YO Y MI CASA SERVIREMOS A JEHOVÁ

Yo y mi casa serviremos a Jehová, Versículo:


"Ahora, pues, temed a Jehová, y servidle con integridad y en verdad; y quitad de entre vosotros los dioses a los cuales sirvieron vuestros padres al otro lado del río, y en Egipto; y servid a Jehová" (Josué 24:14)

Escogeos hoy a quien sirváis, pero yo y mi casa serviremos a Jehová


“y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quien sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová" (Josué 24:15)

Josué desafió al pueblo de Israel al decir yo y mi casa serviremos a Jehová


Antes de este versículo, Josué ha desafiado al pueblo de Israel a "temer al Señor". El primer mandamiento de Dios dado en Deuteronomio 5:7 es "No tendrás dioses ajenos delante de mí". Aunque este mandato fue dado a Israel, vemos aquí a Josué repitiéndolo y ordenando al pueblo que deseche los dioses de sus antepasados.


Lo que esto muestra es que algunas personas de Israel todavía adoraban ídolos a pesar de los grandes milagros y victorias del Señor. Ezequiel 20: 7 dice: “Entonces les dije: Cada uno eche de sí las abominaciones de delante de sus ojos, y no os contaminéis con los ídolos de Egipto. Yo soy Jehová vuestro Dios. 

Yo y mi casa serviremos a Jehová significa ser leal a Dios y escoger servirle con lealtad


Josué estaba aprovechando esta oportunidad para pedirle a la gente que le diera toda su lealtad a Dios, y esta era la única manera de experimentar Su presencia y bendición en el futuro. Cuando Josué dijo "escogeos" a quién sirváis, su intención no era fomentar la idolatría. En cambio, causaría tal aborrecimiento entre ellos que se opondrían a tal adoración. 

Josué sigue proclamando Yo y mi casa serviremos a Jehová


Josué prosigue proclamando lo que él y su familia harán: "Yo y mi casa serviremos a Jehová", es decir, servir al Dios de Israel, el único y verdadero Dios viviente.

(Quizás te interese leer: Mejor es un día en tus atrios)

Del mismo modo, amigos, ¿Tienen restos de su pasado pecaminoso que están escondiendo y llevando consigo? Como Josué, debes hacerte esta pregunta. Elige hoy a quién servirás. Has sido liberado del cautiverio del pecado, pero estás escondiendo algunos ídolos que pueden impactar tu caminar con el Señor.

Entonces, ¿Cuáles son algunas formas de idolatría en nuestra era moderna? Podría ser el materialismo, el orgullo, el ego, la autocomplacencia, el alcohol, las drogas, la comida, la lujuria de la carne, la lujuria de los ojos y el orgullo de la vida. Si amamos al Señor, entonces no habrá lugar en nuestros corazones para tal idolatría.

¿HASTA CUANDO CLAUDICARÉIS ENTRE DOS PENSAMIENTOS?, PERO YO Y MI CASA SERVIREMOS A JEHOVÁ 


Recuerda que Josué dijo: Yo y mi casa serviremos a Jehová


En 1 Reyes 18:21, Elías se acerca a la gente y dice: “Y acercándose Elías a todo el pueblo, dijo: ¿Hasta cuándo claudicaréis vosotros entre dos pensamientos? Si Jehová es Dios, seguidle; y si Baal, id en pos de él. Y el pueblo no respondió palabra" 

¿Estás en una situación similar y claudicando entre dos pensamientos? ¿Quieres idolatrar parte del mundo y al mismo tiempo tener algo de Cristo en ti? Debemos decir como Josué, Yo y mi casa serviremos a Jehová, no importa el costo de hacerlo, si Jesucristo es su tesoro, entonces debe estar dispuesto a sacrificar todo, incluso su propia vida. 

Dejemos de claudicar en dos pensamientos y digamos como Josué "Yo y mi casa serviremos a Jehová"



Debemos tener la misma actitud que Sadrac, Mesac y Abednego en Daniel 3:18, declarando que cualquiera que sea el resultado, no cambiará el que sirvan al Dios vivo y verdadero. Sadrac, Mesac y Abednego, a pesar de las amenazas de echarlos en el horno de fuego, se mantuvieron firmes en sus convicciones de servir a Jehová. 

Daniel 3:18 dice: "Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado". A pesar de que Nabucodonosor se lleno de ira, y se demudó el aspecto de su rostro contra ellos, su decisión y convicción de servir a Dios no cambió sino que se mantuvieron en su decisión de servir a Dios.

Al igual que Josué dijo Yo y mi casa serviremos a Jehová, debemos decidir a quien serviremos


Del mismo modo se decidieron estos jóvenes a servir a Dios, y tomando también el ejemplo de Josué cuando dijo "Yo y mi casa serviremos a Jehová", también debemos elegir a quién serviremos. La mejor decisión es servir a nuestro Dios. 

