dios entra y toma el mando completo y así demuestra su señorío al usar al miembro más desobediente para Su gloria. Puesto que el cerebro domina el hablar, esto significa actualmente que Dios ha tomado el mando de nuestro centro de conciencia, razonamiento, y voluntad—en resumen, el ser entero.

(2) El hablar en lenguas simboliza la unidad de la iglesia. 


Después del diluvio, los seres humanos persistieron en desobedecer a Dios e intentaron competir con Dios por construir la Torre de Babel. Para detener sus maquinaciones malas y esparcir a la gente, Dios les dio muchos idiomas en lugar de uno solo (Génesis 11:1- 9). 

Empezando con el día de Pentecostés, Dios invirtió el proceso tomando gente de muchas naciones y uniéndolas en una familia espiritual por medio de la señal del hablar en lenguas. La iglesia contiene gente de cada tribu, nación y lengua, pero todos son uno por medio del idioma del Espíritu. El hablar en lenguas llega a ser el nuevo idioma asociado con la ciudadanía en el reino de Dios.

(3) El hablar en lenguas es universal en aplicación, y una señal válida bajo cualquier circunstancia. 


No obstante la nacionalidad, el idioma, o el lugar de un pueblo, pueden reconocer el hablar en lenguas cuando sucede entre ellos.

(4) El hablar en lenguas da una certeza acerca de una experiencia Dios 


Ya que significa que uno ha recibido el bautismo del Espíritu en un cierto momento, Si uno ha sido bautizado en el nombre de Jesús, ha recibido el Espíritu Santo con la evidencia inicial de hablar en lenguas, y continúa obedeciendo la Palabra de Dios, puede saber que es salvo.

Muchas iglesias niegan este papel comprobatorio, y como resultado sus miembros luchan con la incertidumbre en cuanto a la salvación. Un escritor protestante declaró, “Probablemente la mayoría de los cristianos tiene un problema en algún momento durante su experiencia cristiana con la certeza de su salvación. 

En algunos casos la dificultad dura por años. . . . Muchos son los que pasan continuamente al altar en busca de la certeza—y siempre se van sin encontrarla.”[8] Este escritor también dijo, “Un cristiano puede saber intelectualmente, ‘Soy salvo’ y todavía ser atacado por el sentimiento, ‘No soy salvo.’”[9] 

Su solución es esto: Si uno cree que Jesús es el Hijo de Dios y le ha pedido que entre en su vida como Señor y Salvador, entonces debe ignorar todo los sentimientos y reclamar la salvación. Reconocemos que la salvación no está basada en los sentimientos humanos, pero sí debemos prestar atención a la convicción de Dios, sobre todo si nuestra experiencia no se conforma al modelo bíblico.

Unos comentarios por otro autor protestante demuestran por qué muchos miembros de la iglesia todavía tienen dudas a pesar de la fórmula simplista que acabamos de presentar: “Es posible hacer una profesión pública de fe en Cristo y bautizarse, y todavía no experimentar la salvación. 

Podría haber sido solamente una creencia histórica sin un compromiso personal. Sus dudas pueden significar que usted realmente necesita ser convertido.”[10] Por ejemplo, si un miembro prominente de una iglesia que enseña la seguridad eterna incondicional empieza a vivir en pecado abierto, la iglesia dirá que desde el principio él nunca tuvo una conversión genuina. 

Esto hace que muchos se pregunten cómo ellos pueden saber si su propia conversión es genuina. El escritor que acabamos de citar a menudo encuestaba a estudiantes de seminario para determinar cuántos en algún momento hicieron una confesión pública de fe, después se convencieron que no fueron salvos, y entonces tuvieron una segunda experiencia que creían ser una conversión genuina. 

El encontró que, por lo general, el veinte por ciento se hallaba en esta categoría. Su conclusión: “Esto probablemente es representantativo de la mayoría de nuestras iglesias. Algunos de nuestros miembros luchan con dudas y concluyen que no han sido verdaderamente convertidos. 

Esto puede ser verdad de usted.”[11] La solución (según El): Deje los pecados, invite a Cristo a entrar en su corazón como Salvador y Señor, y crea en El. Estas instrucciones están bien, pero de algún modo deben ser aplicadas espiritualmente y no solo intelectualmente. El Señor proporciona evidencia objetiva de una plena dedicación a El y eso es que cuando uno se arrepiente de sus pecados y cree en Jesús según las Escrituras, recibirá el Espíritu Santo y hablará en lenguas. 

