Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

LOS QUE ESPERAN EN JEHOVÁ LEVANTARÁN ALAS COMO LAS ÁGUILAS


Por: Rigoberto Gómez

DIOS DA FUERZAS COMO LAS ÁGUILAS A LOS QUE ESPERAN EN JEHOVÁ

Levantar alas como las águilas

Versículo que dice Dios da esfuerzo al cansado, a los que esperan en Jehová


El versículo que dice Dios da esfuerzo al cansado se encuentra en Isaías 40:29-31, y dice de la siguiente manera: “Él da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; Pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzaslevantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán”. 

(También te puede interesar: Muchas son las aflicciones del justo)

Palabras de consuelo a los que esperan en Jehová


Las profecías contenidas en el capítulo 40:1-31 al 66:1-24 del libro de Isaías van dirigidas a Judá como si el cautiverio en Babilonia ya fuera una realidad. Este cautiverio fue profetizado al rey Ezequías en Isaías 39:6 que dice: “He aquí que vienen días en que será llevado a Babilonia todo lo que hay en tu casa, y lo que tus padres han atesorado hasta hoy; ninguna cosa quedará, dice Jehová” 

El cautiverio fue alrededor del año 605 a 586 a.C., pero antes que viniera este juicio de Dios y los tiempos duros de cautividad, Dios les habla sobre la esperanza y el consuelo que vendrían después del juicio de Dios en Babilonia. Es por esto que encontramos unas palabras de motivación y de consuelo para el pueblo de Dios. 


DA ESFUERZO AL CANSADO, MULTIPLICA LAS FUERZAS A LOS QUE ESPERAN EN JEHOVÁ 


DA ESFUERZO AL CANSADO, A LOS QUE ESPERAN EN JEHOVÁ, ISAÍAS 40:29


El profeta Elías cuando se miró en peligro se fue a Beerseba, “…se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse dijo:…oh Jehová quítame la vida…” (1 Reyes 19:4). Todos hemos sentido en algún instante que se nos han terminado las fuerzas. El ser humano se cansa, se queda sin aliento en determinado momento. 

(Te puede interesar: Un corazón contrito y humillado)

El temor y frustración que sentía Elías lo hizo desear incluso la muerte. Cuántas veces nos hemos sentido en el desierto igual que Elías, frustrado, sin ánimo de nada, vulnerable hasta el punto de que algunos también llegan a desear la muerte; sin embargo, Dios nunca dejó solo a Elías, pues “…un ángel le tocó, y le dijo: Levántate, come” (1 Reyes 19:5) 

Dios nunca nos deja solos, da esfuerzo a los que esperan en Jehová


Dios nunca nos dejará solos en tiempos difíciles, nos enviará una palabra que nos alimente y nos de ánimo y fuerza. A Elías, la segunda vez, se le dio una torta cocida y una vasija de agua, pero al querer dormirse se le dijo “Levántate y come porque largo camino te resta” (v6-7). Dios nos da a beber de su espíritu y nos alimenta con la palabra para darnos la fuerza que necesitamos. 

La Biblia dice que “…aguas serán cavadas en el desierto, y torrentes en la soledad” (Isaías 35:6), Dios nos da a beber de su Espíritu en el desierto como le dio a Israel durante cuarenta años, hay torrentes de su espíritu en la soledad, cuando más solos nos sentimos. Nos alimenta con su palabra y nos motiva a continuar. Nunca nos dejará morir en el desierto

MULTIPLICA LAS FUERZAS AL QUE NO TIENE NINGUNA, A LOS QUE ESPERAN EN JEHOVÁ , ISAÍAS 40:29


El apóstol Pablo fue apedreado en Listra, arrastrado fuera de la ciudad, pensando que estaba muerto, pero la escritura nos dice que se levantó y entró en la ciudad, salió al día siguiente para Derbe, y después de predicar, volvió a Listra donde fue apedreado porque Dios es el que multiplica las fuerzas al que no tiene ninguna (Romanos 14:19-21). 

Pablo se sintió en determinado momento “…derribado, pero no destruido…” (2 Corintios 4:9) porque Dios es quien en momentos como esos, cuando nos sentimos golpeados, derribados, nos multiplica las fuerzas cuando no tenemos ninguna. 

LOS QUE ESPERAN EN JEHOVÁ TENDRÁN NUEVAS FUERZAS (Isaías 40:31, explicación)


Los jóvenes flaquean y caen pero los que esperan en Jehová tendrán nuevas fuerzas (Isaías 40:31)


La escritura dice que “los muchachos se fatigan y se cansas, los jóvenes flaquean y caen”, porque muchas veces los jóvenes por su fuerza quieren caminar más rápido y correr; pero no solamente ellos se cansan y flaquean, pues todos en determinado momento nos cansamos y flaqueamos. 

Así que, el punto no está en si se es joven o viejo, el asunto es en qué o quién estamos confiando. Podemos confiar en nuestras propias fuerzas e intelecto como muchas veces lo hace la juventud, pero la clave está en poner nuestra confianza y esperanza en Jehová, pues quienes esperan en Jehová son los que tendrán nuevas fuerzas. 

(También puedes visitar la sección de Sermones cristianos escritos)

Caleb esperó en Dios y los que esperan en Jehová tendrán nuevas fuerzas


Caleb esperó en Dios cuarenta y cinco años por la promesa que Moisés le hizo al decirle: “…ciertamente la tierra que holló tu pie será para ti, y para tus hijos en herencia perpetua, por cuanto cumpliste siguiendo a Jehová mi Dios” (Josué 14:9); sin embargo, a pesar del paso de los años esperó en Dios. 

