Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

¿QUIÉN ES MI MADRE Y MIS HERMANOS? (LA PREGUNTA DE JESÚS)


¿QUIÉN ES MI MADRE Y MIS HERMANOS?

María y los hermanos de Jesús lo buscan

Jesús dijo: Estos son mi madre y mis hermanos


¿Por qué está Jesús haciendo esa pregunta en Marcos 3:33? ¿Quién es mi madre y mis hermanos? ¿No sabía quién era su madre? Pues, hay un trasfondo MUY importante e interesante para que entendamos eso. Vamos a citar el pasaje en forma más completa:

María y sus hermanos buscan a Jesús


"Y se agolpó de nuevo la gente, de modo que ellos ni aun podían comer pan. 21 Cuando lo oyeron los suyos, vinieron para prenderle; porque decían: Está fuera de sí… 31 Vienen después sus hermanos y su madre, y quedándose afuera, enviaron a llamarle. 32 Y la gente que estaba sentada alrededor de él le dijo: Tu madre y tus hermanos están afuera, y te buscan. 33 El les respondió diciendo: 


¿Quién es mi madre y mis hermanos? 34 Y mirando a los que estaban sentados alrededor de él, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos. 35 Porque todo aquel que hace la voluntad de Dios, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre" (Marcos 3:20-21; 31-35). 

¿Por qué hace esa pregunta Jesús? ¿No sabía quién era su madre? Al fin y al cabo, ella estaba afuera. ¿Por qué cuestiona eso Jesús? 

(También puedes ir a la sección de Estudios Bíblicos)

Para los que se creen seguidores de María, aquí tenemos una historia que puede ser desconcertante, porque hubo un momento cuando María no creía en Él. Pero está en la Biblia, aquí vemos cómo María y los hermanos en la carne de Jesús, lo rechazaron y se dejaron influenciar por los comentarios de la gente que estaba diciendo que Jesús estaba “fuera de sí” – o sea, loco, y decidieron “prenderlo”. 

Esta es una verdad bíblica poco conocida o mencionada, acerca de María, la madre de Jesús: Cuando se convirtió en una incrédula - ¡no creyó en Jesús!. La Nueva Versión Internacional dice: 

“Luego entró en una casa, y de nuevo se aglomeró tanta gente que ni siquiera podían comer él y sus discípulos. Cuando se enteraron sus parientes, salieron a hacerse cargo de él, porque decían: Está fuera de sí.” 

La version Popular dice: “Después, Jesús entró en una casa con sus discípulos, 20 y otra vez se juntó tanta gente, que no podían ni comer. 21 Cuando supieron los parientes de Jesús, vinieron para llevárselo, pues se decía que se había vuelto loco.” 

La versión católica, Nacar y Colunga dice: “Llegados a casa, se volvió a juntar la muchedumbre, tanto que no podían ni comer. Oyendo sus deudos, salieron para apoderarse de él, pues decían: Esta fuera de sí.” 

(También puedes leer: La Virgen María No Fue Católica)

Otra versión católica, la Biblia de Jerusalén, dice: “Vuelve a casa. Se aglomera otra vez la muchedumbre de modo que ni siquiera podían comer. Se enteraron sus parientes y fueron a hacerse cargo de él, pues decían: Está fuera de sí”. 

Aquí declara que la familia natural de Jesús, incluyendo su madre, María, se dejaron influenciar por los comentarios de la gente, y pensaban que él estaba fuera de sí (loco). Por si acaso alguien duda sobre las personas que estaban incluidas en “la familia,” claramente lo dice en el v. 31 ”Vienen después sus hermanos y su madre.” 

Luego, habla acerca de los Fariseos, y que ellos estaban diciendo que Jesús tenía un espíritu de demonio. O sea, ellos decían: “No. No está loco, sino ¡Está poseído por Beelzebú! Expulsa a los demonios por medio del príncipe de los demonios.” 

Entonces Jesús reaccionó diciendo: “¿Cómo puede Satanás expulsar a Satanás? Si un reino está dividido contra sí mismo, ese reino no puede mantenerse en pie”. 

Jesús se vio ante dos situaciones allí, y habló de las dos: (1) que los Fariseos lo estaban acusando de estar siendo usado por el mismo Satanás (Beelzebú); y, (2) que su familia lo estaba rechazando como un loco. 

Por eso es que también dijo: “Y si una casa ó familia está dividida contra sí misma, esa familia no puede mantenerse en pie”. Era una referencia directa a lo que estaba pasando con SU familia en ese momento - ¡Estaban contra él! O sea que, Jesús se sintió rechazado por SU MISMA FAMILIA. Siendo que Él era el mayor y, siendo que José ya había muerto, lo que hizo su familia era, voltearse contra el mayor, contra el responsable de la familia en ese momento. 

María, y los hermanos en la carne de Jesús, estaban tan convencidos y apenados con Jesús, que decidieron ir y traerlo, por la fuerza, de regreso a su casa. 

