Por: Roberto Herminzul Aguirre Morales
Pastor Iglesia Pentecostal Unida de Colombia 

LA GRANDEZA DEL SERVICIO EN LA BIBLIA (ESTUDIO SOBRE EL SERVICIO)

La grandeza del servicio, hombres ayudándose

La grandeza en el servicio, estudio sobre el servicio, reflexión


Lucas 22:24-30: "Tuvieron además un altercado sobre cuál de ellos sería el más importante. Jesús les dijo: Los reyes de las naciones oprimen a sus súbditos, y los que ejercen autoridad sobre ellos se llaman a sí mismos benefactores. No sea así entre ustedes. Al contrario, el mayor debe comportarse como el menor, y el que manda como el que sirve

(También te puede interesar: 5 Características de un siervo de Dios)

Porque, ¿quién es más importante, el que está a la mesa o el que sirve? ¿No lo es el que está sentado a la mesa? Sin embargo, yo estoy entre ustedes como uno que sirve. Ahora bien, ustedes son los que han estado siempre a mi lado en mis pruebas. Por eso, yo mismo les concedo un reino, así como mi Padre me lo concedió a mí para que coman y beban a mi mesa en mi reino, y se sienten en tronos para juzgar a las doce tribus de Israel"

Significado de la palabra siervo o el que sirve dentro del idioma griego y hebreo


En la Biblia dentro de idioma griego la palabra siervo, es traducida de la palabra “Doulos” la cual se define Históricamente como esclavo.

En hebreo el que sirve es denominado con el término «ebed», que implica: Un servicio voluntario u obligatorio, y designa a todos aquellos que tienen que servir; por ejemplo: El prisionero de guerra, el esclavo comprado, el funcionario privilegiado de un soberano, y también el adorador de Jehová.

(Te puede interesar: El poder de la oración)

Por esto los orientales se consideran servidores de un superior o de Dios. En hebreo se aplica asimismo el término de servidor a un pueblo vencido y sometido a tributo. Ejemplo: Los filisteos y moabitas fueron hechos siervos de David, esto es sometidos como esclavos a su servicio.

Después de esto, aconteció que David derrotó a los filisteos y los sometió, y tomó David a Meteg-ama de mano de los filisteos. Derrotó también a los de Moab, y los midió con cordel, haciéndolos tender por tierra; y midió dos cordeles para hacerlos morir, y un cordel entero para preservarles la vida; y fueron los moabitas siervos de David, y pagaron tributo (2 Samuel 8:2)

Dios da el nombre de ministros o servidores a aquellos que lo adoran.


José fue esclavo, servía a su dueño, el cual le había confiado la administración de sus bienes. "Así halló José gracia en sus ojos, y le servía; y él le hizo mayordomo de su casa y entregó en su poder todo lo que tenía (Génesis 39:4)

CUANDO SE APRENDE A SER SIERVO SE PUEDE APRENDER A SER LÍDER


La grandeza en el servicio, aprendiendo a ser líder 

En las sagradas escrituras tenemos varios ejemplos de hombres que, con su fidelidad y compromiso a sus amos, nos dejan un claro ejemplo de lo que es el servicio abnegado y voluntario al Señor.

(También te puede interesar: Muchas son las aflicciones de los justos)

Josué acompañó a Moisés, asumiendo el cuidado del primer tabernáculo, sucediéndole después en el caudillaje de Israel. "Y se levantó Moisés con Josué su servidor, y Moisés subió al monte de Dios" (Éxodo 24:13)

"Y hablaba Jehová a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su compañero. Y él volvía al campamento; pero el joven Josué hijo de Nun, su servidor, nunca se apartaba de en medio del tabernáculo" (Éxodo 33:11)

El líder debe ser uno que haya aprendido disciplina, sujeción y que pueda demostrar compromiso por lo que se le encomienda, Josué tardo tiempo aprendiendo al lado de Moisés, pero valió la pena, fue quien finalmente tomo el liderazgo

Eliseo era el ayudante de Elías vertiendo agua en sus manos, y vino a ser profeta a su vez. "Y se volvió, y tomó un par de bueyes y los mató, y con el arado de los bueyes coció la carne, y la dio al pueblo para que comiesen. Después se levantó y fue tras Elías, y le servía" (1 Reyes 19:21)

Hay que entender que no somos perpetuos, algún día tendremos que dejar la capa de los honores, así como Elías la dejo, pero que bueno saber a quién se la dejamos, y solo quienes se dejan moldear son los aptos para recibirla, Dios necesita hombres y mujeres que le sirvan, que reconozcan al líder que Dios les ha puesto y se sujeten, que le rodeen, que puedan verter agua en sus manos cuando este cansado y sediento. El tipo de personas que Dios usará son las que aprenden a tener amor y respecto por quienes sirven.

"Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan; y que los tengáis en mucha estima y amor por causa de su obra. Tened paz entre vosotros" (1 Tesalonicenses 5:12.13)

"Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso" (Hebreos 13:17)

El líder debe ser un testigo de Cristo


Los discípulos recibían las instrucciones de Cristo y vinieron a ser los ministros (servidores) del Evangelio.