No Es una Señal de la Presencia Permanente del Espíritu 


El hablar en lenguas es la señal Inicial de recibir el Espíritu, pero el hablar en lenguas por sí solo no comprueba la morada permanente del Espíritu en el creyente. Existen muchas evidencias más importantes de la morada permanente del Espíritu, como el fruto del Espíritu (Gálatas 5:22-23).

En particular, el amor es la última prueba verdadera del discipulado (Juan 13:34-35). El verdadero hijo de Dios amará a Dios, obedecerá Sus mandamientos, andará en el Espíritu, y será guiado por el Espíritu (1 Juan 2:3-5; Romanos 8:4, 14). En la ausencia de estas características, el hablar en lenguas no garantiza que el Espíritu mora en alguien y controla su vida.

Después de que alguien haya recibido el Espíritu Santo, una capacidad incesante de hablar en lenguas indica solamente que él tiene fe ese don en particular y puede rendirse a Dios para ese propósito en particular.

Pudiera aún creer la doctrina falsa, comenzar a vivir de nuevo una vida pecaminosa, o rechazar la dirección de Dios en otras áreas de su vida. Siempre debemos adherirnos a la doctrina bíblica, obedecer las instrucciones bíblicas, y someternos al Espíritu de Dios para ser salvos.

Alguien puede tener la capacidad de hablar en lenguas y no estar listo para encontrarse con Dios, porque Dios siempre honrará la fe en una cierta porción de Su Palabra a pesar de una falta de sumisión en otras áreas.

Esto explica por qué Dios contesta las oraciones de los pecadores, llena a gente con el Espíritu Santo antes de que sea bautizada en el nombre de Jesús, y hace milagros cuando unos hipócritas predican. Muchos experimentan milagros y predican en el nombre de Jesús pero no son salvos porque no siguen la Palabra y la voluntad de Dios (Mateo 7:21-27).

Romanos 11:29 dicen, “Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios.” Aunque este versículo se encuentra en un otro contexto, quizás enseña un principio con una aplicación general: una vez que Dios da un don espiritual, El nunca lo revoca completamente.

Aun si el recibidor se aparta de Dios o abusa el don, parece que Dios deja una porción para animar al reincidente a arrepentirse. También es posible que la mente humana o el espíritu humano pueda “aprender” a hablar en lenguas.

Cuando Dios permite que alguien hable en lenguas, aparentemente Dios pone las palabras en su cerebro. Dios dirige el habla pero lo hace por usar el aparato físico de aquella persona y esto incluye las células del cerebro, los nervios, la laringe, la boca, y la lengua.

Es posible, entonces, que el cerebro puede guardar estas palabras así como guarda otra información. La próxima vez que Dios se mueve en el individuo, puede dar nuevas palabras o puede activar las palabras que existen en la memoria. Esto podría explicar porque algunos repiten las mismas frases cuando el Espíritu se mueve en ellos.

Por un período de tiempo es posible que el cerebro por su propia cuanta pueda subconscientemente “aprender” a activar esta combinación de palabras. En ese caso, aun sin el mover del Espíritu, la persona podría proferir palabras que le fueron dadas una vez por el Espíritu.

Esto explicaría cómo algunas personas pueden “hablar en lenguas” en cualquier momento aun sin el mover del Espíritu o aun después de que el Espíritu haya dejado sus vidas.

Además, no debemos pasar por alto la posibilidad de imitaciones falsas de lenguas por los hombres o incluso las lenguas falsas causadas por el poder de Satanás. Satanás tiene el poder de hacer muchos milagros, y él a menudo trata de imitar la obra de Dios (Exodo 7:10-12; Apocalipsis 13:2, 11-15).

Algunos incrédulos o apóstatas pueden “hablar en lenguas” por el poder de Satanás. Por supuesto, la existencia de lenguas falsas producidas por los espíritus de los hombres o por los demonios no destruye la realidad de las lenguas bíblicas dadas por el Espíritu de Dios. 

Después del Bautismo del Espíritu


La Biblia no enseña que el hablar en lenguas es una señal necesaria después del bautismo inicial del Espíritu. Tal como el hablar frecuentemente en lenguas no necesariamente significa la espiritualidad, una falta de hacerlo no necesariamente significa la falta de la espiritualidad.

