Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

¿POR QUÉ LA GENTE VA AL INFIERNO? ¿POR NO CREER EN JESÚS?


Por: Jason Dulle

¿POR QUÉ SE VA AL INFIERNO?

Por qué la gente va al infierno

¿Por qué alguien necesita creer en Jesús para ser salvo? Nuestra respuesta común es que irán al cielo, no al infierno. Si bien es cierto en sí mismo, oculta el verdadero mensaje del Evangelio porque no explica por qué Jesús es necesario para nosotros, solo cuáles son las consecuencias. Hace que Dios suene mezquino, y los incrédulos se apresuran a señalarlo.

(También te puede interesar: El infierno según la Biblia)

Un error común entre cristianos y no cristianos es que las personas van al infierno porque no han oído hablar de Jesús. Esto no es verdad. Las personas van al infierno porque son culpables de pecado. La única forma de escapar del infierno es ser inocente del pecado, y la única manera de ser inocente del pecado es aceptar la expiación de Cristo.

Los hombres ni siquiera son condenados, porque ellos no creen ya están condenados. La creencia es lo único que puede salvarlos de su condena. El hecho de no creer simplemente les permite llegar al destino al que ya se dirigían.

Las personas no mueren porque no visitan al médico, sino porque tienen una enfermedad. Nuestra enfermedad es el pecado. Moriremos de este cáncer a menos que reconozcamos que somos incapaces de hacer algo al respecto y busquemos la ayuda de un médico poderoso.

(También puedes leer: El mundo invisible)

Otros cristianos creen que las personas solo pueden ir al infierno si han oído hablar de Jesús, y luego lo rechazan. Aquellos que no han oído hablar de Cristo son inocentes y deben ser salvos debido a su ignorancia, siempre que siguieran la revelación de Dios que tenían.

Este punto de vista a menudo se llama la "doctrina de la luz". Tal perspectiva invalida el mensaje cristiano. Convierte la redención en su cabeza, haciendo que el conocimiento de Cristo sea la causa de la condenación en lugar de su única esperanza de escapar del juicio seguro. Presume que la humanidad contrae una enfermedad visitando al médico, en lugar de tener la enfermedad por naturaleza.

Tenga la seguridad de que la humanidad no escapará del juicio debido a su ignorancia. Incluso aquellos que no han oído hablar de Jesús tienen evidencia suficiente para saber de la existencia / naturaleza de Dios y buscarlo, pero todos están a la altura de esta revelación y merecen juicio (Rom 1-3). Sin Jesús todo estaría perdido. Jesús no es la causa de la condenación de nadie, ya están condenados.

(Te puede interesar: Estudio Bíblico sobre el infierno)

Dios nos ha ofrecido una solución para nuestra grave condición, pero lo ha hecho en sus términos, no en los nuestros. Esa solución es la persona de Cristo. Él es nuestro perdón, tomando el castigo por nuestros pecados en nuestro nombre. Nadie más ha hecho esto. Ahora la humanidad tiene una opción. Pueden aceptar el perdón o negarse a aceptarlo y pagar sus propios delitos.

Si elegimos rechazar a Jesús, lo que elegimos hacer es estar delante de Dios con base en nuestras propias obras. A la luz de tal elección, seguramente enfrentaremos la condena. Solo al aceptar la obra de Cristo en el Calvario en nuestro nombre podemos escapar de las consecuencias de nuestros pecados. Ese es el evangelio.

Una analogía podría ser útil para aquellos a quienes está leyendo: el pecado como SIDA. Se podría decir: “El SIDA es una enfermedad tratable pero incurable que conducirá a una muerte inevitable. ¿Qué diría si hubiera un médico en Brasil que encontrara una cura para el SIDA? Este médico, al enterarse de su condición, viajó a su residencia para ofrecerle la cura de forma gratuita.

(También puedes visitar la sección de Estudios Bíblicos)

En lugar de aceptar gentilmente la cura, la rechazas. ¿Cuál será el resultado? El resultado será tu muerte inevitable. ¿Se debe culpar al médico por esto? ¿Quién es responsable? Podría haberse curado de su enfermedad sin costo alguno y sin ningún esfuerzo de su parte, y sin embargo lo rechazó.

El médico no puede ser criticado por su muerte, solo usted puede serlo”. Termino la analogía señalando que el mensaje del cristianismo es como el mensaje de este médico: un mensaje de gracia.