Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

¿SOTERIOLOGÍA PENTECOSTAL O EVANGÉLICA?


Por: Jason Dulle

¿SOTERIOLOGÍA EVANGÉLICA O PENTECOSTAL? EL PATRÓN BÍBLICO DE CONVERSIÓN

Soteriología Pentecosta, una corona con espinas

SOTERIOLOGIA BÍBLICA: DOCTRINA DE LA SALVACIÓN


Hay varios puntos de vista en competencia dentro de la cristiandad con respecto a la naturaleza y los medios para la salvación. Entre estos, la soteriología evangélica 1 y la soteriología pentecostal 2 destacan como dos de los más influyentes. Cada uno es muy diferente en su interpretación de las Escrituras. 

La soteriología evangélica sostiene que uno se salva cuando inicialmente depositan su confianza en Jesucristo para la salvación. Se entiende que la llenura del Espíritu ocurre simultáneamente a la fe inicial. El bautismo en agua es posterior a la salvación, siendo una señal externa de un trabajo interno ya realizado. 

La soteriología pentecostal, por otro lado, sostiene que uno se salva solo después de haber creído, arrepentido, bautizado y lleno del Espíritu. La llenura del Espíritu se entiende como posterior a la fe inicial, evidenciado por hablar en otras lenguas. El bautismo involucra tanto el perdón de los pecados como la muerte al dominio del pecado sobre nuestras vidas.

Es evidente que estas dos opiniones tienen poco en común. La pregunta que enfrenta cada creyente hoy es ¿Cuál de estos dos puntos de vista es respaldado por las Escrituras? ¿Qué soteriología incorpora mejor todos los datos relevantes con la menor cantidad de dificultades?

Siendo que la soteriología se refiere a la doctrina de la salvación, es importante estudiar estos dos puntos de vista, tanto de la soteriología evangélica como al soteriología pentecostal. 

SOTERIOLOGÍA EVANGÉLICA: TEXTOS QUE ENSEÑAN SALVACIÓN POR FE


Los evangélicos discuten su caso citando una gran cantidad de Escrituras que enseñan que somos salvos por la fe. Algunos de ellos son los siguientes:
Lucas 8: 11-12 Ahora la parábola es esta: La semilla es la palabra de Dios. Los que están al lado son los que oyen; luego viene el diablo, y quita la palabra de sus corazones, para que no crean y se salven.

Juan 1: 12-13 Pero a todos los que lo recibieron, les dio poder para convertirse en hijos de Dios, incluso a los que creen en su nombre: 13 los cuales nacieron, no de sangre, ni de la voluntad de la carne, ni de la voluntad del hombre, sino de Dios.

(Te puede interesar la sección de Estudios Bíblicos)

Juan 3: 15-16 Para que todo el que cree en él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios amó tanto al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no perezca, sino que tenga vida eterna.

Juan 6:40 Y esta es la voluntad del que me envió, para que todo el que ve al Hijo y cree en él, tenga vida eterna

Juan 6:47 De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna.

Hechos 13: 38-39 Por tanto, hombres y hermanos, os es sabido que a través de este hombre se os predica el perdón de los pecados: y por él todos los que creen son justificados por todas las cosas, de las cuales en la Ley de Moisés no podéis ser justificados. 

Hechos 15: 9-11 Y no hay diferencia entre nosotros y ellos, purificando sus corazones por fe. Ahora, ¿por qué tientas a Dios para que ponga un yugo sobre el cuello de los discípulos, que ni nuestros padres ni nosotros pudimos soportar? Pero creemos que por la gracia del Señor Jesucristo seremos salvos, así como ellos.

Hechos 16: 31 Y ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo tú y tu casa.

Hechos 20: 1 Testificando a los judíos y también a los griegos, el arrepentimiento hacia Dios y la fe hacia nuestro Señor Jesucristo.