El hablar en lenguas no juega ningún papel comprobatorio sino quizá como algo que le hace recordar y que confirma la experiencia anterior. Por supuesto, Pablo habló en lenguas frecuentemente (1 Corintios 14:18), y los que reciben el Espíritu por lo general hablan en lenguas de nuevo y de nuevo a lo largo de sus vidas.

El don de lenguas es uno de los dones que están puestos a la disposición de los que tienen el Espíritu (1 Corintios 12:8-10). Primera de Corintios 12:30 da de entender que no todos siguen hablando en lenguas como una costumbre, aunque en realidad este pasaje probablemente se refiere principalmente a los mensajes públicos.

Alguien que está lleno del Espíritu pero que no sigue hablando en lenguas no es nada menos un cristiano a causa de esto. Sin embargo, si alguien buscare el don de lenguas, ejerciere la fe, y se rindiere al Espíritu así como hizo en la experiencia inicial, puede hablar en lenguas de nuevo.

Puesto que el hablar en lenguas es para la edificación particular, creemos que Dios desea que el creyente busque y use el don de lenguas. Una vez que este don haya sido recibido, una falta de usarlo puede indicar que alguien se está apartando de Dios.

El don de lenguas está puesto a la disposición de todos ellos que están llenos del Espíritu y que lo piden en la oración persistentemente y con fe (Mateo 7:7-11; 21:22; Juan 14:12-14; 1 Corintios 12:31).

El Don de Lenguas


Estudio sobre el don de lenguas


Pablo sobre el don de lenguas en 1 Corintios 12-14. Pablo escribió este libro a creyentes salvos, los cuales habían sido todos bautizados con el Espíritu, y por consiguiente todos habían hablado en lenguas (1 Corintios 1:2; 12:13).

Su propósito era de instruirlos en el uso del don de lenguas, particularmente en las reuniones públicas. Puesto que estos tres capítulos son tan importantes a cualquier discusión de lenguas en la iglesia del día de hoy, permítanos resumir los puntos principales con relación a este asunto.

1 Corintios 12

Versículo 1: El propósito de Pablo aquí es de enseñar acerca de los dones espirituales.

Versículo 2: Los corintios habían sido totalmente ignorantes de las cosas espirituales antes de su conversión.

Versículo 3: El Espíritu siempre exaltará a Jesús. Nadie puede entender que Jesús es el Señor sino por la iluminación del Espíritu, y nadie puede tener actualmente a Jesús como el Señor de su vida sino por medio del poder del Espíritu.

Versículos 4-11: Hay muchos dones espirituales, pero todos vienen del Espíritu de Dios para el beneficio de la iglesia. Pablo nombró a nueve dones: palabra de sabiduría, palabra de ciencia, fe, dones de sanidades, el obrar milagros, profecía, discernimiento de espíritus, diversos géneros de lenguas, e interpretación de lenguas.

Versículos 12-27: Los creyentes renacidos son todos los miembros de un cuerpo, el cuerpo de Cristo. Somos bautizados en un cuerpo por un solo Espíritu de Dios.

Versículos 28-30: Dios ha dado funciones diferentes a los distintos miembros del cuerpo. Pablo nombró a ocho oficios y dones que Dios ha puesto en la iglesia: apóstoles, profetas, maestros, los que hacen milagros, los que sanan, los que ayudan, los que administran y los que tienen don de lenguas. Todos no tienen estos oficios públicos ni ejercen estos dones públicos.

Versículo 31: Debemos desear sinceramente los dones mejores. Sin embargo, hay algo más grande y mayor en importancia a los dones espirituales.

1 Corintios 13

Ninguno de los dones espirituales tiene valor sin el amor. El hablar en lenguas (sean humanas o angélicas de origen) es inútil sin el amor. Cuando llegue la perfección al mundo, se acabarán la profecía, cesarán las lenguas, y se acabará la ciencia, pero el amor permanecerá para siempre. Hay tres cosas grandes en este mundo—la fe, la esperanza, y el amor—pero la mayor de estas es el amor.
1 Corintios 14

Versículo 1: Debemos seguir el amor pero también debemos procurar los dones espirituales, particularmente el don de la profecía.

Versículos 2-4: El hablar en lenguas edifica (beneficia) al que habla en lenguas, pero la profecía (la palabra inspirada en una lengua conocida por todos) edifica a otros.

