Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

LA DOCTRINA DE BALAAM


Por: Thomas W. Drost

LA DOCTRINA DE BALAAM, SU CAMINO Y ERROR 

La doctrina de Balaam, El asna y Balaam en el camino

Doctrina de Balaam


Notemos la cantidad de veces que la Biblia advierte en contra de LA DOCTRINA DE BALAAM y, ¿A qué se refiere? 

Apocalípsis 2:14; “Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que tienes ahí a los que retienen la Doctrina de Balaam, que enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación.” 

2 Pedro 2:15 “Han dejado el camino recto, y se han extraviado siguiendo el camino de Balaam hijo de Beor, el cual amó el premio de la maldad, y fue reprendido por su iniquidad; pues una muda bestia de carga, hablando con voz de hombre, refrenó la locura del profeta.” 


La Doctrina de Balaam, el camino de Balaam y, el error de Balaam, todos se refieren a la misma cosa. 

LA HISTORIA DE BALAAM 


Para conocer la doctrina de Balaam, escudriñemos la historia de este profeta


La historia de Balaam se encuentra en Números 22 y 23. Es una historia extraña porque es llamado “sacerdote de Jehová”, pero no nos dice bajo qué orden, puesto que la orden Aarónica recién llevaba en existencia 40 años. Por eso, no sigue la misma línea que siguió dando la Biblia.

Pero, Dios termina llamando el final de Balaam y sus consejos “hechicería” o adivinación (Josué 13:22) .O sea que, si no nos cuidamos podemos terminar en hechicería. A Balaam lo mataron cuando Israel se vengó contra Madián - Números 31:8.

(También puedes visitar la sección de Estudios Bíblicos)

Josué 24:9 dice: “No entrará amonita ni moabita en la congregación de Jehová, ni hasta la décima generación de ellos; no entrarán en la congregación de Jehová para siempre, por cuanto no os salieron a recibir con pan y agua al camino, cuando salisteis de Egipto, y porque alquilaron contra ti a Balaam hijo de Beor, en Mesopotamia, para maldecirte. 

Mas no quiso Jehová tu Dios oír a Balaam; y Jehová tu Dios te convirtió la maldición en bendición, porque Jehová tu Dios te amaba. No procurarás la paz de ellos ni su bien en todos los días para siempre.” Deuteronomio 23:1-5 Esto también se aplica hoy a todos los que siguen “el camino de Balaam”. 

Números 25:1-3 “Moraba Israel en Sitim; y el pueblo empezó a fornicar con las hijas de Moab, las cuales invitaban al pueblo a los sacrificios de sus dioses; y el pueblo comió, y se inclinó a sus dioses. Así acudió el pueblo a Baal-peor; y el furor de Jehová se encendió contra Israel”. La orden de Dios era que mataran a todos los que habían sucumbido y que habían ido a sus fiestas y se habían juntado con las moabitas. 

(Te puede interesar: Prédicas Cristianas Escritas)

Todo eso fue por consejo de Balaam. O sea que, “la doctrina de Balaam” era de mezclarse con los adoradores de otros dioses, de otras religiones. Que lo mismo daba. Que no tenían que ser tan exagerados en separarse de los demás, en separarse del mundo. 

Números 31:14-15 “Y se enojó Moisés contra los capitanes del ejército, contra los jefes de millares y de centenas que volvían de la guerra, y les dijo Moisés: ¿Por qué habéis dejado con vida a todas las mujeres? He aquí por consejo de Balaam ellas fueron causa de que los hijos de Israel prevaricasen contra Jehová en lo tocante a Baal- peor, por lo que hubo mortandad en la congregación de Jehová” 

El consejo era que las hijas de Moab fueran y que se mezclaran con los hijos de Israel, invitándolos a sus sacrificios, fiestas (cultos), casándose con las hijas de ellos y así, al mezclarse, Israel perdería su identidad y eventualmente desaparecería siendo absorbida por los cananeos – llegarían a ser una nación más, o sea, cualquier otro – perderían su identidad. 

Los males de Balaam (La doctrina de Balaam, su enseñanza): 


(1) enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel, 
(2) a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, o sea, a los dioses paganos 
(3) a cometer fornicación. 
(4) Han dejado el camino recto, y 
(5) se han extraviado siguiendo el camino de Balaam hijo de Beor, 
(6) el cual amó el premio de la maldad, y fue reprendido por su iniquidad; 
(7) se lanzaron por lucro en el error de Balaam. 

