Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

DIOS NO ES HOMBRE PARA QUE MIENTA, EXPLICACIÓN


Por: Jason Dulle

DIOS NO ES HOMBRE PARA MENTIR NÚMEROS 23:19 


Pergamino Biblia: Dios no es hombre para que mienta

DIOS NO ES HOMBRE PARA QUE MIENTA, PREGUNTA Y EXPLICACIÓN, NÚMEROS 23:19 


En número 23:19 dice: "Dios no es hombre, para que mienta, o hijo de hombre, para que se arrepienta. ¿Ha dicho, y no lo hará? ¿O ha hablado, y no lo cumplirá?" 

El versículo anterior parece estar en marcado contraste con la idea de una encarnación en la que Dios se hizo hombre (Juan 1: 1, 14). El versículo dice "Dios no es hombre para que mienta", Si se pudiera decir que Dios no era un hombre, o el hijo del hombre, ¿Cómo entendemos la idea de que Jesús es el Dios encarnado, y su uso del título "Hijo del hombre"?

(También te puede interesar: Explicación de Génesis 1:26)

DIOS NO ES HOMBRE PARA QUE MIENTA, RESPUESTA, NÚMEROS 23:19 


Cada vez que un verso de la Escritura parece contradecir otras Escrituras, siempre es aconsejable mirar ese verso en particular en su contexto. En esta caso vamos a meditar en el significado de Dios no es hombre para que mienta. Las tres reglas más importantes de la hermenéutica son las siguientes: 1. Contexto 2. Contexto 3. Contexto !!!
 

(Quizás te pueda interesar: ¿Padre Eterno, Hijo Eterno?)

Dios no es hombre para que mienta, Contexto, números 23:19


El contexto de este pasaje, "Dios no es hombre para que mienta", es la contratación de Balaam para maldecir a los hijos de Israel. Aunque Balaam intentó maldecir a los israelitas, Dios lo prohibió y le ordenó que los bendijera. Después de hacerlo, Balac estaba molesto por sus acciones. Como resultado, Balaam regresó a Dios para intentar que Dios le permitiera maldecir a los israelitas. Dios aún se negó.

Números 23:19 es parte del discurso de Balaam a Balac sobre la respuesta del Señor. Dijo que Dios no es hombre para que mienta, o el Hijo del Hombre para que cambie de opinión. Dios había hablado lo que había dicho, y ese fue el final de la historia. 

A Balaam se le dijo que bendijera a los israelitas, y lo hizo. Ahora que los había bendecido, y luego Dios los había bendecido, no había forma de revertir la bendición.

Podríamos discutir este verso de dos maneras. El primer argumento diría que es cierto que Dios no es hombre para que mienta, o el hijo del hombre en este momento. Solo se convirtió en un hombre más tarde en la encarnación. No creo que este sea el punto de este versículo y, por lo tanto, la explicación, aunque es cierta, carece exegéticamente.

Dios no es hombre para mentir, números 23:19


Creo que se puede encontrar una mejor explicación al examinar el punto de Balaam al hacer tal afirmación (Dios no es hombre para que mienta). ¿Estaba prohibiendo que Dios se encarnara en la persona de Cristo? No lo creo. El punto de Balaam es que Dios no es como los hombres para mentir, pues claramente dijo "Dios no es hombre para que mienta".

(También te invito a ir a la sección de Temas Bíblicos para Predicar)

Los hombres son conocidos por mentir, infidelidad y no cumplir su palabra. Dios, por otro lado, nunca miente y no necesita cambiar de opinión, por lo tanto, se dice que Dios no es hombre para que mienta. Cuando decide bendecir a un pueblo, ellos son bendecidos. Dios no cambiará de opinión y los maldecirá inmediatamente después de bendecirlos. 

Los dones y llamamientos de Dios son sin arrepentimiento (Romanos 11:29). Solo un hombre, que pueda ser influenciado por otros, poder y dinero podría ser tan voluble, pero no Dios. Él es santo y confiable.

Dios no es hombre para mentir


Ahora podemos decir que Dios es un hombre, y el hijo del hombre; sin embargo, Él no es como todos los demás hombres en el sentido de que no tiene pecado, sino que es santo como Dios, por lo tanto, se dice que Dios no es hombre para que mienta. 

A lo que se refería Balaam es a la pecaminosidad de los hombres, y su inconstancia resultante, es decir, los hombres pueden mentir, pero Dios no puede mentir; por tal razón, podía expresar con toda seguridad que Dios no es hombre para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta

Dios no es como los hombres caídos. Esto no impide que Dios se convierta en hombre, sino que solo prohíbe que Dios se convierta en hombres caídos, que no sean confiables, que mientan o que no cumplan Su palabra.

Negar que Dios pueda convertirse en hombre es negar que Jesús es la esencia del Padre, o que Jesús es divino, e incluso la idea de una encarnación. Si Jesús no es la esencia del Padre, entonces nos queda la doctrina del arrianismo que ve a Jesús como una deidad menor que el Padre, o el Diteísmo (creencia en dos Dioses), los cuales son herejías y no afirman el monoteísmo de la escritura.

Según YHWH, no hay otro Dios igual a Él (Deuteronomio 4:35; Isaías 45: 5, 21). ¡No quiso decir que no hay otro Dios igual a Él, sino que no existe otro ser divino! Con esta enseñanza nos vemos obligados a concluir que Jesús es YHWH encarnado en la carne, o Jesús es un simple hombre

Tal posición es bíblicamente insostenible, y tal exégesis de Números 23:19 lleva a una posición lógicamente absurda para alguien que todavía desea mantener una visión teísta de Jesucristo, por mínima que sea. Si un ser divino no puede convertirse en hombre, entonces la idea de una encarnación es imposible.

Dios no es hijo de hombre para que mienta


Espero que esta breve explicación de la expresión: Dios no es hombre para que mienta, la cual encontramos en el libro de Números capítulo 23 versículo 19 te haya sido de utilidad para despejar alguna duda que puedas tener. Bendiciones en el nombre precioso de Jesucristo