SADRAC, MESAC Y ABEDNEGO, PRÉDICA

Sadrac, Mesac y Abed-nego en el horno de fuego

Sadrac, Mesac y Abednego, un ejemplo a seguir


Todos hemos escuchado la historia de Sadrac, Mesac y Abednego, quienes fueron tres jóvenes que se atrevieron a desafiar al rey Nabucodonosor, razón por la cual fueron arrojados a un horno de fuego. Este testimonio de estos tres jóvenes, Sadrac, Mesac y Abednego, ante la situación difícil en la cual estaban nos enseñan algunas lecciones que como cristianos debemos retomar y aplicar a nuestra vida.

(También te puede interesar: La armadura de Dios)

La historia de Sadrac, Mesac y Abednego


La historia de Sadrac, Mesac y Abednego, por ser tan conocida en las sagradas escrituras es una historia que se imparte tanto a los niños en la escuela dominical como también a los adultos por medio de predicaciones y enseñanzas.

Sadrac, Mesac y Abednego eran muy jóvenes cuando fueron llevados a Babilonia junto con Daniel. Todos ellos junto con otros hebreos fueron llevados cautivos con el propósito de servir a Nabucodonosor, rey de Babilonia. 

Los Babilonios también querían que los hebreos asimilaran y adoptaran la cultura de ellos. Incluso los nombres de estos muchachos fueron cambiados. Los nombres hebreos de estos jóvenes eran Daniel, Hananías, Misael y Azarías.

NOMBRES DE HANANÍAS, MISAEL Y AZARÍAS, CAMBIADOS A SADRAC, MESAC Y ABEDNEGO


A Sadrac, Mesac y Abednego les cambiaron los nombres


• El nombre de Daniel significa, Dios es mi juez. Su nombre fue cambiado a Beltsasar, que significa Bel es mi juez. Bel es el nombre de uno de los dioses babilónicos.

• El nombre de Hananías significa, Dios es misericordioso. Su nombre fue cambiado a Sadrac, que significa, Iluminado por el dios sol. 

(También puedes leer: Atrévete a ser un Daniel)

• El nombre de Misael significa, ¿Quién es como Dios? Su nombre fue cambiado a Mesac, que significa, ¿Quién es como Venus? 

• El nombre de Azarías significa: “El SEÑOR es mi ayudador” Su nombre fue cambiado a Abednego, que significa, El adorador de Nego. Nego, o Nebo, era el dios babilónico de la sabiduría.

Sadrac, Mesac y Abednego propusieron en su corazón no contaminarse


A estos jóvenes no solamente les cambiaron el nombre sino que también quisieron cambiarle su alimentación, obligándolos a que adoptaran la dieta de los babilonios; sin embargo, ellos propusieron en su corazón no contaminarse comiendo alimentos prohibidos por la ley de Dios. 

Ni Sadrac, ni Mesac, ni Abednego, ni Daniel, dejaron al Dios de sus padres; además, en todo asunto de sabiduría e inteligencia que el rey les consultó, los halló diez veces mejores que todos los magos y astrólogos que había en todo su reino. 

Estos cuatro varones hebreos fueron puestos en posiciones de autoridad en Babilonia tal como lo dice la escritura en Daniel 2:48-49:

"Entonces el rey engrandeció a Daniel, y le dio muchos honores y grandes dones, y le hizo gobernador de toda la provincia de Babilonia, y jefe supremo de todos los sabios de Babilonia. Y Daniel solicitó del rey, y obtuvo que pusiera sobre los negocios de la provincia de Babilonia a Sadra, Mesac y Abed.Nego; y Daniel estaba en la corte del rey"

Sadrac, Mesac y Abednego fueron puestos a prueba


A pesar de que Sadrac, Mesac y Abednego estaban en estas posiciones de influencia y autoridad, fueron puestos a prueba y enfrentaron una situación en la cual su decisión implicaba vida o muerte para ellos; sin embargo, a pesar de la situación difícil, las amenazas y la ira del rey se pararon firmes en sus convicciones y servicio a Dios. 