Hechos 26: 16-18 Pero levántate y párate sobre tus pies, porque te he aparecido para este propósito, para hacerte ministro y testigo de ambas cosas que has visto y de aquellas en las cuales yo se te aparecerá; liberándote del pueblo y de los gentiles, a quienes ahora te envío, para que abran sus ojos y los conviertan de la oscuridad a la luz, y del poder de Satanás a Dios, para que puedan recibir el perdón de los pecados, y herencia entre ellos que son santificados por la fe que está en mí.

Romanos 1: 16-17 Porque no me avergüenzo del evangelio de Cristo: porque es el poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primero, y también al griego. Porque en esto se revela la justicia de Dios de fe en fe: como está escrito: El justo por la fe vivirá.

Romanos 3: 25-28 A quien Dios puso como propiciación por la fe en su sangre, para declarar su justicia para la remisión de los pecados pasados, a través de la paciencia de Dios; Para declarar, digo, en este momento su justicia: para que él sea justo, y el justificador del que cree en Jesús. ¿Dónde se jacta entonces? Esta excluido. ¿Por qué ley? de obras? No: pero por la ley de la fe. Por lo tanto, concluimos que un hombre es justificado por la fe sin los hechos de la ley.

Gálatas 2:16 Sabiendo que un hombre no está justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, incluso nosotros hemos creído en Jesucristo, para que podamos ser justificados por la fe de Cristo, y no por las obras. de la ley: porque por las obras de la ley ninguna carne será justificada.

Gálatas 3: 6 Así como Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia.

Efesios 2: 8 Porque por gracia eres salvo por la fe; y eso no de ustedes: es el regalo de Dios.

SOTERIOLOGÍA PENTECOSTAL: PERDÓN DE PECADOS EN EL BAUTISMO Y LLENURA DEL ESPÍRITU SANTO


Los pentecostales argumentan su caso citando pasajes que conectan el perdón de los pecados con el bautismo y describen llenura del Espíritu como posterior a la fe inicial:


Marcos 16:16 El que cree y es bautizado será salvo; pero el que no crea será condenado.

Juan 3: 5 Jesús respondió: "Sin duda, te digo que, a menos que uno nazca del agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios" (NVI)

Hechos 2:38 Entonces Pedro les dijo: Arrepiéntete y bautízate a cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para la remisión de los pecados, y recibirán el don del Espíritu Santo.

Tito 3: 5 Nos salvó, no por las cosas justas que habíamos hecho, sino por su misericordia. Nos salvó mediante el lavado del renacimiento y la renovación por el Espíritu Santo. (NVI)

I Pedro 3:21 El bautismo, que corresponde a esto, ahora te salva, no como una eliminación de la suciedad del cuerpo, sino como un llamado a Dios para una conciencia limpia, a través de la resurrección de Jesucristo. (RSV)

Hechos 8:12, 14 Pero cuando creyeron que Felipe predicaba las cosas relacionadas con el reino de Dios y el nombre de Jesucristo, fueron bautizados, tanto hombres como mujeres. Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén escucharon que Samaria había recibido la palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan, quienes, cuando descendieron, oraron por ellos para que pudieran recibir el Espíritu Santo. (Porque aún no había caído sobre ninguno de ellos: solo habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús).

Hechos 19: 4-6 Entonces Pablo dijo: "Juan en verdad bautizó con el bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyeran en el que vendría después de él, es decir, en Cristo Jesús". Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús. Y cuando Pablo les impuso las manos, el Espíritu Santo vino sobre ellos; y hablaron en lenguas, y profetizaron. 3

Efesios 1:13 En quien también confiaste, después de escuchar la palabra de verdad, el evangelio de tu salvación: en quien también después de haber creído, fuiste sellado con ese Espíritu santo de promesa. 

¿Debemos creer que la Biblia se está contradiciendo a sí misma, ofreciendo dos formas diferentes de salvación, o hay una explicación para las enseñanzas aparentemente diferentes de las Escrituras sobre el tema de la salvación? ¿Es el bautismo para el perdón de los pecados en oposición a la salvación por fe? ¿El Espíritu se llena después de la fe inicial o es simultánea a ella?

