Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

INTRODUCCIÓN AL LIBRO DE LOS HECHOS DE LOS APÓSTOLES


LOS HECHOS DE LOS APÓSTOLES, INTRODUCCIÓN

Libro de los Hechos de los Apóstoles

Introducción al libro de los Hechos


Texto de estudio: Hechos 1: 1-5 

Texto Clave: Hechos 1:3 

“Después de padecer la muerte, se les presentó dándoles muchas pruebas convincentes de que estaba vivo. Durante cuarenta días se les apareció y les habló acerca del reino de Dios” 

(También te puede interesar: Bosquejo del Evangelio de Juan)

Objetivos: 

Introducir el estudio sistemático del libro de Los Hechos de Los Apóstoles. 

Para ello, hemos establecido los siguientes objetivos específicos que a continuación mencionamos: 

1) Presentar quién es el autor del libro 
2) Analizar el contexto en el cual se escribió el libro 
3) Determinar quiénes son los destinatarios del libro 
4) Conocer cuál fue el propósito del autor al escribir Hechos 
5) Establecer qué fuentes tomó el autor para escribir el libro 

INTRODUCCIÓN 

Iniciamos con un estudio introductorio sobre el libro de los Hechos de los Apóstoles. Para ello, nos hemos propuesto hacer el abordaje desde cuatro objetivos específicos. Primero, presentar quién es el autor del libro. Segundo, determinar quiénes son los destinatarios del libro. Tercero, conocer cuál fue el propósito del autor al escribir el libro. Cuarto, establecer qué fuentes tomó para escribir el libro. 
El libro de los Hechos de los Apóstoles es considerado como un libro encantador. Es uno de los libros del Nuevo testamento con mayor importancia en el contexto del canon bíblico. Las primeras palabras del libro invitan a leer este libro de los Hechos y el evangelio de Lucas como dos volúmenes de una misma obra, en la que la intertextualidad se observa en las anticipaciones y las vueltas atrás, el conocimiento de los personajes y las citas de la escritura.

El libro de Hechos continúa el relato del movimiento cristiano primitivo durante treinta años después de la muerte de Cristo. Este período presenció el crecimiento rápido del cristianismo, tanto en número como en expansión territorial. 

Por ello, su importancia radica en que es el único libro que proporciona más información sobre las actividades de los apóstoles. Sería imposible tener la información sobre la iglesia primitiva sin contar con un libro como el de los Hechos de los Apóstoles

Este libro no nos da, ni pretende darnos, un relato exhaustivo de los Hechos de los Apóstoles desde el punto de vista cronológico. Aparte del apóstol Pablo, solo se menciona a tres, salvo en la lista que aparece en el capítulo primero. 

(Quizás te pueda interesar: Diferencias en los Evangelios)

En Hechos 12:2 se nos dice en una breve frase que Herodes mandó a ejecutar a Santiago, el hermano de Juan. Juan aparece algo más en la narración, pero nunca hace uso de la palabra. 

EL AUTOR DEL LIBRO DE LOS HECHOS DE LOS APÓSTOLES 


Aunque su nombre no aparece en el libro, desde el principio de la historia de la iglesia se ha mantenido que su autor era Lucas. Acerca de él sabemos muy poco. Solo se le menciona tres veces en el nuevo testamento: Colosenses 4:4; Filemón 24; y 2 Timoteo 4:11. 

De estas referencias podemos deducir dos cosas seguras: La primera, es que era médico; y la segunda, que era uno de los más apreciados colaboradores y leales amigos de Pablo. Podemos deducir también, que era gentil y es el único autor gentil del nuevo testamento. 

También se parte del supuesto que Lucas era médico porque usa términos médicos con mucha naturalidad. En Lucas 4:35, hablando del que tenía el espíritu de un demonio inmundo, dice: “…cuando el demonio le había tirado al suelo”, usa el término médico correcto para convulsiones

El ejemplo más curioso se encuentra en el dicho acerca del camello y el ojo de la aguja. Los tres evangelios sinópticos nos lo conservan (Mateo 19:24; Marcos 10:25; y Lucas 18:25); pero para aguja, tanto Marcos como Mateo, usan la palabra griega más corriente para designar la aguja de sastre o de casa, (RAFIS); sin embargo, solo Lucas usa el término Beloné, que quiere decir aguja de cirujano. Por lo que uno puede deducir que Lucas, era médico, y que como médico usa los términos de los médicos. 

