Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

TENDIÓ SOBRE MÍ LA BANDERA DE SU AMOR (CANTARES 2:4)


Por: Mario Aguinada

TENDIÓ SU BANDERA, CANTARES 2

Tendió sobre mí la bandera del amor, libro de Cantares

Texto de estudio: Cantares 2:1-7. Texto a memorizar: 2: 4 “Y me llevó a la casa del banquete, y su bandera sobre mí fue amor

Objetivos:

Reconocer que el amor humilde y sincero son digno de imitar.
Recordar que Jesucristo y la Iglesia son la alegría Santa del amor.

INTERPRETACIONES MÁS ACEPTADAS


Con todo respeto me dirijo a los jóvenes y a los adultos también, porque somos los más interesados en la poesía romántica. El romanticismo Dios mismo lo instituyó con la primera pareja, Jesucristo es representado como el novio y el esposo y la iglesia la novia y la esposa ataviada.

Estos temas se vuelven un poco peligrosos por tratarse de la complejidad romántica y a la vez la belleza espiritual que podemos encontrar en ello. Sabemos que hay hermanos con poca información y esto estropea las interpretaciones.

(Quizás quieras leer: El Verdadero Amor de la Sulamita)

Haciendo un análisis sobre estos textos de estudios, encontramos hasta 4 interpretaciones, pero en esta lección quisiera compartir con ustedes haciendo uso de las dos interpretaciones más aceptadas, ya que las dos denotan formalidad, positivismo y sobre todo tienden a edificarnos.

Interpretación Literal:

Se cree que estos textos son poéticos y románticos de Salomón al honrar a su amada Sulamita.

Interpretación Alegórica:


Al espiritualizar el texto, se cree que estos representaban al pueblo de Israel. A Jehová Dios.

DIÁLOGO POÉTICO DEL ESPOSO Y LA ESPOSA

Según las referencias bíblicas y el mismo texto que tenemos en estudio nos denotan dos intervenciones de la esposa y dos del esposo, donde ambos tratan de poner muy en alto los más puros sentimientos y si es posible escribirlos en una bandera que flame a los cuatro vientos para anunciar lo mas honroso y aromático de su amor y están dispuestos a que públicamente se conozca el amor ejemplar de ellos.

Cantares 2:1 “Yo soy la rosa de Sarón y el Lirio de los valles”:


Aquí la amada esposa se identifica humildemente con sinceridad al declarar públicamente que es de rasgo campesina: yo soy de Sarón, este lugar eran los llaves que quedaban entre Jope y Samaria, una tierra muy fértil, al occidente está el mar mediterráneo y al oriente la desembocadura del Jordán contiguo al mar muerto, es una llanura que anda abajo del nivel del mar a unos 280 metros de manera que es bien húmedo, frescos pastizales y flores era posible encontrar. 

Ella se considera sin acomplejarse por su condición cultural como la rosa de las llanuras de Sarón. Como lirios, es posiblemente de colores blanco representando la pureza y la santidad, ella sabía que no era cortesana, por lo cual no tenía que estar fingiendo con erquismo de tacones altos ni de cuellos estirados como las doncellas de Jerusalén.

Pero esta Sulamita tenía algo que las igualaba con las otras doncellas y es que conocía que Jehová Dios era el Dios de Israel, especialmente Dios de la montaña y que en principio su santidad consistía en el temor a Jehová, su hermosura, y su belleza resaltaba entre las rosas, los lirios, narcisos y jazmines.

Cantares 2:2 “el esposo como el lirio entre los espinos es mi amado”


El esposo se contextualiza con los rasgos de la amada, mencionando espinos, pues en algunos lugares habían cardos y espinos, imaginémonos como se verán las flores en medio de espinos, pues todo aquello provoca un contraste, pero a la vez, si le hacemos una interpretación, lo bonito y hermoso, lo que da color y aroma entre lo feo resalta su belleza y pureza, pensando espiritualmente, la iglesia puede estar entre mil doncellas o entre mil iglesias, pero una es la que el Señor se llevará. La que halle sin mancha y sin arruga.

(Leer más sobre el Cantar de los Cantares)

No importa que nos rodeen falsas doctrinas, espinas y tropiezos, pero si permanecemos fiel, gozaremos en las bodas del Cordero.
Viendo otra perspectiva de este versículo, no exhorta que como jóvenes y esposos siempre debemos mantenernos con un amor flameante, significa que nosotros como pareja y conyugue debemos siempre mantener en alto a la amada cristiana porque en proverbios Salomón dice: Bebe agua de tu propia cisterna y los caudales de tu propio pozo.


