DIOS PELEA MIS BATALLAS: LA HISTORIA DE JOSAFAT

Dios pelea mis batallas

Dios pelea mis batallas, 2 Crónicas 20:17-20


Cuando te detienes y lo piensas, estamos en medio de varias batallas. Batallas con el clima, nuestra salud o la de nuestra familia, nuestras situaciones financieras, las relaciones con nuestras familias y vecinos, y dentro de nosotros mismos. La pregunta que me está atormentando es ¿Cómo dejar que Dios pelee mis batallas? ¿Cómo estar seguro que Dios pelea mis batallas?


Siempre he sido independiente. Puede ser una bendición y una maldición. Me ha beneficiado a menudo cuando necesitaba hacer cosas por mi cuenta, pero lamentablemente a menudo se interpone entre Dios y Su voluntad para mi vida.

Dios pelea mis batallas, pero ¿Cómo dejar que Dios pelee mis batallas o tus batallas?


Todos somos diferentes y todos nos enfrentamos a batallas en varios niveles. Lo que estoy empezando a entender mientras investigo los versículos de lo que parecen ser MUCHAS publicaciones sobre el coraje (mi lucha constante en estos días) es que tenemos que pedir y luego dejar que Dios haga lo que no podemos hacer nosotros. 

¿Podría ser tan simple? ¿Simplemente dar a conocer nuestras peticiones a Dios y luego PERMITIRLO trabajar? 

DIOS PELEA MIS BATALLAS PORQUE LA BATALLA ES MÍA, DICE EL SEÑOR


La batalla es mía, dice el Señor”, se ve muchas veces en las Escrituras, lo que me da a entender que Dios pelea mis batallas. Fue en mis devociones matutinas, cuando la casa estaba en silencio y yo estaba acurrucada en el sofá envuelta en la manta de camuflaje de lana de mi esposo, que Dios me llevó a leer la historia de Josafat. Con mis manos envueltas alrededor de mi taza de café favorita, una luz comenzó a amanecer en mi corazón.

La historia de Josafat me enseña que Dios pelea mis batallas


La vida de Josafat se encuentra en 2 Crónicas 17-20, pero nos centraremos en la historia que se encuentra en el capítulo 20.


Josafat es rey de Judá. Es uno de los reyes que amó y obedeció al único Dios verdadero. Varios ejércitos poderosos unieron fuerzas contra Judá, al escuchar esto, Josafat va directamente a Dios.

"Entonces él tuvo temor; y Josafat humilló su rostro para consultar a Jehová, e hizo pregonar ayuno a toda Judá. Y se reunieron los de Judá para pedir socorro a Jehová; y también de todas las ciudades de Judá vinieron a pedir ayuda a Jehová" (2 Crónicas 20: 3-4)

Josafat pensó Dios pelea mis batallas y con esto en mente oró a Dios


Josafat reúne a la gente y ora ante el templo. Me encanta cómo proclama su fe desde el principio: "y dijo: Jehová Dios de nuestros padres, ¿No eres tú Dios en los cielos, y tienes dominio sobre todos los reinos de las naciones? ¿No está en tu mano tal fuerza y poder, que no hay quien te resista?" (verso 6)

Explica la situación a Dios y termina su oración con lo siguiente: "¡Oh Dios nuestro! ¿No los juzgarás tú? Porque en nosotros no hay fuerza contra tan grande multitud que viene contra nosotros; no sabemos qué hacer, y a ti volvemos nuestros ojos" (Versículo 12), prácticamente Josafat está diciendo: Dios pelea mis batallas porque no sabemos qué hacer, pues en nosotros ya no hay fuerzas.

Dios responde la oración de su pueblo, porque Dios pelea mis batallas y las tuyas.


“Y dijo: Oíd, Judá todo, y vosotros moradores de Jerusalén, y tú, rey Josafat. Jehová os dice así: No temáis ni os amedrentéis delante de esta multitud tan grande, porque no es vuestra la guerra, sino de Dios...No habrá para que peleéis vosotros en este caso; paraos, estad quietos, y ved la salvación de Jehová con vosotros. Oh Judá y Jerusalén, no temáis ni desmayéis; salid mañana contra ellos, porque Jehová estará con vosotros”(Versículos 15 y 17)

(También puedes leer: Mejor es un día en tus atrios)

¿Entendiste eso? Dios les dijo que se “quedaran quietos”. Permítele trabajar. ¿Con qué frecuencia tratamos de resolver nuestras situaciones nosotros mismos y no permitimos que Dios trabaje? Quizás si queremos saber cómo dejar que Dios pelee nuestras batallas, primero debemos aprender a quedarnos quietos.

Josafat y todo el pueblo se postraron en tierra y adoraron (Dios pelea mis batallas y las tuyas)


“Y cuando se levantaron por la mañana, salieron al desierto de Tecoa. Y mientras ellos salían, Jofafat, estando en pie, dijo: Oídme, Judá y moradores de Jerusalén. Creed en Jehová vuestro Dios, y estaréis seguros; creed a sus profetas, y seréis prosperados. Y habido consejo con el pueblo, puso a algunos que cantasen y alabasen a Jehová, vestidos de ornamentos sagrados, mientras salía la gente armada, y que dijesen: Glorificad a Jehová, porque su misericordia es para siempre" (versículos 20-21)

Los ejércitos lucharan entre sí, porque Dios pelea las batallas, Dios pelea mis batallas y las tuyas.


¿Y sabes que pasa? Los diferentes ejércitos comenzaron a luchar entre sí en lugar de formar una fuerza unificada contra Judá. ¡Lucharon y se mataron unos a otros! ¡La única acción del lado de Judá fue alabar a Dios!, porque Dios pelea mis batallas, nuestras batallas así como lo hizo con Josafat y todo el pueblo. 