Caleb llegó a expresar “todavía estoy tan fuerte como el día que Moisés me envió; cual era mi fuerza entonces, tal es ahora mi fuerza para la guerra, y para salir y para entrar” (Josué 14:11). Caleb era un hombre que con el pasar del tiempo renovaba sus fuerzas porque su secreto era esperar en Dios. 

Cuando tu esperas en Dios, confías en Dios tu pasión no va a menguar, ese espíritu de oración no va a decaer, esa constancia en la iglesia tampoco va a desaparecer, ese primer amor se mantendrá porque los que esperan en Jehová cada día tienen nuevas fuerzas. 

LOS QUE ESPERAN EN JEHOVÁ LEVANTARÁN ALAS COMO LAS ÁGUILAS (Isaías 40:31) 


Los jóvenes flaquean y caen, pero los que esperan en Jehová... levantarán alas como las águilas


Los animales tienen la capacidad de sentir cuando una tormenta se aproxima, razón por la cual cada uno de ellos busca su refugio con tiempo, pero él águila logra por su visión ver la tormenta desde lejos; sin embargo, no va a refugiarse. 

El águila espera la tormenta y cuando llega donde está ella, utiliza el viento para remontar el vuelo y levantarse a las alturas por encima de la tormenta, es decir, utiliza el viento y la situación hostil para levantar su vuelo. 

Los que esperan en Jehová tendrán nuevas fuerzas 


La palabra de Dios nos dice que los que esperan en Jehová tendrán nuevas fuerzas, levantarán alas como las águilas. El cristiano debe aprender a levantarse en medio de las tormentas. 

(También te puede interesar: En Cristo somos más que vencedores)

El joven José pasó de una tormenta a otra. De sobrevivir a sus hermanos pasó a ser vendido como esclavo, luego encarcelado, pero después fue levantado como gobernador en Egipto. La tormenta que atravesó al final lo levantó para salvar y preservar su familia y el linaje de Israel. 

La pérdida que sufrió Job, tanto de sus hijos como sus bienes y salud, lo hizo tener un mejor conocimiento de Dios al punto de expresar “De oídas te había oído; mas ahora mis ojos te ven” (Job 42:5) 

La persecución que sufrió la iglesia primitiva provocó que el evangelio se expandiera por otras regiones, pues “…los que fueron esparcidos iban por todas partes anunciando el evangelio” (Hechos 8:4) 

También en Éxodo 1:12 dice la Biblia, hablando de los Israelitas en Egipto, que “…cuanto más los oprimían, tanto más se multiplicaban y crecían…” (Éxodo 1:12). Porque el pueblo de Dios en medio de las tribulaciones y padecimientos, más crece y se multiplica; pues ha aprendido a utilizar las tormentas para remontarse en las alturas buscando la presencia de nuestro Dios. 

A VECES ANTES DE LEVANTAR ALAS COMO LAS ÁGUILAS HAY QUE RENOVARSE 


Los que esperan en Jehová serán renovados


Cuando el águila llega aproximadamente a los 40 años, se le hace difícil volar con la misma fuerza, cazar a su presa con sus garras y utilizar su pico. Sus uñas se empiezan a ablandar y encoger haciendo muy difícil atrapar sus presas. 

Con los años, el pico del águila, el cual es alargado y puntiagudo, empieza a encorvarse, y sus alas se doblan ya con el peso y la vejez de tal forma que su vuelo no es el mismo que tenía años atrás.  

Durante este proceso, el águila podría morir o someterse a un proceso duro de renovación. Ella se remonta a la cumbre de una montaña y golpea su pico contra la roca hasta quebrarlo. 

Cuando el pico del águila se quiebra, espera a que crezca nuevamente y con él arrancarse las garras viejas para que crezcan unas nuevas. Con las uñas nuevas se quita las plumas nuevas para que al crecerle nuevamente sus plumas pueda levantar el vuelo. 

(Te invito a leer también La grandeza del servicio)

Los jóvenes flaquean y caen, pero los que esperan en Jehová tendrán nuevas fuerzas, serán renovados 


El cristiano cuando llega a esta etapa de la vida, también tiene dos opciones: O se muere espiritualmente en medio de su padecimiento, problema, tribulación; o se postra sobre la roca, la cual es Jesucristo, para ser renovado. 

1 Corintios 10:4 dice hablando de Israel en el desierto, “Y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía; y la roca era Cristo” 

También Mateo 21:44 dice: “Y el que cayere sobre esta piedra será quebrantado; y sobre quien ella cayere, le desmenuzará” 

Dios multiplica las fuerzas y renueva a los que esperan en Jehová


Los versículos anteriores nos hablan sobre caer sobre la roca antes que la roca, la cual es Jesucristo, caiga sobre nosotros; pues cuando caemos sobre la roca somos quebrantados, somos renovados, tomamos nuevas fuerzas y levantamos las alas como las águilas

En conclusión, que bendición es saber que tenemos un Dios que nos da esfuerzo cuando estamos cansados, que nos multiplica las fuerzas. Que si nos postramos ante nuestro Dios, esa roca, seremos renovados y si esperamos en él levantaremos alas como las águilas para remontarnos en las alturas cerca de la presencia de Dios y por encima de las tormentas.