Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

JESUCRISTO, NUESTRO GRAN SUMO SACERDOTE


JESÚS, NUESTRO GRAN SUMO SACERDOTE (Hebreos 4:14-5:10)

Jesucristo, nuestro sumo sacerdote

A. PREPARACION DEL ESTUDIO:

1. Análisis: 

Después de afirmar, “ … teniendo un gran sumo sacerdote. . Jesús el Hijo de Dios. . .” (4:14), el escritor procede a confirmar el hecho. El analiza los requisitos y funciones del sacerdocio, junto con el medio de elección. En todos los aspectos, él muestra que Jesús reúne los requisitos.

2. Bosquejo: (4:14-5:10)


a. Jesucristo-Nuestro Gran Sumo Sacerdote (Hebreos 4:14-5:10)

(1) Una afirmación y una conclusión fundamental (4:14-16)
(2) Las Funciones, Requisitos y la Elección del Sumo Sacerdote (5:1-4)
(3) Jesús es Calificado en todos los Aspectos (5:5-10)

B. DESARROLLO DEL TEXTO:

1. Jesucristo—Nuestro Gran Sumo Sacerdote (4:14-5:10)


a. Una Afirmación y una Conclusión Fundamental (4:14-16)


Cuando Pablo afirmó, “. . teniendo un gran sumo sacerdote . . . Jesús el Hijo de Dios” (4:14), estaba exponiendo una proposición para ser probada. Los hebreos sabían que Dios había dado la Ley a Moisés y que el Sacerdocio Levítico fue una parte vital de esa Ley. Además, ninguno de sus términos podían ser abogados, sino todos tenían que ser cumplidos. Y, el sacerdocio tenía que ser de la tribu de Leví.

¿Cómo, entonces, podía Jesús, dentro de los límites de la Santa Escritura, ser nuestro Sumo Sacerdote? Estos puntos son considerados y tratados.

La afirmación “teniendo un gran sumo sacerdote” es expresada otra vez en 1 Timoteo 2:5: “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre.”

El ascendió, El resucitó corporalmente. Esto quiere decir que la humanidad de nuestro Señor sirve como mediador entre el Eterno Espíritu y la familia humana; es decir, Dios mira el estado de la humanidad por ojos humanos, Sus propios ojos humanos. Por eso, Él es nuestro gran Sumo Sacerdote, tanto como nuestro Rey-el Rey-Sacerdote.

Como nuestro mediador, nuestro gran Sumo Sacerdote, Jesús no ofrece sacrificios diarios, tampoco, en ninguna manera, hace propiciación por los pecados. Al contrario, Jesús intercede por nuestro caso sobre la base de la propiciación ya hecha. “Se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo” (9:26) y “ya no queda más sacrificio por los pecados” (10:26). Aquel Sacrificio Supremo fue todo suficiente.

(También puedes visitar la sección de Estudios Bíblicos)

Nuestro acercamiento a Dios depende en reconocer el papel del Señor como mediador. No sólo tenemos que creer “teniendo un gran sumo sacerdote” sino que Él puede “compadecerse de nuestras debilidades” (4:15). 

Siendo que Jesús “fue tentado en todo según nuestra semejanza” (4:15) “es poderoso para socorrer a los que son tentados” (2:18). Como un Sumo Sacerdote compasivo, El está atento a nuestras necesidades y capaz de ayudar.

Acerquémonos, pues, confiadamente. . .” (4:16). Y, aquí está la conclusión del asunto. Siendo que tenemos tal Sumo Sacerdote, debemos acercarnos a Dios “confiadamente;” no descaradamente o sin reverencia, sino abiertamente, confiadamente y sin reservas. Venga confiadamente, manifestando sus debilidades y flaquezas, sabiendo que Él le socorrerá y levantará.

Acerquémonos, pues, confiadamente . . . para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.” Tenemos la seguridad que “alcanzaremos misericordia y hallaremos gracia” si nos acercamos confiadamente manifestando nuestras necesidades. Pero, el que es autosuficiente se va sin socorro.

b. Las Funciones, Requisitos y Elección del Sumo Sacerdote (5:5-10)


Para confirmar la afirmación que “teniendo un gran sumo sacerdote,” Pablo destaca las funciones, requisitos y el medio de elección de los sumos sacerdotes con el propósito de probar que Jesús es calificado para el papel.

(1) Funciones: Los Sumos Sacerdotes deben estar ocupados “en lo que a Dios se refiere” (5:1). Deben presentar ofrendas y sacrificios por los pecados” (5:1).

(2) Requisitos: Todo Sumo Sacerdote fue “tomado de entre los hombres” (5:1). Teniendo su naturaleza, así podía mostrarse paciente con los ignorantes y extraviados. . .” (5:2).

(3) Elección: El Sumo Sacerdote fue ordenado “a favor de los hombres” (5:1) “y nadie toma para sí esta honra, sino el que es llamado por Dios, como lo fue Aarón” (5:4).

c. Jesucristo es Calificado en Todos los Aspectos (5:5-10).


(1) Funciones: “En los días de su carne” El ofreció “ruegos y súplicas” (5:7) y “aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia” (5:8). El se hizo “obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (Filipenses 2:8). Su Sacrificio fue el máximo, todos los otros fueron nada más que tipos. El Suyo fue el supremo “sacrificio por los pecados.”

(2) Requisitos: Como el “Hijo” (5:8), fue “tomado de entre los hombres.” En cuanto El “fue tentado en todo según nuestra semejanza” en Su naturaleza, El tiene paciencia “con los ignorantes. . .” Habiendo andado por donde andamos nosotros, Él conoce nuestro estado desde el punto de vista humano.

(3) Elección: Jesús fue predestinado para llenar el oficio de Sumo Sacerdote. Como el Hijo de Dios (5:5), El fue preordenado un “Sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec’ (5:6). Otra vez, Pablo nos recuerda, Él “fue declarado por Dios Sumo Sacerdote según el orden de Melquisedec” (5:10).

Así, en todos los aspectos Jesús cumple los requisitos divinos para EI oficio del Sumo Sacerdote. Sin embargo, en las mentes de los Hebreos quedaba una gran pregunta: ¿Cómo podía Jesús, quien no era de la tribu de Leví, ser calificado como Sumo Sacerdote? Pablo no ignoró este punto. De hecho él ya había dado la respuesta, pero los hebreos fueron incapaces de entenderlo. Por eso, él emprendió una exhortación animada que sigue a través del capítulo seis. 

Luego, en el capítulo siete, otra vez él sigue con este punto vital, donde es probado que Jesús es de un sacerdocio mucho mejor que el del orden Levítico, el orden de Melquisedec.