Versículo 5: Pablo quería que todos hablaran en lenguas, pero quería más que profetizaran. En la iglesia (la reunión pública de creyentes), la profecía es más importante que el hablar en lenguas, a menos que las lenguas sean interpretadas.

Versículo 6-11: Sin una interpretación, un mensaje público en lenguas no edifica a la iglesia.

Versículos 12-14: Debemos procurar abundar en los dones espirituales para la edificación de toda la iglesia. Específicamente, si alguien da un mensaje público en lenguas, debemos orar por la interpretación.

Versículos 15-19: Pablo personalmente oraba y cantaba tanto en el espíritu (es decir, en lenguas) como en un idioma comprensible. Una oración pública y representativa debe hacerse en el idioma de los oyentes. Pablo personalmente hablaba en lenguas más que cualquiera de los corintios, pero en la iglesia (las reuniones públicas) hablaba en un idioma conocido con el fin de enseñar a otros.

Versículo 20: Debemos ser lo suficientemente maduros como para poder comprender cuándo el don de lenguas es apropiado y cuando no es apropiado.

Versículos 21-22: El hablar en lenguas es una señal para los incrédulos, mientras que la profecía ayuda a los creyentes. En otras palabras, el hablar en lenguas atraerá la atención e inspirará la fe, pero posteriormente la instrucción actual debe hacerse en un idioma conocido.

Versículos 23-25: Si todos hablan continuamente en lenguas en la iglesia, los observadores creerán que los que hablan son dementes. Sin embargo, si todos profetizan en un idioma conocido, pueden guiar los oyentes a Dios. Aunque el hablar en lenguas atraerá la atención de los incrédulos inicialmente, no los beneficiará si todo el culto se dedica al hablar en lenguas.

Versículos 26-31: Un resumen para las reuniones públicas. Un culto normal puede y debe incluir salmos (los cantos), doctrina, el hablar en lenguas, las revelaciones (las verdades espirituales en una lengua conocida), y la interpretación de lenguas. Todos esto debe ser para el beneficio de todos.

Unas pautas por implementar este principio son:

(1) Que haya dos o a lo más tres mensajes públicos en lenguas.

(2) Que se haga esto por turno en vez de hablar todos a la vez.

(3) Que se deje que alguien interprete cada mensaje.

(4) Si no hay interpretación, el que habla en lenguas debe dejar de dar los mensajes públicos aunque sí puede hablar calladamente en lenguas para su propio beneficio.

(5) Que haya dos o a lo más tres mensajes de profecía.

(6) Los oyentes mismos deben juzgar si el mensaje es de Dios.

(7) Que la profecía sea por turno y así todos pueden profetizar.

Versículos 32-33: El don de profecía está sujeto a los que lo ejercen. Dios desea que todos los dones se ejerzan en la iglesia en una manera ordenada.

Versículos 34-35: Las mujeres no deben interrumpir el culto en la iglesia para hacer preguntas en voz alta, sino deben preguntarles a sus maridos en casa. (Por supuesto, las mujeres pueden profetizar en la iglesia, 1 Corintios 11:5-6 y 14:31.)

Versículos 36-38: Que todos reconozcan que estas pautas son de Dios.

Versículo 39: Todos deben procurar profetizar y nadie debe prohibir el hablar en lenguas.

Versículo 40: Debemos hacer todo decentemente y con orden.

Conclusiones Acerca de 1 Corintios 12-14

(1) El hablar en lenguas es una parte normal de la iglesia neotestamentaria. Pablo hablaba en lenguas, animaba a otros creyentes a hacer lo mismo, dio instrucciones para el uso apropiado de lenguas, y mandó que la iglesia no prohibiera el hablar en lenguas.

(2) El hablar en lenguas es el mismo fenómeno en 1 Corintios como en Hechos. Es la misma palabra griega en ambos libros. Pablo hablaba de idiomas literales, como en Hechos 2, y no de galimatías incoherentes e ininteligibles (1 Corintios 13:1).

(3) En Hechos, el hablar en lenguas es la señal inicial del bautismo del Espíritu, pero en 1 Corintios aprendemos que el hablar en lenguas tiene dos propósitos adicionales. Específicamente, el hablar en lenguas tiene el valor continuo de la edificación del individuo en su devoción personal y de la edificación de la iglesia cuando haya interpretación.