El resto de este artículo examinará los datos bíblicos en un intento por determinar si la soteriología evangélica o pentecostal explica mejor todo el corpus de datos bíblicos. Creo que se demostrará que la soteriología pentecostal refleja con mayor precisión los datos bíblicos que la soteriología evangélica.

SOTERIOLOGÍA PENTECOSTAL Y LA LÓGICA DE LA SOTERIOLOGÍA EVANGÉLICA 


¿Por qué los evangélicos enseñan que el bautismo no es necesario para la salvación? Si bien hay varios pasajes que conectan el bautismo con el perdón de los pecados y la salvación, se hacen grandes intentos para disminuir su fuerza porque tal visión del bautismo no se ajusta a la soteriología evangélica.

A partir de la base de que uno se salva en su fe inicial en Cristo, se hace evidente por qué los evangélicos se esfuerzan tanto por reinterpretar los pasajes que conectan el bautismo con el perdón de los pecados. Se reconoce que uno no puede salvarse sin haber sido primero perdonado.

Siendo esto así, la remisión de los pecados debe ocurrir en la fe inicial, porque ese es el punto en el que uno es salvo. Sería problemático confesar el bautismo para el perdón de los pecados.y salvación en la fe inicial, porque uno solo sería bautizado después de su fe inicial en Cristo.

Si uno se salva en la fe inicial, necesariamente debe haber perdonado sus pecados, ¡y por lo tanto el bautismo no puede ser para la remisión de sus pecados porque eso ya ha sucedido! Entonces, ¿Cuál es la conclusión evangélica? Se dice que el bautismo es una señal externa de una obra interna que ya sucedió en la fe inicial, que no tiene nada que ver con el perdón de los pecados o la salvación.

Si bien esta conclusión encaja perfectamente con la soteriología evangélica, no puede justificarse a partir de las Escrituras. Romanos 6, por ejemplo, es claro que el bautismo realiza una obra espiritual en la vida del creyente. En el bautismo nos identificamos con Cristo en su muerte y resurrección, y morimos por el dominio del pecado en nuestras vidas (Romanos 6: 3-8).

Se dice específicamente que estas realidades espirituales se reciben "por el bautismo" (Romanos 6: 4), expresando instrumentalidad o medios. No hay otra forma de recibir estas bendiciones espirituales aparte del bautismo. El bautismo no es solo un signo externo de un trabajo interno, sino que el bautismo lleva a cabo un trabajo interno. 

Lo mismo ocurre con la llenura del Espíritu. ¿Por qué la soteriología evangélica sostiene que uno recibe el Espíritu en la fe inicial? Yo diría que esta conclusión está enraizada en su presuposición fundamental de que uno se salva en la fe inicial, más que en cualquier pasaje particular de la Escritura. 4

La Escritura es clara en que uno debe recibir el Espíritu para ser de Cristo (Romanos 8: 9, 11), y sin embargo, el Evangelicalismo enseña que uno se salva en la fe inicial. ¿Cuál es la conclusión evangélica, entonces? Si uno debe tener el Espíritu para ser salvo, y la salvación ocurre en la fe inicial, entonces uno debe recibir el Espíritu en la fe inicial.

Esta conclusión se ajusta a su sistema teológico, ya que es una salida lógica de su premisa fundamental, pero como veremos pronto, no puede justificarse a partir de las Escrituras.

Si podemos encontrar ejemplos en las Escrituras donde las personas reciben el Espíritu después de la fe inicial, podemos estar seguros de que la fe inicial no es el punto en el que recibimos el Espíritu y, por lo tanto, la fe inicial no es la totalidad de la experiencia de salvación.

Si se puede demostrar que la Biblia conecta el perdón de los pecados con el acto del bautismo, y si se puede demostrar que hubo un momento en que alguien recibió el Espíritu después de la fe inicial, entonces la totalidad del Evangelio, La soteriología evangélica es sospechosa.

RECIBIENDO EL ESPÍRITU: ¿"SIMULTÁNEO CON" O "POSTERIOR A" FE INICIAL?