Sadrac, Mesac y Abednego se negaron a obedecer el decreto del rey Nabucodonosor mediante el cual debían postrarse a una estatua o ídolo y tenían que enfrentar las consecuencias de esta decisión ante el rey de Babilonia.

LOS CARGOS CONTRA SADRAC, MESAC Y ABEDNEGO


Sadrac, Mesac y Abednego fueron acusados 


Cuando Sadrac, Mesac y Abednego se negaron a postrarse ante la estatua que Nabucodonosor había levantado, tuvieron que enfrentarse a las consecuencias de su decisión. Los cargos contra ellos eran tres: 

No habían obedecido el drecreto del rey.
No empezaron a servir a los dioses del rey
Negarse a adorar la estatua de oro. 

(Te puede interesar: La multiforme gracia de Dios)

La pena contra Sadrac, Mesac y Abednego era la muerte


La pena por estos tres cargos contra Sadrac, Mesac y Abednego era la muerte. Serían arrojados a un horno de fuego, tuvieron la oportunidad de retractarse de su decisión, sin embargo, se mantuvieron firmes en sus convicciones y su decisión no cambió. Ellos expresaron lo siguiente:

"...No es necesario que te respondamos sobre este asunto. He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego; y de tu mano, oh rey, nos librará. Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado" (Daniel 3:16-18)

En nuestra vida como cristianos podemos encontrarnos en situaciones en las cuales habrá hornos de críticas, de intimidación, hornos de tentación y prueba, pero estos hornos nos ayudan en nuestro proceso como cristianos. 

Sadrac, Mesac y Abednego mantuvieron su fe, convicciones y fidelidad a Dios


El horno y la plata se ponen en el horno y se purifican mediante un proceso. De igual forma, los hornos a los cuales nos enfrentamos como cristianos tiene el objetivo de quitar la escoria de nuestra vida y probar nuestras convicciones como creyentes. Sadrac, Mesac y Abednego mantuvieron su fe, sus convicciones, su fidelidad a Dios, guardaron su testimonio como creyentes del único Dios verdadero. 

CONVICCIÓN INQUEBRANTABLE Y CONFIANZA DE SADRAC, MESAC Y ABEDNEGO


Sadrac, Mesac y Abednego confirmaron tres cosas:


1) La convicción inquebrantable que tenían del Dios en el cual habían creído.
2) La confianza que tenían en el Dios que hace las cosas que ha prometido hacer.
3) Una fe revelada en su confianza que tenían en el único Dios verdadero, el cual tenía el poder de librarlos del horno de fuego


Por esta actitud de Sadrac, Mesac y Abednego ante uno de los reyes más poderosos, el poder de Dios se reveló a los incrédulos de aquella época. Nuestras convicciones, actitudes y testimonio ante los incrédulos puede causar que muchos se conviertan y crean en Dios; además, la fe de estos varones demuestra que nuestro Dios puede ayudarnos y librarnos de problemas y pruebas que enfrentamos como cristianos. 

AUNQUE NO FUERAN LIBRADOS, SADRAC, MESAC Y ABEDNEGO SE MANTENDRÍAN FIRMES EN SUS CONVICCIONES


Sadrac, Mesac y Abednego dijeron al rey que aunque Dios no los librara del horno de fuego, aun con todo, ellas jamás se inclinarían, ni adorarían la estatua ni servirían a sus dioses. Es decir, que el servicio a Dios y sus convicciones no dependía de que Dios los librara, sino de una fe genuina y fidelidad al Dios verdadero. 

Jesucristo dijo:" No temas a los que matan el cuerpo pero no pueden matar el alma. Más bien, temed a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno ”( Mateo 10:28). La historia nos relata como muchos creyentes a través de los años han sufrido martirio por causa del Señor, pero también demostraron una fe inquebrantable y fidelidad a Dios. 


Sadrac, Mesac y Abednego servían a Dios sin imponer condiciones


Hay momentos que le ponemos condiciones a Dios. Pensamos si Dios me hace el milagro, me da un nuevo empleo, entre otras cosas, entonces le serviré mejor; pero Sadrac, Mesac y Abednego le servían a Dios sin importar que Dios respondiera positivamente su clamor. 

