COMO EN LOS DÍAS DE NOÉ (Mateo 24:37)

Como en los tiempos de Noé

"Más como en los días de Noe, así será la venida del Hijo del Hombre" (Mateo 24:37)


Al principio, Dios creó al hombre con la capacidad de tomar sus propias decisiones. Dios le dijo a su creación que podían hacer lo que quisieran y comer lo que quisieran. Lo único que no podían hacer era comer del árbol del conocimiento del bien y del mal:

"Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás" ( Génesis 2:16-17).

(También te puede interesar: El Arca de Noé No fue Construida en 120 Años)

A la naturaleza humana no le gusta que le digan "no". Preferimos caminar en contra de Dios y nos gusta cumplir con la voluntad de la carne, nuestra naturaleza carnal. Nos gusta gobernarnos y tomar decisiones sobre lo que creemos que es mejor para nosotros y lo que creemos que se siente bien. Pero, aunque parece correcto para un hombre es algo que conduce a la muerte

"Hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte" ( Proverbios 14:12 ).

COMO EN LOS DÍAS DE NOÉ


Como en los tiempos de Noé, como en los días de Noé


Desde el momento en que Adán y Eva pecaron en el Jardín del Edén, la humanidad se volvió progresivamente más malvada y pecaminosa. Llegó un momento en que Dios vio que la maldad en la tierra era tan grande que se entristeció.

El Señor determinó destruir al hombre de la faz de la tierra, incluidas todas las cosas rastreras y aves del aire ( Génesis 6: 5–7 ). Pero en toda la maldad del mundo, había un hombre, Noé, que encontró gracia ante los ojos del Señor, pues la Biblia dice: "Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová"  ( Génesis 6: 8 ).

(Quizás te pueda interesar: Construyendo un Arca Para La Familia)

Como en los días de Noé, así será en estos postreros tiempos


Noé fue fiel, fue honesto y obedeció la voz de Dios. Gracias a él, toda su familia se salvó. La salvación, sin embargo, vino con el trabajo. Tuvieron que construir el arca todo el tiempo mientras predicaban al juicio mundial que se acercaba y cómo se necesitaba la salvación.

Pero, aquellos en la tierra se burlaron de Noé y sus palabras. Continuaron con sus formas pecaminosas y continuaron con sus actividades cotidianas "normales" hasta que llegó el día del juicio. Los animales se reunieron, la familia de Noé entró en el arca, Dios cerró la puerta y llegó la lluvia.

DÍA DEL JUICIO COMO EN LOS DÍAS DE NOÉ


El Señor regresará por su iglesia y vendrá un día de juicio en esta dispensación del tiempo. Es una hora que nadie sabe, pero el Señor regresará durante un tiempo en que la tierra será como era en los días de Noé.

Como en los días de Noé, así será la venida del  hijo del hombre


"Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del hombre"( Mateo 24: 38-39 ).

Como en los días de Noé, muchos serán sorprendidos en su pecado


Continuaremos con nuestra vida cotidiana como de costumbre, haciendo lo que estamos acostumbrados a hacer: vivir con rectitud o pecado. Cuando suena la trompeta, muchas personas serán sorprendidas sin darse cuenta.

Jesús enseñó en los últimos tiempos que habría guerras, rumores de guerras, terremotos, pestilencias, falsos profetas y cosas por el estilo ( Mateo 24: 6–13 ). Debemos aguantar y permanecer fieles hasta el final y seremos salvos.

Cuando el Señor regrese, los muertos en Cristo resucitarán primero, y los que estén vivos y permanezcan serán arrebatados para encontrarse con Él en las nubes ( 1 Tesalonicenses 4: 16–17 ).

DEBEMOS PREPARARNOS PARA QUE NO NOS PASE COMO EN LOS DÍAS DE NOÉ


Las Escrituras enseñan una parábola de las 10 vírgenes: 5 sabias y 5 necias ( Mateo 25: 1–12 ). Cinco fueron sabias y tomaron aceite extra para sus lámparas para encontrarse con el novio, y 5 no. Cuando los 5 salieron a comprar más, llegó el novio y cerró la puerta. Cuando los 5 regresaron, el novio dijo que no los conocía. Podemos sentarnos en la casa de Dios y nunca conocerlo. Necesitamos tener una relación íntima con Él y estar listos para Su venida.

