Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

PECADO DE MUERTE


¿CUÁL ES EL PECADO DE MUERTE?

El pecado de muerte y pecado no de muerte

El pecado de muerte, estudio bíblico


En 1 Juan 5:16-17 leemos: "Hay pecado de muerte" y "hay pecado no de muerte". ¿Hay pecados que una persona pueda cometer que no merecerán el castigo de la muerte eterna y otros pecados que sí? ¿Cuál es el significado de este desconcertante pasaje sobre el pecado de muerte?

(Te puede interesar: La doctrina del pecado)

El apóstol Juan nos animó a orar por los miembros de la Iglesia que pecaban. Pero agregó una distinción que ha confundido a la gente durante cientos de años, entre “un pecado de muerte” y “un pecado que no es de muerte” 

Aquí está el pasaje: “Si alguno viere a su hermano cometer pecado que no sea de muerte, pedirá, y Dios le dará vida; esto es para los que cometen pecado que no sea de muerte. Hay pecado de muerte, por el cual yo no digo que se pida. Toda injusticia es pecada; pero hay pecado no de muerte”(1 Juan 5: 16-17).

William Barclay en su Biblia de estudio diario dice sobre el pecado de muerte: “No hay duda de que este es un pasaje muy difícil e inquietante” (comentarios sobre 1 Juan 5: 16-17).

La Biblia: Clave para la comprensión del pecado de muerte


Al revisar estas escrituras, llegaremos a comprender que la respuesta, sobre el pecado de muerte, no es tan difícil como parece. Tenemos que ir a la Biblia para encontrar las respuestas. Dado que la Biblia fue inspirada por el Creador, no puede haber errores ni contradicciones en las Escrituras que Él inspiró originalmente. Juan 10:35 dice claramente: "La Escritura no puede ser quebrantada".

(Te puede interesar: El amor cubre multitud de pecados)

Si reconocemos la autoridad de la Biblia como la Palabra inspirada de Dios, entonces podemos tener la confianza de que las aparentes contradicciones pueden resolverse

¿CÓMO SE DEFINE EL PECADO?


Definición del pecado


La Biblia declara que el pecado es infracción de la ley (1 Juan 3: 4). Como JB Phillips traduce este versículo, “Todo el que comete pecado quebranta la ley de Dios, porque eso es lo que es el pecado, por definición: Una transgresión de la ley de Dios”.


El Comentario Bíblico del Expositor (Edición Revisada) dice: “Nuestra condición de 'hijos de Dios' no cambia la definición básica de pecado, ni alivia nuestra responsabilidad moral. El pecado es siempre 'anarquía', ya sea cometida por un hijo de Dios o por cualquier otra persona”(p. 459).

La paga del pecado es muerte


La Biblia declara que la paga del pecado es muerte (Romanos 6:23), entonces, ¿Cómo puede haber un pecado que no lleve a la muerte?, pues hay pecado de muerte y pecado no de muerte. 

La diferencia esencial, como se explica a lo largo de la Biblia, es lo que sucede después de que pecamos. Si nos arrepentimos, podemos ser perdonados. Pero si no nos arrepentimos, permanecemos bajo la pena de muerte.

¿Existe un pecado que pueda clasificarse como imperdonable y que pueda conducir a la muerte eterna?


Sí, es posible que alguien que ha recibido el Espíritu Santo decida deliberada y voluntariamente que ya no quiere seguir el camino de vida de Dios. Y es posible que alguien decida voluntariamente rechazar el camino de Dios sin recibir el Espíritu Santo 

PECADO DE MUERTE: PECADO INTENCIONAL Y DELIBERADO


Si después de hacer un compromiso total e incondicional con Dios, deliberadamente elegimos volver a los caminos del mundo, mostrando desprecio por los caminos de Dios, entonces estamos en peligro del pecado que conduce a la muerte.


El pecado de muerte según Hebreos 10:26-29


Hebreos 10:26-29 dice: “Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios...

¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia?"

Si alguien insulta deliberadamente a Dios y pisotea el sacrificio de Cristo, recibirá el castigo que se merece, a menos que se arrepienta y cambie de actitud.

Hebreos 6: 4-6 emite esta advertencia: “Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero, y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio”.