Cantares 2:3, Significado


La esposa amada, compensa las palabras halagadoras del esposo manteniendo siempre las comparaciones de la naturaleza con la relación romántica de ellos, dice: “Es como un manzano que da frutos de valor, frutos dulces, hermosos y de color agradable que superan a los arboles silvestres”. 

Como el hermano que da frutos espirituales y materiales. Si es soltero puede ser un buen novio, si es casado un buen esposo, que enseñe con gracia la palabra, que no sea mal hablado, que sepa conducir sus temperamentos y caracteres de manera que se convierta en hombre de verdad. 

Algo que he visto en la iglesia es que algunas veces no se oye decir esas frases halagadoras de esposas a esposos pues más bien halagan los frutos mundanos.

En este versículo se dice: “Mi amado es como un manzano en medio de árboles silvestres”, y entre nosotros a veces ni manzanita, ni manzanota. En realidad estos temas son delicados, pero es la realidad de algunas parejas.


Cantares 2:4 “Me llevo a la sala de banquete y tendió sobre mí la bandera de su amor”


La amada sigue hablando y halagando a su esposo, aquí, el término “bandera” hace referencia la gran estandarte militar que mantenía junta a una unidad en la batalla en medio del ruido y el polvo. Los soldados necesitaban una señal visible que los mantuviera orientado, para estos dos seres que se aman, una declaración pública y visible de su amor, forma una bandera que los une. 

Alguien me dijo a mi cuando estaba recién casado, tal vez hace unos dos o tres años, que para que un amor dure tiene que ser disimulado, eso se debió a que me miraban tomado de la mano de mi esposa, bueno, cada quien tiene su propia experiencia, pero en realidad así como Dios ha puesto una señal con su nombre a la iglesia, nosotros necesitamos que nuestro amor sea flameante, no importa el ruido o el polvo que trate de ensuciar nuestras relaciones.


Cantares 2:5


La esposa sigue poetizando su amor “Susténtame con pasa, confórtame con manzanas; porque estoy enferma de amor”
Haciendo mencionar a panes y manjares que representan lo bueno y lo bello, las pasas y las manzanas representan una alimentación balanceada y agradable, en realidad quien se enreda con el amor necesita balanceo y nivel espiritual, para no enfermar y perder el sustento de Dios.

Algo más me llama la atención, aquí la esposa dice: Susténtame, pues como que es un ingrediente importante el que humildemente se pida, cuando en los hogares es el hombre el que da el sustento

Algunas veces se escucha decir, estoy aburrida de pedir, mejor voy a intentar mi independencia económica, solo dejo esa reflexión. Cada quien sabe cómo se entiende con su esposa, pero no olvidemos, pedir es un talento especial como una pequeña virtud, pues hasta los gobiernos piden y hacen presupuestos anuales. La verdad es que no existe independencia económica.

Cantares 2:6


La izquierda y derecha representan el cariño y la protección cuando hay una entrega total entre dos seres que se aman, y cumplen la voluntad de Dios, pues es el apóstol Pablo nos dice: “que el mismo se entregó por ella para santificarla y limpiarla, una iglesia que no tuviese mancha ni arruga”, denotemos que para que nuestras relaciones sean fructíferas debemos entregarnos sin machismo a una entrega total.

Cantares 2:7


El esposo (a consideración), hoy en día a nosotros nos han enseñado que para que una mujer sea inteligente debe de levantarse de madrugada, saber cocinar, planchar y lavar; si no, no es mujer nicaragüense, bueno yo digo una tontería; que la mujer que no sabe hacer un gallo pinto no es nica, pero todas son opiniones de nuestro medio. 

Salomón tal vez porque era en el reino da órdenes, no despierten a mi amada, déjala dormir hasta que quiera. Esta es la consideración por su amor, considerando a su esposa como una gacela hermosa, ágil y agraciada como la sierva, con todo este colorido campesino se exaltan los más grandes sentimientos del amor encerrado entre corsos y poesía.

Conclusión:

Hermanos y amigos, el amor hace que los demás, y nosotros nos acomodemos en el grado más alto de las consideraciones, nosotros cultivemos lo mejor de nuestra conducta moral, espiritual y social para enseñar a otros a conocer el verdadero amor de una pareja enamorada, novios, matrimonios, porque si nosotros tenemos buenos matrimonios tenemos buenas familias, si tenemos buenas familias tenemos buenas iglesias y las buenas iglesias son las que Cristo viene a llevar.

La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros.

Amen, Apocalipsos 22:21