Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

EL HOMBRE DE DOBLE ÁNIMO, ESTUDIO BÍBLICO


EL HOMBRE DE DOBLE ÁNIMO, ESTUDIO BÍBLICO (Santiago 1:8)

Hombre con signos de interrogación, hombre de doble ánimo, indeciso

El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos (Santiago 1:8)


¿Alguna vez tuvo visión doble en la que su cerebro vio una imagen dos veces, superponiéndose y dejándolo desorientado? Santiago advierte que podemos ser de doble visión o de doble ánimo (literalmente, “de doble alma”) en nuestra visión y relación con Dios

(Te puede interesar: Lámpara es a mis pies tu palabra)

Cuando oramos o pensamos en el Señor, un pensamiento o una imagen en competencia pueden entrar en nuestra mente, como la codicia por el dinero o el disgusto por la providencia de Dios en nuestras vidas. De repente, surge una verdadera competencia sobre qué visión preferimos. 

Entonces tenemos dudas, y las dudas tienen una forma de multiplicarse, produciendo un alma de doble ánimo, es decir, un hombre de doble ánimo. Este es un serio desafío a nuestra fe. Jesús habló de este peligro en Mateo 6:24, comparándolo con tratar de servir a dos amos, lo cual es imposible. Esto es doble ánimo, y sopla aire frío sobre un corazón en llamas.

Santiago amplió la advertencia de Jesús de que la duda y el doble ánimo nos hacen “inestables en todos [nuestros] caminos” (Santiago 1:8) . Echemos un vistazo a Santiago 1 para que podamos mantener nuestro corazón en llamas.

EL HOMBRE DE DOBLE ÁNIMO: CAUSAS DE LA DOBLE MENTALIDAD


Según el comentarista Douglas J. Moo, Santiago probablemente se estaba dirigiendo a exmiembros de su propia congregación en Jerusalén que habían huido de Israel debido a la persecución religiosa (Hechos 11:19). Santiago mencionó a estas almas como las que estaban en dispersión (Santiago 1: 1), las que se separaron de la iglesia madre en Jerusalén debido a la persecución (ver Isaías 49: 6 ; 1 Pedro 1: 1 )

(También te invito a leer: Muchas son las aflicciones de los justos)

"Dispersado" es un término crucial que hay que comprender para aprovechar al máximo la exhortación de Santiago. Estos creyentes se habían convertido en extranjeros en tierra extranjera, una situación similar al exilio de sus antepasados ​​en Asiria o Babilonia. 

El hombre de doble ánimo, un hombre de doble pensamiento 


Estar dispersos en un territorio espiritualmente hostil abre la puerta al desconcierto: La duda sobre la providencia de Dios, además de la tentación de ser como los nuevos vecinos. Puede dividir la mente sobre la religión, proporcionar una imagen alternativa. Doble ánimo. Doble pensamiento o mentalidad, como cuando Elías habló de claudicar en dos pensamientos (1Reyes 18:21)

Hoy en día, muchos que se llaman a sí mismos cristianos se dispersan o se separan voluntariamente de la iglesia visible. Al carecer de los medios normales de gracia —la lectura y predicación de la Palabra, la doctrina, la oración— comienzan a pensar en definiciones alternativas de la iglesia o formas extrabíblicas de ser iglesia. Se vuelven de doble ánimo.


Santiago 1:2, se refiere a las pruebas de varios tipos. Como muchos de nosotros hoy en día, estos santos no se formaron inmediatamente imágenes positivas de las providencias probadas de Dios y no fueron firmes bajo la prueba (vv. 3-4). Sin la imagen que Dios quería que tuvieran en mente, incluso cuando oraban por sus pruebas, carecían de sabiduría y permitían que las dudas entraran en su pensamiento y compitieran con una visión correcta de Dios (vv. 5-6). Perdieron la seguridad de que Dios escucharía sus oraciones (v. 7). Se volvieron de doble ánimo (v. 8) e inestables espiritualmente. ¿Alguna vez te has sentido así?, un hombre de doble ánimo, una mujer de doble ánimo, un joven de doble ánimo.

Agregue el versículo 14, que dice que todos los creyentes en la tierra viven en cuerpos aún no redimidos que son capaces de ser engañados acerca de Dios (ver verso16), y tenemos cristianos profesantes que son personas de doble ánimo, experimentando una batalla de lealtades

Estar disperso abre la puerta al desconcierto y puede dividir la mente sobre la religión. Afortunadamente, la carta de Santiago está llena de curas para la doble ánimo.

¿CÓMO VENCER EL DOBLE ÁNIMO?


¿Cómo puede vencer el hombre de doble ánimo?


Primero, asegúrese de ser un verdadero creyente, un siervo del Señor Jesucristo (v. 1).

Segundo, corrija cualquier dispersión o separación de la iglesia de Cristo (v. 1). Adopte el plan de Dios para cuidar de usted y de todos sus hijos: Su iglesia a la que le ha dado dones espirituales, pastores, maestros, considere a la iglesia como algo vital para su bienestar y servicio espiritual.


En tercer lugar, confiese la doble ambición con respecto al plan de santificación de Dios, que utiliza deliberadamente las pruebas para fortalecer nuestra fe (vv. 2-4). La doble mente ve el mal en la prueba y a Dios solo en la periferia. 

La mente enfocada espiritualmente ve a Dios en control y trabajando para nuestro bien. David dijo: “Bueno me es haber sido afligido” (Sal. 119: 71) . Santiago dice: “Tened por sumo gozo” ( Santiago 1: 2) . Puede hacer esto solo si su mente está singularmente enfocada en el plan de Dios.

En cuarto lugar, manténgase firme en la generosidad de Dios hacia usted. Utilice Santiago 1: 5–8 como ayuda para arrepentirse de dudar de la bondad y generosidad de Dios. Concéntrese en la “corona de vida que ha prometido a los que le aman” (v. 12). Disfruta los versículos 17-18:

"Toda buena dádiva y todo don perfecto es de lo alto, desciende del Padre de las luces, con quien no hay variación ni sombra debida al cambio. Por su propia voluntad nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas"

(También puedes ir a la sección de Sermones Cristianos

Finalmente, vea el panorama general. Vea todas las exhortaciones y la sabiduría de Santiago.

El hombre de doble ánimo debe aprender del ejemplo que nos ha dejado Jesucristo


Jesús fue dispersado, enviado a este mundo hostil por la voluntad del Padre. Fue separado y se sumergió en un llamamiento mucho más riguroso de lo que jamás enfrentaremos.

Jesús afrontó con alegría y de buena gana las pruebas, cumpliendo la exhortación de Santiago en el versículo 2.

Jesús perseveró y creció a través de sus pruebas (vv. 3-4). Jesús se encontró y derrotó al tentador a través de la Palabra, mucha oración y fe sin dudar (v. 5). Mantuvo Su mente singularmente enfocada en agradar al Padre.

Jesús recibió la corona de la vida (v. 12) por su completa fe y obediencia. Fue muy exaltado, resucitado de entre los muertos, recibido en gloria de regreso al cielo. Como Rey de reyes, Jesús ahora gobierna sobre todas las cosas por nosotros, la iglesia (Efesios 1: 20-23). 

El hombre de doble ánimo debe aprender del ejemplo que nos ha dejado nuestro Señor Jesucristo para dejar de claudicar en dos pensamientos, dejar la duda, mantenerse firme y enfocarse en servir y obedecer a Dios.