Cualquiera que blasfeme contra el Espíritu Santo está en "peligro de condenación eterna" (Marcos 3: 28-29). Para una comprensión puede leer el artículo: La blasfemia contra el Espíritu Santo como pecado imperdonable.

William Barclay hace las siguientes observaciones con referencia a 1 Juan 5: 16-17: “Si se permite una y otra vez coquetear con la tentación y caer, en cada ocasión el pecado se vuelve más fácil; y, si cree que escapa a las consecuencias, en cada ocasión el auto-disgusto y el remordimiento y el arrepentimiento son cada vez menores; y al final llega a un estado en el que puede pecar sin temblar. Es precisamente el pecado de muerte o el que lleva a la muerte.

Dios es un juez justo y misericordioso de todos los pecadores.


Hebreos 10:30 dice: “Mía es la venganza, yo pagaré”, dice el Señor. Y nuevamente, 'El Señor juzgará a su pueblo' ”.

Es Dios quien decide qué justicia y qué castigo administrar, ya que solo Él conoce los corazones, los motivos y las intenciones de los hombres. “Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta" (Hebreos 4:13).

La administración de justicia de Dios siempre será justa y equitativa, ya que Él sabe exactamente lo que hay en nuestros corazones y mentes. Y Él es abundante en misericordia para con todos los que están dispuestos a arrepentirse.

¿CUÁNDO DEBEMOS ORAR POR UN PECADOR?


Hemos visto que aquellos que cometen un "pecado que lleva a la muerte", o pecado de muerte, son aquellos que, por una decisión deliberada, obstinada y consciente, han decidido rechazar a Dios y sus caminos. Se niegan obstinadamente a reconocer a Dios en su vida y se vuelven incapaces de arrepentirse o sentir remordimiento o pena por los pecados que cometieron.

(También puedes visitar la sección de Estudios Bíblicos)

El pasaje en 1 Juan 5 trata sobre orar por otros, incluyendo aquellos que están “cometiendo un pecado que no lleva a la muerte” (1 Juan 5:16). Pero refiriéndose al "pecado que lleva a la muerte", el final de ese versículo dice: "Por el cual yo no digo que se pida".

¿Qué significa eso en la práctica? ¿Tenemos que juzgar si alguien más ha cometido el pecado de muerte o imperdonable?


A los cristianos no se les prohíbe orar y pedirle misericordia a Dios, pero debemos reconocer que ni siquiera nuestro Dios misericordioso le quitará a una persona la libertad de elegir cómo va a vivir. En la mayoría de los casos, no sabremos si alguien ha alcanzado el estado endurecido e impenitente o no. Por lo tanto, está bien orar por el hermano o hermana que tropieza y luego dejar que Dios trabaje con ellos.

Orando por hermanos, cristianos convertidos


Juan estaba escribiendo específicamente a los miembros de la Iglesia sobre cómo orar por otros miembros de la Iglesia. Hay algunas excepciones, pero el pecado de muerte o "pecado que lleva a la muerte", el pecado imperdonable, generalmente se refiere a los cristianos convertidos, aquellos que mediante el proceso de arrepentimiento, aceptando el sacrificio de Cristo, el bautismo y con la imposición de manos han recibido el don El espíritu santo.

Después de un período de tiempo en el que caminaron por el camino correcto, guiados por el Espíritu Santo, ignoran las advertencias de que están desviando y descuidando el precioso llamamiento. A menudo toman la decisión deliberada de abandonar el camino que conduce a la vida eterna. No perseveran hasta el final (Mateo 24:13) y son culpables de una flagrante violación de la voluntad de Dios.

¿Qué pasa con el pecado que no conduce a la muerte?


Aunque los verdaderos cristianos se esfuerzan y luchan por "entrar por la puerta estrecha" (Lucas 13:24), esforzándose por agradar a Dios en su vida diaria, no siempre tienen éxito. De vez en cuando todos caen en pecado mientras aprenden a caminar con Cristo. El pecado accidental no es una violación deliberada de las leyes de Dios.

Como dijo el apóstol Juan: “Si decimos [él se incluye a sí mismo] que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros” (1 Juan 1: 8). “Pero si admitimos [confesamos] libremente que hemos pecado, hallamos que Dios es absolutamente confiable y sencillo: Perdona nuestros pecados y nos limpia por completo de todo lo que es malo” (versículo 9, traducción de JB Phillips). En este contexto, lea también 1 Juan 1:10 y 2: 1-2.

