EN CRISTO SOMOS MÁS QUE VENCEDORES (Romanos 8: 31-39)

En Cristo somos más que vencedores

Somos más que vencedores en Cristo Jesús


Sabemos que Pablo menciona en Romanos 8:28 que a los que aman a Dios todas las cosas ayudan a bien en la vida del creyente, incluida su salvación, pero ahora en estos versículos en los cuales vamos a reflexionar, Pablo hace la pregunta: ¿Qué diremos en respuesta a esto? Él comparte dos hermosas verdades en respuesta, y notará que lo hace a través de una serie de preguntas, cada una de las cuales tiene su propia respuesta. (Lea Romanos 8: 31-39 y ore)

¿Dios está a tu favor o en tu contra? Esa es una pregunta muy importante para responder en la vida. Y si resulta que Dios es para ti, ¿Cómo sabes que no surgirá algo que te separe del amor de Dios en el futuro? Ambas son preguntas importantes, y son precisamente las preguntas que Pablo aborda en estos versículos finales de Romanos 8.

En Cristo somos más que vencedores, pues no hay victoria sin Cristo


Estos últimos versículos del capítulo son algunos de los más hermosos de las Escrituras. Se les ha llamado "el canto de triunfo del cristiano", debido a su énfasis en la victoria del creyente en Cristo ya que en Cristo somos más que vencedores; pero todo depende de la respuesta a las dos preguntas. No hay victoria sin Cristo y no hay esperanza sin el amor de Dios.

(También puedes visitar la sección de prédicas cristianas escritas)

Y así, Pablo termina este capítulo con dos preciosas verdades para el creyente en Cristo. Dios está a tu favor, no en tu contra. Y nada puede separarte del amor de Dios. Echemos un vistazo a estas dos verdades juntas, pues en Cristo somos más que vencedores.

EN CRISTO SOMOS MÁS QUE VENCEDORES PORQUE SI DIOS ES POR NOSOTROS ¿QUIÉN CONTRA NOSOTROS? (Romanos 8:31-34)


En primer lugar, Dios está a tu favor, no en tu contra. Mire el versículo 31: “¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿Quién contra nosotros?" ( Romanos 8:31 )

Somos más que vencedores en Cristo


Observe cómo Pablo comunica esta verdad a través de una serie de preguntas, y cuán cuidadosamente las formula. Por ejemplo, si Pablo simplemente hubiera preguntado: "¿Quién está contra nosotros?" probablemente hubiéramos tenido todo tipo de respuestas. Pero, en cambio, pregunta: "Si Dios es por nosotros, ¿Quién contra nosotros?" Eso lo enmarca bajo una luz completamente diferente. 

Todo depende de si Dios está a favor o en contra de ti. Si Dios está a tu favor, no importa quién esté en tu contra ya que en Cristo somos más que vencedores, pero si Dios está en tu contra, no importa quién está a tu favor.

Ésta es una de las verdades más reconfortantes de las Escrituras. Esas tres palabras, "Dios por nosotros", ese es el evangelio en pocas palabras. Pablo confirma esta verdad de que Dios es para nosotros a través de tres declaraciones asombrosas que deberían eliminar cualquier duda para el creyente en Cristo.

A. El Hijo fue entregado por todos nosotros, ¿Cómo no nos dará también con él todas las cosas?, en Cristo somos más que vencedores 


(Romanos 8:31-32) - Génesis 22:12

¿Cómo sabes que Dios está a tu favor, no en tu contra? En primer lugar, porque el Hijo fue entregado por nosotros y en su gracia nos dará todas las cosas junto con él. Mire el versículo 32: 

"El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿Cómo no nos dará también, con él, todas las cosas?" ( Romanos 8:32 )

Pablo usa un lenguaje similar a la historia de Abraham e Isaac en el Antiguo Testamento. ¿Recuerda cuando Dios probó a Abraham pidiéndole que sacrificara a su hijo Isaac en la montaña? Abraham estaba listo para seguir adelante por obediencia a Dios, pero en el último momento Dios lo interrumpió diciendo: “No pongas una mano sobre el muchacho…. No le hagas nada. Ahora sé que temes a Dios, porque no me has negado a tu hijo, tu único hijo ”. ( Génesis 22:12 ) Y luego Dios proporcionó un carnero en la espesura como sustituto de Isaac.

En Cristo somos más que vencedores, porque Jesús fue entregado por nosotros


El lenguaje en Génesis 22 es muy similar al que encontramos aquí en Romanos 8, pero hay una gran diferencia entre las historias. Isaac se salvó; Jesús no lo fue. Era necesario que Jesús muriera en la Cruz, fue entregado por nosotros. 

