Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

JESÚS CELEBRA LA PASCA BÍBLICA


CÓMO CELEBRÓ JESÚS LA PASCUA

Celebración de la pascua judía

PREPARACIÓN DE LA CENA PASCUAL


Texto: Marcos 14:12-21

Texto a memorizar: "Fueron sus discípulos y entraron en la ciudad, y hallaron como les había dicho; y prepararon la pascua" (Marcos 14:16)

(También puedes leer más enseñanzas en la sección de Estudios Bíblicos)

Es bueno reflexionar sobre la importancia que tenía la fiesta de la pascua para los judíos y reconocer que el cordero que sería inmolado en esta fiesta era el Señor Jesucristo. En esta pequeña reflexión abordaremos una breve historia de la fiesta de pascua que celebraban los judíos, como también el lugar que se preparó para que el Señor Jesús la celebrara con sus discípulos, y conocer al personaje que traicionaría al maestro

BREVE HISTORIA DE LA FIESTA DE LA PASCUA


La fiesta de la pascua era una de las tres primeras fiestas que se celebraba anual y que todo varón israelita que no tuviese impedimento se debía presentar al templo para participar de esta (Éxodo 12:43). Se instituyó en Egipto con el fin de conmemorar la liberación de los israelitas (Éxodo 12:1; 14;42; 23:15) debían comerla apresuradamente, con el bastón en la mano, y con la actitud de personas dispuestas.

La fiesta de la pascua comenzaba el día 14 del mes de Abid (Nisán) al atardecer, esto es al inicio del día quince con la comida que seguía al sacrificio del cordero (Levíticos 23:5) se daba muerte a un cordero o a un cabrito entre las dos tardes (Éxodo 12:6) o cerca del momento del ocaso. 

(Te puede interesar: Santa Cena del Señor)

El cordero se comía asado entero con panes sin levadura y hierbas amargas, no podía ser hervido en agua. Su sangre derramada en tipo de expiación; las hierbas amargas simbolizaban los sufrimientos de la esclavitud en Egipto y el pan sin levadura representaba la pureza (Levíticos 2:11) la participación en la cena pascual era obligatoria solo para los varones, aunque las mujeres tenían derecho a participar, así como toda la casa. 

Si para la celebración de la fiesta de la pascua, la familia era poco numerosa podían juntarse vecinos con ellos para comer todo el cordero (Éxodo 12:4)

PREPARACIÓN DE LA CENA PASCUAL (V12-16)


La pascua expone en tipo la ofrenda de Cristo como aquello en lo que se ha declarado la justicia de Dios con respecto al pecado. La sangre del cordero era un testimonio de muerte, esto es, de la eliminación a los ojos de Dios del hombre en su pecado contra él. Esta eliminación tuvo lugar en la persona de Cristo, que se dio a sí mismo en rescate por todos. 

La cena de la pascua judía tenía que ser celebrada "en el lugar elegido por Dios" (Deuteronomio 16:7) fue celebrada en un principio en el atrio del templo, pero mas tarde sobre todo en atención al gran número de peregrinos y forasteros y las dificultades que surgían para celebrarla, fue trasladada a las casas. Él "lugar elegido por Dios" se extendió a toda Jerusalén.

Según la tradición jurídica judía las casas de Jerusalén estaban consideradas como bien común de todo el pueblo judío, los dueños de las casas estaban obligados a poner a disposición de los peregrinos forasteros todas las condiciones apropiadas a este fin y sin exigir retribución alguna por ello. 

En el versículo 12 el primer día de la fiesta de los panes sin levadura era el día 15 de Nisán (Levíticos 23:6), sin embargo debido a que la fiesta de la pascua y de los panes sin levadura estaban tan cercanamente asociada en las mentes de muchos judíos, el escritor clarifica el tiempo preciso para sus lectores añadiendo cuándo sacrificaban el cordero de la pascua, al cordero lo mataban en la noche del día 14 de Nisán (Marzo-Abril) 

(Quizás te puede interesar: La Obra Salvadora de Jesucristo)

Los discípulos preguntaron a Jesús donde deseaba él que se hiciera; Jesús aparentemente ya había hecho arreglo, envía a dos de sus discípulos y les predice que al entrar a la ciudad se encontrarán con un acarreador de agua al que deben seguir hasta encontrar la casa en que podían preparar la cena de pascua, el dueño de la casa ya lo sabe y tiene preparada una sala en el piso superior, perfectamente apropiada para que Jesús celebre la actividad con sus discípulos. 

Los dos enviados no tiene más que cuidar de los últimos detalles, como poner la mesa con todo lo que requería la festividad: "Las lechugas amargas" (Éxodo 12:8) formaban parte en la cena pascual, además de la fuentes con zumos de diversos frutos, que con su color rojizo recordaban el barro que los israelitas tuvieron que trabajar en Egipto para hacer ladrillos. 

MANERA DE COMER LA PASCUA


Las autoridades judías señalan que la manera de comer la pascua en la época del Señor era la siguiente:

1) Cuando todos estaban en su lugar, el presidente de la fiesta daba las gracias y todos bebían la primera copa de vino mezclado con agua. 

2) Todos se lavaban las manos. 

3) Se preparaba la mesa con el cordero pascual, panes sin levadura, hierbas amargas y un plato de salsa espesa (Con la que se decía simbolizar el molde con el que hacían los ladrillos)

4) Todos mojaban una parte de las hierbas amargas en la salsa y la comían.

5) Se sacaban los platos de la mesa y los niños o prosélitos recibían instrucción acerca del significado de la fiesta

6) Después se volvían a traer los platos y el presidente decía: "Esta es la pascua que comemos, porque el Señor pasó por alto las casas de nuestros padres en Egipto" sosteniendo en alto las hierbas amargas, decía a continuación: "Estas son las hierbas amargas que comemos en memoria de que los Egipcios amargaron la vida de nuestros padres en Egipto" Después se refería al pan sin levadura y repetía los Salmos 113 y 114 finalizando con una oración.

En los versos 17 al 18 se observaban dos cenas memoriales mientras ellos se sentaron (Literalmente reclinados) y comían. Primero ellos comieron la cena conmemorativa de pascua, tiempo durante el cual Jesús predijo su traición por uno de los discípulos. Después que Judas había partido (Juan 13:30), Jesús celebró la última cena, la cual anticipaba la inminente flagelación de su cuerpo y derramamiento de su sangre, la frase: "Uno de vosotros, que come conmigo me va a entregar", recalca la profecía mesiánica de Salmos 41:9.

Marcos no señala al culpable aunque Mateo y Juan identifican que es Judas (Mateo 26:5; Juan 13:26).

En conclusión, estimados hermanos (as), esta reflexión debe servirnos para meditar, recordando que al acercarse la fiesta de la pascua que tendría lugar en la vida de Jesús, él sería el cordero inmolado que entregaría su vida y derramase su sangre, para que de esa manera nuestros pecados sean perdonados.

Es importante analizar como uno de sus seguidores íntimos se presta para traicionarlo; recuerde que Dios nos ha llamado para serle fiel a él, no importando los momentos difíciles en que podamos encontrarnos, solo hay que confiar en él. 

Bendiciones en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.