Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

COMO TRATAR CON GENTE DIFÍCIL


LIDIANDO CON GENTE DIFÍCIL

Cómo tratar con gente Difícil

Vivir hoy implica tratar con personas difíciles. Es por eso que Pablo escribió a la iglesia en la carta a los filipenses; para enseñarles sobre la cultura del mundo en comparación con la cultura de Cristo, especialmente en el ámbito de las relaciones.

RELACIONES UNIFICADAS


Pablo señaló que si bien cada relación que encontraremos en la vida tendrá dificultades, debemos vivir en paz con todos los hombres, tal como dice Romanos 12:18: "Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres".

Una causa importante de infelicidad en esta vida son las relaciones tensas. Por lo tanto, las relaciones fuertes y unificadas son los ingredientes clave para el éxito y la realización en nuestras vidas naturales y espirituales (Eclesiastés 4: 9–12).

(También te puede interesar: Estudio Bíblico Sobre la Unidad en la Iglesia)

Luchamos por llevarnos bien con los demás porque todos somos diferentes: hay una gran diversidad. Sin embargo, cuando vivimos para Cristo, estamos llamados a abandonar nuestros valores, características e ideologías, y adoptar los de Cristo. ¡Debemos determinar qué no es como Cristo en nuestras vidas y deshacernos de eso! Esto ayudará a nuestras relaciones con otras personas, incluso las difíciles.

5 CAUSAS DE CONFLICTO


Reducimos los conflictos y aumentamos la cooperación con los demás cuando aprendemos cómo adoptar todo en Jesús: Tener ideas afines, tener el mismo amor y ser de común acuerdo. "Completad mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa" (Filipenses 2: 2).

Hay 5 enemigos de la unidad que debemos perseguir en nuestro caminar con Cristo. Nuestro objetivo debe ser superarlos y ver relaciones más fuertes como resultado.

COMPETENCIA DIFUSA


La comparación es un concepto peligroso. No debemos hacer nada en conflicto. Filipenses 2:3 dice: "Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo". La competencia no tiene lugar en la iglesia ya que todos estamos en el mismo equipo y en la misma familia. 

(Quizás te pueda interesar: Sanidad Emocional Según La Biblia)

Cuando hay desunión y conflicto en la iglesia, la comparación puede ser la causa raíz junto con los deseos en competencia. Debemos asegurarnos de que hemos adoptado la mentalidad de Cristo y buscar su voluntad y no la nuestra (Santiago 4: 1–3). ¡Nuestros motivos deben ser correctos!

ELIMINAR ENGREIMIENTO


Luchamos con orgullo a menudo en la vida. Pero, en lugar de desear que otros nos vean, deberíamos querer que otros vean a Jesús dentro de nosotros . Nada debe hacerse en vanidad o deseo personal (Filipenses 2: 3).

Las Escrituras señalan que el orgullo debe ser eliminado de nuestras vidas o causará destrucción, pues en Proverbios 8:13 dice: "El temor de Jehová es aborrecer el mal; la soberbia y arrogancia, el mal camino" (También leer Proverbios 16:18 ; 29:23).

La causa raíz del orgullo se encuentra en nuestros corazones: Nuestro corazón debe limpiarse y alinearse con Cristo si queremos vivir en paz con los demás (Marcos 7: 21–22). No somos nada sin Cristo en nuestras vidas, "porque el que se cree ser algo, no siendo nada, a sí mismo se engaña" (Gálatas 6:3).

DISMINUIR LA CRÍTICA


Las críticas están destinadas a derribar a otros. Las Escrituras nos llaman a considerar a los demás primero y a levantarlos (Filipenses 2:3). En resumen, debemos ser humildes. La humildad no es pensar menos en nosotros mismos, sino dejar de enfocarnos en cualquier parte de nosotros mismos.

Cuando no hemos entendido la humildad, tenemos la tendencia a concentrarnos en los defectos de los demás y pensar que somos mejores. Nuestro enfoque nunca debe estar en las faltas de los demás o asumir una mentalidad de juicio (Santiago 4: 11-12). Si no valoramos a las personas como Dios lo hace, veremos conflictos en nuestras relaciones.

DEMOSTRAR CONSIDERACIÓN


Nunca debemos centrarnos en nuestras propias necesidades y nuestros propios deseos, sino en satisfacer las necesidades de los demás, como dice la escritura "No mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros" (Filipenses 2: 4).

(También puedes visitar la sección de prédicas evangelísticas y temas de evangelismo)

¡Las Escrituras nos dicen que carguemos con las cargas de los demás, y no podemos hacer esto efectivamente si nuestros ojos (alcance) están en nosotros mismos! Si observamos lo que otros enfrentan, podemos ver dónde Dios quiere que ayudemos y ministramos. No podemos ser insensibles a las necesidades de otras personas.

"Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo" Gálatas 6:2)

DESARROLLAR SEMEJANZA A CRISTO


Estamos llamados a desarrollar una vida que sea como Cristo. La mente que estaba en Jesucristo también debería estar en nosotros (Filipenses 2: 6). Jesús se despojó de todos los privilegios que se le debían y asumió la apariencia de un siervo. (Filipenses 2: 7–8).

¡Jesús se negó a exigir cualquier derecho y decidió no declarar a cada persona equivocada, a pesar de que tenía todo el derecho! Cristo eligió amar y ser un servidor de todos. Nuestro objetivo debe ser actuar como Jesús en cada situación y en cada relación.