De los varios pasajes que podrían discutirse para abordar este tema, enfocaremos nuestra atención en Hechos 8 porque este pasaje revela más claramente varias cosas importantes acerca de recibir el Espíritu:

1. Uno no recibe el Espíritu simultáneamente a su fe inicial en Cristo, pero posterior a lo mismo; 2. Uno no necesariamente recibe el Espíritu en el bautismo;
3. Hay una señal inmediata, observable, externa y objetiva que ocurre cuando uno recibe el Espíritu.

Felipe fue el primero en predicar el Evangelio al pueblo samaritano. Hubo un poderoso testimonio del poder de Cristo en esa ciudad, ya que muchos experimentaron curaciones milagrosas y liberación de la posesión demoníaca, trayendo mucha alegría a la ciudad (Hechos 8: 6-8).

Como resultado de la predicación y la demostración de la Palabra de Dios, se nos dice que los samaritanos creyeron y fueron bautizados (Hechos 8:12). ¡Note, sin embargo, que Lucas declara específicamente que el Espíritu Santo aún no había caído sobre ninguno de los creyentes samaritanos (Hechos 8:14)!

Si la soteriología evangélica es cierta, y uno recibe el Espíritu en la fe inicial, el hecho de que ya habían creído habría significado que estaban llenos del Espíritu. Por el contrario, aún no habían recibido el Espíritu.

¿Qué podemos concluir de esto? No podemos hacer menos que concluir que uno no recibe el Espíritu en su punto de fe inicial en Cristo, ni en el bautismo, 5 porque los samaritanos habían creído y habían sido bautizados pero aún no habían recibido el Espíritu. Recibieron el Espíritu después de su fe inicial en Cristo, no simultáneamente.

Esta sola observación exige que rechacemos el principio de la soteriología evangélica que dice que uno recibe el Espíritu en el punto de la fe inicial. La fe inicial no puede ser la totalidad de la experiencia de salvación si recibir el Espíritu es posterior a la fe inicial, y la llenura del Espíritu es necesario para la salvación. 6 

¿QUÉ SIGNIFICA SER SALVADOS POR FE?


La soteriología evangélica es inherentemente defectuosa, y no puede dar cuenta de los datos bíblicos con respecto al bautismo y la llenura del Espíritu porque han entendido mal el significado de la salvación por la fe. Concluyen que cuando la Biblia dice que somos salvos por fe, se refiere al momento en el que somos salvos, en lugar de la manera en el cual recibimos la salvación.

No ven que la fe es el medio por el cual recibimos el perdón de los pecados en el bautismo (Marcos 16:16), y que la justificación que viene por la fe se recibe en el nuevo nacimiento (Tit 3: 4-7; I Corintios 6:11).

Debido a que los evangélicos entienden la salvación por fe para referirse a un punto en el tiempo, en lugar de la manera de recibir, tienen que explicar las Escrituras que conectan la salvación con el bautismo y el nuevo nacimiento con justificación; tengo que explicar que Juan 3: 5 se refiere al nacimiento natural; y tenemos que hacer el tango con pasajes como Hechos 8, Hechos 19 y Efesios 1:13 que demuestran claramente que recibimos el Espíritu después de nuestra fe inicial, no simultánea. La doctrina evangélica de la salvación ha malinterpretado el significado bíblico de la fe salvadora y, por lo tanto, ha malinterpretado la naturaleza y los medios de la salvación misma.

Sí, somos salvos por fe, pero "por" debe entenderse adecuadamente. "Por" se usa instrumentalmente, lo que significa que la fe es el instrumento para la salvación. Nos arrepentimos por medio de la fe, somos bautizados por medio de la fe, recibimos el Espíritu por medio de la fe y continuamos viviendo para Cristo por medio de la fe.

Los evangélicos tienen que redefinir el propósito del bautismo y reasignar el tiempo de llenura del Espíritu porque han malinterpretado  "ser salvados por la fe" para significar el punto en el tiempo en el que uno se salva en lugar de la manera en que se salva. Debido a que este malentendido se encuentra en el corazón de toda la soteriología evangélica, el resto de la construcción teológica cae con él.