Que no nos suceda como en los días de Noé


Recordemos que la escritura dice: "Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir" ( Mateo 25:13 ).

Para llegar al cielo, debemos arrepentirnos de nuestros pecados, ser bautizados en el nombre de Jesús y llenos del precioso don del Espíritu Santo ( Hechos 2:38 ). Y nuestro viaje no termina allí: debemos continuar viviendo un estilo de vida de rectitud y santidad todos los días de nuestras vidas.

Nuestra salvación no dependerá de nadie más; nuestro juicio se basará en nuestra propia relación con el Señor. Estamos viviendo en los últimos tiempos. El día es como era en los tiempos de Noé. Así que preparémonos.

¿CÓMO ERA EN LOS DÍAS DE NOÉ?


Como en los días de Noé, resumen


El relato bíblico de Noé comienza en Génesis 6. Habían pasado aproximadamente 1.600 años desde la creación de Adán y Eva (Génesis 1:26–27). A medida que la población de la tierra explotó en número, también explotó con maldad. Hace mucho que se olvidó el justo sacrificio de Abel (Génesis 4:4), ya que “vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal” (Génesis 6:5). Los versículos 11 y 12 dicen: “Y se corrompió la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia. 12 Y miró Dios la tierra, y he aquí que estaba corrompida; porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra” Sin embargo, “Noé halló gracia ante los ojos de Jehová” (versículo 8).

Así como en los días de Noé, versículo


Cuando Jesús describió los eventos que rodearán Su segunda venida, dijo: “Como fue en los días de Noé, así también será en los días del Hijo del Hombre. Comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entró Noé en el arca, y vino el diluvio y los destruyó a todos” (Lucas 17:26–27). 

Jesús estaba señalando que, aunque la gente de la época de Noé era totalmente depravada, no les preocupaba lo más mínimo. Estaban llevando a cabo los eventos de sus vidas sin un solo pensamiento del juicio de Dios. Noé es descrito como un “pregonero de justicia” (2 Pedro 2:5), lo que significa que había pasado años advirtiendo a sus amigos y vecinos lo que el Dios Santo estaba a punto de hacer. Nadie escuchó.

Como en los días de Noé, la depravación y estilos de vida


La depravación y los estilos de vida impíos del mundo entero en ese momento fueron suficientes para que el Señor “se arrepintiera de haber hecho al hombre” (Génesis 6:6). Muchos eruditos creen que parte de la necesidad de destruir a todos los seres humanos excepto a Noé y su familia fue el pecado mencionado en Génesis 6:1–4:

“Aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas, que viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron para sí mujeres, escogiendo entre todas. Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años. Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre”.

Mientras el mal se reproducía y se apoderaba del mundo, el acto más misericordioso que Dios podía realizar era empezar de nuevo.

Como en los días de Noé, quien predicó a la gente de ese tiempo


Es interesante que Dios le permitió a Noé casi cien años para completar la construcción del arca. Durante todo ese tiempo, Dios esperó pacientemente (1 Pedro 3:20). Las Escrituras parecen implicar que Noé predicó a la gente de ese tiempo acerca de lo que vendría (Hebreos 11:7). No le creyeron a Noé y estaban contentos con su maldad e idolatría. Sus corazones estaban duros y sus oídos sordos. Nadie se arrepintió, ya nadie le importó buscar a Dios.

COMO EN LOS DÍAS DE NOÉ, ASÍ DIJO JESÚS QUE SERÍA EN ESTOS POSTREROS TIEMPOS


Jesús dijo que el mundo será muy parecido antes de que Él regrese para establecer Su reino terrenal (Mateo 25:31–33). Nos advirtió que estuviéramos preparados, porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no lo esperáis. 

2 Timoteo 3:1–4 nos da una imagen clara del estado del mundo antes de la venida de Jesús y probablemente también describe el mundo como en los días de Noé

2 Timoteo 3:1-4 describe el mundo como en los días de Noé


Ese versículo dice: “También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios” 

Cada vez es más evidente que, para entender cómo era el mundo en los días de Noé, solo necesitamos ver las noticias de la noche. Espero que esta reflexión "Como en los días de Noé", sea de edificación. Bendiciones.