Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

COMO EN LOS DÍAS DE NOÉ, PREDICACIÓN ESCRITA


COMO EN LOS DÍAS DE NOÉ (Mateo 24:37)

Como en los tiempos de Noé

"Más como en los días de Noe, así será la venida del Hijo del Hombre" (Mateo 24:37)


Al principio, Dios creó al hombre con la capacidad de tomar sus propias decisiones. Dios le dijo a su creación que podían hacer lo que quisieran y comer lo que quisieran. Lo único que no podían hacer era comer del árbol del conocimiento del bien y del mal:

"Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás" ( Génesis 2:16-17).

(También te puede interesar: El Arca de Noé No fue Construida en 120 Años)

A la naturaleza humana no le gusta que le digan "no". Preferimos caminar en contra de Dios y nos gusta cumplir con la voluntad de la carne, nuestra naturaleza carnal. Nos gusta gobernarnos y tomar decisiones sobre lo que creemos que es mejor para nosotros y lo que creemos que se siente bien. Pero, aunque parece correcto para un hombre es algo que conduce a la muerte

"Hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte" ( Proverbios 14:12 ).

COMO EN LOS DÍAS DE NOÉ


Como en los tiempos de Noé, como en los días de Noé


Desde el momento en que Adán y Eva pecaron en el Jardín del Edén, la humanidad se volvió progresivamente más malvada y pecaminosa. Llegó un momento en que Dios vio que la maldad en la tierra era tan grande que se entristeció.

El Señor determinó destruir al hombre de la faz de la tierra, incluidas todas las cosas rastreras y aves del aire ( Génesis 6: 5–7 ). Pero en toda la maldad del mundo, había un hombre, Noé, que encontró gracia ante los ojos del Señor, pues la Biblia dice: "Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová"  ( Génesis 6: 8 ).

(Quizás te pueda interesar: Construyendo un Arca Para La Familia)

Noé fue fiel, fue honesto y obedeció la voz de Dios. Gracias a él, toda su familia se salvó. La salvación, sin embargo, vino con el trabajo. Tuvieron que construir el arca todo el tiempo mientras predicaban al juicio mundial que se acercaba y cómo se necesitaba la salvación.

Pero, aquellos en la tierra se burlaron de Noé y sus palabras. Continuaron con sus formas pecaminosas y continuaron con sus actividades cotidianas "normales" hasta que llegó el día del juicio. Los animales se reunieron, la familia de Noé entró en el arca, Dios cerró la puerta y llegó la lluvia.

DÍA DEL JUICIO COMO EN LOS DÍAS DE NOÉ


El Señor regresará por su iglesia y vendrá un día de juicio en esta dispensación del tiempo. Es una hora que nadie sabe, pero el Señor regresará durante un tiempo en que la tierra será como era en los días de Noé.

Como en los días de Noé, así será la venida del  hijo del hombre


"Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del hombre"( Mateo 24: 38-39 ).

Continuaremos con nuestra vida cotidiana como de costumbre, haciendo lo que estamos acostumbrados a hacer: vivir con rectitud o pecado. Cuando suena la trompeta, muchas personas serán sorprendidas sin darse cuenta.

Jesús enseñó en los últimos tiempos que habría guerras, rumores de guerras, terremotos, pestilencias, falsos profetas y cosas por el estilo ( Mateo 24: 6–13 ). Debemos aguantar y permanecer fieles hasta el final y seremos salvos.

Cuando el Señor regrese, los muertos en Cristo resucitarán primero, y los que estén vivos y permanezcan serán arrebatados para encontrarse con Él en las nubes ( 1 Tesalonicenses 4: 16–17 ).

DEBEMOS PREPARARNOS PARA QUE NO NOS PASE COMO EN LOS DÍAS DE NOÉ


Las Escrituras enseñan una parábola de las 10 vírgenes: 5 sabias y 5 necias ( Mateo 25: 1–12 ). Cinco fueron sabias y tomaron aceite extra para sus lámparas para encontrarse con el novio, y 5 no. Cuando los 5 salieron a comprar más, llegó el novio y cerró la puerta. Cuando los 5 regresaron, el novio dijo que no los conocía. Podemos sentarnos en la casa de Dios y nunca conocerlo. Necesitamos tener una relación íntima con Él y estar listos para Su venida.

Recordemos que la escritura dice: "Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir" ( Mateo 25:13 ).

Para llegar al cielo, debemos arrepentirnos de nuestros pecados, ser bautizados en el nombre de Jesús y llenos del precioso don del Espíritu Santo ( Hechos 2:38 ). Y nuestro viaje no termina allí: debemos continuar viviendo un estilo de vida de rectitud y santidad todos los días de nuestras vidas.

Nuestra salvación no dependerá de nadie más; nuestro juicio se basará en nuestra propia relación con el Señor. Estamos viviendo en los últimos tiempos. El día es como era en los tiempos de Noé. Así que preparémonos.