CUIDADO CON SALIRTE DEL CAMINO COMO LO HIZO BALAAM 


Como en el caso de Balaam, Dios te va a decir que no la primera vez, cuando piensas ó quieres agarrar otro camino, ¡déjalo así! ¡No insistas en seguir ese camino, porque Dios tal vez te diga que sí! Y, ¿Cuál fue el final de Balaam? Perdió su ministerio; lo mataron en tiempo de Josué; y terminó siendo un mal ejemplo del que Dios sigue advirtiéndole a Su pueblo siglos más tarde. 

(También puedes leer: No Te Dejes Engañar)

Es un camino, es una doctrina, una enseñanza MUY engañosa, que termina en la ruina. Pablo le dijo a Timoteo que no se olvidara lo que había aprendido desde el principio y de quién lo había aprendido:

“Doy gracias a Dios, al cual sirvo desde mis mayores con limpia conciencia, de que sin cesar me acuerdo de ti en mis oraciones noche y día; 4 deseando verte, al acordarme de tus lágrimas, para llenarme de gozo; 5 trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también. 

6 Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos. 7 Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio” 2 Timoteo 1:3-6. Tu también, mi hermano. ¿Qué te enseñaron desde el principio? ¡No te desvíes! 

EN LA REFORMA DE NEHEMÍAS, cuando el pueblo de Israel regresó del cautiverio babilónico, tuvieron que “enderezar” el rumbo del pueblo de Israel, que iba a la destrucción y desaparición; haciendo lo mismo que en el tiempo de Balaam y, siguiendo el mismo remedio – hasta lo usaron de ejemplo, ¡Como estamos haciendo hoy con ésta enseñanza! 

Note lo que dice: “Aquel día se leyó en el libro de Moisés, oyéndolo el pueblo, y fue hallado escrito en él que los amonitas y moabitas no debían entrar jamás en la congregación de Dios, 2 por cuanto no salieron a recibir a los hijos de Israel con pan y agua, sino que dieron dinero a Balaam para que los maldijera; mas nuestro Dios volvió la maldición en bendición

3 Cuando oyeron, pues, la ley, separaron de Israel a todos los mezclados con extranjeros.” Nehemías 13:2. ¡Dios sí es un Dios celoso! El quiere TODO nuestro amor y devoción… ¡Y lo merece! 

Balaam se haya mencionado muchas veces a través de la Biblia, y en forma de advertencia. ¿Por qué? Porque Dios está diciendo que es uno de los peligros más grandes para Su Pueblo, y es de estar mezclándose con otros. Es lo que puede acabar con Su Pueblo. 

Note: Miqueas 6:5 dónde dice: “Pueblo mío, acuérdate ahora qué aconsejó Balac rey de Moab, y qué le respondió Balaam hijo de Beor, desde Sitim hasta Gilgal, para que conozcas las justicias de Jehová” 

Notemos en Apocalípsis 2:14 cuál fue el consejo que le dio Balaam a Balac: “Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que tienes ahí a los que retienen la doctrina de Balaam, que enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación.” 

Es muy tentador ser aceptado por el mundo o por otros que no son de nosotros, pero eso siempre nos debilita, nos compromete con situaciones y cosas que hacen que nuestra decisión para Dios no sea tan fuerte. Incluso, en el Antiguo Testamento, Dios hasta desaprobaba que que se casaran entre las diferentes tribus de Israel – aunque eran israelitas, si se casaban con alguien de otra tribu de Israel, perdían ciertos derechos de herencia (Números 36:1-13) ¿Qué indica eso? Que Dios quiere que nos mantengamos siendo leales a la “tribu” en la que nacimos, a la que pertenecemos

Queremos ¡CRECIMIENTO SIN COMPROMISO DE PRINCIPIOS! No queremos convertirnos en algo diferente de lo que somos. Como toda organización, evolucionaremos, eso es inevitable, pero que lo haga el Cuerpo – no te adelantes al Cuerpo ni te quedes atrás del Cuerpo, sino que, hay que esperar a que TODO el Cuerpo caminemos juntos. 

Sabemos que con el pasar del tiempo van a haber cambios en la sociedad y en el mundo a nuestro alrededor que harán que tengamos que reconsiderar ciertas posturas pero, cuidado. 