RECIBIR EL ESPÍRITU ¿SENTIMIENTO SUBJETIVO O CONOCIMIENTO OBJETIVO?


Hechos 8 no solo demuestra claramente que la llenura del Espíritu es posterior a la fe inicial, sino que también nos dice algo sobre lo que sucede.cuando uno recibe el Espíritu. Como se mencionó anteriormente, cuando Felipe predicó a los samaritanos, era muy consciente del hecho de que ninguno de ellos había recibido el Espíritu, incluso después de creer en Cristo y haber sido bautizado en Su nombre.

Debemos preguntarnos ¿Cómo fue que Felipe sabía que los samaritanos aún no habían recibido el Espíritu Santo? Si recibir el Espíritu es meramente una experiencia subjetiva que uno tiene con Cristo, como los evangélicos lo han demostrado, entonces Felipe no podría haber sabido de una forma u otra si habían recibido o no el Espíritu.

La única forma en que podría haberlo sabido es por la admisión de los samaritanos a él de que no sentían a Cristo en su corazón, pero no se nota ni se indica tal admisión. Después de todo, ¿Cómo es posible saber qué ha sucedido en el corazón de alguien, al menos inicialmente? No podemos juzgar la realidad de una experiencia subjetiva. Estamos obligados al testimonio de quien lo profesa.

Yo diría que Felipe sabía que los samaritanos no habían recibido el Espíritu porque estaba buscando alguna señal que indicara que sí, señal que él no vio. Fue la ausencia de la señal externa, visible y objetiva lo que le hizo saber que los samaritanos no habían recibido el Espíritu.

Hay un giro en la historia. Cuando Pedro y Juan descendieron de Jerusalén y oraron por los samaritanos, de repente recibieron el Espíritu (Hechos 8:17). ¿Cómo es que sabían esto? ¿Cómo sabían que los samaritanos ahora tenían el Espíritu, pero no lo habían recibido solo cinco minutos antes?

Debe haber habido alguna señal inmediata, externa, observable y objetiva que apareció, confirmando a los apóstoles que los samaritanos acababan de recibir el Espíritu. Fue la ausencia de la señal lo que le hizo saber a Felipe que aún necesitaban la llenura del Espíritu, y fue la presencia de la señal lo que les hizo saber a los apóstoles que acababan de recibir el Espíritu.

Cualquiera que sea esta señal, fue tan grande que Simón ofreció dinero a los apóstoles para comprar la capacidad de imponer las manos sobre las personas para que recibieran el Espíritu (Hechos 8: 18-19). Debe haber sido mayor que la capacidad de hacer que los cojos caminen y echen a los demonios, porque Simón dejó pasar la oportunidad de comprar regalos como estos (Hechos 8: 6-7).

Es más que obvio que lo que sucedió cuando los samaritanos recibieron el Espíritu no fue solo un grupo de personas sonriendo y diciendo: "Alabado sea Dios, acabo de recibir a Jesús en mi corazón". Cualquier soteriología debe reconocer que la llenura del Espíritu no está exento de alguna señal inmediata, externa, objetiva y observable.

Soteriología evangélica no está a la altura de nuevo, porque no tienen inmediata manera de saber si uno ha recibido o no el Espíritu. No podían saber como Felipe predicaba a un pueblo y saber que no habían recibido el Espíritu incluso después de creer y haber sido bautizados, porque si Felipe fuera un Evangélico, habría salido de la ciudad antes de que estuvieran verdaderamente llenos del Espíritu, creyendo falsamente. que ya recibieron el Espíritu cuando inicialmente pusieron su fe en Cristo.

Es común para los evangélicos argumentar que el fruto del Espíritu es la evidencia de la llenura del Espíritu. Sí, el fruto del Espíritu se desarrollará en la vida de las personas y evidenciará la presencia del Espíritu, pero eso no es un indicador inicial de la llenura del Espíritu. 

