Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

EL TORMENTO DE LA SEPARACIÓN (LIBRO DE CANTARES)


EL TORMENTO DE LA SEPARACIÓN, CANTARES 5:1-8

El tormento de la separación, Libro de Cantares

Texto a memorizar: 5:6 “Abrí yo a mi amado; pero mi amado se había ido, había ya pasado; y tras su hablar salió mi alma. Lo busqué, y no lo hallé; lo llamé, y no me respondió”
Objetivos:
Enfocar algunos desajustes que se pueden dar en el matrimonio por la falta de atención
Enfocar la condición de la iglesia relacionando al servicio de Dios viéndola desde la perspectiva “como la novia del Cordero”

El contenido de Cantar de los Cantares no se analiza con facilidad, en vez de moverse de manera metódica y lógica del primer capítulo al último, se mueve en una serie de círculos entrelazados que giran alrededor del tema central, el amor.

(También te puede interesar: Libros para Matrimonios)

Separación de intereses:


Después que se ha consumado el matrimonio el esposo y la esposa trataran de desempeñar el papel que le corresponda a cada quien, deben recordar los matrimonios que el amor debe estar al centro del matrimonio y no deben actuar de manera egoísta el uno para el otro (V. 3), no se debe descuidar el servicio el uno para el otro (1 Cor. 7:5)

Para la buena marcha del matrimonio las parejas de unir intereses y ser cumplido en el servicio el uno para el otro, esto lo deja claro Pablo en 1Cor. 7:3

(También te invito a leer: Elementos Necesarios para La Buena Formación del Hogar)

La iglesia del Señor y todos los matrimonios deben de tomar muy en cuenta lo que la palabra del Señor dice concerniente a los deberes conyugales, si echamos un vistazo a nuestro alrededor vamos a ver que son muchos los matrimonios que a diario van al divorcio, por no cumplir el deber conyugal el uno con el otro. Una separación en el matrimonio se puede convertir en un verdadero tormento para ambos (5:7-8)

La Relación de Cristo y la Iglesia:


Analicemos el versículo (5:3). La esposa está satisfecha una vez que ha lavado sus pies, es un tormento de amor el no poder encontrarse. Cuando uno busca y el otro no lo haya dispuesto, y cuando está dispuesto habrá pasado la hora. Así viene el Señor siempre a la hora menos pensada.

Mientras la esposa está satisfecha el esposo con su cabeza “llena de rocío” y sus cabellos saturados por las gotas de la noche trabaja para otros (Lucas 6:12), la condición de la esposa no es pecaminosa, pero si es negligencia en el servicio. 

Ella está ocupada solo en la contemplación de las dadivas y perfecciones que posee en Cristo (1 Cor. 12:4-11; Gál. 5:55-23). Aquí está claro el misticismo puro que no ha sido alterado por las luchas del cristiano. Sus pies están lavados, sus manos gotean mirra olorosa (las bendiciones), pero él (Cristo) se ha ido y ahora ella (la Iglesia) tiene que buscarle (Lucas 2:42-44)

Podemos observar en el versículo 6 que ahora es el esposo quien ocupa el corazón de la esposa, no las dadivas que él le ha dado: mirra y el lavamiento de los pies (Jn 13:2-9)

(También puedes visitar la Sección de Vida Cristiana)

Conclusión:

Los cónyuges cristianos debemos de evitar al máximo una separación dolorosa, cumpliendo las normas establecidas por Dios concerniente al deber conyugal (1 Co. 7). Recordemos que podemos estar bajo el mismo techo, pero separados el uno del otro por el tormento de no poder encontrarnos.
Con respecto a la iglesia del Señor, no debemos estar dormidos, sino atentos al servicio de Dios (Verso 2) y atento al arrebatamiento de la Iglesia, aunque vivamos dentro de un mundo materialista, no dejemos pasar las oportunidades de las bendiciones (vr.2). El esposo con su cabeza llena de rocío, para no lamentarnos después cuando ya pasó la hora (Verso 6)