Me acuerdo las palabras de un hermano en cierta ocasión: “Dios permite cosas en quienes se están acercando a la luz; que no permite de quienes se están alejando de la luz”. 

No te dejes inducir por ningún “Balaam” – ningún “sacerdote de Jehová”, alguien que tal vez es un Ministro ó alguien que se hace pasar por Ministro. No permitas que “los linderos antiguos” en tu vida sean cambiados, removidos ó de alguna manera alterados. Dios honra la fidelidad y la lealtad. 

El viejo profeta


En I Reyes 13 tenemos la historia de un jóven profeta a quien Dios envió a profetizar en contra del Rey Jeroboam, que se había apartado, dividido, con diez de las tribus de Israel y se habían rebelado en contra de Rehoboam, hijo de Salomón. 

Ese jóven profeta fue fiel a su misión y Dios lo uso con unos milagros extraordinarios pero, terminó mal. ¿Por qué? Porque supo rehusarle al rey Jeroboam su propuesta de quedarse a comer, pero no pudo resistir la voz de un viejo profeta que lo estaba engañando y, que tampoco debían quedarse a comer con él. 

Dios envió un león que terminó matando al joven profeta pero, el león no se lo comió, indicando que sí era castigo de Dios. I Reyes 13:18-34. Imagínate, mi hermano, ese joven profeta terminó perdiendo la vida ¡Solo por comer con un profeta rebelde! 

Estamos viviendo en momentos donde el Enemigo está queriendo inducirnos a la deslealtad, porque estamos en los últimos días, pero hay que seguir siendo fieles a los principios bíblicos y a lo que hemos sido enseñados, no desviándonos a la derecha ó a la izquierda. 

Eventualmente, uno puede ver los resultados negativos en aquellos que no se mantuvieron fieles. Por ejemplo, hay demasiados ejemplos de Pastores que han sido desleales y se han apartado de la comunión en la que nacieron, y ya no están predicando lo mismo que antes, pero se ve cómo han perdido el poder, han perdido las bendiciones de Dios. ¿Por qué seguir esos malos ejemplos

También, hay miembros que se van a otras “iglesias” porque allí les permiten muchas cosas, sobre todo relacionado a santidad, pero eso no hará que Dios cambie de opinión. Si Él ha mandado ciertas cosas en la Biblia, no importa si alguna “Iglesia” predica ó enseña lo contrario, el mandato de Dios sigue en pie. ¿A quién queremos agradar? No te engañes a ti mismo, porque algún día te la verás con Dios. 

Por otro lado, ¿Ya no hay sacrificio? ¿Ya no estamos dispuestos a hacer lo necesario para agradar a Dios? ¿Ya buscamos acomodarnos al mundo y a las comodidades de éste mundo ó ser “amigos” de quienes se han apartado de la verdad ó han sido infieles y desleales? ¿Es hora de estar buscando la aprobación y aplauso del mundo ó de otros grupos religiosos? 

A veces hay quienes con el tiempo, ceden a los hijos – especialmente hijas – que reclaman ciertas “libertades” y, en vez de reconocer que no pueden ser vistas como ejemplo, prefieren cambiar las reglas en la Iglesia. Pero, ¿Qué ocurre? Siempre terminan mal. Tal vez ese efecto no se ve inmediatamente, pero eventualmente pierden el poder, pierden la unción y terminan siendo mucho menos de lo que podrían ser. 

Hay veces que, por no perder algún miembro en la Iglesia que tiene influencia ó que aporta fuertemente en lo económico, ceden a las presiones, y ya no predican con las mismas convicciones pero, a la larga se ven los resultados lamentables de todo eso

Yo también pastoreo y a través de los años he sido expuesto a todas esas presiones. Por un lado, uno tiene que ser amable pero no dejarse influenciar por lo que dicen: “Predique fuerte, Pastor. Denos duro;”. Uno NO se debe guiar por lo que dice el Pueblo, sino por lo que Dios claramente ha dejado en Su Palabra y, lo que Él pone en nuestro corazón

Las advertencias contra LA DOCTRINA DE BALAAM están claras en la Biblia: no nos dejemos influenciar para mal. Tengamos convicciones. Jesús dijo que hay que ser frio ó caliente, pero no tibio, porque lo tibio le da asco y le causa nauseas y nos vomita de su boca.