Lo que los apóstoles buscaban era una señal inmediata. No hay forma de que podamos saber instantáneamente cuando alguien ha recibido el Espíritu basado en el fruto del Espíritu. El desarrollo del fruto del Espíritu lleva tiempo, sin embargo, es obvio de Hechos 8 que la indicación fue inmediata.

El espacio no permite examinar los Hechos 2, 10 y 19, pero un examen de esos pasajes revela lo mismo sobre la llenura del Espíritu que se revela en Hechos 8. En cada episodio donde Lucas describió lo que sucedió cuando uno recibió el Espíritu, incluyó algún tipo de señal inmediata, externa y objetiva.

Tenemos toda la razón, entonces, para concluir que hay algún tipo de evidencia inmediata, objetiva y observable que acompañará la recepción del Espíritu, que es posterior a la fe. 7 ¿Puede la soteriología evangélica dar cuenta de esto? No. Es completamente subjetivo.

No hay una señal inmediata, externa, objetiva y observable en la doctrina / experiencia evangélica. Tampoco la soteriología evangélica puede explicar el hecho de que en las Escrituras las personas no recibieron el Espíritu en la fe inicial.

¿USO ILEGÍTIMO DE HECHOS?


Algunos argumentarán que Hechos no es una mera historia de la iglesia, y que tampoco tenía la intención de decirle a las personas cómo ser salvos, y por lo tanto, no estamos justificados para construir una soteriología a partir del número limitado de episodios de conversión en Hechos.

Hay algo de verdad en los hechos de este argumento, pero creo que la conclusión no es razonable. Es cierto que Hechos no es solo historia; es historia teológica. En una historia teológica, el autor tiene un propósito teológico para los detalles históricos registrados.

La tesis de Hechos es demostrar cómo el evangelio se extendió desde Jerusalén hasta Samaria hasta los confines de la tierra como Jesús había predicho que lo haría (Hechos 1: 8, que el autor demuestra cuando Pablo llegó a Roma). Es por eso que Lucas eligió mostrar los ejemplos de personas que reciben el Espíritu Santo de diferentes grupos étnicos. Primero fueron los judíos (Jerusalén-Hechos 2), luego los samaritanos (Samaria-Hechos 8), luego los gentiles (extremos de la tierra-Hechos 10, 19).

Si el autor tuviera un propósito teológico para citar ocasiones específicas en que las personas recibieran el Espíritu Santo, tendría sentido incluir solo un número limitado de experiencias de conversión. El libro de Hechos no tenía la intención de registrar cada instancia en la que las personas nacieran de nuevo.

Lucas fue selectivo en los episodios que eligió grabar, pero esto es cierto de todo lo que eligió grabar. Tenía que ser selectivo debido a la naturaleza de su trabajo, junto con su espacio extremadamente limitado. Lucas solo eligió esos episodios que se ajustan a su propósito teológico.

¿Debería el número limitado de conversiones llevarnos a concluir que las conversiones no eran normativas? Yo diría que no. Solo una predisposición a rechazar el patrón de conversión que encontramos en Hechos haría que uno use las referencias limitadas de las personas que reciben el Espíritu para argumentar que estas fueron solo ocasiones especiales en lugar de unas pocas de las miles de ocasiones normativas que siguieron exactamente el mismo patrón. 8 El evangelicalismo tiene una predisposición tal, porque las experiencias de conversión en Hechos no encajan e incluso contradicen la soteriología evangélica en ciertos puntos.

También es cierto que Hechos no fue escrito específicamente con el propósito de decirnos cómo ser salvos, ni informarnos sobre lo que sucede cuando uno recibe el Espíritu, pero cuando habla de estas cosas, no estamos injustificados para sacar conclusiones de él.

Génesis nunca tuvo la intención de ser un libro de texto de ciencia, sin embargo, cuando habla de temas de ciencia, estamos obligados a creerlos como verdad a menos que tengamos razones para interpretarlos de otra manera. Del mismo modo, el libro de los Hechos, aunque no pretende ser un libro de texto sobre soteriología, cuando habla de tales problemas, estamos obligados a tomarlos al pie de la letra a menos que tengamos una razón exegética para hacerlo de otra manera.

