Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

EL DON DE CIENCIA


¿QUE ES EL DON DE CIENCIA? (DON DE PALABRA DE CIENCIA)

Biblia abierta, candela encendida y lentes

Don de palabra de ciencia, ¿Qué es el don de ciencia?


El segundo don en I Corintios 12 es “La palabra de ciencia.” La palabra griega para “ciencia” en este pasaje es la palabra común, gnosis. “Ciencia” significa “familiaridad, o atención . . . la suma o el rango de lo que ha sido percibido, descubierto, o aprendido.” 

(También te puede interesar: Los 9 dones del Espíritu Santo)

Este don de ciencia se trata de una revelación de información divina a alguien que no lo conoce por medios naturales. Aunque otra persona pueda conocerlo, el receptor lo obtiene del Espíritu. Como la palabra de sabiduría, la palabra de “ciencia” no significa el todo de la ciencia de Dios, sino una porción de la ciencia de Dios

Definición del don de palabra de ciencia, lo que es el don de ciencia


Desde el texto y el contexto de los capítulos 12-14 de I Corintios, podemos definir la palabra de ciencia como el don sobrenatural de una porción de información divina para una necesidad específica.

Ejemplo de lo que es el don de ciencia en la Biblia


Hechos 5:1-10 provee un ejemplo de este don de palabra de ciencia (don de ciencia)


“Pero cierto hombre llamado Ananías, con Safira su mujer, vendió una heredad, y sustrajo del precio, sabiéndolo también su mujer; y trayendo sólo una parte, la puso a los pies de los apóstoles. Y dijo Pedro: Ananías, ¿Por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad? Reteniéndola, ¿No se te quedaba a ti? y vendida, ¿No estaba en tu poder? ¿Por qué pusiste esto en tu corazón? No has mentido a los hombres, sino a Dios. 

(También puedes leer: El don de Lenguas)

Al oír Ananías estas palabras . . . Pasado un lapso como de tres horas, sucedió que entró su mujer, no sabiendo lo que había acontecido. Entonces Pedro le dijo: Dime, ¿Vendisteis en tanto la heredad? Y ella dijo: Sí, en tanto. Y Pedro le dijo:

¿Por qué convinisteis en tentar al Espíritu del Señor? He aquí a la puerta los pies de los que han sepultado a tu marido, y te sacarán a ti. Al instante ella cayó a los pies de él, y expiró.”

Aquí, Dios reveló milagrosamente al Apóstol Pedro información secreta conocida solamente por Ananías y Safira. Ellos disimularon entregar el precio total de su terreno a la iglesia cuando en la realidad entregaron solamente una parte. 

(También puedes visitar la sección sobre El Espíritu Santo)

Dios le reveló a Pedro por medio del don de ciencia


Aunque, Ananías y Safira su mujer, tenían derecho de guardar una parte o todo el dinero, ellos pecaron por mentir a la iglesia, y Dios le reveló la verdad a Pedro. Después que Ananías murió, Dios le reveló a Pedro que Safira recibiría el mismo juicio, todo esto por medio del don de ciencia.

La única manera que Pedro pudiera conocer todo lo anterior, sobre la heredad vendida por Ananías y Safira es por medio de la revelación del Espíritu de Dios, esto es el don de palabra de ciencia operando por medio del apóstol Pedro. 

EJEMPLOS DE OPERACIÓN O USO DEL DON DE CIENCIA (DON DE PALABRA DE CIENCIA) 


Uso del don de ciencia


En Corea, mi madre y otros dos ministros estuvieron caminando a un pueblo costeño remoto para orar por un pastor quien estaba muy enfermo. (Mi padre tuvo que asistir a una reunión importante en el ministerio de asuntos culturales y de educación, lo cual tenía jurisdicción sobre la obra misionera). 

(Te puede interesar: Prédicas Cristianas Escritas)

Los ministros tomaron un atajo por medio de unos campos de cultivo de arroz, una senda que mi madre no conocía. Pronto comenzó a nevar fuertemente hasta que no se podía ver casi nada. Los viajeros comenzaron a caer en las zanjas de regadío al lado de la senda. Lo que debería de haber sido una caminata de 45 minutos se convirtió en una caminata de 2 horas y aún no se podía ver el final del camino. El grupo estaba totalmente perdido.

