Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

LA PARÁBOLA DE LA HIGUERA ESTÉRIL


LA HIGUERA ESTÉRIL REPRESENTA ESTERILIDAD ESPIRITUAL

La higuera estéril

La Parábola de la higuera estéril, reflexión


"Y si diere fruto, bien; y si no, la cortarás después" (Lucas 13:9) 

Esta reflexión sobre la higuera estéril nos hace meditar en que la esterilidad espiritual, representada en la higuera estéril, trae consigo serias competencias. Debemos reconocer que que el acercamiento a Dios nos proveerá de visión para abundar en frutos y no ser como la higuera estéril.

La parábola de la higuera estéril encierra el tema central de este capítulo refiriéndose a la nación y al pueblo judío como una nación estéril en cuanto a la visión espiritual. La actitud negativa de Israel y sus dirigentes. 

¿Despierta nuestro interés como miembros del cuerpo de Cristo por su contenido de juicio divino? Jesús habló reiteradamente sobre el fruto del creyente. El fruto debe ser al treinta, sesenta, ciento por uno. Él no nos califica como el colegio que demanda de nosotros el sesenta como nota mínima sino que nos demanda al menos el treinta. 

Imaginemos a Dios buscando fruto en nosotros sus hijos, preguntémonos ¿Hay muchos o pocos frutos en nuestra vida? De nosotros depende la acción que tomará Dios con cada uno. Como diría un profesor "de ustedes depende conquistar la excelencia o la auto eliminación" 

LA HIGUERA ESTÉRIL: ESTERILIDAD ESPIRITUAL DE ISRAEL


La esterilidad fue considerada en la Biblia como un oprobio o vergüenza (1 Samuel 1:1-10), en tanto que la fecundidad era un bendición de parte de Dios (Salmo 127:3-5; 128: 1-4). El mandato original de Jehová dado a Adán y Eva, repetido a los hijos de Noé, decía: "Sean fructíferos y háganse muchos" (Génesis 1:28; 9:7)

La esterilidad espiritual, representada en la higuera estéril, consiste en no dar frutos dignos de arrepentimiento.  Son aquellos miembros negativos que no pueden experimentar las bendiciones que Dios derrama sobre su pueblo, porque para ellos lo espiritual no está dentro de sus expectativas. 

La búsqueda de Satanás es tratar de robar a diario la espiritualidad del pueblo de Dios con el propósito que estos pierdan la visión espiritual. En Israel, el sábado (día de reposo) lo habían convertido en una seria de ordenanzas e imposiciones que ni siquiera sus líderes podían llevar, es decir, demagogia (un mensaje demagógico o no acorde con lo que se predica. 

Esto les impedía ver a la mujer encorvada, atada por dieciocho años por Satanás y ver al maestro con el poder de sanarla. Por esto, Jesús les enseña la hipocresía de sus corazones ya que ellos también violaban las reglas que habían aprobado como práctica de fe. 

Amados la esterilidad espiritual, la cual es representada en la higuera estéril, nos aleja de la voluntad de Dios. La exhortación del Señor Jesús es si no se arrepienten morirán. 

LA HIGUERA ESTÉRIL, SÍNTOMAS DE UNA VIDA ESPIRITUAL SIN FRUTO


Algunos de los síntomas de esterilidad espiritual, representados con la higuera estéril son:

1) La higuera estéril: No hay arrepentimiento genuino


Es arrepentimiento, no remordimiento. Llorar mucho o poco no significa que nos hemos arrepentido de corazón o que nuestros pecados han sido perdonados, ya que algunos lloran pero no dejan las prácticas pecaminosas y se excusan a sí mismos diciendo que Dios sabe que es débil. 

El arrepentimiento encierra la idea de un alto y un cambio de dirección (Proverbios 28:13), el que oculta sus pecados no tendrá paz verdadera. El que confiesa humildemente sus pecados, con arrepentimiento y fe verdadera, encontrará la misericordia de Dios. 

"El que encubre sus pecados no prosperará, más el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia" (Proverbios 28:13)

2) La higuera estéril: Falta de sometimiento al Señor


Esto es buscar y dar a Dios lo mejor de nuestras vidas. Es tener el corazón de un verdadero adorador que adora en espíritu y en verdad. En espíritu porque en el culto le alaba con libertad (Pone atención, canta, danza, habla en lenguas, escucha el mensaje o la palabra, se goza, entre otras cosas más)

Y en verdad porque en el barrio o comunidad da testimonio de ser un verdadero cristiano y no la falsa imitación de un cristiano (Desobediente a la autoridad pastoral, insensato, aborrecedor de lo santo). De manera entonces que alguien que vive su vida como un verdadero adorador en espíritu y en verdad, es un cristiano sometido al Señor. 

LA IGLESIA Y LA ESTERILIDAD ESPIRITUAL REPRESENTADA EN LA HIGUERA ESTÉRIL


¿Cómo clasificaríamos nuestras congregaciones?. No podemos, ya que cada iglesia vive y atraviesa su propia experiencia. Por otro lado se ha dicho que el aspecto físico de los templos denota el estado espiritual y emocional de los miembros de esa iglesia, de manera que si el templo está arruinado también lo está la iglesia. 

Sí podemos decir que la iglesia debe crecer en número y en santidad. Por otro lado, tenemos aquellas congregaciones que tienen más de veinte años de existir y no crecen, no se ven frutos y están llenas de problemas. 

Escuché esta expresión de uno de nuestros hermanos mayores en la fe: "Cada iglesia tiene sus fortalezas y también su demonio".

Debemos pedir a Dios visión espiritual y rechazar en el nombre de Jesús de Nazaret toda influencia demoníaca que esté impidiendo el florecimiento del fruto del espíritu en la iglesia para que ésta deje de ser estéril como la higuera estéril que no dio fruto; pero recordemos que esto debe iniciar en los líderes de la iglesia, incluyendo al pastor. 

En conclusión, la esterilidad espiritual representada en la higuera estéril, trae consigo serias consecuencias a la vida espiritual de los miembros del cuerpo de Cristo. Es el deseo de Dios que abundemos en fruto y que seamos llamados tierra deseable y no estéril.

El acercamiento a Dios nos proveerá visión para abundar en fruto, tanto en lo espiritual como en las demás cosas que vendrán por añadidura. 

Que lindo será que en el día anhelado en que estemos con el Señor y saque a la luz nuestras obras en el juicio de los galardones, podamos abundar en frutos al ciento por uno, al sesenta por uno y al treinta por uno. 

He escuchado decir a hermanos que se conforman con un treinta por ciento, considero que no debemos ser conformistas, demos todas nuestras fuerzas al Señor sin renegar o poniendo límites a la obra, sino que con ánimo pronto sirvamos a Dios. Dejemos de ser como la higuera estéril y demos frutos espirituales para Dios.