Así como el carnero fue ofrecido en lugar de Isaac, Jesús fue ofrecido en nuestro lugar. Este fue el mayor sacrificio y acto de amor en toda la historia de la humanidad.

Somos mas que vencedores en Cristo por lo que él ha hecho por nosotros


Y lo que Pablo está diciendo aquí es, si Dios hizo esto, si Dios ya ha hecho por nosotros lo más grande que se pueda imaginar, ciertamente hará las cosas menores también. Dios, que dio a su Hijo, en gracia te dará todas las cosas junto con él. Dios dando a su Hijo fue un regalo gratuito de la gracia de Dios, y que Dios nos de todas las cosas también es un regalo gratuito de la gracia de Dios.

(También te puede interesar: La multiforme gracia de Dios)

Aprendimos de Romanos 8 que somos hijos de Dios y herederos con Cristo. ( Romanos 8:17) Lo que Cristo hereda, nosotros lo heredamos. ¿Qué hereda Cristo? Todas las cosas. Dios ya te dio el mayor regalo de todos: el sacrificio de su Hijo en la cruz por tus pecados. ¿Cómo no nos dará también él, junto con él, todas las cosas?

¿Cómo sabes que Dios está a tu favor, no en tu contra? En primer lugar, porque Dios, que dio a su hijo, en su gracia te dará todas las cosas junto con él.

B. Dios quien justifica no permitirá que se presente ningún cargo contra los que ha elegido (Romanos 8:33), somos más que vencedores en Cristo


- Isaías 50: 8-9: "Cercano esta de mí el que me salva; ¿Quién contenderá conmigo? Juntémonos. ¿Quién es el adversario de mi causa? Acérquense a mí. He aquí que Jehová el Señor me ayudará; ¿Quién hay que me condene? He aquí que todos ellos se envejecerán como ropa de vestir, serán comidos por la polilla"

En segundo lugar, porque Dios, que te justifica, no permitirá que se presente ningún cargo contra los que ha elegido. Mire el versículo 33: “¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica”. ( Romanos 8:33 )

Sobre la elección la escritura nos dice que los que Dios conoció de antemano, también los predestinó; a los que predestinó, también llamó; a los que llamó, también justificó; a los que justificó, también glorificó. Aquí Pablo salta directamente de Dios que nos elige a Dios que nos justifica porque ya ha trabajado con nosotros en la secuencia anterior en los versículos 29-30 de Romanos 8.

En Cristo somos más que vencedores porque en Cristo somos justificados


La palabra justificación significa declarar inocente de todos los cargos. Y entonces, el pensamiento es este. Si el Dios que te eligió antes de la creación del mundo ya te ha declarado inocente de todos los cargos, entonces, ¿Quién presentará cargos o acusación contra ti? Satanás es el acusador final ( Apocalipsis 12:10 ), pero ha sido derrotado


Su propia conciencia o corazón puede acusar, pero la Biblia dice que Dios es más grande que nuestro corazón. (1 Juan 3:20) Supongo que otras personas también podrían presentar cargos contra ti, pero ¿Qué importa cuando Dios es quien te justifica?, recuerda que en Cristo somos más que vencedores. 

Pablo probablemente esté pensando en las palabras de Isaías 50:8-9 que ya se mencionó anteriormente: "...¿Quién contenderá conmigo? ¿Quien es el adversario de mi causa? ¿Quién hay que me condene?..." La respuesta es: "¡Nadie!" Puedes tener plena confianza en el día del juicio, porque Dios es el juez y ya te ha declarado justo en Cristo. Dios está a tu favor, no en tu contra, pues en Cristo somos más que vencedores.

C. Jesús, quien murió por ti, intercede por nosotros (v34), en Cristo somos más que vencedores


- Romanos 8: 1 ; 1 Juan 2: 1 ¿Cómo sabes que Dios está a tu favor, no en tu contra? 

1) Dios, que dio a su Hijo, te dará todas las cosas junto con él. 
2) Dios, que te justifica, no permitirá que se presente ningún cargo contra los que ha elegido. 
Y 3) Jesús, que murió por ti, intercede por ti. 

Volviendo a Romanos 8, mira el versículo 34: “¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros". ( Romanos 8:34 )

En Cristo somos más que vencedores porque ninguna condenación hay para los que están en Cristo


En el versículo 33, Pablo preguntó: "¿Quién acusará?" Ahora sigue eso con "¿Quién es el que condenará?" El primer versículo de este capítulo, Romanos 8: 1 dice: "Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu". Todo este capítulo comenzó sin ninguna condenación para los que están en Cristo, y ahora Pablo explora más esa idea.