La confesión de pecados tiene que ver con lo que la Biblia llama arrepentimiento. Esta palabra representa la diferencia entre el pecado que lleva a la muerte y el pecado que no lleva a la muerte.

¿QUÉ ES EL ARREPENTIMIENTO?


El arrepentimiento es un cambio total y completo de mente, propósito y actitud hacia Dios y Su Palabra. La actitud opuesta, la mente impenitente, es una de rebelión contra Dios, rebelión contra Sus leyes, rebelión contra el camino de Su justicia.

El arrepentimiento significa sentir un profundo pesar, no solo por lo que hemos hecho, sino por lo que somos como individuos. Entonces comenzamos a tomar una naturaleza completamente diferente y nueva, la de la naturaleza divina (2 Pedro 1: 4).

Mientras exhibamos una actitud de arrepentimiento continuo, con el Espíritu de Dios morando en nosotros, seremos llamados hijos de Dios, y nos presentaremos en la presencia de Jesucristo a Su regreso (1 Juan 3: 1-3). Este es el resultado del esfuerzo diario por vivir de una manera que agrada a nuestro Padre Celestial.

Debemos estar siempre dispuestos a pedir perdón a Dios en oración y de todo corazón cuando reconozcamos que hemos pecado contra Él. Nuestro deseo debe ser caminar continuamente de acuerdo con Efesios 5: 8: “Porque en un tiempo eras tinieblas [inconversos], pero ahora eres luz en el Señor [convertidos]. Caminen [vivan sus vidas] como hijos de la luz ". Esta es la actitud del pecado que no lleva a la muerte.

EL PECADO DE MUERTE VERSUS EL PECADO QUE NO LLEVA A LA MUERTE


Pecado de muerte y pecado que no es de muerte


El pecado que lleva a la muerte es lo que a veces se llama pecado imperdonable o pecado de muerte. Se refiere a una persona que voluntaria e intencionalmente ha tomado la decisión de regresar a su antigua, pecaminosa y corrupta forma de vida. 

Pecado de muerte


El apóstol Pedro declara que si los que han “escapado de las contaminaciones del mundo mediante el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo… vuelven a enredarse en ellos y son vencidos, el fin último es peor para ellos que el principio … Les ha sucedido según el verdadero proverbio: 'El perro vuelve a su propio vómito', y 'una puerca, habiendo sido lavada, a revolcarse en el cieno ”(2 Pedro 2: 20-22) .

Esta categoría de individuos se niega a arrepentirse y regresar y obedecer a Dios, rechazando Su oferta de vida eterna. En cambio, sufrirán la muerte segunda, pereciendo en el lago de fuego (Apocalipsis 20: 14-15).

Pecado que no lleva a la muerte


El pecado que no lleva a la muerte se refiere a aquellos que tienen el Espíritu de Dios morando en ellos y que desean arrepentirse cada vez que se dan cuenta de sus pecados. Están centrados en Dios y guardan Sus mandamientos como una forma de vida. Su principal objetivo es agradar a su Padre Celestial en todos los aspectos de su vida. De vez en cuando tropiezan y pecan, pero rápidamente reconocen sus transgresiones y humildemente le piden perdón a Dios.

El rey David de Israel era una de esas personas (Salmo 51: 1-19). A Dios le agrada una actitud de mansedumbre y un deseo de agradarle. Él fácilmente perdonará a tales personas con un arrepentimiento genuino y sincero (Salmo 103: 11-14).

Si estas personas continúan creciendo en gracia y conocimiento, perseveran hasta el fin, heredarán las promesas dadas a quienes lo buscan y lo obedecen, incluida la vida eterna.

Por supuesto, alguien que aún no se ha bautizado ciertamente tiene la oportunidad de arrepentirse. Pedro escribió que Dios “es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento” (2 Pedro 3: 9).

Acepta el desafío


Nuestras responsabilidades son claras. Ciertamente debemos orar por aquellos que han pecado para que se arrepientan, pero también debemos asegurarnos de vivir en armonía con la Palabra de Dios y permitir que actúe como una luz guía en nuestras propias vidas (Salmo 119: 105). Debemos tener cuidado con las maquinaciones de Satanás y evitar las trampas de la tentación y el pecado habitual.