Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

EL VALOR DE LA PRUEBA


"Santiago, un siervo de Dios y del Señor Jesucristo, a las doce tribus que se encuentran dispersas en el extranjero, salud. Hermanos míos, cuenten todo gozo cuando caigan en diversas pruebas; Sabiendo esto, que probar tu fe genera paciencia. Pero deje que la paciencia tenga su trabajo perfecto, para que sean perfectos y completos, sin querer nada" ( Santiago 1: 1–4).

El valor de la prueba, persona orando

(También puedes leer: Tiempos de Prueba, el Propósito de Ser Probado)

NUESTRA PERSPECTIVA SOBRE LA ADVERSIDAD EN TIEMPOS DE PRUEBA


Como humanos, no nos gusta que nos hagan pruebas de forma innata. Los tiempos difíciles y la adversidad nos afectan; impacta nuestros pensamientos, perspectiva, personalidad, adoración, vida de oración, etc.

(Quizás te puede interesar: Tentación y Prueba, Diferencia)

Santiago, el pastor de la iglesia primitiva, observó cómo la adversidad estaba impactando a los santos. La persecución prevalecía y los primeros creyentes habían llegado a tiempos muy difíciles.

Cuando se trata de la vida cristiana, es de esperar la prueba en medio de la adversidad. Vendrá en todas las formas y tamaños y desde muchas direcciones diferentes. Independientemente de la prueba o tribulación, nuestra perspectiva debe ser alegre y debemos tener una mentalidad positiva hacia estos problemas espirituales. Santiago quería ayudar a la iglesia a cambiar su punto de vista en las pruebas.

BENEFICIOS DE LA PRUEBA


Ante el juicio, es difícil ver el beneficio. Sin embargo, debemos entender cómo la prueba de nuestra fe produce paciencia (Santiago 1:3). ¡Hay valor en la prueba! Debemos dejar de perder nuestra fe y rendirnos ante la prueba; seguirá viniendo, así que debemos saber cómo verlo y tratarlo.

Nada es tan malo como parece en la cultura americana y cristiana. Nuestras pruebas no se pueden comparar con la situación que Santiago estaba abordando: Estas personas estaban siendo perseguidas por su fe, estaban a kilómetros de distancia de sus familias, etc.

Aún así, la prueba para la iglesia primitiva (y para nosotros hoy) tiene un propósito. Dios usará pruebas y tentaciones para nuestro desarrollo. Las pruebas ponen de manifiesto la resistencia y la firmeza en nuestro caminar con Dios.
Santiago no fue el primero en decirnos que los tiempos de prueba son buenos para nosotros. David dijo lo mismo en los Salmos: "Porque tú nos probaste, oh Dios; nos ensayaste como se afina la plata" (Salmos 66:10).

Salomón nos dice que Dios prueba los corazones (Proverbios 17:3). Pedro nos dijo que nos regocijáramos mucho por muchas pruebas; la prueba de nuestra fe es buena para nosotros (1 Pedro 1: 6–7).

Dios está probando nuestra confianza hacia él. Debemos darnos cuenta de que Dios, a través del refinamiento del proceso de prueba, está tratando de obtener lo mejor (trabajo perfecto) de nosotros (Santiago 1: 4).

Nunca alcanzaremos un nivel de conocimiento y sabiduría en Dios hasta que hayamos pasado por un momento de prueba, un tiempo de adversidad. Nunca creceremos en un ministerio a menos que hayamos tenido algunas pruebas. Debemos esperar pruebas en nuestras vidas; Dios no nos protegerá de la miseria y los tiempos difíciles. No lo hizo por la iglesia primitiva, y hoy no lo hará por nosotros.

LOS PORQUÉS DE LAS PRUEBAS


El objetivo de Dios no es hacernos felices en esta vida; es para hacernos santos. Él quiere hacernos como Él (fuimos creados a su imagen). Dios nos llama a ser santos porque Él es santo (1 Pedro 1:16 ). La felicidad que la gente debería estar buscando solo se encontrará en la santidad de Dios.

Cuando Santiago habla de ser perfecto o completo, solo se trata de pruebas. Ante la adversidad, ¡Debemos dejar de intentar orar en cada prueba!  Necesitamos tener suficiente fe en Dios para confiar en Él y dejar que la prueba siga su curso en nuestras vidas.

Los cristianos maduros adoptarán la actitud de hacer lo que sea necesario para crecer en su caminar cristiano. Debemos darnos cuenta de que no todo es fácil o cómodo.

VALOREMOS LA PRUEBA CUANDO SEPAMOS...


QUE NOS ESTÁ PREPARANDO


Paul persuadió a un esclavo fugitivo para que volviera con su amo. En su regreso, Paul le pide al maestro que se reconcilie con su sirviente. Él notó que el sirviente en el pasado no era rentable, pero ahora era rentable para ambos (Filemón 1: 10-16). Pablo gritó que Onésimo ahora sería como un hermano para ambos en la carne y en el Señor. En resumen, Paul identificó que Onésimo no era el mismo hombre que era antes de someterse a una prueba. En nuestras propias pruebas, debemos mirarlos y analizar cómo nos está preparando para el futuro. ¡Las pruebas nos prepararán para algo más grande!

QUE PODEMOS CONFIAR EN DIOS


La mayoría de nosotros sinceramente no confiamos en Dios. La verdadera prueba de madurez espiritual no es lo que sabemos hacer, sino lo que hacemos cuando no sabemos qué hacer ( I Timoteo 4:10 ).

Confianza significa estar convencido de algo y, en este caso, estar convencido de Dios. Confiar en Dios es un problema del corazón; nuestros corazones necesitan estar fijos en Él (Salmos 112: 7). Debemos hacernos una pregunta: ¿Podemos elegir confiar solo en lo tangible o en lo que no siempre podemos ver? Necesitamos desarrollar nuestra confianza en Dios; Esto sucederá a través de pruebas continuas en esta vida.

VA A TERMINAR BIEN


Todas las cosas funcionarán juntas para bien de aquellos que aman a Dios y son llamados de acuerdo a su propósito (Romanos 8:28). Somos probados muchas veces contra lo que Dios ya sabe sobre nuestro potencial. Él está tratando de ayudarnos a ver esto por nosotros mismos. A través de las pruebas y nuestra creciente resistencia, el resultado será positivo. Recuerde, Dios no nos tentará más allá de lo que podemos soportar (I Corintios 10:13).

En conclusión, Santiago dice que valoremos nuestras pruebas porque está haciendo un buen trabajo en nosotros. Debido a que los tiempos difíciles son positivos, necesitamos ajustar nuestra mentalidad. Debemos saber que la adversidad, la prueba nos ayuda a prepararnos, confiar en Dios, nos asegura que terminaremos bien. Dios bendecirá a los que soportan pacientemente las pruebas y la tentación; luego recibirán la corona de la vida (Santiago 1:12).