Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

LA BLASFEMIA CONTRA EL ESPÍRITU SANTO, EL PECADO IMPERDONABLE:


Por: Rigoberto Gómez López

LA BLASFEMIA CONTRA EL ESPÍRITU SANTO, ESTUDIO BIBLICO

Pecado imperdonable, blasfemia contra el Espíritu Santo

¿QUÉ SIGNIFICA LA BLASFEMIA CONTRA EL ESPÍRITU SANTO? DEFINICIÓN


Blasfemia viene de las siguientes palabras griegas:

Blasphemeo que significa denigrar, difamar, hablar impíamente, injuriar, hablar maldad. También de la palabra Blasphemia, significando la difamación, sobre todo contra Dios, maledicencia, blasfemia, denostando contra. Y por último de la palabra Blasphemos, cuyo significado es difamatorio, calumnioso, impío, denostar contra.

(También puedes leer: Los 9 dones del Espíritu Santo)

El diccionario Webster indica que la palabra blasfemar implica hablar de cosas sagradas irreverentemente; injuriar o hablar reprobadamente de Dios o algo sagrado, maldecir o injuriar. Blasfemar, según Webster, es algo profano o palabras mofadoras, escritos o acciones acerca de Dios o algo considerado sagrado; el desprecio hacia Dios; la difamación, la distracción malévola, el abuso.

Teniendo en mente el significado de la palabra blasfemia o blasfemar, es importante comprender a qué se refiere la biblia cuando menciona la blasfemia contra el Espíritu Santo ya que es el único pecado imperdonable.

BLASFEMIA CONTRA EL ESPÍRITU SANTO, PECADO IMPERDONABLE


¿Cuál es el único pecado imperdonable?, la blasfemia contra el Espíritu Santo


La blasfemia contra el Espíritu Santo es llamado el pecado imperdonable debido a que es el único pecado mencionado en las escrituras como imposible de perdonar; pues Jesucristo dijo:"...Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada" (Mateo 12:31)

Por lo tanto, el pecado de blasfemia contra el Espíritu Santo es el único pecado del cual la Biblia dice que es imperdonable. Siendo así debemos tener cuidado para no cometer este pecado y se hace necesario tener claro lo que es la blasfemia contra el Espíritu Santo. 

Blasfemar es hablar contra el Espíritu Santo (Blasfemia contra el Espíritu Santo)


La escritura dice "...al que hable contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero" (Mateo 12:32). Podemos ver como la escritura menciona este pecado como un pecado de la lengua ya que implica hablar, y esto podría llevarnos a cometer la blasfemia contra el Espíritu Santo

La Biblia dice que "...la lengua es un fuego, un mundo de maldad... y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno" (Santiago 3:6). Las palabras que se hablan contra el Espíritu son las que al final nos pueden llevar a cometer el pecado de la blasfemia contra el Espíritu Santo).

(También te puede interesar el video: La Blasfemia Contra el Espíritu Santo)

La blasfemia contra el Espíritu Santo, un pecado que no podrá ser perdonado

En los versículos mencionados no existe ninguna posibilidad de perdón por este pecado (la blasfemia contra el Espíritu Santo); por lo tanto, es necesario entender este peligro de caer en la blasfemia contra el Espíritu Santo y de la importancia de estudiar el tema de este pecado imperdonable. 

LA BLASFEMIA CONTRA EL ESPÍRITU SANTO ES ATRIBUIR EL PODER DE DIOS A SATANÁS


Cuando meditamos en el contexto de la escritura en la cual Jesús habló sobre este pecado, podemos observar que le “…fue traído a él, un endemoniado, ciego y mudo; y le sanó, de tal manera que el ciego y mudo veía y hablaba” (Mateo 12:22), pero Jesús fue acusado de echar “…fuera los demonios… por Beelzebú, príncipe de los demonios” (v24). 

Jesús se refirió a la blasfemia contra el Espíritu Santo


A esta acusación que mencionamos anteriormente, fue a la que Jesús se refirió como la blasfemia contra el Espíritu Santo, ya que Jesús estaba expulsando o echando fuera los demonios por el Espíritu; sin embargo, ellos decían que era por Beelzebú. 

Es en este aspecto donde debemos poner especial cuidado ya que el Espíritu de Dios se manifiesta en su Iglesia, en aquellos que han creído y se puede cometer el error de atribuir este poder de Dios o manifestación de Dios, al poder de Satanás. 

Los dones espirituales son para la edificación de la iglesia del Señor, y por lo tanto, se manifiestan para la consolación, exhortación y edificación. Dones como el hablar en lenguas, interpretación de lenguas, profecía, entre otros. Pero se puede caer en la equivocación de atribuir estos actos de poder de Dios a Satanás, quedando en el peligro de cometer el pecado imperdonable de la blasfemia contra el Espíritu Santo. 

Incluso hay personas que no han sido bautizadas en el nombre de Jesucristo, pero Dios las llena con su Santo Espíritu, esto no implica que sean salvas a menos que también se bauticen; sin embargo, tampoco significa que Dios no pueda llenarlos con su Espíritu para conducirlos a toda verdad y justicia; pues les tocará a ellos dejarse guiar por el Espíritu y atender a la voz de Dios para conocer la sana doctrina. 

Pedir discernimiento para no caer en blasfemia contra el Espíritu Santo


Estamos conscientes de muchas veces se manifiestan fuerzas satánicas, pero debemos pedir discernimiento de parte de Dios para no caer en blasfemia contra el Espíritu Santo al apresurarnos a hacer juicios sin el debido discernimiento. 

(Si gustas puedes también leer más Estudios Bíblicos)

Hay diferencia entre el poder de Dios y el poder de Satanás, y jamás debemos atribuir el poder de Dios a Satanás, es decir, las obras del Espíritu de Dios a Satanás. Los que hablaron contra el Espíritu habían dicho que Jesús tenía “…espíritu inmundo” (Marcos 3:30), y de esta forma, estaban diciendo que el Espíritu Santo y la obra del Espíritu eran cosa inmunda; por lo tanto, hay que tener cuidado para no caer en el mismo error, pues podemos cometer el pecado de la blasfemia contra el Espíritu Santo. 

En conclusión, debemos actuar con prudencia y reverencia en las cosas santas y sagradas de Dios. No debemos apresurarnos a hablar y hacer juicio sobre algo sin discernir primero lo que es de Dios, pues podemos cometer este pecado imperdonable de blasfemar contra el Espíritu Santo