Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

LOS TÍTULOS PADRE E HIJO EN LA TEOLOGÍA DE LA UNICIDAD Y LA TRINITARIA


Por: Lance Camron Kidwell

LA CUESTIÓN DE LOS TÍTULOS

A menudo, cuando se discuten las diferencias entre las teologías de la Unicidad y las trinitarias, el argumento principal gira en torno a la relación entre el Hijo de Dios y el Padre. Los trinitarios hacen preguntas como:

¿Quién se manifestó en la carne, el Padre o el Hijo? Cuando la escritura dice: "Él es ANTES de todas las cosas" (Col.1: 17) ¿Está la escritura hablando del Padre o del Hijo? Heb.1: 10 dice: "Y tú, SEÑOR, en el principio pusiste el fundamento de la tierra; y los cielos son obras de tus manos". ¿Habla este versículo del Padre o del Hijo? ¿Es "el Hijo del Padre" en 2 Juan 3 "Dios"? ¿Es él el padre?

(También te puede interesar: La unicidad de Dios)

Estas preguntas se basan en una presuposición: el "Padre" y el "Hijo" son palabras que describen relaciones eternas entre personas de la Trinidad. Discutiendo desde esta perspectiva, uno cae en la trampa lógica de:

El hijo no es el padre.
El hijo es dios.
El padre es dios.
Por lo tanto, el Hijo y el Padre, ambos son Dios.

A partir de ahí, la única explicación que ha surgido al cristianismo histórico es la Trinidad, que afirma que Dios existe en tres personas que son iguales y eternas y que han existido desde la eternidad en una relación mutua. 

Una refutación típica de la Unicidad afirma que el Hijo es el Padre, lo que se cree que es lógicamente necesario si tanto el Hijo como el Padre son Dios pero no son dos personas diferentes.

Esta explicación es defectuosa porque no explica el uso bíblico de los términos Padre e Hijo. Es obvio que la escritura significa algo con los términos Padre e Hijo. ¿Qué significa entonces? Si los términos deben mantenerse coherentes, entonces debe haber una distinción entre el Padre y el Hijo. Sin embargo, asumir desde el principio que la distinción es una distinción de "personas" es una falacia.

EL CONTEXTO DE LOS TÉRMINOS PADRE E HIJO

Debe entenderse que los términos "Padre" e "Hijo" en contraposición entre sí se introducen por primera vez en las Escrituras en el contexto de la encarnación. Cristo es Dios manifestado en la carne. Él es completamente Dios y completamente hombre. Tenía un cuerpo humano y una mente humana, pero la humanidad de Cristo era la humanidad de Dios

(También puedes leer más sobre Doctrina pentecostal)

Dios no asumió simplemente la forma del hombre. En realidad se convirtió en hombre. Él nació de una mujer en el espacio y el tiempo. Insertar en este punto el concepto de que una persona de la Trinidad se hizo hombre es un anacronismo en el sentido de que argumenta desde la filosofía griega del Padre de la Iglesia hasta las Escrituras. Las escrituras nunca introducen el concepto de la Trinidad.

Por lo tanto, cuando en las Escrituras Jesús se refiere a su Padre, se está refiriendo a Dios en su trascendencia. Cuando las escrituras hablan del Hijo, se refieren a Dios manifestado en la carne

Debemos creer que el Padre se refiere al Dios único de las Escrituras de la misma manera que el Espíritu Santo se refiere al Espíritu del Dios único. Cualquier interpretación al revés de estas palabras es hacer injusticia al monoteísmo radical de la Escritura y es el resultado de una hermenéutica defectuosa.


¿CÓMO RESPONDEMOS ESAS PREGUNTAS ENTONCES?

La verdad es que las preguntas no tienen respuesta porque suponen definiciones e información que no es bíblica. Como Padre e Hijo son términos relacionales que surgen de la encarnación, no esperaríamos encontrar ningún pasaje que diga que el Padre se hizo hombre

Es Dios quien se hizo hombre. ¿Quién creó el mundo, el Padre o el Hijo? Dios creó el mundo. La pregunta bien podría ser, ¿Quién creó el mundo como el Príncipe de la Paz o el Cordero de Dios? No tiene respuesta porque supone una diferencia en las personas donde la escritura no enseña una diferencia en las personas. 

(Sigue leyendo sobre Cristología)

En conclusión, ¿Hay alguna diferencia entre el Padre y el Hijo? Si. ¿Es esa distinción una de personas? No. La diferencia entre el Padre y el Hijo es que el Padre es Dios en su trascendencia y en su relación con el hombre Cristo Jesús, mientras que el Hijo es Dios en su encarnación.