Es obvio que Lucas estaba interesado en mostrar la difusión y la respuesta al Evangelio a lo largo del libro. Gran parte de lo que registró fue la predicación del Evangelio, el contenido de lo que se predicó, la respuesta de la gente y una descripción de lo que sucedió cuando creyeron. Estas cosas, aunque no fueron el propósito del libro, fueron cruciales para demostrar su propósito y, por lo tanto, deben tomarse en serio.

¿Por qué debería considerarse ilegítimo usar el libro de los Hechos para descubrir lo que sucede en la conversión, o lo que sucede cuando uno recibe el Espíritu si Hechos es el único libro en el NT donde realmente vemos personas siendo salvadas?

Los Evangelios hablaron sobre la salvación, las epístolas explicaron la salvación a las personas salvadas, pero el único lugar donde vemos personas experimentando la salvación del nuevo pacto, y el único lugar donde encontramos el contenido del mensaje predicado a los pecadores, es el libro de los Hechos. Incluso si su propósito teológico principal no fuera un libro de soteriología, o un libro de "cómo hacerlo", no podemos ignorar los eventos que hablan de estos temas sin violar el sentido común.

De igual forma, si los evangélicos desean afirmar que no podemos tomar las experiencias de conversión en Hechos como normativas, deben tener en cuenta el hecho de que hubo momentos en la vida real en los que las personas no se salvaron de acuerdo con el patrón evangélico (en la fe inicial).

Si encontramos varias "excepciones" en la Escritura al patrón evangélico, demostrando así que uno no necesariamente recibe el Espíritu y experimenta la salvación en la fe inicial, ¿Cómo pueden los evangélicos estar tan seguros de que todos reciban el Espíritu / salvación en su punto de fe inicial en nuestros días? ¿Cómo pueden estar tan seguros de que la evidencia de que uno tiene el Espíritu reside en el hecho de que han creído?

Por lo que sabemos, nuestra experiencia de conversión podría ser como la que se encuentra en Hechos 8 o Hechos 19, aunque hemos creído que aún no hemos recibido el Espíritu. Si las conversiones aún pueden seguir el patrón bíblico (y no hay una base exegética para argumentar que no pueden), uno nunca podría estar seguro de que ha recibido el Espíritus implemente porque han llegado a confiar en Dios para su salvación, porque no siempre sería cierto que uno recibe el Espíritu en la fe inicial.

Si incluso una persona ha recibido el Espíritu después de la fe inicial, demuestra que no podemos concluir que uno debe tener el Espíritu simplemente porque han creído en Jesucristo. Debe haber algún otro indicador de que hemos recibido el Espíritu. 9 

Incluso si los evangélicos continúan argumentando que no podemos tomar los actos como normativos, deben admitir que solo la soteriología pentecostal tiene ejemplos bíblicos donde su soteriología se demostró y experimentó en el mundo real.

La teología evangélica no tiene una demostración de la vida real de su soteriología en las Escrituras. Nunca vemos a nadie experimentando la salvación como los evangélicos dicen que la salvación es experimentada. La soteriología evangélica no solo no es normativa, bíblicamente hablando, sino que no existe. Esto debería hacernos levantar una ceja hacia el evangelicalismo.

En conclusión, debemos confesar que recibir el Espíritu no ocurre en la fe inicial. Debemos confesar que algo inmediato, externo, objetivo y observable sucede cuando uno recibe el Espíritu. ¿Qué soteriología abarca estas dos verdades, la soteriología pentecostal o evangélica? Solo la soteriología pentecostal mantiene ambas verdades. El evangelicalismo falla en ambos sentidos.

