Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

LAS BIENAVENTURANZAS


REFLEXIÓN SOBRE LAS BIENAVENTURANZAS

Las Bienaventuranzas

Explicación del sermón de las bienaventuranzas


Mateo enumera actitudes, acciones, apetitos, atributos y circunstancias para las bendiciones en un conocido pasaje de la Escritura, conocido como "Las Bienaventuranzas" (Mateo 5: 1–10). En este contexto bíblico, Jesús describe elementos que son contrarios a lo que consideraríamos una bendición y/o lo que nos haría felices. La cultura ha definido la felicidad ideal como la modificación de nuestras circunstancias externas, pero Jesús habla de la felicidad interna.

EL SECRETO DE LA FELICIDAD


En Eclesiastes 2, el Rey Salomón describe muchas formas en que trató de lograr la felicidad, pero se decidió a decir que toda la vida era irracional (Eclesiastes 2:17). Jesús conocía la condición humana: Que nunca estaríamos satisfechos con "cosas" por lo que Jesús enseña acerca de las bendiciones en las bienaventuranzas de dónde proviene la verdadera felicidad y satisfacción.

La felicidad no depende de las circunstancias correctas, sino de las actitudes, comportamientos y atributos correctos. Las bendiciones y la felicidad provienen de lo que Dios hace en el interior, y no de lo que nosotros u otros hacemos en el exterior. El secreto de la felicidad es admitir nuestra impotencia, algo que parece extraño y extremo.

En las Bienaventuranzas, todas las escrituras comienzan con un palabra de bendición, que significa feliz: el favor de Dios en la vida de alguien

LAS 8 BIENAVENTURANZAS


BIENAVENTURADOS LOS POBRES EN ESPÍRITU 


Cuando Jesús enseña a sus seguidores a ser "pobres en espíritu", no estaba hablando de tener una mala actitud. Jesús habló de la importancia de la humildad. Este es un problema en toda la humanidad. Jesús habló al respecto, y en toda la Escritura hay evidencia de que los discípulos luchan con ella, así como las primeras iglesias.

(También te puede interesar: Manso Pero No Menso)

Necesitamos ser cautelosos para no exhibir un espíritu de orgullo (Gálatas 6: 3) y no pensar demasiado en nosotros mismos. La humildad y la felicidad van de la mano; por lo tanto, debemos examinar cómo la humildad nos puede ayudar.

LA HUMILDAD REDUCE EL ESTRÉS


Cuando tenemos expectativas para nosotros mismos y para los demás, tenemos más estrés cuando no se cumplen (por nosotros u otros). Cuando permitimos que la humildad reine en nuestra vida, reducirá la brecha entre las expectativas y la realidad y nos llevará a un lugar de operación realista.

Las Escrituras nos recuerdan que debemos poner todas nuestras preocupaciones sobre el Señor (1 Pedro 5: 7); cuanto más nos rendimos, más fuertes nos volvemos. Dios siempre resistirá a los orgullosos y dará gracia (fortaleza) a los humildes (Santiago 4: 6). La humildad nos ayuda a confiar más en nuestro Creador y Señor: ¡Jesús!

LA HUMILDAD MEJORA NUESTRAS RELACIONES


Las personas orgullosas y egocéntricas nunca son felices porque dependen de una fuente defectuosa: ellos mismos. Traen su infelicidad a cada relación que tocan: con los demás y con Dios. La humildad eliminará nuestro enfoque de nosotros mismos y permitirá que nuestro enfoque se vuelva hacia los demás. Deberíamos dejar que otras personas hablen de nosotros (tanto buenos como malos).

A otros se les debe dar la oportunidad de alabarnos (Proverbios 27: 2). Dios nos exaltará a su debido tiempo si nos considera dignos (1 Pedro 5: 6), pero si nos exaltamos a nosotros mismos, Dios nos derribará (Mateo 23:12). Si intentamos caminar humildemente ante el Señor y ser honestos acerca de lo que somos y depender de Dios, tendremos mejores relaciones con los demás y con el Señor.