¿Quién es el que condena? Pablo dice que Cristo ciertamente no te condenará. Y nos da cuatro razones. En primer lugar, Jesús murió por ti. Eso significa que sus pecados están perdonados. No solo eso, se levantó de entre los muertos. Eso significa que Dios aceptó el sacrificio de Jesús en la cruz para que pudieras ser justificado

No hay condenación para los que están en Cristo Jesús, somos más que vencedores en Cristo


No solo lo anterior, sino que Jesús ascendió al cielo donde está sentado a la diestra de Dios. Eso significa que la obra de Cristo en la tierra ha terminado y él se sienta en el lugar de mayor honor y autoridad. Si Cristo murió por ti, resucitó de entre los muertos, se sienta a la diestra de Dios, Jesús también es quien intercede por nosotros, ¿Cómo podría condenarte? No hay condenación para los que están en Cristo Jesús.

En otras palabras, Cristo está de tu lado. En otra parte la Biblia lo llama tu abogado, el que habla en tu defensa. Leemos en 1 Juan 2 : “Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo". ( 1 Juan 2: 1 )

Jesús es tu abogado o abogado defensor. Cuando está en la corte, si hay alguien de su lado, es su abogado. Incluso se sienta a su lado durante la audiencia. Su abogado defensor no busca condenarlo en la corte. Él habla por ti, y también Jesús.

Si alguien intercede por ti es porque está a tu favor y no en tu contra, por lo tanto, Cristo está a favor nuestro y en Cristo somos más que vencedores.

II. EN CRISTO SOMOS MÁS QUE VENCEDORES, PUES NADA PUEDE SEPARARTE DEL AMOR DE DIOS


La escritura nos dice que nada puede separarnos del amor de Dios que es en Cristo Jesús. Esta verdad, junto con lo que dice en el versículo 28 de Romanos 8 (todas las cosas nos ayudan a bien), es una de las verdades más seguras de las Escrituras

Pablo además de declarar la verdad mencionada anteriormente, también se regocija en esta verdad. Lo pone bajo el microscopio y lo examina minuciosamente. Lo pone al fuego y lo prueba. Estos versículos finales de Romanos 8 irradian victoria, seguridad y confianza.

A. Ni tribulación, angustia, persecución, hambre, desnudez, peligro, o espada, en Cristo somos más que vencedores


Mire lo que dice Romanos 8:35: "¿Quién nos separará del amor de Cristo?". Note una vez más que Pablo expresa esto como una pregunta con una respuesta obvia. El énfasis en el idioma original está en la palabra "nosotros" - ¿Quién separará a "nosotros"? ¿Quién nos separará?

¿Quién separará a quienes Dios escogió, a nosotros a quienes Dios justifica, a nosotros por quienes Cristo murió, a nosotros por quienes Cristo intercede? ¿Quién nos separará del amor de Cristo?

Y luego, en caso de que todavía no esté seguro de la respuesta, nos da una lista de posibles sospechosos, cosas que podríamos pensar que podrían separarnos del amor de Dios. Volviendo al versículo 35 dice: "¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?"

Las primeras tres palabras se refieren a diferentes tipos de tribulaciones o angustias. La palabra "tribulaciones" significa las presiones externas de la vida. La “dificultad” habla más de la angustia interior que sentimos en nuestro corazón. “Persecución” se refiere al sufrimiento por su fe. Ni los problemas, las dificultades ni la persecución te separarán del amor de Cristo.

En Cristo somos más que vencedores y nada nos separará del amor de Dios


Las siguientes dos palabras se refieren a vulnerabilidades físicas. "Hambruna" se refiere al hambre o la falta de alimentos. "Desnudez" se refiere a la falta de ropa o refugio. Ni el hambre ni la desnudez te separarán del amor de Cristo.

Y luego, las dos últimas palabras se refieren a vulnerabilidades futuras. "Peligro" se refiere a riesgos o amenazas futuros. Y la "espada" se refiere a la muerte, particularmente, muerte violenta o ejecución. Ni el peligro ni la espada te separarán del amor de Cristo.

En Cristo somos más que vencedores, porque ninguna de estas cosas nos separará del amor en Cristo 


¿Sabes por qué Pablo eligió estos elementos en particular para la lista? ¡Porque a excepción de la espada, ya los había experimentado todos! Pronto también experimentaría la espada, y sabía que ninguna de estas cosas podría separarlo del amor de Cristo.