Si bien hay muchos evangélicos sinceros, su doctrina no coincide con la Escritura y, por lo tanto, tampoco con su experiencia. Podemos amarlos y podemos garantizarles que han dado el primer paso hacia Dios en su fe inicial, pero hay más que eso. Nacer de nuevo es más que la fe inicial. Nacer de nuevo implica el bautismo de agua y Espíritu, los cuales son recibidos por fe, pero posteriores a la fe inicial.

Notas al pie

1. La soteriología es la doctrina de la salvación.

2. Dentro del pentecostalismo hay varias enseñanzas sobre la doctrina de la salvación. Muchos pentecostales, comúnmente conocidos como carismáticos, difieren poco de los evangélicos en su soteriología. Otros pentecostales, como los pentecostales unicitarios, difieren mucho de la soteriología evangélica. Cuando hablo de "soteriología pentecostal" me refiero específicamente a la soteriología pentecostal unicitaria.

3. Hubo al menos un lapso de tiempo entre el momento en que los efesios creyeron y el momento en que recibieron el Espíritu porque creyeron, luego se bautizaron, y aun así Pablo todavía tuvo que poner sus manos sobre ellos para que recibieran el Espíritu. Incluso si el lapso de tiempo fue de solo cinco minutos, no recibieron el Espíritu en el punto de la fe inicial.

4. No deseo retratar la idea de que este principio de la soteriología evangélica no tiene base alguna en las Escrituras. Tienen referencias bíblicas para apoyar sus conclusiones, pero creo que su interpretación de esos pasajes, y sus conclusiones sobre el momento de la llenura del Espíritu están más determinadas por su presuposición subyacente de que uno se salva en el punto de fe inicial que es por esos pasajes.

Si bien hay muchos pasajes en las Escrituras que conectan el Espíritu con fe / creencia, no hablan del momento en que uno recibe el Espíritu. Para determinar el momento de llenura del Espíritu se requiere algo más que la simple mención de recibir el Espíritu en relación con la fe.

No hay duda de que uno recibe el Espíritu por fe, o que el Espíritu es dado a los que creen; La pregunta es si el Espíritu se da en el punto de la fe inicial o si se recibe por fe en algún momento posterior a la fe inicial.

5. Esto no quiere decir que recibir el Espíritu no puede suceder en el bautismo, o que no puede suceder antes del bautismo. Después de todo, la casa de Cornelio recibió el Espíritu antes de ser bautizado (Hechos 10). Lo que esto quiere decir es que la recepción del Espíritu no está intrínsecamente conectada con el bautismo como enseñan algunas iglesias. Hechos 8 deja en claro que el bautismo no es la evidencia de que uno ha recibido el Espíritu.

6. Hechos 19 y Ef 1:13 también defienden la recepción del Espíritu después de la fe, no simultáneamente con el mismo. 

7. Al ver que las lenguas son la única evidencia común a todos los episodios en Hechos en los que se enumeraron las señales, hay un fuerte argumento de que las lenguas son el signo único de que uno ha recibido el Espíritu.

Ahora, algunos pueden querer preguntarse si las lenguas son o no la única evidencia única de que uno ha recibido el Espíritu, pero una cosa en la que no podemos estar en desacuerdo es el hecho de que recibir el Espíritu no es simultáneo con la fe inicial, y que hay algún tipo de Indicador inmediato, observable y objetivo de que uno ha recibido el Espíritu.

8. Si tuviéramos que registrar una historia de la iglesia del siglo XX, seguramente seríamos selectivos en las experiencias de conversión que elegimos registrar. Si estuviéramos limitados en el espacio como lo estaba Lucas, es posible que no registremos más conversiones que él.

Sin embargo, esto no significaría que las conversiones que registramos fueron únicas, que no se ajustan al patrón de conversión normal. Solo significaría que estábamos limitados en el espacio y, por lo tanto, registramos conversiones particulares que eran pertinentes para el propósito de nuestra escritura.

Decir que Lucas habría necesitado registrar un libro completo lleno de experiencias de conversión para que tomemos esas experiencias como normativas es exigir algo de Lucas que no exigiríamos de nosotros mismos.

9. Creo que el indicador universal de que uno ha recibido el Espíritu son las lenguas.