Jesús sabe cómo se siente cuando sus familiares, sus seres más queridos se vuelven contra uno. 

“En eso llegaron la madre y los hermanos de Jesús. Se quedaron afuera y enviaron a alguien a llamarlo” v.31. Ellos salieron a hacerse cargo de Jesús en el verso 21 y llegaron a dónde estaba en el verso 31. Para sorpresa de muchos, era María (su madre) y los hermanos naturales ó en la carne de Jesús. 

O sea que, se quedaron afuera exigiendo que Jesús saliera y que se fuera con ellos. Cuando algunos de los que estaban cerca de Jesús se lo hicieron saber, Él respondió diciendo: “¿Quién es mi madre y mis hermanos? Y echó una mirada a los que estaban sentados alrededor de él y añadió: Aquí tienen a mi madre y a mis hermanos”. 

Cuando su familia llegó, Jesús desconoció a sus hermanos en la carne y a su misma madre, cuando dijo: “¿Quién es mi madre y mis hermanos?” Jesús no reconoce, en lo más mínimo a María ni a sus otros hermanos, como su familia - ¡Los desconoció! Ni siquiera les habló en ese momento. ¡Siendo que María desconoció quién era Jesús, Él también la desconoció a ella - como su madre” Note que no solo los ignoró, ¡Los desconoció! 

¿QUIÉN ES MI MADRE Y MIS HERMANOS? QUIEN HACE LA VOLUNTAD DE DIOS


Quien hace la voluntad de Dios es mi madre y mis hermanos


Y, Jesús siguió diciendo: “Cualquiera que hace la voluntad de Dios es mi hermano, mi hermana y mi madre”. Jesús hizo una distinción entre María y sus hermanos excluyéndolos de formar parte de su familia espiritual, ya que ellos no estaban haciendo la voluntad de Dios en ese momento

María se dejó influenciar y, ya no estaba creyendo en Jesús - hasta llegó a pensar que Jesús estaba loco. María perdió su derecho de ser intercesora debido a su incredulidad en Jesús. En ese momento María no fue considerada por Jesús como parte de su familia espiritual. 

Evidentemente, más adelante María cambió y sí creyó en Él, hasta llegar al pie de la cruz. Pero, aquí Jesús declaró quién era su familia espiritual en el v.34, y solo incluyó a aquellos que creen en Él y están haciendo la voluntad de Dios. 


Incluso, aquí vemos que Jesús no le concedió a María su petición – no salió afuera donde ella estaba. Tampoco hoy, va a escuchar alguna petición que alguien quiera hacer a través de ella. Por eso, de nada vale orarle ó rezarle a ella, porque Jesús no concede las peticiones de ella. 

No confíes en una María, supuestamente sin pecado, Madre del cielo y Mediadora de toda gracia. ¡Esa persona no existe en la Biblia. Hay que confiar en Jesús, porque Él es el único que te puede salvar. Jesús es el único que murió en la cruz del Calvario para salvarnos y, el único que resucitó y sigue vivo hoy. 

La doctrina de la Inmaculada Concepción de María, es un dogma muy importante de la Iglesia Católica Apostólica y Romana, supuestamente decretado infaliblemente por el Papa Pío IX en 1854, pero EN NADA sustentado por la Biblia. 

(También te puede interesar: El dogma de la Infalibilidad Papal)

¿Cómo vamos a confiar en María, la madre de Jesús, que le falló y, al principio de Su ministerio no creyó en Él? Eventualmente ella se corrigió y, obviamente, se arrepintió; y hasta estuvo al pie de la cruz cuando él murió, pero hubo un momento en que no creyó. ¿Cómo puede ser la Reina del Cielo? ¿Cómo puede ser nuestra “intercesora”. 

Jesús preguntó: “¿Quién es mi madre?” Y luego, señaló a los que estaban alrededor de Él, a sus discípulos, a los que creían en Él y dijo: “Este es mi madre, mi hermano, mi hermana.” ¡Wow! O sea que, el que cree en Él, Jesús lo eleva a ese lugar de respeto y aprecio. Imagínate, hermano, ¡Jesús nos quiere como cuando alguien quiere a su madre! 

¡YO QUIERO SER DE LA FAMILIA DE JESÚS! 


Cuando Jesús preguntó ¿Quién es mi madre y mis hermanos? Su respuesta fue mi madre y mis hermanos son los que hacen la voluntad de Dios, es decir, que si hacemos la voluntad de Dios pasamos a ser parte de esa familia espiritual. 

¡Tú y yo podemos ser amados y valorados por Jesús al nivel de su madre y hermanos en carne! ¡Eso te debe conmover! ¡Eso nos debe emocionar! El no hace acepción de personas. 

“Dios muestra Su amor para con nosotros en que, siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” Romanos 5:8. “Antes que pecáramos, Él ya había pagado el precio de nuestro rescate. ¡Eso debe hacer que te sientas valorado y amado por el Señor Jesús.