Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

TESTIMONIO PERSONAL


EL PODER DE UN TESTIMONIO PERSONAL

Testimonio personal

Un testimonio con cualquier otro nombre ...

Testificar significa declarar públicamente, dar a conocer, afirmar, validar, dar testimonio o proporcionar evidencia. Los verdaderos testimonios son poderosos y pueden afectarnos personalmente y a quienes nos rodean. Un testimonio no es solo una historia: hay un verdadero impacto espiritual con un testimonio.

(También te puede interesar: Integridad Espiritual)

Los testimonios declaran la gloria de Dios, hablan de su gracia y misericordia, y muestran a otros que Dios hará lo que dijo que haría. Proporcionamos evidencia a otros sobre Dios. Hay una razón por la cual Dios quiere que nuestro testimonio sea público: Necesitamos proporcionar más que solo un ejemplo de lo que la gracia de Dios ha hecho por nosotros.

"Diré yo a Jehová: Esperanza mía, castillo mío; mi Dios, en quien confiaré. Él te librará del lazo del cazador, de la peste destructora" (Salmos 91: 2-3). Estas son palabras que declaran y testifican con el ejemplo lo que Dios puede hacer por nosotros.

¿POR QUÉ LOS TESTIMONIOS SON PODEROSOS?


Los testimonios crean fe para las personas que nos rodean. No podemos dudar de que Dios existe y de lo que Él es capaz de hacer cuando escuchamos lo que ha hecho por otra persona. Los testimonios también alientan: ¡No podemos sentirnos deprimidos o rechazados sabiendo que Dios realizó lo milagroso! Podemos saber que si Dios lo hizo por otra persona, Él puede hacerlo por nosotros.

Los testimonios también glorifican a Dios. Si bien podemos alabar al Señor durante los servicios de la iglesia, esta no es la única forma en que Dios quiere recibir nuestra alabanza y adoración.

(Quizás te pueda interesar: Evangelismo Personal)

ARCA DEL TESTIMONIO


Cuando Israel estaba en el desierto, Dios le dio a Moisés instrucciones para construir un tabernáculo, un lugar donde su presencia pudiera habitar. De todos los muebles en el tabernáculo, la presencia de Dios descansaría en el propiciatorio: La tapa / cubierta del Arca del testimonio (pacto) (Éxodo 25:21).

El Arca almacenó 3 artículos: Maná, la vara de Aarón y los 10 mandamientos (Hebreos 9: 4). Las tablas de piedra debían representar la ley y la Palabra de Dios. La vara debía representar la corrección / autoridad de Dios. Y, el maná representaba la provisión y la capacidad de Dios para hacer milagros. Basado en todas las experiencias del pueblo de Israel, Dios había formado un símbolo de su testimonio.

UN NUEVO TESTIMONIO


El Arca del Testimonio en el Antiguo Testamento fue un presagio para el creyente del Nuevo Testamento. Ahora somos el tabernáculo en el que mora la presencia de Dios. Todos debemos compartir ese testimonio con otros y usarlo para vencer a nuestro enemigo.

"Y ellos le han vencido por medio de la sangre del cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte" (Apocalipsis 12:11). 

(También te invito a leer: Evangelismo Efectivo)

Debemos aprovechar cada oportunidad para declarar la gloria de Dios en nuestras vidas a las personas que nos rodean.

"Bendeciré a Jehová en todo tiempo; su alabanza estará de continuo en mi boca. En Jehová se gloriará mi alma; lo oirán los mansos, y se alegrarán" (Salmos 34: 1-2).

NO PODEMOS PERMANECER EN SILENCIO


No podemos guardar silencio sobre lo que Dios ha hecho por nosotros. Necesitamos tener una "actitud de fe" para expresar lo que Dios ha hecho. "Pero teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito: Creí, por lo cual hablé, nosotros también creemos, por lo cual también hablamos (II Corintios 4:13).

La fe que nos ha ayudado a construir nuestro caminar con Dios necesita ser vocalizada a los demás. Si compartimos lo que Dios ha hecho, otros escucharán y se alegrarán (Salmos 34: 2).

Nuestros "buenos" testimonios no son los únicos que ayudarán a otros. Nuestras experiencias "malas", en las que nos hemos equivocado o que Dios ha tenido que corregirnos, también son testimonios útiles. 

(También puedes ir a la sección de prédicas evangelísticas)

El rey David escribió Salmos 51 después de que cometió adulterio. Quería que otros supieran que no deben cometer el mismo error que él, sino que también se iluminaría la gracia y la misericordia de Dios hacia él cuando se arrepintiera.

¿CON QUIÉN COMPARTIMOS NUESTRO TESTIMONIO?


Necesitamos compartir nuestro testimonio con nuestra familia de la iglesia, ¡Esto debe ser muy común! Debemos consolarnos unos a otros con lo que Dios ha hecho. "Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis" (1 Tesalonicenses 5:11).

También debemos usar nuestro testimonio para ministrar. "Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes" (Efesios 4:29).

También necesitamos testificar a nuestra propia familia. ¡La próxima generación que viene necesita saber quién es Dios y qué puede hacer por ellos! Algo de lo que pasamos hoy puede ser un testimonio necesario para la próxima generación.

Un ejemplo es el caso de Timoteo: "Trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en tí también" (II Timoteo 1: 5).

Por último, tenemos que testificar a nuestros amigos incrédulos. Dios nos dará poder a través del Espíritu Santo para convertirnos en testigos de Él para todas las personas y todas las partes del mundo . 

"Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra" (Hechos 1: 8).