CONTEXTO SOCIOCULTURAL DEL LIBRO DE LOS HECHOS DE LOS APÓSTOLES 


Por otro lado, es bueno señalar el contexto sociocultural de la época en que el autor escribe el libro de los Hechos de los Apóstoles. Lucas y la iglesia del primer siglo vivieron en un mundo de dos culturas: La cultura Judía y la Helénica

(También puedes leer: Libro de Proverbios de Salomón)

Algunos estudiosos de los Hechos de los Apóstoles, han subrayado que el desarrollo de la crítica literaria incitó a los biblistas y exégetas a interesarse por las relaciones entre el libro de los Hechos y el contexto del siglo I, en particular el contexto literario para determinar sus influencias sobre el autor. 

EL HELENISMO 


Es bueno señalar que varios autores mostraron que Lucas se apropió de los elementos convencionales de la literatura, como también del género literario grecorromano. Han sido verificados el uso de la retórica helenística en el discurso cristológico de Lucas y Hechos, la comparación de los prólogos entre Lucas y Hechos. 

EL JUDAÍSMO 


Este se ve en el destacado lugar que ocupa la Biblia judía en la obra de Lucas, la importancia del tema del cumplimiento de las escrituras y, de forma más general, el papel del antiguo testamento. Probablemente esto se da como reacción contra una lectura demasiada griega de los Hechos. 

Lucas es un autor rico y polivalente que, para construir su relato, supo beber en los vastos conocimientos que tenía de los escritos del antiguo testamento y del mundo judío. 

EL DESTINATARIO DEL LIBRO DE LOS HECHOS DE LOS APÓSTOLES 


Lucas dedicó su evangelio como también el libro de los Hechos de los Apóstoles a un cierto Teófilo (Lucas 1:3; Hechos 1:1). No sabemos quién era Teófilo. En Lucas 1:3 se le llama excelentísimo Teófilo. Este título, como su excelencia, parece indicar un alto dignatario del gobierno Romano. 

Tenemos tres posibilidades: 

En primer lugar, es posible que Teófilo no sea realmente un nombre propio. El nombre Teófilo viene de dos palabras griegas: Theos, que quiere decir Dios, y filein, que quiere decir amar. Es posible que Lucas se refiera a uno que ama a Dios sin mencionar su verdadero nombre para no comprometerle. 

(También puedes visitar la sección de bibliología)

En segundo lugar, si Teófilo era una persona real, debe de haber sido un alto dignatario romano. Tal vez Lucas le dedicó sus libros para mostrarle que el cristianismo era una cosa maravillosa y que los cristianos eran buenas personas. 

En tercer lugar, existe una teoría más romántica, basada en el hecho de que Lucas era médico y los médicos eran muchas veces esclavos en aquellos días. Lucas pudo haber sido el médico de Teófilo, y que éste puede haber estado gravemente enfermo y haberse salvado gracias a la habilidad y fidelidad de Lucas, y que en agradecimiento le concedió la libertad. 

EL PROPÓSITO DEL AUTOR AL ESCRIBIR EL LIBRO DE LOS HECHOS DE LOS APÓSTOLES 


Si en el primer tratado (el evangelio) Lucas se abocó a mostrarle a Teófilo lo que Jesús comenzó a hacer y a enseñar, en este segundo se propone describirle lo que hizo después de su ascensión. Se destacan tres temas principales. 

En primer lugar, tenemos el cumplimiento de la promesa (Lucas 24:49; Hechos 1:5), que ocurrió en pentecostés (2:1) y les permitió explicar las maravillas de Dios en otras lenguas. Desde ese momento el Espíritu Santo estuvo por todas partes guiando, fortaleciendo, impidiendo o respaldando con señales y prodigios el testimonio valiente de los predicadores. 

En segundo lugar, el modo de defender el evangelio implantado. Especialmente desde el capítulo 3 en adelante, los judíos quisieron intimidar a los líderes (Pedro y Juan) pensando que pronto todo ese proceso quedaría desbaratado. 

Pero como esa estrategia no dio resultado en Jerusalén, ensayaron otras antes de proceder drásticamente como en el caso de Esteban. Podemos mencionar otros ejemplos, como el fraude de Ananías y Safira (Cap 5) y la murmuración étnica entre las hermanas (Cap. 6) 

En tercer lugar, Mostrar cómo se produce la extensión del evangelio. Las palabras “que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén” (Lucas 24:47), señalan cuál era el propósito de Dios, pero no indican cómo iniciar el trabajo y menos aún cómo se desarrollaría. 