LA HUMILDAD LIBERA EL PODER DE DIOS


Las Escrituras nos recuerdan que cuando somos humildes, heredaremos el reino de Dios. El reino de Dios no es de este mundo (Juan 18:36), sino dentro de nosotros (Lucas 17:21). ¡El reino de Dios no está en las cosas terrenales, sino en la justicia, la paz y la alegría en el Espíritu Santo (Romanos 14:17)!

Es el deseo de Dios permitir que sus hijos sean participantes de su reino (Lucas 12:32). Debemos recordar: El reino de los cielos es como un comerciante que busca perlas bonitas: quien, cuando encontró una perla de gran precio, fue y vendió todo lo que tenía, y la compró (Mateo 13: 45–46). ¡No hay nada que Dios no haga por los humildes!

BIENAVENTURADOS LOS QUE LLORAN 


¡La felicidad de Dios para los que lloran es que Dios los consuela! Podemos tener una falsa percepción de que si estamos sufriendo, esta no es la voluntad de Dios o que tenemos pecado en nuestra vida. Las Escrituras nos dicen que está bien llorar: Jesús diseñó el duelo como parte de la bendición.

El luto es lamentar lo que se pierde. Está mal para nosotros llegar a la idea de que el dolor significa infidelidad. Si esto es correcto, Jesús fue un hombre marcado por el fracaso. Jesús lloró por la pérdida de Lázaro (Juan 11:35), se lamentó por Jerusalén (Mateo 23: 37-39), y lloró en agonía al enfrentar la cruel y rugosa cruz (Lucas 22:44).

En general, Jesús era "... un hombre triste y familiarizado con el dolor ..." (Isaías 53: 3). La verdadera fe no es actuar como si el dolor no existiera, sino confiar en Dios cuando existe el dolor.

El rey David clamó al Señor en el Salmo 30 y Dios respondió. A partir de esta experiencia, David nos enseña tres lecciones importantes.

EL DUELO NO DEBE DURAR PARA SIEMPRE


Cuando David clamó al Señor, Dios lo escuchó y lo sanó. David nos enseña que el duelo tiene un lugar, pero que no debería durar para siempre: el llanto puede durar una noche, pero la alegría llega por la mañana.

EL DUELO ES UN PROCESO


Llegará un momento en que nos cambiaremos a otra cosa. David declaró que Dios convirtió su duelo en baile. Girar llevará tiempo y es un proceso , ¡Pero tiene un resultado de alegría! ¡Lo que una vez nos lastima se convertirá en algo por lo que podemos alabar a Dios!

EL DUELO ES PARA UN PROPÓSITO


Debemos entender que las pruebas que soportamos tienen un propósito en nuestro caminar con Dios. ¡Romanos 8:28 nos recuerda que todas las cosas funcionan juntas para nuestro bien! Dios nos hace soportar la tribulación porque otros no tienen la capacidad de soportarla. Dios nos dará fuerzas para salir adelante (I Corintios 10:13).

La bendición adicional en el luto es la presencia de Dios. Dios vendrá cuando necesitemos ayuda, ¡Estar en un lugar donde Dios aparecerá no es un mal lugar para estar! Dios está cerca de aquellos que tienen un corazón quebrantado y un espíritu contrito (Salmo 34:18).

FELICIDAD MANIFIESTA


Debemos recordar que la Palabra de Dios es siempre buena y siempre verdadera. Solo tenemos que probarlo y ver las promesas de Dios activadas en nuestra vida. Jesús nos recuerda: si sabéis estas cosas, bienaventurados si las hacéis (Juan 13:17).

Las Escrituras nos dicen que Jesús vino para darnos una vida más abundante (Juan 10:10), y esto se evidencia por las bendiciones que experimentamos todos los días. Jesús presentó Las bienaventuranzas en el Monte en Mateo 5: 1–10 , donde describe las multitudes de bendiciones que vienen con la vida para Dios.