"Puesto que ya muchos han tratado de poner en orden la historia de las cosas que entre nosotros han sido ciertísimas, tal como nos lo enseñaron los que desde el principio lo vieron con sus ojos, y fueron ministros de la palabra" (Lucas 1:1.2)

(También puedes visitar la sección de Prédicas Cristianas Escritas)

"Hasta el día en que fue recibido arriba, después de haber dado mandamientos por el Espíritu Santo a los apóstoles que había escogido; a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios" (Hechos 1:2.3)

El líder debe ser un testigo de Cristo, haber tenido un contacto con él, saber en quien ha creído y a quien sirve, es buen momento para repetir unas palabras de un gran líder de Dios. DIOS AL QUE LLAMA CAPACITA, él no nos deja a la deriva.

Llamó a los doce e invirtió tiempo en ellos, así hay que invertir tiempo en la gente para capacitarles en todas las áreas que necesita la iglesia.

El servicio a Dios debe ser de todo corazón


El servicio que Dios esperaba y requería de Israel era para que le agradara a él: "Ahora, pues, Israel, ¿Qué pide de ti Jehová tu Dios?, que andes en todos sus caminos, que ames y sirvas a Jehová, tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma" (Deuteronomio 10:12)

Dios demanda este servicio de nosotros como una entrega total. Porque no podemos servirle a medias, el servicio a Dios es completo o no le servimos, pues si su palabra dice claramente que le debemos servir con todo el corazón y con toda el alma, es porque él no acepta ningún servicio a medias.

Además su palabra dice más adelante explícitamente que no podemos servir a dos señores a la misma vez: "Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas" (Mateo 6:24)

Nuestro servicio debe estar centrado en el Señor. A quién debemos servir cuando lo hacemos por medio de un ministerio o don, es a Dios, es el único que debe ser exaltado con lo que hacemos, aunque no se puede obviar que si lo haces mal, no faltará quien te pueda juzgar.

Dios es al único que debemos de servir no existe nadie más en este mundo que merezca de nuestro servicio porque solo Dios es verdadero, el Dios único y soberano que está por todo y para todo.

RAZONES PARA SERVIR A DIOS


Glorificar a Dios, A veces, en nuestro fervor bíblico para enfatizar que la salvación no es por obras, no somos capaces de apreciar plenamente que hemos sido salvos para hacer buenas obras. NO SOMOS SALVOS POR OBRAS PERO SI PARA BUENAS OBRAS.

"Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas" (Efesios 2:10)

He sido dotado para servir. 


Varios pasajes bíblicos nos ayudan a entender el concepto de los dones espirituales. Entre ellos se encuentran Romanos 12:4- 1 Corintios 12:4- y Efesios 4. En estos capítulos aprendemos cómo Dios en su gracia y sobrenaturalmente favorece cada creyente con su propio don distinto. ¡Qué gran privilegio!

(También te puede interesar: Los dones de servicio en Romanos 12)

Los obreros son pocos y la mies es mucha. 


Hoy por hoy encontramos gran apatía en muchos miembros de la iglesia para servir a Dios, no se quieren comprometer con algo que tenga que restarles tiempo en sus vidas, y lo sorprendente es que uno descubre que detrás de esta apatía está el miedo “a tener que consagrar sus vidas a Dios” porque dicen algunos es que si busco de Dios, me vendrán más pruebas a mi vida

"Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, más los obreros pocos. Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies" (Mateo 9:37.38)

"No sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios" (Efesios 6:6)

Somos salvos para servir


"Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis. De cierto, de cierto os digo: El siervo no es mayor que su Señor, ni el enviado es mayor que el que le envió. Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis" (Juan 13:15-17)

Servimos al más grande


Los siervos de Cristo seguimos las pisadas de un cordero no de una fiera,
Como cordero fue manso, humilde, sujeto a la voluntad divina,
Como Dios nos amó y se entregó por nosotros
Como hombre vino a servir y dar su vida en rescate de todos nosotros.

¿Cuál será entonces la forma en que hoy debemos servirle?, No hay forma de cómo pagarle, estamos llamados al servicio, no hemos recibido su Espíritu Santo, junto con sus dones, para esconderlos, como en la parábola de los talentos, cual pasa hoy en día, muchos reciben el Espíritu Santo, y piensan estar ya completos para pedir a gritos, que el Señor venga por ellos.

Conclusión de estudio sobre el servicio a Dios


Pero la voz del Señor hoy es: ¿A quién enviaré y quién ira por nosotros?. Todo lo que Dios nos dad acá, es para adminístralo acá, sirvamos con las herramientas que él nos ha dado y cuando aparezca el príncipe de los pastores, el gran pastor de las ovejas, recibiremos la corona de gloria, y alabanza por haber hecho el trabajo de buenos siervos.

"Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará" (Juan 12:26)