(4) Un mensaje público en lenguas tiene poco beneficio a menos que sea interpretado.

(5) El hablar en lenguas es de mucho beneficio en la devoción personal. 

¿Cómo Ocurre el Hablar en Lenguas? 


El hablar en lenguas genuino y bíblico solo viene según el Espíritu de Dios dé el habla (Hechos 2:4). Si uno desea hablar en lenguas, primeramente tiene que recibir el Espíritu Santo. No debe empezar por buscar hablar en lenguas, porque el hablar en lenguas por sí solo no es muy importante.

El hablar en lenguas ocurrirá automáticamente cuando alguien recibe el Espíritu, aunque sepa poco o nada sobre la evidencia de las lenguas.

Claro, si uno no conoce el fenómeno del hablar en lenguas, puede inconscientemente refrenar el hablar. En tal caso, la persona que está orando para recibir el Bautismo del Espíritu Santo debe ser exhortada a relajarse y a rendirse totalmente al Espíritu de Dios, pero en ningún caso debe ser “enseñada” a hablar en lenguas.

Es erróneo y no es bíblico exhortarle a formar galimatías o a repetir sílabas desconocidas. Esto trata de producir el hablar en lenguas sin el Espíritu, y cualquier “hablar en lenguas” no inspirado por el Espíritu es balbuceo vano. Alguien que no ha recibido el Espíritu no debe preocuparse demasiado por lo de las lenguas sino debe concentrarse en arrepentirse y creer en Dios para el Espíritu.

Alguien que ha recibido el Espíritu puede y debe buscar el don de lenguas como una parte regular de su vida, pero también debe reconocer que no todos ejercen el don público (1 Corintios 12:28-30). Es mucho más importante llevar el fruto del Espíritu y vivir una vida llena del Espíritu que cultivar el hablar en lenguas. Por supuesto, el cristiano maduro tiene tanto el fruto como los dones del Espíritu.

Unas Objeciones 


Mucha gente hoy en día levanta unas objeciones al hablar en lenguas. Presentamos aquí un análisis de las más prominentes, como son parafraseadas en el libro del profesor protestante Anthony Hoekema, ¿Qué del Hablar en Lenguas?[12]

(1) “La Biblia no enseña que cada creyente debe buscar un bautismo del Espíritu después de su conversión.” Esta objeción se refiere a muchos grupos “pentecostales,” pero no a la doctrina presentada en este libro. El bautismo del Espíritu es una parte de la conversión, pero el hablar en lenguas siempre lo acompaña.

(2) “El Pentecostalismo implica una subordinación no bíblica de Cristo al Espíritu Santo.” Otra vez, esto es aplicable. Creemos que el Espíritu Santo es el Espíritu de Cristo. Recibimos a Cristo cuando recibimos el Espíritu. De manera que la doctrina del bautismo del Espíritu le magnifica a Jesucristo sobre todos.

(3) “El Pentecostalismo tiende a crear dos niveles de cristianos: los que han recibido el bautismo del Espíritu y los que no lo han recibido.” Esto tampoco es aplicable a nosotros. Puesto que el bautismo del Espíritu es una parte de la conversión, esto distingue entre los verdaderos cristianos apostólicos y todos los demás.

(4) “El Pentecostalismo implica que desde el fin del primer siglo hasta el principio del vigésimo, la iglesia no ha tenido la plenitud de la verdad.” El capítulo 11 mostrará que el hablar en lenguas ha existido a lo largo de la historia de la iglesia.

De todos modos, la historia y la tradición no pueden contra las Escrituras. El pecado del hombre, la rebelión, el error, y la ignorancia pueden afectar drásticamente a la historia del pueblo de Dios, pero esto no significa que es la voluntad de Dios.

La recaída de Israel y el cautiverio subsiguiente no significa que Dios deseaba esto desde el principio. Actualmente, todo el protestantismo se basa en la creencia que durante siglos la iglesia visible descartaba muchas verdades esenciales del evangelio.

(5) “Una bendición espiritual no tiene que ser atestada por un fenómeno físico.” Podemos aceptar esta declaración, pero esto no le impide a Dios designar uno si El desee hacerlo, y en el caso del bautismo del Espíritu, El ha escogido hacerlo. La Biblia describe el hablar en lenguas como la evidencia del bautismo del Espíritu (Hechos 10:46) y como una “señal” (1 Corintios 14:22).