BIENAVENTURADOS LOS MANSOS, PORQUE ELLOS HEREDARÁN LA TIERRA 


La cultura nos ha enseñado a asimilar la mansedumbre con la debilidad. Sin embargo, los griegos usan la palabra manso para describir algo que tiene fuerza y ​​poder, por ejemplo, un caballo que se ha roto. Las Escrituras enseñan que la mansedumbre es una cualidad bendecida, y ha sido demostrada por muchos grandes hombres de Dios.

Moisés mismo fue "muy manso, sobre todo los hombres que estaban sobre la faz de la tierra" (Números 12: 3). ¡Moisés era cualquier cosa menos débil! Durante 40 años, condujo a Israel a través del desierto, se paró en la brecha entre el juicio de Dios y la Nación de Israel, habló cara a cara con Dios y resistió la persecución de la gente.

Jesús continuó el paralelo de la mansedumbre a una bestia de carga cuando les dijo a los creyentes que lo siguieran y que tomaran su yugo para descansar porque su yugo era fácil y ligero (Mateo 11: 28-30).

E incluso Jesús mismo demostró el poder de la mansedumbre cuando soportó la cruz. Tenía 12 legiones de ángeles a su disposición (Mateo 26:53), aproximadamente 80,000 de ellos, pero permitió que lo llevaran cautivo, colgado en una cruz y murió por nuestros pecados. ¡Jesús elige la mansedumbre!

¡Los mansos heredarán la tierra, no el mundo actual! Llegará un momento en que Dios creará un cielo nuevo y una tierra nueva y hará nuevas todas las cosas (Apocalipsis 21: 1–7). Cuando Dios crea algo, es bueno, ¡pero el cielo nuevo y la tierra nueva serán una obra mayor donde el pueblo de Dios no sufrirá más lágrimas, muerte, tristeza, llanto o dolor!

BIENAVENTURADOS LOS QUE TIENEN HAMBRE Y SED DE JUSTICIA


Viviendo en este mundo actual, muchos de nosotros hemos sentido un vacío o anhelo de algo más. Buscamos a lo largo de nuestra vida para llenar ese vacío, y lamentablemente, la mayoría del mundo nunca lo encuentra.

Dios puso un hambre en sus hijos para buscarlo a él, pero en cambio las personas buscan satisfacción en malos caminos. Los placeres del pecado solo duran una corta temporada ( Hebreos 11:25 ).

Muchos tienen hambre y sed en esta vida, pero tienen hambre y sed de cosas carnales. Buscar la justicia es la clave para experimentar la verdadera realización en esta vida. Si tratamos de cumplir ese vacío a nuestra manera, o a través de nuestra propia justicia, nos quedaremos cortos: lo mejor es como trapos sucios (Isaías 64: 6).

El rey David dijo que su alma tenía sed del Dios viviente (Salmos 42: 2; 63: 1). Si buscamos a Dios, Él va a satisfacer nuestras almas y nos llenará de bondad (Salmos 107: 9). Cuando dejamos que Dios llene nuestra hambre y nuestra sed, ¡podremos estar llenos!

Tenemos la oportunidad de estar desbordados con la justicia de Dios, o simplemente para retrasar los dolores de hambre por una temporada. Podemos elegir ser cambiados para siempre o solo una paz hasta el día siguiente.

Jesús nunca enviará a su pueblo lejos, vacío: quiere alimentarnos. Cuando Jesús habló a la multitud, no quiso enviar a nadie en ayunas, por lo que bendijo 7 hogazas de pan y unos pocos peces pequeños, y los distribuyó a la multitud (Mateo 15: 32–36). Y todos comieron y se llenaron (Mateo 5:37): ¡4.000 hombres además de mujeres y niños, y sobraron 7 canastas!

Cada vez que entramos en la presencia de Dios, Él nos llenará. Y, siempre habrá más. El desbordamiento no solo nos bendecirá, sino que también bendecirá a los que nos rodean.