Es bueno señalar que los Hechos de los Apóstoles, es un libro que une los evangelios con las epístolas, desde el punto de vista de la organización del canon del nuevo testamento, contiene muchos detalles sobre los apóstoles Pedro y Pablo, y de la iglesia cristiana de ese momento. Parece ser, que el autor de este libro, estuvo presente en muchos de los sucesos relatados. 

Se ha considerado que el objetivo principal de este libro era en primer lugar, relatar la forma en que fueron comunicados los dones del Espíritu Santo en el día de pentecostés, y los milagros realizados por los apóstoles para confirmar la verdad del cristianismo, porque muestra que se cumplieron realmente las declaraciones de Cristo. 

En segundo lugar, probar la pretensión de los gentiles de haber sido admitidos en la iglesia de Cristo. Gran parte del contenido de este libro demuestra eso. Una gran parte de los Hechos lo ocupan los discursos o sermones de diversas personas, cuyos lenguajes y maneras difieren. 

Es bueno señalar que, cuando se escribe un libro se hace por alguna razón. Por lo tanto, consideramos las que pudo tener el autor del libro de los Hechos de los Apóstoles. 

Una de las razones era presentar el cristianismo al gobierno romano. Algunas veces hace un inciso para mostrar lo corteses que fueron con Pablo los magistrados romanos. En Hechos 13:12, Sergio Pablo, el gobernador de Chipre, se convierte al cristianismo. 

En 18:12, Galio es absolutamente imparcial en Corinto. En 16:35ss, Los magistrados de Filipos se dan cuenta de su error y se disculpan públicamente con Pablo. En 19:31, los asiarcas de Éfeso (Eran cargos elegidos anualmente por las ciudades en la provincia romana de Asia. Se encargaban de los juegos públicos y de las celebraciones religiosas Hechos 19:31) tienen interés en que no se le presenten perjuicios a Pablo. 

Además, Lucas se esfuerza en presentar a los cristianos como buenos y leales ciudadanos, y que siempre se los había tenido por tales. 

Otra razón que pudo tener el autor del libro, mostrar que el evangelio era para todos los seres humanos de todos los países. Esta era una de las cosas que a los judíos les costaba entender. Tenían la idea de que ellos eran el pueblo escogido de Dios, y que Dios no tenía interés en los demás pueblos. 

Lucas se propone demostrar lo contrario: Presenta a Felipe predicando a los Samaritanos, a Esteban haciendo universal el cristianismo y muriendo por ello; a Pedro, recibiendo a Cornelio en la iglesia; a los cristianos, predicando a los gentiles en Antioquía; a Pablo, viajando por todas partes; y en Hechos 15, presenta a la iglesia tomando la gran decisión de aceptar a los gentiles en igualdad de términos que los judíos. 

Pero estos no eran más que propósitos secundarios. La primera intención de Lucas se encuentra en las palabras del Cristo resucitado en Hechos 1:8 “Seréis mis testigos en Jerusalén, y en toda Judea, y en Samaria, y por todo el mundo” 

Otros han señalado que el libro de los Hechos de los Apóstoles se divide naturalmente en seis partes, cada una de las cuales termina con lo que se podría llamar una declaración de progreso. 

DECLARACIONES EN EL LIBRO DE LOS HECHOS DE LOS APÓSTOLES 


La primera declaración está en 1:1-6;7; se trata de la iglesia en Jerusalén y de la predicación de Pedro, termina con el resumen: “A todo esto, el evangelio se iba propagando, y el número de los creyentes se multiplicaba extraordinariamente en Jerusalén; también se habían convertido muchos sacerdotes” 

La segunda declaración esté en 6:8-9; 31; describe la extensión del cristianismo por toda palestina y el martirio de Esteban, seguido de la predicación en Samaria. Termina con el resumen: “Entonces la iglesia estaba en paz en toda Judea y Galilea y Samaria, y seguía edificándose y viviendo en el temor del Señor; y crecía en número de creyentes gracias al ánimo que les daba el Espíritu Santo” 

La tercera declaración está en 9:32-12:24; incluye la conversión de Pablo, la extensión de la iglesia hasta Antioquía, y la entrada del gentil Cornelio en la iglesia, con la intervención de Pedro. El resumen final es: “A todo esto, el evangelio crecía en extensión y en influencia” 

La cuarta declaración está en 12:25-16:5; cuenta la extensión de la iglesia por toda Asia Menor y la campaña de evangelización en Galacia. Termina diciendo: “Las congregaciones se iban consolidando en la fe, y crecía en número de día en día” 

