LA TRAICIÓN DE JUDAS ISCARIOTE, EL QUE TRAICIONÓ A JESÚS

La traición de Judas Iscariote

Judas traicionó a Jesús, Texto de estudio: Juan 13:21-30


"De cierto, de cierto os digo, que uno de vosotros me va a entregar" (Juan 13:21). La meditación en este pasaje de la escritura tiene como trasfondo la última cena pascual de la que participó Jesús con sus discípulos. Es bueno considerar esta otra porción de la Biblia sobre la cena pascual donde encontramos que el lavatorio de los pies de sus discípulos, fue un acto que Jesús realiza como preparación antes de su muerte, además en otros artículos hemos analizado su significado su significado y cómo Jesús explica las razones de este hecho que viene a ser de gran transcendencia para el cristianismo.

Hoy en esta lección, es bueno recordar que Juan es el único que menciona dos o tres pascuas en su evangelio. 

Debemos analizar los motivos que llevaron a Judas Iscariote a ser el hombre traidor. También debemos considerar el trato amoroso de Jesús ante un enemigo sigiloso y finalmente hay que reflexionar sobre nuestra postura como cristianos; es decir, el lugar donde Él nos ha puesto y lo que espera de cada uno de nosotros. 

Traicionar: Falta que comete una persona que no es fiel y no es firme en sus afectos o ideas o no cumple su palabra. Violación de la fidelidad debida

JUDAS ISCARIOTE, EL HOMBRE TRAIDOR, EL QUE TRAICIONÓ A JESÚS


Meditamos en la traición de Judas, pero ¿Quién fue realmente Judas Iscariote


Judas Iscariote, según los evangelios fue uno de los apóstoles de Jesús de Nazaret. Judas siguió a Jesús durante su predicación por Judea y Galilea y, según los evangelios canónicos, fue el apóstol traidor que reveló a los miembros del sanedrín el lugar donde podían capturar a su maestro sin que sus seguidores interfiriesen, tal como había anunciado el propio Jesús durante la última cena (Mateo 26:14-75 y Lucas 22:20). 

(También puedes ir a la sección de Estudios Bíblicos)

Judas, el traidor, se distingue por el calificativo "Iscariote". En una primera acepción del término derivada del hebreo "sequarya", podría significar "el mentiroso", "el hipócrita", lo cual no es contradictorio con la participación que los textos canónicos le reservan en el final de Jesús. 

En una segunda acepción del término, por otro lado la más generalmente aceptada, "Iscariote" querría decir "natural de Keriot", o también "hombre de Keriot" (Heb. Ish - Keriot) ciudad de Judea en la frontera con Edom citada en el libro de Josué (Josué 15-25), lo que constituiría una vez más un dato, el de su origen, que no poseemos de casi ninguno otro de los doce, y que convertiría a Judas es el único apóstol de Judea, y en consecuencia, no Galileo. Judas era hijo de Simón (Juan 6:71).

Existe una tercera acepción, según la cual, el apelativo "Iscariote" haría referencia a una posible adscripción de Judas al grupo de los Zelotes, también llamados, como se sabe, sicarios, notablemente similar a Iscariote

Con todo lo dicho anteriormente acerca de Judas podemos concluir que se trata de un personaje histórico con un pasado frustrante quien habiéndose encontrado con Jesús procuró ser reivindicado pero que al final colapsó llevado por sus deseos egoístas y apartados de razón. 

JUDAS ISCARIOTES Y LOS MOTIVOS QUE LO CONDUJERON A TRAICIONAR A JESÚS 


Judas traicionó a Jesús, ¿Cuáles fueron sus motivos de la traición de Judas?


Mientras que no podemos estar absolutamente seguros del porqué Judas traicionó a Jesús, algunas cosas son ciertas. Primero, debemos reconocer que aunque Judas fue deliberadamente elegido para ser uno de los doce (Juan 6:64), toda la evidencia en la escritura señala el hecho de que él nunca creyó que Jesús era Dios, y talvez ni siquiera estaba convencido de que Jesús fuera el mesías (Como Judas lo entendía). 