(Puedes también visitar la sección de prédicas cristianas escritas)

“Y luego que vino Judá a la torre del desierto, miraron hacia la multitud, y he aquí yacían ellos en tierra muertos, pues ninguno había escapado" (verso 24)

Luego bajan y se llevan todos los objetos de valor de los cadáveres. Tardaron 3 días en recogerlo todo. Dios no solo peleó la batalla por ellos, sino que honró aún más su fe y los bendijo con riquezas.

La batalla es mía, dice el Señor”  (2Crónicas 20:5) no fue una simple declaración hecha por Dios para consolar a su pueblo. Verdaderamente fue Su batalla y pudo obrar porque la gente creyó y obedeció, porque Dios pelea mis batallas, Dios pelea nuestras batallas.

¿QUÉ SIGNIFICA PELEAR NUESTRAS PROPIAS BATALLAS Y COMO INTERFERIMOS CON DIOS?


Lo contrario a Dios pelea mis batallas es tratar de pelear nosotros mismos


Lo contrario a decir que Dios pelea mis batallas o que Dios pelea tus batallas sería tratar de pelear nosotros mismos. Creo que deberíamos explorar esto también. Cuando peleamos con nuestras propias fuerzas entonces estamos peleando nuestras batallas, pero cuando dependemos de Dios y no de nosotros mismos, entonces Dios peleará nuestras batallas

Peleas solo con tus batallas cuando viajas por la vida con la oración solo como una ocurrencia tardía, ya sabes, el punto en el que estás desesperado. Oras, pero no dejas tu situación en manos de Dios. Continúas preocupándote y preocupándote y resolviendo problemas.

(Te puede interesar: Mas el justo vivirá por fe)

Oras a medias. Sabes que debes orar y dejarlo en manos de Dios, pero parece que no puedes poner tu confianza en Él. Lees varios libros y devocionales tratando de convencerte a sí mismo de que Dios es la solución a todos tus problemas, pero no te permites llegar al punto en el que des un paso hacia la fe.

Pide ayuda a Dios, pues Dios pelea mis batallas y tu batallas, y luego intenta resolver la situación.


Debemos empezar a comprender la gran importancia que tiene que pongamos nuestra situación, nuestras heridas, todo tipo de miedo, ansiedad y arrepentimiento en las manos de nuestro Dios, y luego, debemos aprender dejar ir estas cosas. Apartándote, quedándote quieto, pues ya hicimos lo que teníamos que hacer. Dios hará el resto. Dios pelea mis batallas, Dios pelea tus batallas, nuestras batallas. 

ESCRITURAS DONDE SE NOS DICE QUE DIOS PELEA MIS BATALLAS, NUESTRAS BATALLAS


Dios pelea mis batallas, versículos bíblicos


"Y les dirás: Oye, Israel, vosotros os juntáis hoy en la batalla contra vuestros enemigos; no desmaye vuestro corazón, no temáis, ni os azoréis, ni tampoco os desalentéis delante de ellos; porque Jehová vuestro Dios va con vosotros, para pelear por vosotros contra vuestros enemigos, para salvaros" (Deuteronomio 20: 3-4, Dios pelea mis batallas)

“Tú, oh Dios, eres mi rey; manda salvación a Jacob. Por medio de ti sacudiremos a nuestros enemigos; en tu nombre hollaremos a nuestros adversarios. Porque no confiaré en mi arco, ni mi espada me salvará”. (Salmo 44: 5-7, Dios pelea mis batallas)

Yo iré delante de ti, y enderezaré los lugares torcidos; quebrantaré puertas de bronce, y cerrojos de hierro haré pedazos; y te daré los tesoros escondidos, y los secretos muy guardados, para que sepas que yo soy Jehová, el Dios de Israel que te pongo nombre”. (Isaías 45: 2-3, Dios pelea mis batallas)

Dios pelea mis batallas, tus batallas. El llamado de Jeremías. Tenía un trabajo tan duro y, sin embargo, su fe nunca flaqueó.


“Y me dijo Jehová: No digas: Soy un niño; porque a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande. No temas delante de ellos, porque contigo estoy para librarte, dice Jehová” (Jeremías 1: 7-8)

Dios pelea mis batallas, tus batallas. El clímax de la historia del Éxodo, la división del Mar Rojo. ¡Observe el “quédese quieto”!

Moisés dijo: Jehová pelearé por vosotros, Dios pelea mis batallas, nuestras batallas


"Y Moisés dijo al pueblo: No temáis; estad firmes, y ved la salvación que Jehová hará hoy con vosotros; porque los egipcios que hoy habéis visto, nunca más para siempre los veréis. Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos" (Éxodo 14: 13-14)

Por tanto, Jehová peleará por vosotros


"Pero fiel es el Señor, que os afirmará y guardará del mal" (2 Tesalonicenses 3: 3)

Necesitamos recordar que aunque luchamos en lo físico, la verdadera guerra tiene lugar en lo espiritual.

“Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”(Efesios 6: 10-12)

¿ESTAS DISPUESTO A DEJAR QUE DIOS PELEE TUS BATALLAS? ¡DIOS PELEA MIS BATALLAS!


Ten presente siempre que Dios pelea tus batallas, Dios pelea mis batallas


Como escribe Pablo en Hebreos 12: 1: "Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante"

¿Están listos para armarse con estas historias y versículos? ¿Estás dispuesto a dejar que Dios pelee tus batallas? ¿Estás dispuesto a quedarte quieto, orar y permitir que Dios haga la obra? ¿Estás dispuesto a dar un paso hacia la fe? Dios pelea mis batallas y debes dejar que Dios también pelee tus batallas. Bendiciones en el nombre de Jesús.