AUMÉNTANOS LA FE, Por: Jorge Mendizabal 

Señor auméntanos la fe, Hombre de rodillas

Lucas 17:5 "Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la Fe"


Un mensaje del hermano Jorge Mendizábal sobre la situación actual que se vive en el mundo (24 de marzo 2020) a causa de la pandemia, momentos en los cuales solamente podemos pedir que el Señor aumente nuestra fe y confiar en nuestro Dios.

En el evangelio según Lucas 17:5, los apóstoles hablaron con el Señor Jesús y le dijeron “Señor auméntanos la fe”, eso es exactamente lo que necesitamos nosotros ahora. No es que no tengamos fe, sí tenemos fe, pero Señor danos más fe, auméntanos la fe.

(También te invito a leer: No Tengas Temor)

Porque en este tiempo, en esta pandemia que esta alcanzando familias, hogares, ciudades, países enteros, entonces hay un temor, tenemos miedo, no podemos ir de compra, de paseo, juntarnos los hermanos de la fe, que lindo cuando alabamos al Señor todos juntos.

Ahora, cuanto extrañamos estar en los santuarios, cuanto extrañamos estar adelante danzando y alabando al Señor juntos. Cómo será nuestro próximo servicio cuando podamos hacerlo, y las iglesias exploten en alabanza, pero por el momento esto nos ha tocado vivir y lo vamos a vivir con sabiduría.


Se han reportado 382 mil casos en el mundo entero que están infectados, son sumas grandísimas. Aquí en los Estados Unidos esto multiplicado solamente en una semana, se reportan 19,400 nuevos casos de coronavirus.

(También te puede interesar: La fe es el único camino)

¿Qué significa esto? Que el contagio se está dando, y el contagio de este virus es de persona a persona. Esta es la importancia de mantener una distancia social. Este virus tiene un período de incubación de dos semanas, catorce días.

¿Qué quiere decir esto? Que de pronto usted estuvo con una persona infectada hace una semana y usted no se dio cuenta, pero usted en este tiempo esta infectando a otras personas. Esta es la razón que mucha gente está infectando y no se dan cuenta que están infectando, y esto se está propagando y multiplicando.

La solución de esto es que tenemos que mantenernos separados, en nuestros hogares con nuestras familias. Cuando digo nuestras familias me refiero a personas que viven bajo el mismo techo. Si tiene familiares que viven en otros lugares y vienen a visitarlo, están trayendo el contagio posiblemente y usted no se dio cuenta.

Es difícil cerrarle la puerta a alguien cuando le toca la puerta de la casa, pero por nuestro bien, por el bien de esta sociedad, por el bien de la iglesia es mejor mantener su distancia y decir perdóname, te amo, pero vamos a mantener una distancia de tres metros o mas y por favor no visitarnos en este tiempo, no visitar a los hermanos en la iglesia, no estamos haciendo estudios bíblicos a nadie.


Alguien dijo, y si alguien quiere bautizarse, para eso sí abrimos las puertas de la iglesia. Si alguien quiere bautizarse avísenos, vamos ir al bautizado y la persona que va a bautizar a bautizarle y ninguna otra persona más y le bautizamos en el nombre de Jesús pero después no queremos tomar estas cosas a la ligera.

En este último tiempo se está levantando una crisis social, una crisis financiera, mucha gente perdiendo el trabajo, no hay dinero, ya no hay cosas para comprar. ¿Qué signigica esto? El mundo está desesperado, en solamente un mes, del mes de febrero a marzo, ha habido un incremento de venta de armas de mas de 300 por ciento.

Significa que la gente está desesperada, saben que en cualquier momento podría estallar una explosión social, la gente no va a tener comida, dinero, van a tener que entrar a un lugar, saquear, robar, están queriendo protegerse con armas.

Estamos viviendo entiempos muy difíciles, seamos sabios, manténganse en sus hogares, Una cosa es importante entender, este no es un libro cualquiera (la Biblia), es palabra de Dios, en esta palabra nosotros creemos y confiamos, tenemos que leerla, escudriñarla.

Ahora que están en casa reúnase con al familia, oren juntos, lean palabra de Dios juntos, llénese del Espíritu Santo allí en los hogares en las familias. Este es el tiempo de la familia, por alguna razón Dios nos está permitiendo y cerrando las puertas dentro de nuestra casa para que estemos unidos en la familia.

(Puedes también visitar la sección de sermones cristianos)

Cúbranse con la sangre de Jesucristo, llénese con el Espíritu Santo, hablen de la palabra, alaben al Señor en casa juntos. Amén. El señor está con nosotros, va a protegernos, nos va a bendecir siempre y cuando nosotros pongamos de nuestra parte.

Mi esposa Rosario, mi hija Viviana, aquí en la casa orando por ustedes, les amamos, les extrañamos esperamos verles pronto,pero por el momento esta es la manera que el Señor nos permite comunicarnos. Que el Señor Jesús les bendiga. Amén, esa es nuestra oración