A diferencia de los otros discípulos que llamaban a Jesús "Señor" (Lo cual es significativo en muchas maneras), Judas Iscariote nunca utilizó este título para Jesús, y en cambio lo llamaba "rabí", a quien reconocía solamente como un maestro. 

Mientras que los otros discípulos en ocasiones hicieron grandes profesiones de fe y lealtad (Juan 6:68; 11:16), Judas Iscariote jamás lo hizo y mas bien parece haber permanecido siempre al margen, de acuerdo a la narración bíblica. 

Esta falta de fe en Jesús es la base para todas las otras consideraciones descritas a continuación. Las mismas contienen verdades para nosotros. Si fallamos en reconocer a Jesús como Dios encarnado, y por lo tanto, el único ser que puede proporcionar el perdón por nuestros pecados y la eterna salvación que esto conlleva entonces estaremos sujetos a otros numerosos problemas que se derivan de una visión equivocada de Dios. 

Segundo, Judas Iscariote no solamente no tenía fe en Cristo, sino que tenía muy poca o ninguna relación personal con Jesús. Cuando los evangelios sinópticos mencionan a los doce, generalmente ellos son mencionados siempre en el mismo orden, con pequeñas variaciones (Matero 10:2-4; Marcos 3:16-19; Lucas 6:14-16). 

Se cree que el orden general, en que son mencionados los apóstoles, indica la relativa cercanía de su relación personal con Jesús. A pesar de las variaciones, Pedro y los hermanos Jacobo y Juan siempre son los primeros en la lista, lo cual es consistente con su relación con Jesús. Judas Iscariote siempre es mencionado al final de la lista, lo cual puede indicar su relativa falta de relación personal con Cristo

Adicionalmente, al examinar los evangelios, vemos que el único diálogo documentado entre Judas y Jesús, menciona a Judas Iscariote siendo reprendido por Jesús, después de su reacción motivada por la avaricia hacia María (Juan 12:1-8), también cuando Judas niega su traición (Mateo 26:25), y en la traición a Jesús realizada (Lucas 22:48).

Tercero, Judas Iscariote, era consumido por la avaricia, al punto de traicionar la confianza no solo de Jesús, sino también de sus discípulos, como lo vemos en Juan 12:5-6. Judas bien pudo haber deseado seguir a Jesús simplemente porque vio la gran cantidad de seguidores y creería que podría beneficiarse de las ofrendas hechas para el grupo. 

El hecho de que, en el grupo, fuera Judas Iscariote quien se encargaba de la bolsa del dinero, indicaría su interés y experiencia con el mismo (Juan 13:29)

Además, Judas como la mayoría de la gente de su tiempo, creía que el mesías iba a terminar con la ocupación romana y a tomar la posición de un poderoso gobernante sobre la nación de Israel. Judas Iscariote pudo haber seguido a Jesús esperando beneficiarse de su asociación con Él, como el nuevo poder político reinante. 

Sin duda, Judas Iscariote, esperaba estar entre la élite gobernante cuando esto sucediera. Para cuando Judas cometió la traición, Jesús ya había dejado en claro que Él planeaba morir, no iniciar una rebelión contra Roma. Así que Judas no pudo haber asumido, como lo hicieron los fariseos, que puesto que él no derrocaría a los romanos, él no podía ser el mesías que estaban esperando. 

TEXTOS SOBRE LA TRAICIÓN DE JUDAS 


Hay algunos versos del antiguo testamento que apuntan hacia la traición de Judas, algunos más específicos que otros, estos son dos de ellos:

"Aun el hombre de mi paz, en quien yo confiaba, el que de mi pan comía, alzó contra mí el calcañar" (Salmo 41:9, ver su cumplimento en Matero 26:14, 48-49). 

También, "Y les dije: Si os parece bien, dadme mi salario; y si no dejadlo. Y pesaron por mi salario 30 piezas de plata. Y me dijo Jehová: échalo al tesoro; ¡Hermoso precio con que me han apreciado! y tomé las treinta piezas de plata y las eche en la casa de Jehová al tesoro" (Zacarías 11:12-13, ver Matero 27:3-5 para el cumplimento de la profecía de Zacarías).