Dios a menudo escoge una señal física para acompañar a una obra espiritual. El bautismo en agua consiste tanto de una bendición espiritual (el perdón de los pecados) como de una manifestación física, la cual es una parte necesaria del bautismo (la ceremonia exterior).

Otros ejemplos que combinan una bendición espiritual con una manifestación física son la oración, el ungir a los enfermos, la ordenación, la cena del Señor, la santidad de la vida, y la Segunda Venida. La evidencia a largo plazo del bautismo del Espíritu es el fruto espiritual, pero esto no le prohíbe a Dios a establecer una señal física inicial.

(6) “No se puede comprobar que los milagros son para la iglesia del día de hoy.” Hablaremos mas abajo acerca de esta objeción con todas sus variaciones.

Los Milagros Existen Hoy en Día


El argumento más popular hoy en día contra el hablar en lenguas es que los días de los milagros han pasado. El capítulo 8 estableció que el bautismo del Espíritu Santo es para la gente de nuestro día, de modo que es lógico que el hablar en lenguas también es para la gente del día de hoy. Abajo analizamos cada variante del argumento que los milagros, y específicamente el hablar en lenguas, ya no ocurren.

(1) “Los milagros eran solamente para los apóstoles.” Podemos refutar esta declaración fácilmente por usar los ejemplos de los 120 en el día de Pentecostés, de Cornelio, y de los Efesios, todos de los cuales hablaron en lenguas. Esteban y Felipe quienes no eran de los Doce también hicieron muchos milagros (Hechos 6:8; 8:6-7).

(2) “Solamente los apóstoles o los que fueron comisionados por ellos (por la imposición de manos) podían hacer o recibir un milagro.” Esta modificación con el fin de explicar los ejemplos que acabamos de citar siempre falla.

Ananías oró por Pablo y éste recibió su vista (Hechos 9:17-18), pero no hay absolutamente nada que indique que Ananías recibió una comisión especial de los Doce. Pablo y Bernabé no eran de los Doce ni fueron comisionados por ellos, pero Dios hizo muchos milagros en su ministerio (Hechos 14:3).

El Nuevo Testamento promete los milagros a todos los creyentes sin restricción ni discriminación. Jesús prometió que todos los creyentes podrían hablar en lenguas y también hacer otros milagros (Marcos 16:17- 18).

Todos los creyentes pueden recibir respuestas a sus oraciones, incluso milagros (Mateo 21:22; Marcos 11:22- 24; Juan 14:12-14; 15:7). Los ancianos locales pueden orar con éxito por los santos para la sanidad divina y todos los santos pueden orar los unos por los otros para su sanidad (Santiago 5:14-16). Los milagros y el hablar en lenguas son dones de Dios para toda la iglesia (1 Corintios 12:8-10, 28).

(3) “Los milagros eran solamente para los días de los apóstoles.” Los pasajes que acabamos de citar desacreditan esta declaración, porque ninguno especifica una limitación de tiempo. Al contrario, cada uno fue dado a todos los creyentes o a toda la iglesia sin ninguna restricción con relación al tiempo.

Pablo escribió 1 Corintios a toda la iglesia de todo las edades y la dirige “A la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Jesucristo, llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro” (1 Corintios 1:2).

El expresó la confianza que “nada os falta en ningún don, esperando la manifestación de nuestro Señor Jesucristo” (1 Corintios 1:7). Ese libro habla de los dones del Espíritu y esto incluye los dones de sanidades, del hacer milagros, y diversos géneros de lenguas (1 Corintios 12:8-10), de manera que Pablo claramente esperaba que la iglesia retuviera todos los dones espirituales y los usara correctamente hasta el retorno de Cristo.

Todos están de acuerdo que la Gran Comisión pertenece a la iglesia del día de hoy, y su cumplimiento también debe. La iglesia primitiva la cumplió: “Y ellos, saliendo, predicaron en todas partes, ayudándoles el Señor y confirmando la palabra con las señales que la seguían” (Marcos 16:20); “Testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros, y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad” (Hebreos 2:4).

Si tenemos el mismo Señor, la misma comisión, el mismo evangelio, la misma fe, y el mismo mundo necesitado, ciertamente tendremos las mismas señales acompañando y confirmando nuestro mensaje. 

El Hablar en Lenguas No Ha Cesado 


Primera de Corintios 13:8-10 dice, “El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará. Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará.”