Mi madre comenzó a orar fervientemente, y el Señor le hizo sentir que debería ir por el otro sentido. Sus compañeros pusieron fuertes objeciones diciendo que la senda los llevaría al Mar Amarillo, y esto les sería peligroso. Mi madre insistió que Dios le había hablado y que ella iba a viajar en aquella dirección. Recelosamente, los otros le siguieron. 

(También puedes visitar la sección de Espíritu Santo y hablar en Lenguas)

Después de una hora más de caminar vieron las luces del pueblo que buscaban. Sus manos estaban tan adormecidas que no pudieron tocar la puerta, pero una palabra de ciencia les hizo llegar sanos y salvos

Mientras que estuvieron en Corea mis padres conducían cultos en inglés para los soldados norteamericanos además de atender a su obra misionera entre los coreanos. Un día un soldado y el hijo adolescente de un sargento mayor llegaron a su casa para la oración. Cuando ellos entraron por la puerta, Dios le reveló a mi padre que el soldado era homosexual. En consejos privados con mis padres, el hombre confesó su homosexualidad, y mi padre tomó medidas para asegurar que no estaría a solas con ninguno de los jóvenes.

Al terminar un culto evangelístico un domingo en la noche en la ciudad de Hammond, Louisiana, Dios le hizo sentir a mi madre que alguien debería tomar una decisión definitiva aquella noche. Ella le dijo a la congregación, “Hay alguien aquí que no debe dejar este edificio sin hablar con Dios. Siento una carga muy pesada acerca de esto.” Una semana después, un obrero de construcción quien había estado en aquel culto fue herido en el trabajo y más tarde murió.

(Puedes leer más Estudios bíblicos)

En otra ocasión en Gonzáles, Louisiana, mi madre estuvo aconsejando a una mujer que había recibido el Espíritu Santo pero que seguía viviendo una vida pecaminosa. El Espíritu de Dios vino sobre mi madre y le reveló que algo serio le iba acontecer a aquella mujer si no se arrepentía. Dentro de una semana ella estuvo en el hospital con un brazo y una pierna paralizados. Después que se arrepintió en el hospital y que había consagrado su vida totalmente a Dios, Él la sanó.

Varias veces he sentido la dirección de Dios a hacer peticiones específicas mientras que estuve orando con la gente. Después algunas personas me dijeron, “Tú oraste exactamente de acuerdo a mis necesidades,” aunque no tenía ningún conocimiento humano de ellos o de sus situaciones. 

En el año 1994, hablé en un retiro para ministros y sus esposas en el estado de Pennsylvania. El Señor se movió poderosamente en la última sección, y comencé a orar por varias personas. Después un pastor principal me dijo, “Yo noté que usted caminó directamente a un ministro joven que es de nuestra iglesia, pasando a todos los demás, e impuso sus manos sobre él. Él está en medio de una crisis y tiene que formular una decisión importante. Las palabras que tú oraste describieron su situación exactamente.”

(Puedes visitar la sección de Vida Cristiana)

En 1997, una persona por primera vez en su vida vino a nuestra iglesia en Austin. Ella tenía una necesidad urgente. La iglesia donde normalmente asistía enseñaba el bautismo del Espíritu Santo, pero la mayoría de sus miembros no habían recibido esta experiencia. 

El domingo anterior el pastor y toda la congregación había orado con esta mujer, pero ella no había sentido el poder de Dios. Cuando ella visitó nuestra iglesia, sentí dirigirme a orar con ella personalmente. Más tarde ella le dijo a la persona que le había invitado, “El oró exactamente de acuerdo a mis necesidades, y Dios me tocó. Yo sé que Dios dirigió sus oraciones.”

Mientras estuve predicando en Austin un domingo en la mañana, en medio de mi mensaje sentí decir, “Si hay alguien aquí hoy que no sabe si existe Dios o no, a usted Dios se revelará, si usted pide que lo haga”. 

No sabía, pero una persona que nos visitó por primera vez entró tarde, justo antes de que yo hiciera aquella declaración. Después del culto ella me dijo, “Fui criada en una denominación tradicional, y yo sé usar todo el lenguaje religioso correcto. Nadie más, ni mi propia familia tiene alguna idea de lo que le voy a decir, pero yo no sé si Dios existe o no. ¿Cree Usted que Él sí se revelará a mí?” Le contesté que Él ya había comenzado a hacerlo, porque le había hablado por medio de mi mensaje. Más tarde ella tuvo un encuentro personal con Dios, fue bautizada en el nombre de Jesús y llenada del Espíritu Santo.