En resumen podemos decir que los motivos que llevaron a Judas a traicionar a Jesús fueron:

1) La avaricia

2) Su falsa expectativa de quien es realmente Jesús

Pero ¿Tenía que ser Judas el hombre traidor? Dios no predestina a nadie para ser condenado o ser hijo de perdición, (él no es injusto) pero sí posee un conocimiento anticipado de quienes disponen su corazón para el mal.

También dice la escritura: "¿Qué, pues, diremos? ¿Qué hay injusticia en Dios? en ninguna manera, pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca. Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia" (Romanos 9:14-16)

A Judas Iscariote, Dios le dio una gran oportunidad, pero desafortunadamente, su corazón no estaba preparado para recibir tan grande bondad. Pablo dice: ¿O menospreciáis las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento? pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios, el cual pagará a cada uno conforme a sus obras (Romanos 2:5-6) 

El Señor Jesús dijo claramente a los judíos o haced del árbol bueno y su fruto bueno o del árbol malo y su fruto malo. Pero ¿Sabía Jesús que Judas era quien le iba a entregar? Jesús le dijo: "El que está lavado, no necesita sino lavarse los pies, pues está todo limpio; y vosotros limpios estáis, aunque no todos. Porque sabía quien le iba a entregar; por eso dijo: No estáis limpios todos" (Juan 13:10-11). Esto indica que Judas nunca llegó a la conversación a Jesús. 

A PESAR DE LA TRAICIÓN DE JUDAS, JESÚS TUVO UN TRATO AMOROSO 


Algo curioso en los evangelios sinópticos, y aun en el mismo evangelio de Juan, es el hecho de que se mencione la manera en la que Jesús llamó a algunos de sus discípulos, pero hay un silencio en cuanto a la manera en la que llamó a Judas Iscariote (Me refiero al llamado a seguirle, no al llamado al apostolado).

¿De qué manera trató Jesús a Judas? Enumeremos las acciones de Jesús en las que podemos deducir el trato amable que tuvo para con él

1) Lo llamó al apostolado. Es decir lo eligió para que estuviera cerca de Cristo y para ser también enviado a la misión

2) Fue nombrado el tesorero del grupo. Posiblemente Judas inspiró confianza al principio, que lo hizo ser el administrador de los fondos que se reunían por ofrenda. 

3) Tuvo el privilegio de sanar enfermos y echar fuera demonios. Esto es la misión de los doce

4) Compartió la cena pascual presidida por el Señor Jesús. 

5) Recibió el pan mojado. Culturalmente se sabe que entregar el pan mojado en ese tiempo era un gesto caritativo de una persona a quien consideraban amigo o a quien se estimaba de manera especial. 

NUESTRO LUGAR EN CRISTO Y LO QUE ESPERA DE NOSOTROS


Todos nosotros, por la gracia de nuestro Dios, hemos recibido un llamado especial, digo especial porque lo recibimos de Dios. Atender ese llamado nos llevó a recibir el perdón de todos los pecados al ser bautizados en el nombre de Jesucristo, nos dio de su Espíritu, manifestó sus dones a la iglesia, nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo. 

Ese es nuestro lugar, lugar que jamás merecimos pero que por bondad de Dios se manifestó a nosotros. ¿Qué espera Jesús de nosotros habiéndonos dado tan gran salvación? Dos cosas importantes. 

1) Que le amemos

2) Que guardemos sus mandamientos 

En conclusión, hemos meditado en los motivos que llevaron a Judas Iscariote a ser el hombre traidor. Por otro lado, hemos considerado el trato amoroso de Jesús ante un enemigo sigiloso y, finalmente, reflexionamos sobre nuestra postura como cristianos hoy en el lugar donde él nos ha puesto y lo que espera de cada uno de nosotros. 

Tenemos la oportunidad de expresar nuestro amor sincero a Jesús y de corresponderle con obediencia. Conservemos esto hasta el fin para no caer como un Judas Iscariote, el traidor.