ttt

Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

EL VERDADERO AMOR Y EL MATRIMONIO


EL AMOR EN EL MATRIMONIO

El verdadero amor y el matrimonio

"Deje que el esposo rinda a la esposa la benevolencia debida, y también la esposa al esposo. La esposa no tiene poder de su propio cuerpo, sino el esposo; y del mismo modo, el esposo no tiene poder de su propio cuerpo, sino la esposa" (1 Corintios 7: 3–4).

EL VERDADERO AMOR SATISFACE LAS NECESIDADES EN EL MATRIMONIO


Hay más de 40 Escrituras que Pablo escribió solo en Corintios sobre el matrimonio. Su discurso sobre el matrimonio cubría cónyuges incrédulos, divorcios, conflictos, viudas y viudos, personas solteras que buscaban cónyuges, intimidad y mucho más. 


Pero, el quid básico de este pasaje de la Escritura es simple: los esposos deben satisfacer las necesidades de su esposa y las esposas deben satisfacer las necesidades de su esposo.

Cuando las parejas casadas dejan de satisfacer las necesidades de los demás en el matrimonio, es cuando entra la discordia. En 1 Corintios 7: 3, la palabra griega render es apodidómi , que significa entregar, realizar o ceder. Los esposos y las esposas deben amarse en sus matrimonios. Pero, ¿Qué es el amor verdadero?

Jesús nos dio una definición funcional del amor al dar su vida por nosotros. Se nos dice que hagamos lo mismo por nuestros hermanos y hermanas en Cristo (I Juan 3:16). El verdadero amor se genera a partir del deseo de garantizar lo mejor para alguien que no sea nosotros, independientemente de si se satisfacen nuestras propias necesidades. Debemos amar como Cristo amó a la iglesia (Efesios 5:25).

EL VERDADERO AMOR SATISFACE LA NECESIDAD DEL CONFLICTO Y LA COMODIDAD


Dios diseñó el conflicto como parte del matrimonio para ayudar a resolver problemas en la relación (1 Corintios 7:28). Pero, el conflicto puede llegar a ser mal percibido si usamos el matrimonio únicamente para fines egoístas. Si permitimos que una actitud egoísta se filtre en el alcance de nuestras relaciones matrimoniales, pronto descubriremos que el matrimonio se ha convertido en un ídolo en nuestra vida.

(Quizás te pueda interesar: La Virginidad: Pureza Sexual)

Debemos tener cuidado de no basar nuestras relaciones en los sentimientos asociados con el amor (p. Ej., El gusto por alguien o el romanticismo). Si realmente amamos la forma en que Dios quiere que amemos, no se puede desenamorarse de alguien. 

Nadie puede ser desagradable porque, como éramos pecadores, Cristo murió por nosotros (Romanos 5: 8). Nuestra relación matrimonial se basa en nuestra relación con Dios, no en el desempeño de nuestro cónyuge.

EL VERDADERO AMOR SATISFACE LA NECESIDAD DE SERVICIO DE SU CÓNYUGE


Cuando Dios hizo al hombre, lo puso en el Jardín del Edén y le dijo que lo cuidara. Después, Dios vio que no era bueno para el hombre estar solo, y creó una ayuda para él (Génesis 2:15, 18). Dios creó a los humanos con brechas, y nuestros cónyuges ayudan a llenar esas brechas. 

(También puedes visitar la sección de Estudios Bíblicos)

El matrimonio no se trata de que nuestro cónyuge sea "todo lo que necesitamos". El matrimonio no se trata de encontrar a alguien que "nos complete". El matrimonio es un amor e intimidad deliciosos que permiten que un hombre y una mujer sirvan a Dios juntos.

EL AMOR VERDADERO SATISFACE LA NECESIDAD DE COMUNICACIÓN DE SU CÓNYUGE


En el matrimonio, hay varias reglas para la comunicación. Necesitamos aprender a comunicarnos en el momento correcto (Proverbios 25:11). No trate de discutir un tema acalorado cuando sea el momento equivocado (Proverbios 20: 3). 

(También te puede interesar: El Mutuo Amor Entre Los Esposos)

Es importante escucharse unos a otros al comunicarse. Debemos esperar para responder después de que la otra persona hable (Proverbios 18: 3). Escuchar ayuda a nuestro cónyuge a saber que creemos que son importantes para nosotros y lo que se diga es importante.

La comunicación debe avanzar en un volumen normal (Proverbios 15: 1). Necesitamos tener cuidado de extender el mismo amor y paciencia a nuestro cónyuge como lo hacemos con todos los demás que encontramos a lo largo del día. Por último, tenemos que "pelear" y resolver nuestras diferencias entre nosotros (Mateo 18:15). Esto requiere que nosotros: 

1) Hablemos y actuemos como un cristiano 
2) Establezcamos un tiempo para la confrontación con nuestro cónyuge. 
3) Afirmemos nuestro amor mutuo 
4) Limitemos los parámetros de la conversación. 
5) Indiquemos la posición del otro 
6) Dejemos que la otra persona exprese nuestra posición. 
7) Encontremos pequeñas áreas de acuerdo 
8) Participemos en un diálogo, no en un monólogo 
9) Estemos atentos al punto de ebullición de la otra persona. 
10) Continuar con nuestras responsabilidades. 
11) No viole las confidencias 
12) Oremos juntos 

EL VERDADERO AMOR APRENDE CUÁLES SON LAS NECESIDADES DE SU CÓNYUGE


Las Escrituras nos dicen que moremos unos con otros sabiamente (1 Pedro 3: 7). Necesitamos conocer a nuestro cónyuge y tratarlo con comprensión y como socios iguales en la relación con Cristo

Si no lo hacemos, Dios no escuchará nuestras oraciones. En el Antiguo Testamento, a los esposos y esposas se les ordenaba invertir el uno en el otro únicamente durante un año antes de hacer cualquier otra cosa (Deuteronomio 24: 5). 

Si bien no podemos hacer esto hoy, este concepto habla de la importancia de conocer a nuestro cónyuge y cuáles son sus necesidades. Nunca dejarán de cambiar y nunca debemos dejar de conocernos.

EL VERDADERO AMOR TE PREPARA PARA LA PERSONA QUE NECESITAS SATISFACER


Pablo no estaba casado cuando escribió 1 Corintios. Proporciona una conciencia de los que están casados ​​y de los solteros. Pablo señala que es más fácil estar soltero porque el trabajo adicional implica estar casado (1 Corintios 7: 7). Sin embargo, ya sea soltero o casado, ambos estados de la vida son un regalo. Debemos apreciar y aceptar la etapa de la vida en la que nos encontramos.

Mientras buscamos encontrar una pareja en la vida, debemos ser la persona con la que queremos casarnos. En la autoreflexión, también debemos asegurarnos de que estamos viviendo una vida correcta que atraiga al mismo tipo de persona que estamos buscando. Los solteros deben ser hoy con quienes te quieres casar en el futuro.

EL VERDADERO AMOR VIENE DE UN LUGAR


El amor de Dios es derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo (Romanos 5: 5). El verdadero amor solo vendrá de Dios. No solo nos ama, sino que nos usa como un recipiente para amar a través de nosotros a otros en el mundo, y especialmente en nuestros matrimonios. Es por eso que Jesús miró a los creyentes de todo el mundo y dijo que seremos llamados sus discípulos si nos amamos unos a otros (Juan 13:35).