LA MULTIFORME GRACIA DE DIOS, ESTUDIO BÍBLICO

Hombre en el campo levantando sus  manos al cielo

Buenos administradores de la multiforme gracia de Dios


1 Pedro 4:10 “…Como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios

La palabra administradores viene del griego oikonomos, de oikos que significa casa y nomos que significa ley, de allí que su significado es uno que gobierna una casa. Podríamos entenderlo como alguien que tiene la responsabilidad de administrar, es decir, un mayordomo.

(También te puede interesar: La fe y la gracia)

Multiforme significado bíblico ¿Qué quiere decir multiforme gracia de Dios?


Esta palabra oikonomos en los pasajes de 1 Corintios 4:1 y Tito 1:7 se refiere a ministros, pero en 1 Pedro 4:10 se refiere a los creyentes en general, por lo tanto, todos somos llamados a ser buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.

La palabra multiforme viene del griego poikilos y significa diverso, variado, varios en carácter; por tal razón, se traduce multiforme al hablar de la gracia de Dios. Esta misma palabra se usa en 1 Pedro 1:6 y se traduce diversas al hablar de las pruebas. La gracia de Dios es multiforme, variada. Son muchos los dones que Dios reparte a los creyentes y debemos ser buenos administradores de la multiforme gracia de nuestro Dios.

(Quizás te pueda interesar: Los 9 dones del Espíritu Santo)

Hay una gran responsabilidad para el cristiano como administrador de la multiforme gracia de Dios, por lo que debemos tener claro nuestro servicio y el valor del tesoro que se nos ha confiado a cada uno de nosotros.

La palabra gracia viene del griego caris y tiene varios usos, pero entre los muchos usos y significados está beneficio, favor y don. También en el diccionario Webster nos da el significado de amor y favor inmerecido de Dios hacia el hombre de hacerlo puro y moralmente fuerte. Podríamos decir que en la multiforme gracia de Dios están todos los atributos de Dios como misericordia, amor, bondad, paciencia, benignidad, entre otros.

LA GRACIA MULTIFORME DE DIOS EN ACCIÓN


El tema de la multiforme gracia de Dios la encontramos en diferentes pasajes de la escritura y está relacionada con muchas áreas de nuestra vida.

En Efesios 1:7 se nos dice “En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia”, estas riquezas de la multiforme gracia de Dios son las riquezas espirituales.


Hablando de las riquezas de Dios para su pueblo, encontramos numerosas escrituras que mencionan dichas riquezas. Las riquezas de la gloria de su herencia (Efesios 1:18), las abundantes riquezas de su gracia (Efesios 3:8), el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo (Efesios 2:16), las riquezas de pleno entendimiento (Colosenses 2:2), las riquezas de su benignidad (Romanos 2:4)

Como podemos notar dentro de esas riquezas tenemos las riquezas de su gracia, por lo tanto, debemos ser buenos administradores de la multiforme gracia de Dios, pues tenemos el evangelio de la gracia de Dios (Hechos 20:24) para predicarlo en esta dispensación de la gracia de Dios (Efesios 3:2; Romanos 6:14-15)

LA MULTIFORME GRACIA SALVADORA DE DIOS


Dios nos ha dado la oportunidad de nacer de nuevo, lo que solamente puede venir por el favor y la misericordia de nuestro Dios. Para nacer de nuevo debemos obedecer la palabra de Dios en Hechos 2:38, y de esta forma, nacer del agua (Bautismo en agua) y del Espíritu (Recibir el Espíritu Santo)

(También puedes leer: La salvación en el nuevo testamento)

Esta salvación es por gracia como está escrito “porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios”. Esta gracia ha sido provista por Dios y debemos ser agradecidos con Él, pues por su multiforme gracia, Dios nos ha dado la salvación.

“Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente” (Tito 2:11-12)

A pesar de lo anterior, debemos tener cuidado de no caer de la gracia de Dios, pues como dice en Hebreos 12: 15 “…No sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios…”; además es necesario que crezcamos en la gracia y el conocimiento de nuestro Dios y Salvador Jesucristo” (2 Pedro 3:18)

(También puedes ir a la sección de Estudios Bíblicos)

Timoteo fue motivado por el apóstol Pablo a “esforzarse en la gracia que es en Cristo Jesús” (2 Timoteo 2:1) porque era necesario que la iglesia estuviera persuadida a que todos “perseverasen en la gracia de Dios” (Hechos 13:43).

Somos salvos por gracia, y debemos esforzar en perseverar en la gracia de Dios para nuestra salvación.

LA MULTIFORME GRACIA DE DIOS NOS ENSEÑA


La gracia de Dios siempre es la misma, sin embargo la multiforme gracia de Dios es usada en diversas formas. Una de ellas es la enseñanza, es decir, la misma gracia que nos hace salvos es la misma que opera para enseñarnos.

Como habíamos citado anteriormente Tito 2: 11, “…la gracia de Dios se ha manifestado para salvación…”, pero en el versículo siguiente también se nos dice: “enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente”

Es la multiforme gracia de Dios que nos enseñará a renunciar a la impiedad y deseos mundanos, además, a vivir de forma sobria, justa y practicando la piedad.

LA MULTIFORME GRACIA DE DIOS SOBREABUNDA POR ENCIMA DEL PECADO


La Biblia es clara al decir que “…la ley se introdujo para que el pecado abundase; mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia” (Romanos 5:20). La gracia de Dios sobreabunda por encima del pecado.

LA GRACIA DE DIOS TRAE ESPERANZA


Indudablemente nuestra esperanza solamente puede venir y mantenerse en nosotros por la gracia de Dios, “…el cual nos amó y nos dio consolación eterna y buena esperanza por gracia” (2 Tesalonicenses 2:16)

La esperanza que viene por la gracia de Dios “…no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado” (Romanos 5:5)

LA JUSTIFICACIÓN ES POR GRACIA


La justificación viene a través del favor inmerecido de Dios, es decir, su gracia. A continuación le dejo algunos versículos de la palabra de Dios sobre la justificación por gracia:

(Te puede interesar: Justificación por la fe)

“…Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados” (Romanos 3:24-25)

“Para que justificados por su gracia, viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna” (Tito 3:7)

BÁSTATE MI GRACIA


Muchas veces podemos atravesar situaciones difíciles, adversidades, enfermedades, pruebas, tribulaciones. El apóstol Pablo menciona un aguijón en su carne por el cual tres veces había rogado al Señor que lo quitara de él; sin embargo, Dios le dijo “…Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad” (2 Corintios 12:9).

(Te puede interesar: Viviendo en tiempos difíciles)

Ante la situación anterior, el apóstol Pablo, dijo “… de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo”, pero es la gracia de Dios la que provocó tal respuesta, pues es la que nos ayuda a mantenernos firmes en medio de cualquier circunstancia que estemos atravesando.

EL TRONO DE LA GRACIA PARA EL OPORTUNO SOCORRO 


Este trono de la gracia es al cual podemos acudir todos en busca de misericordia con el propósito de encontrar gracia para el oportuno socorro (Hebreos 4:16). No importa las circunstancias que podamos atravesar, siempre podemos venir a este trono y la encontrarnos con la multiforme gracia de Dios.