Y luego, para recordarnos que todas estas cosas son amenazas reales para el creyente, Pablo cita el Antiguo Testamento. Mire el versículo 36: “Como está escrito: 'Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; somos contados como ovejas de  matadero'”( Romanos 8:36 ). Pablo cita el Salmo 44:22 para mostrar que el cristiano corre un riesgo real de estas cosas. En otras palabras, siempre ha sido así para el pueblo de Dios. Somos como ovejas para el matadero.

El pueblo de Dios siempre ha estado en riesgo, pero las pruebas de la vida no significan que Dios te haya olvidado, y ciertamente no significan que Dios no te ama. Sí, todas estas cosas pueden ser realidades en el mundo en el que vivimos, pero ninguna de estas cosas puede separarte del amor de Cristo, pues en Cristo somos más que vencedores.

EN TODAS ESTAS COSAS SOMOS MÁS QUE VENCEDORES POR MEDIO DE AQUEL QUE NOS AMÓ  


De hecho, Pablo continúa diciendo en el versículo 37: "Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó". ( Romanos 8:37 ) Ese es un salto bastante grande del versículo 36 al 37. 

En el versículo 36 se nos considera ovejas para el matadero. En el versículo 37 somos más que vencedores. Estamos también considerados como ovejas. Suena como una contradicción, pero en Cristo ambos afirmaciones son verdaderas; así como también lo es decir que en Cristo somos más que vencedores. 

No solo somos vencedores sino que en Cristo somos más que vencedores


Pablo dice “en todas estas cosas” somos más que vencedores. “En todas estas cosas” significa que no hay excepciones. En todas estas cosas no somos solo vencedores; somos "más que vencedores"

Experimentamos la victoria completa y total en Cristo. ¿Y por qué es eso? Porque ya sabemos por el versículo 28 que Dios obra todas estas cosas para bien para los que lo aman y son llamados conforme a su propósito.

Pablo dice que somos más que vencedores "por medio de aquel que nos amó". Y aquí el énfasis recae nuevamente en el amor de Dios por nosotros. Pablo habla en Gálatas 2:20 del "Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí". 

Cristo nos amó tanto que se entregó a sí mismo por nosotros en la cruz. Cuando atraviese el sufrimiento en la vida, recuerde que Cristo sufrió por usted en la cruz y no dude de su amor.

NADA NOS PODRÁ SEPARAR DEL AMOR DE DIOS, EN CRISTO SOMOS MÁS QUE VENCEDORES 


Finalmente, llegamos al punto culminante de esta sección y, de hecho, de todo el capítulo. Versos 38-39: “Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro” ( Romanos 8: 38-39 )

En Cristo somos más que vencedores y nada nos separará del amor de Dios


Nada puede separarte del amor de Dios por ti en Cristo. En el versículo 28, Pablo dijo: "Sabemos". Aquí, en el versículo 38, dice: "Estoy seguro". Pablo estaba convencido de estas cosas. ¿Y tú? ¿Estas convencido?.

Pablo enumera diez elementos que la gente podría pensar que podría separarnos del amor de Dios. Los enumera en pares como opuestos: Ni muerte ni vida, ni ángeles ni principados... Estas son lo que llamamos expresiones de totalidad. Significa que no solo se incluyen ambos términos, sino también todo lo que hay en el medio.

En otras palabras, Pablo lo cubrirá todo. Quiere convencerte. Cuando haya terminado con esta lista, veras que no queda nada que pueda separarlo del amor de Dios en Cristo.

Ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, en Cristo somos más que vencedores


En primer lugar, ni muerte ni vida. Eso cubre toda la gama de la experiencia humana. Estás vivo o muerto. Esas son tus únicas opciones. No importa cuál, nada puede separarte del amor de Dios. Como dijo Pablo en Filipenses 1:21-23 “Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia. Mas si el vivir en la carne resulta para mí en beneficio de la obra, no sé entonces qué escoger. Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo el deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor"

Si vive, vive para Cristo. Si mueres, vas a estar con Cristo. Ni la muerte ni la vida pueden separarte del amor de Dios que es en Cristo Jesús.