Algunos usan este pasaje para enseñar que el hablar en lenguas ha cesado y dicen que “lo perfecto” es el Nuevo Testamento completado. Este argumento falla por varios razones:

(1) Los dones espirituales, incluyendo el hablar en lenguas, morarán en la iglesia hasta la segunda venida de Jesucristo (1 Corintios 1:2, 7).

(2) Siendo así, es lógico identificar “lo perfecto” con Jesucristo o, más específicamente, con la Segunda Venida de Jesucristo. La palabra griega que fue traducida como “perfecto” es teleion, que es el neutro singular; en cambio, el idioma griego siempre se refiere a las Escrituras en el plural femenino.

(3) Según el versículo 8, cuando cesen la profecía y la ciencia, también cesará el hablar en lenguas,. La profecía incluye la predicación inspirada, las alabanzas inspiradas, y el testimonio inspirado. Obviamente, la iglesia todavía tiene la profecía y la ciencia.

(4) La Biblia y los milagros no tienen papeles intercambiables. La Biblia presenta la Palabra de Dios en forma escrita, pero Dios siempre usa los milagros, las señales, y los dones espirituales para confirmar la Palabra (Marcos 16:20; Hebreos 2:4).

(5) En 1 Corintios 13:11-13, Pablo comparó los niveles de crecimiento espiritual al crecimiento físico y mental, pero no clasificó el hablar en lenguas como infantil. El comparó nuestro conocimiento parcial al conocimiento perfecto que tendremos cuando Cristo vuelva.

Si ya hemos alcanzado la última fase, ello significa que somos más maduros de lo que era Pablo, porque él murió antes de completarse el Nuevo Testamento. Si el hablar en lenguas es infantil, Pablo nunca dejó la fase infantil, porque hablaba continuamente en lenguas (1 Corintios 14:1-8).

(6) El Nuevo Testamento es la Palabra de Dios, pero hasta ahora no somos perfectos, ni es el mundo perfecto. La perfección sólo vendrá después del la venida de Cristo.

(7) Es difícil ver cómo el fin de la compilación del Nuevo Testamento podría frenar el hablar en lenguas, la profecía, y la ciencia. ¿Cesó el hablar en lenguas inmediatamente después de que Juan escribió “Amén” al Libro de Apocalipsis? ¿Dejó cada persona de hablar en lenguas al leer por primera vez todo el Nuevo Testamento? 

¿Se Puede Recibir el Espíritu Santo Sin Hablar en Lenguas?


Previamente, analizamos todos los cinco relatos bíblicos acerca del bautismo del Espíritu y concluimos que en cada caso el hablar en lenguas estaba presente. Muchos otros pasajes describen a los creyentes como “llenos del Espíritu” sin mencionar el hablar en lenguas, pero ellos se refieren a la gente que ya había sido bautizada con el Espíritu. El hablar en lenguas no necesariamente acompaña todas las subsiguientes experiencias con Dios después del bautismo inicial.

Algunos relatos de conversiones en el Libro de Los Hechos no mencionan específicamente el hablar en lenguas. El plan del Libro de los Hechos es el de describir en detalle unas conversiones representativas y después mencionar brevemente otras conversiones.

Tres pasajes muy importantes describen el hablar en lenguas y estos relatos detallados fijan el modelo para los relatos generales y no viceversa. Ningún argumento del silencio puede derrotar ni borrar estos testimonios explícitos.

No es extraño que no se menciona mas el hablar en lenguas. Las cosas importantes son el arrepentimiento, la fe, y recibir el Espíritu. El hablar en lenguas simplemente acompaña el bautismo del Espíritu y no tiene ninguna importancia aparte de esta experiencia. Apropiadamente, la Biblia pone más énfasis en creer y recibir el Espíritu y esto nos hace saber justamente lo suficiente para no enfatizar demasiado el hablar en lenguas.

La discusión en Los Comentarios Tyndale del Nuevo Testamento acerca del hablar en lenguas en la conversión de Cornelio (Hechos 10:45-46) hace una concesión que es asombrosa para una obra que no es pentecostal: “No podemos decir con toda seguridad si el don de lenguas era el acompañamiento inevitable de la venida del Espíritu.”[13]

En otras palabras, admite que, según la evidencia bíblica, puede ser que el hablar en lenguas siempre acompañaba el derramamiento del Espíritu en la iglesia apostólica. Trata de evitar esta conclusión por medio de dos hechos:

(1) El hablar en lenguas no se menciona frecuentemente en Hechos.