BIENAVENTURADOS LOS MISERICORDIOSOS, PORQUE ELLOS ALCANZARÁN MISERICORDIA 


MISERICORDIOSO

Somos humanos y todos cometemos errores. Hacemos daño a los demás de maneras que ni siquiera se dan cuenta en el día a día. Cuando estamos heridos, nos ofendemos, y luego desarrollamos un "rencor" hacia la otra persona.

Las personas que son misericordiosas se han dado cuenta de que no necesitan guardar rencor y sentirse ofendidas cuando se les hace daño. Se han dado cuenta de que la misericordia les da libertad .

Las Escrituras hablan sobre los beneficios de la misericordia de Dios. La misericordia de Dios es tierna (Salmo 25: 6), nos sostendrá cuando caigamos (Salmo 94:18), y es eterna (Salmo 103: 17). Las Escrituras muestran la misericordia de Dios como lo demuestran sus acciones. Él extiende esas acciones porque nos ama. Del ejemplo de Dios, podemos ver la misericordia como amor en acción.

CUANDO MOSTRAMOS MISERICORDIA A OTROS, EMULAMOS LAS CARACTERÍSTICAS DE CRISTO


Cuando somos misericordiosos con los demás, mostramos compasión, amabilidad y gracia a los demás (por ejemplo, enemigos, aquellos en el poder, etc.). Solo nosotros tenemos la capacidad de extender misericordia hacia alguien que nos ha ofendido, ¡Alguien más no puede quedarse en la brecha para perdonar a otros en nuestro nombre! La misericordia siempre comenzará con nosotros, y cuando somos misericordiosos, eso desbloqueará el poder de la misericordia de Dios en nuestra vida (Mateo 6:14).

Las personas misericordiosas se dan cuenta de que es importante extender la misericordia cuando tienes la oportunidad porque en algún momento la vamos a necesitar. En lugar de odiar a nuestros enemigos, necesitamos:

 "... amar [a] nuestros enemigos, bendecir a los que nos maldicen [a nosotros], hacer el bien a los que nos odian [a nosotros] y orar por aquellos que [nos usan], y nos persiguen [a nosotros] ]… ” (Mateo 5:44). Necesitamos perdonar a los demás tal como Cristo nos perdonó (Colosenses 3:13).

BIENAVENTURADOS LOS LIMPIOS DE CORAZÓN, PORQUE ELLOS VERÁN A DIOS


La felicidad no siempre está en lo que sentimos por dentro o en lo que vemos por fuera. La verdadera felicidad y las bendiciones son evidentes en nuestra vida cuando la bondad y la pureza de nuestro corazón también se muestran realmente en el exterior.

Cuando las Escrituras hacen referencia a ser "puro de corazón", esto se refiere a alguien que no tiene motivos mezclados. ¡Ser puro de corazón significa tener integridad!

Los humanos son inherentemente malvados. Por lo tanto, muchos piensan que son puros a sus propios ojos (Proverbios 30:12). La verdad del asunto es que necesitamos la gracia, el amor y el espíritu de Dios derramando en nuestro corazón. ¡Su justicia lavará ese pecado, nos ayudará a poner su mentalidad y caminar cada día con un corazón renovado!

Para ser puros de corazón, necesitamos recordar y realinear. Dios ve todo lo que hacemos: conoce el fin desde el principio (Isaías 46:10). Podemos engañar a otros haciendo el papel, pero Dios ve nuestro corazón interior y conoce su pureza (1 Samuel 16: 7).

Necesitamos realinear nuestras prioridades si queremos tener un corazón puro. Las Escrituras nos dicen que pensemos en cosas verdaderas, honestas, justas, puras, encantadoras, buenas, virtuosas y dignas de alabanza (Filipenses 4: 8). ¡Necesitamos volver a entrenar nuestras mentes (corazones) para ser puros!

Cuando tenemos un corazón puro, Dios nos recompensará. ¡José tuvo muchas oportunidades de endurecer su corazón hacia Dios, pero permaneció fiel y Dios lo bendijo abundantemente! José se convirtió en el segundo al mando en Egipto (Génesis 41: 38–46). Si podemos purificar nuestro corazón, y luego dejar que se vea por fuera, ¡seremos bendecidos!, es decir, bienaventurados.