Los diez leprosos obedecieron a la voz de Jesús cuando les dijo que fueran donde el sacerdote. Ellos no le dijeron que primero los sanara de la lepra. Muchas veces queremos primero el milagro y luego servir a Dios, pero recuerde que en el camino, Dios le hizo el milagro a los diez leprosos. Nosotros debemos tener un servicio y fidelidad incondicional para con nuestro Dios. 

LA PROTECCIÓN DE DIOS PARA SADRAC, MESAC Y ABEDNEGO


Nabucodonosor se sorprendió de que estando dentro del horno, Sadrac, Mesac y Abednego, no se quemaran, no fueran consumidos por el fuego. Este asombro fue mayor al ver a cuatro varones caminando dentro del horno de fuego. 

(También te puede interesar: Que nadie tenga en poco tu juventud)

En medio del horno de fuego, en la persecución ardiente, en momentos de pruebas, tiempos difíciles, podemos caminar por fe (2 Corintios 5:7), pues Jesucristo está con nosotros (Mateo 28:20), nos va a sostener en esos momentos difíciles (Salmo 55:22; Salmo 147:6), nos va a librar y salvar; pero sobre todas las cosas, tengamos en mente que el siempre está con nosotros, nunca nos dejará solos y estamos bajo la protección y la misericordia de Dios. 

SADRAC, MESAC Y ABEDNEGO FUERON LIBRES EN EL HORNO DE FUEGO 


Sadrac, Mesac y Abednego liberados por Dios


Es interesante notar que el fuego del horno debió quemar las ataduras de Sadrac, Mesac y Abednego porque en Daniel 3:23 dice que "...Sadrac, Mesac y Abednego cayeron atados dentro del horno de fuego ardiente", pero en el versículo 25, el rey Nabucodonosor dice que el miró "...cuatro varones SUELTOS, que se pasean en medio del fuego sin sufrir ningún daño; y el aspecto del cuarto es semejante a hijo de los dioses"

Dios usó el fuego para liberar de sus ataduras a Sadrac, Mesac y Abednego


Lo anterior nos recuerda Isaías 43:2 "Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti". El fuego quemó las cosas que tenían atados a Sadrac, Mesac y Abednego. Dios utilizó el fuego para liberarlos. 

Muchas veces el horno de fuego nos ayudará a liberarnos de esas cosa que nos tienen atados y nos impiden servir a Dios con más libertad. Somos más libres en medio del fuego, el fuego nos purifica y nos libera para servir mejor a nuestro Dios y, además, prueba nuestras convicciones y fidelidad. 

Somos llevados al horno de fuego, pero no para destrucción sino para crece en el Señor y ver las maravillas de Dios en medio de las pruebas y dificultades. 

SADRAC, MESAC Y ABEDNEGO PROMOVIDOS POR NABUCODONOSOR


Sadrac, Mesac y Abednego, engrandecidos por Dios


Estos tres jóvenes, Sadrac, Mesac y Abednego, no sabían lo que Dios haría con ellos en el horno de fuego; sin embargo, ellos se mantuvieron firmes en sus convicciones. Como resultado de esto, Sadrac, Mesac y Abednego fueron engrandecidos por Nabucodonosor en Babilonia. 

(También puedes visitar la sección de Temas para jóvenes cristianos)

Todo el pueblo conoció la grandeza del Dios de Sadrac, Mesac y Abednego


Esto es el resultado de la fidelidad a nuestro Dios; además, Nabucodonosor llegó a expresar "bendito sea el Dios de ellos, de Sadrac, Mesac y Abednego...". Todo un pueblo pudo conocer lo grande del Dios de Sadrac, Mesac y Abednego, y todo porque ellos decidieron servir, adorar y ser fieles a Dios.

La historia de Sadrac, Mesac y Abednego es un ejemplo a seguir, sobre todo en tiempos difíciles, debemos aprender a servir a Dios sin importar la presión del mundo para que claudiquemos, y tener en nuestra mente que Dios está con nosotros y que jamás nos dejará solos.