¿Qué hay de los ángeles o los principados? Si la muerte y la vida cubren toda la esfera de la experiencia humana, los ángeles y los demonios cubren toda la esfera del mundo espiritual. Pablo dice que así como no hay nada en la experiencia humana que pueda separarte del amor de Dios, tampoco hay nada en el mundo espiritual que pueda separarte del amor de Dios; por lo tanto, en Cristo somos más que vencedores"

Ni lo presente, ni lo por venir, en Cristo somos más que vencedores


A continuación, Pablo dice: "ni el presente, ni lo por venir". El presente y el futuro cubren todo el reino del tiempo. Los "poderes" tienen que ver con la autoridad. Nada en todo el tiempo puede separarte del amor de Dios, y nada tiene el poder o la autoridad para separarte del amor de Dios. Recuerde, Jesús se sienta a la diestra de Dios, el lugar de mayor poder y autoridad; por lo tanto, en Cristo somos más que vencedores.

Ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, pues en Cristo somos más que vencedores


Pablo dice: "ni lo alto, ni lo profundo". Estos dos términos comprenden todo el universo físico. En Efesios 3:18, Pablo ora para que los efesios comprendan "cual sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios"

Ni la altura ni la profundidad pueden separarte del amor de Dios, porque el amor de Dios es más alto, más profundo, más amplio y más largo que cualquier otra cosa en el universo.

Entonces, nada en toda la experiencia humana, nada en todo el mundo espiritual, nada en todo el tiempo, ningún poder o autoridad, y nada en todo el mundo físico puede separarte del amor de Dios. Eso lo cubre prácticamente todo.

En Cristo somos más que vencedores porque ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios


Pero por si acaso, Pablo agrega una cosa más a la lista: "Ni ninguna otra cosa creada". Esto es lo que llamamos "la cláusula de todo lo demás". ¿Probablemente lo conozcas de tu trabajo? Ya sabes, enumeran todas tus responsabilidades laborales y al final, dicen, "¡Y todo lo demás!" Bueno, aquí Pablo básicamente dice: "¡Y todo lo demás!"

Lo anterior es significativo, porque todo lo que existe se divide en una de dos categorías: Creador o creado. Solo Dios encaja en la categoría de Creador. El único Dios es el Creador, y Él creó todo.

Entonces, la forma más básica de entender la realidad es esta. Está Dios y luego está todo lo demás. Solo Dios es eterno, por lo que todo lo demás es creado. Y Pablo simplemente reiteró la cláusula de "todo lo demás". "Ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro". ( Romanos 8: 38-39 )

Por cierto, la cláusula "todo lo demás" también te incluye a ti. Eres parte de "cualquier otra cosa en toda la creación". Incluso tú no puedes separarte del amor de Dios en Cristo Jesús nuestro Señor, pero No puedes conocer el amor de Dios sin Cristo y la cruz

SOMAS MÁS QUE VENCEDORES EN CRISTO, VERSÍCULOS DE VICTORIA


La palabra de Dios nos enseña que en Cristo somos más que vencedores


"Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo" (1 Corintios 15:57)

"Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo" (Juan 16:33)

"Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?" (1 Juan 5:4-5)

"Y el Dios de paz aplastará en breve a Satanás bajo vuestros pies. La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros" (Romanos 16:20)

"En Dios haremos proezas, Y él hollará a nuestros enemigos" (Salmo 60:12)

"Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo" (1 Juan 4:4)

"Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó" (Romanos 8:37)

"Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria" (1 Corintios 15:54)

"El provee de sana sabiduría a los rectos; Es escudo a los que caminan rectamente" (Proverbios 2:7)

"Donde no hay dirección sabia, caerá el pueblo; Mas en la multitud de consejeros hay seguridad" (Proverbios 11:14). En la multitud de consejeros está la victoria. 

EN CONCLUSIÓN, EN CRISTO SOMOS MÁS QUE VENCEDORES 


¡Romanos 8 es genial! Creo que es el capítulo más importante de la Biblia. Ya hemos visto tantas verdades maravillosas en este capítulo, y Pablo termina el capítulo con estas dos verdades adicionales para el creyente en Cristo:

1) Dios está a tu favor, no contra ti. 
2) Nada puede separarte del amor de Dios.

Nada puede separarnos del amor de Dios, pues somos más que vencedores en Cristo


La vida es dura. A menudo nos sentimos fracasados. A menudo nos sentimos derrotados o vencidos. Pero puedes manejar cualquier cosa que la vida te depare siempre que tengas a Dios de tu lado. Y debido a que nada puede separarte del amor de Dios en Cristo, Dios está y siempre estará de tu lado y, por lo tanto, en Cristo somos más que vencedores.

Como dice el salmista en el Salmo 118: 6 : “Jehová está conmigo; no temeré lo que me pueda hacer el hombre" En Cristo somos más que vencedores.