BIENAVENTURADOS LOS PACIFICADORES PORQUE ELLOS SERÁN LLAMADOS HIJOS DE DIOS


Todos somos humanos y tenemos la tendencia a ser gobernados por nuestras emociones. Cuando permitimos que nuestras emociones se salgan de control, decimos cosas que lamentamos. Todos somos culpables de esto y hemos visto ejemplos de esto en otros a lo largo de nuestra vida.

En un momento de emoción, nuestras palabras ofenden a otros en lugar de atraerlos a Cristo (Proverbios 18:19). ¡En lugar de causar conflicto, deberíamos estar creando paz! ¡Sé un pacificador!

Cuando nos esforzamos por ser pacificadores, hacemos lo correcto y en un momento en que prevalece el caos tratamos de resolver la situación. Cuando hay un conflicto, otros deberían ver el amor de Jesús brillando en nosotros (Mateo 5:16).

Los pacificadores hablarán la verdad, pero la hablarán con amor (Efesios 4:25). ¡Los pacificadores son humildes (Proverbios 18:12) y saben quién tiene el control final! Para mediar cualquier problema en la vida, necesitamos saber cómo dejar que el Espíritu Santo hable a través de nosotros y no permitir que nuestros propios pensamientos e ideas se interpongan en el camino.

Deberíamos estar abiertos a la verdad que Dios nos otorga (Proverbios 12:15) y cómo hablar una palabra suave en el Espíritu Santo (Proverbios 15: 1).

Si somos gobernados por el Espíritu Santo en nosotros, podemos hacer que la paz venga de nosotros. ¡Jesús siempre puede crear paz en medio de la tormenta (Marcos 4: 36–40) y puede ordenar que la paz entre en nuestra vida!

Por el poder de Su nombre, podemos hablar de paz en cualquier situación y permitir que otros experimenten esa paz que sobrepasa todo entendimiento (Filipenses 4: 7).

BIENAVENTURADOS LOS QUE PADECEN PERSECUCIÓN


La persecución no es una palabra que a los cristianos les gusta escuchar. Pero, cuando elegimos dejar a un lado todo lo demás en la vida y servir al Señor, enfrentaremos persecución en nuestra vida.

Las Escrituras nos dicen que cuando servimos al Señor, seremos rechazados y maltratados por nuestros compañeros. Sin embargo, cuando somos perseguidos, ¡Somos perseguidos por el amor de Jesús!

Jesús mencionó que si el mundo nos odia es porque lo odió mucho antes a él (Juan 15: 18-20). Si Jesús enfrentó persecución, sus seguidores también serán perseguidos. La ausencia de persecución en nuestra vida debería hacernos cuestionar si realmente somos seguidores de Jesús o seguidores del mundo. ¿Podemos realmente ser bendecidos (felices) sin persecución en nuestra vida?

Si nos atenemos a la Palabra de Dios, seremos perseguidos (II Timoteo 3:12). La persecución vendrá en muchas formas: De aquellos en esta tierra y del príncipe de este mundo.

"Porque luchamos no contra carne y sangre, sino contra principados, contra poderes, contra gobernantes de las tinieblas de este mundo, contra la maldad espiritual en lugares altos" (Efesios 6:12).

El diablo obtiene una gran satisfacción cuando piensa que está afectando a un hijo de Dios. Pero nada lo irrita más que cuando un hijo de Dios continúa alabando y glorificando a Dios a través de cada prueba, tribulación, persecución, etc. Sabemos que los sufrimientos de este tiempo presente ni siquiera son comparables a la gloria venidera (Romanos 8:18)

Si podemos obtener un amor por Jesús en nuestro corazón que supere cualquier cosa en este mundo, no importará ningún tipo de persecución que enfrentemos. Contaremos como una bendición: si resistimos, recibiremos la corona de la vida (Santiago 1:12).