(2) En 1 Corintios Pablo indica que no todos los miembros de la iglesia tenían el don de lenguas. Se explica el primer hecho en la siguiente manera: esto es como la Biblia enfatiza el bautismo del Espíritu sin poner demasiado énfasis en el hablar en lenguas en sí mismo y de sí mismo.

Con respecto al segundo hecho, Pablo no estaba hablando del hablar en lenguas en el bautismo inicial del Espíritu (que todos habían recibido). Más bien, él implicó que no todos los creyentes que habían sido llenos del Espíritu Santo ejercieron el subsiguiente don de lenguas, particularmente en el sentido de dar mensajes públicos en lenguas.

Conclusión

Estamos de acuerdo con algunos puntos de El Comentario del Púlpito, que son:

(1) El hablar en lenguas significa la pronunciación milagrosa de un idioma extranjero que le es desconocido al que habla.

(2) No es el don de un idioma extranjero para propósitos misioneros.

(3) Es un idioma actual y no galimatías.

(4) Puede ser un idioma celestial o humano.

(5) El hablar en lenguas en Corinto era el hablar idiomas actuales.

(6) El hablar en lenguas es un símbolo de la unidad que la iglesia tiene en Jesucristo.[14]

En conclusión presentamos tres funciones que el hablar en lenguas ejerce en la iglesia neotestamentaria:

(1) El hablar en lenguas es la señal inicial del bautismo del Espíritu Santo (Hechos 2:4; 10:46; 19:6). Esto debe ser distinguido en el propósito del “don de lenguas,” que Dios concede posterior a la conversión a los creyentes que son llenos del Espíritu.

(2) Alguien que ha sido lleno del Espíritu puede ejercer el don de lenguas en sus devociones personales (o privadas o congregacionales) para su propia edificación personal (1 Corintios 12:8-10; 14:1-5, 14-18, 23, 28).

(3) Alguien que ha sido lleno del Espíritu puede ejercer el don de lenguas para la edificación de la asamblea local. Esto ocurre cuando un mensaje público en lenguas es dado y es interpretado (1 Corintios 12:8-10, 28-30; 14:5, 12-13, 27-28).

Si entendemos lo que el hablar en lenguas es y los propósitos por los cuales se nos ha dado, podemos entender correctamente todas las enseñanzas de las Escrituras acerca del asunto y podemos armonizarlas. El hablar en lenguas es una parte normal de la experiencia con Dios del creyente, la devoción personal del creyente, y las reuniones públicas de la iglesia. Sobre todo, podemos esperar que alguien vaya a hablar en lenguas cuando recibe el Espíritu Santo la primera vez en su vida.

[1] Vine, pág., 1165

[2] Norman Geisler y William Nix, Una Introducción General A La Biblia (Chicago: Moody Publishing House, 1968), págs. 270-74, 372; David Otis Fuller, ed., ¿Cuál Biblia? (Grand Rapids: Grand Rapids International Publications, 1975), págs. 168-69. Para una discusión más extensa, véase David Otis Fuller, ed., ¿Falso o Genuino?

¿Marcos 16? ¿Juan 8? (Grand Rapids: Grand Rapids International Publications, 1975)

[3] El Comentario del Púlpito, XVIII (Hechos), 336

[4] Vine, pág., 903

[5] El Comentario del Púlpito, XVIII (Hechos), 279-80

[6] Ibidem

[7] Hoekema, ¿Qué Del Hablar En Lenguas?, pág. 70

[8] Charles Salomón, “Rincón Del Consejero,” Fulness, el 1980 de noviembre-diciembre, págs. 30-31

[9] Ibidem

[10] James Eaves, “Pasos A Una Seguridad Bendita,” Fulness, el 1980 de noviembre-diciembre, pág., 12

[11] Ibidem

[12] Hoekema, ¿Qué Del Hablar En Lenguas?, págs. 103-23

[13] Howard Marshall, Los Hechos De Los Apóstoles, Tomo V, Los Comentarios Tyndale del Nuevo Testamento, (Grand Rapids: Eerdmans, 1980), pág. 194

[14] El Comentario del Púlpito, XVIII (Hechos), págs. 48-50