Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

EXHORTACIÓN A LA GRATITUD (REFLEXIÓN SALMO 100)


Por: Janyeska García
IAFCJ Jinotepe-Carazo

SALMO 100 REFLEXIÓN, PREDICACIÓN

Exhortación a la gratitud

Un Salmo de agradecimiento: Salmo 100, explicación bíblica, predicación escrita


Como se puede observar en los títulos de los Salmos, algunos de ellos se atribuyen a David. La mayoría de ellos fueron compuestos alrededor del año 1000 a.C., es necesario recordar que se trata de cánticos poéticos que han perdido parte de su belleza al ser traducidos del hebreo original a otros idiomas. (También te puede interesar: Lo que Provoca el Agradecimiento)

Los 150 Salmos han sido clasificados de numerosas maneras, cuyo denominador común es la oración y la relación con Dios, que esto va desde la lamentación hasta la acción de gracias. Los Salmos son 5 libros de poesía religiosa hebrea que forma parte del Tanaj. Está incluido entre los libros llamados sapienciales, aunque también es conocido como alabanzas o salterio.


SALMO DE EXHORTACIÓN PARA SER AGRADECIDOS CON DIOS


Explicación bíblica Salmo 100


El Salmo 100 está titulado como el Salmo de la exhortación a la gratitud, es el único Salmo que lleva este título. Habla acerca de una invitación para toda la tierra a conocer y alabar a Dios. Este Salmo es tan relevante en nuestro tiempo como lo fue cuando se escribió pues Dios quiere que su pueblo “cante con gozo”. Como dice el Salmo 150: “Todo lo que respira, alabe a Jehová. Aleluya” 

Tenemos que ver la relación que hay en el capítulo anterior y el capítulo posterior. El Salmo 99 nos habla sobre la proclamación de la santidad de Dios, aquí vemos que tan exaltado y santo es él, y qué tan profunda es la reverencia que le debemos. 

En el versículo 9 nos dice exaltad a Jehová nuestro Dios. Siendo una vez más llamados a exaltar a Dios y postrarnos ante él. Esta es una razón de suprema inspiración a la adoración y es entonces donde pasamos al capítulo 100 donde nos dice cómo es que vamos a adorar, alabar a nuestro Dios “porque él es bueno y para siempre es su misericordia” para nosotros. (También te invito a leer: Empapados de Agradecimiento)

En el Salmo 101 leemos que dice “misericordia y juicio cantaré”, lo cual viene de la mano con Salmo 100. David cantó esta alabanza exaltando la misericordia y el juicio de Dios, sabía que estos principios no estaban fundamentados en los hombres si no en Dios: “Su misericordia motiva a los más grandes pecadores a tener esperanza” 

El Salmo 100, haciendo un esquema, inicia con alabanza (Salmo 100:1-2) y continúa con adoración (Salmo 100:3-5) 

LA ALABANZA EN EL SALMO 100  


A diferencia de todos los Salmos Previos, el Salmo 100 no empieza con una declaración de la soberanía de Dios o de su carácter. Empieza con una directa exhortación a los habitantes de toda la tierra de que deben alabar a Dios con regocijo- El salmista muy probablemente tiene en mente los servicios de adoración del templo. 

Aquellos que sirven a Dios deben hacerlo con alegría, la alabanza es expresada en cantos, cantar no es la única manera de adorar a Dios, pero sabemos que es una importante y principal manera de hacerlo. (Quizás te pueda interesar: Acción de Gracias)

LA ADORACIÓN Y LA GRATITUD EN EL SALMO 100


Salmo 100: 3 


La alabanza que llega a Dios de parte de su pueblo y de toda la tierra debe ser razonada. Hay razones para adorar a Jehová y las razones empiezan con el reconocimiento de que él es Dios. “Él nos hizo”, la idea de que pudiéramos hacernos a nosotros mismos es absurda, por lo tanto, nosotros debemos adorar al que nos hizo, y conocemos que fue Dios. 

Le debemos homenaje solo a él, y no a otros dioses, los cueles no nos hicieron. Otra razón por la cual debemos adorar a Dios es porque él ha escogido a un pueblo y él se preocupa por ellos como ovejas de su prado. 

Salmo 100:4 


Ahora el salmista presenta que mientras el pueblo de Dios se acerca, ellos deben de hacerlo con acción de gracias, gratitud que reconoce lo que tanto ha hecho Dios por ellos. Las acciones de gracias y alabanzas se mezclan cuando el pueblo de Dios es agradecido y bendice su nombre

Salmo 100:5 


Estas acciones de gracia son buenas-correctas al reconocer las bondades de Dios. Él es bueno en sus planes, bueno en su gracia, bueno en su perdón, bueno en su pacto y bueno en cada aspecto de su ser. El Dios de la Biblia es y siempre ha sido bueno. 

El breve Salmo termina con el pensamiento de la innegable misericordia y verdad de Dios, y éstas son las razones para dar gracias y alabanzas a Dios para siempre

En conclusión, este salmo expresa un grito de victoria al decir “cantad alegres a Dios”, pero también acción de gracias (todah), es decir, alabanza o confesión. Es mucho más que agradecimiento, pues implica no solamente el dar gracias sino confesar a Dios “Tú lo has hecho posible”. Al mismo tiempo la expresión “bendecid” (baraj) indica la experiencia de gozo que es adorar a Dios en agradecimiento.