La quinta declaración está en 16:6-19:20; relata la extensión de la iglesia en Europa y la obra de Pablo en grandes ciudades como Corinto y Éfeso. En resumen: “Así iba extendiéndose el evangelio poderosamente y haciéndose maravillosamente eficaz” 

La sexta declaración está en 19:21-28:31; cuenta la llegada de Pablo a Roma y su encarcelamiento allí. Termina con la descripción de Pablo “Proclamando el reino de Dios e impartiendo enseñanza sobre todo lo concerniente al Señor Jesucristo con libertad y valentía, y sin que nadie hiciera nada para impedírselo” 

LAS FUENTES DEL AUTOR DE HECHOS DE LOS APÓSTOLES 


Las fuentes de un historiador tienen una importancia suprema. ¿De dónde obtuvo Lucas la información? En este sentido, el libro de los Hechos de los Apóstoles se divide en dos partes

Los primeron quince capítulos, de cuyos acontecimientos no fue el autor testigo presencial. Lo más probable es que tuviera acceso a dos fuentes: 

1) El de la iglesia de Jerusalén, que encontramos en los capítulos 1 al 5 y 15 al 16; 
2) El de la iglesia de Cesarea, que cubre 8:26-40 y 9:31- 10:48 
3) Y el de la iglesia de Antioquía, que incluye 11:19-30, y 12:25-14:28. 

Segundo, es muy probable que hubiera siclos de historias que podríamos llamar los Hechos de Pedro, de Felipe y de Esteban. No cabe duda que la amistad de Lucas con Pablo le puso en contacto con todas las personalidades de todas las iglesias, cuyas historias se pondrían a su disposición. 

Los capítulos 16 a 28. De esta sección Lucas fue testigo presencial. Cuando leemos los Hechos con atención nos damos cuenta de un hecho curioso: la mayor parte del tiempo, el autor de los Hechos de los Apóstoles, cuenta las cosas en tercera persona de singular o plural; pero hay algunos pasajes en los que cambia a primera persona del plural, y de “ellos” para “nosotros”. Los pasajes “nosotros” son los siguientes: Hechos 16:10-17; 20:5-16; 21:1-18; y 27:1- 28:16. 

En todas estas ocasiones el autor tiene que haber estado presente. Debe de haber hecho un diario del viaje, y por esto tenemos en estos pasajes el relato de un testigo presencial. En cuanto a los momentos cuando no estaba presente, deben de haber sido muchas las horas que pasó en la cárcel con Pablo y las historias que Pablo le contó. 

Cuando leemos este libro, podemos estar seguros de que no ha habido ningún historiador que tuviera mejores fuentes que el escritor del libro de los Hechos de los Apóstoles, ni que las usara con mayor rigor histórico. 

Es importante señalar que el autor del libro de los Hechos de los Apóstoles combina la geografía y los temas más importantes para formar la estructura básica de su libro. Por otro lado, los temas principales se centraron en la relación entre los judíos y los gentiles dentro de la iglesia cristiana. 

CONCLUSIONES SOBRE EL LIBRO DE LOS HECHOS DE LOS APÓSTOELES 


El estudio de esta lección nos ha llevado a las siguientes conclusiones: 

En primer lugar, que el autor del libro es Lucas, el mismo que escribió el evangelio. Que era médico; y que era uno de los colaboradores y leales amigos de Pablo. Era gentil y que fue el único autor gentil del nuevo testamento. Que Lucas escribió este libro en un contexto sociocultural del mundo helénico y judío. 

En segundo lugar, que su destinatario era Teófilo, aunque no sabemos realmente quién era Teófilo. En Lucas se le llama excelentísimo Teófilo, o pudo haber sido un alto dignatario romano. 

En tercer lugar, hemos llegado a la conclusión que el propósito del autor al escribir el libro fue: “describirle lo que Jesús hizo después de su ascensión” 

En cuarto lugar, sobre las fuentes del libro concluimos lo siguiente, que utilizó dos fuentes

1) Las memorias de las iglesias locales: La iglesia de Jerusalén, la de Cesarea, y la de Antioquía. 
2) La otra fuente son los testimonios de Pedro, de Felipe y Esteban. 

Por lo tanto, la conclusión del libro de los Hechos de los Apóstoles (28:30-31) parece curiosa; nos deja en suspenso: ¿Qué pasó con Pablo después de sus dos años en Roma? No se sabe nada. Es fácil concluir que el libro quedó sin terminar o que se perdió la conclusión.