Servir a Dios es la mejor decisión, por tal razón debemos decir como Josué: Yo y mi casa serviremos a Jehová


Servir a Dios es la mejor decisión, incluso si eso significa sufrir temporalmente en este mundo. Tal como se dijo acerca de Moisés en Hebreos 11:24-25:

(También puedes leer: Características de Josué)

“Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón, escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado" 

Te insto a elegir pronto a quién servirás, y que la mejor decisión es decir como Josué, yo  y mi casa serviremos a Jehová. Elige al Señor Jesucristo, en lugar de disfrutar de los placeres fugaces del pecado, que es idolatría, incluso si esto significa que puede ser maltratado por ello o sufrir. El resultado de hacerlo es tener una relación con Cristo y recibir la corona de la vida eterna.

JOSUÉ ESTABA SEGURO DE SU PRIORIDAD: YO Y MI CASA SERVIREMOS A JEHOVÁ


Yo y mi casa serviremos a Jehová, Josué y su familia servirían a Jehová


Mientras Josué preparaba a los hijos de Israel para la tierra de Canaán, dejó en claro que la primera prioridad era para aquellos con quienes tenía control inmediato y directo: él y su "casa". Josué tenía una familia. 

Vivir por fe, para Josué servir a Dios era prioridad, por tanto dijo: Yo y mi casa serviremos a Jehová


A pesar de lo preocupado que estaba Josué por los hijos de Israel, sabía que él y su familia debían vivir por su fe EN DIOS, no en Israel (la mayoría). Estaba dispuesto a mantenerse firme por su fe para servir a Dios. 

(También puedes visitar la sección de Prédicas Cristianas Escritas)

Recordemos que Josué y Caleb fueron los únicos dos espías que dijeron que con la ayuda de Dios podrían tomar la tierra prometida (Números 14: 6-10). Josué se movió con una fuerza espiritual similar cuando entró en la tierra. Aunque no es impecable, su liderazgo es un ejemplo para que todos los hombres aprendan y sigan (Hebreos 3: 7-19).

Josué tomó la iniciativa en su hogar al decir yo y mi casa serviremos a Jehová


Está claro que Josué tomó la iniciativa en su casa al decir yo y mi casa serviremos a Jehová. No hubo timidez, vacilación o duda sobre su papel en la familia. Interiormente, a menudo pudo haber experimentado una agonía insoportable. Sin embargo, siguió adelante con la voluntad de Dios al darse cuenta de que su primera responsabilidad era la de dirigir a su familia, luego a la nación

LA EXPRESIÓN "YO Y MI CASA SERVIREMOS A JEHOVÁ" NOS INDICA EL LIDERAZGO DE JOSUÉ EN SU FAMILIA


Josué, quien dijo "yo y mi casa serviremos a Jehová", es un ejemplo sólido de liderazgo espiritual, el cual se refina en el hogar


Por supuesto, al ver el liderazgo con su familia, la nación vio de primera mano el tipo de liderazgo espiritual que se les ofrecía en Josué. ¿No te recuerda esto acerca de la calificación de los ancianos? (1 Timoteo 3) La gente necesita desesperadamente ejemplos sólidos de liderazgo espiritual

Yo y mi casa serviremos a Jehová, porque el liderazgo se desarrolla y refina en el hogar


El liderazgo espiritual se desarrolla y refina primero en el hogar. El campo de entrenamiento para responsabilidades espirituales más grandes se origina en un entorno más pequeño. (Santiago 1: 2-4) Los problemas y soluciones que enfrenta la familia hacen o deshacen el progreso de un hombre hacia responsabilidades de liderazgo más grandes en la iglesia del Señor. 

(Te puede interesar: Dios pelea mis batallas)

Esto no significa que si bajo el liderazgo de un hombre su familia se desintegra espiritualmente, él no puede ser salvo o ser útil para el Señor. Sin embargo, sí refleja profundamente la capacidad de ese hombre para asumir un papel de liderazgo más amplio en el servicio del Señor. 

QUE TU LIDERAZGO EMPIECE EN EL HOGAR DICIENDO YO Y MI CASA SERVIREMOS A JEHOVÁ


¿Recuerdas a la familia de Eli? (1 Samuel 1-4) Varones, asegúrense de que si su familia se desintegra espiritualmente, no sea el resultado de que hayan abandonado su papel de líder espiritual como ocurrió con el sacerdote Elí. 

El liderazgo te invita a decir Yo y mi casa serviremos a Jehová


Practicar el papel de liderazgo invita al desdén de algunos. Josué tomó una posición valiente para servir al Señor sin importar su popularidad (Números 14: 10.) Por fe, los hombres deben asumir el papel de liderazgo incluso cuando el curso espiritual no es popular (Hebreos 11). Esto requiere una toma de decisiones difícil. 

(También puedes ir a la sección de Liderazgo Cristiano)

Cuando cometes errores como líder, volverán a ti en una doble porción. No solo serás desafiado con respecto a las circunstancias que rodean el error, sino que también se cuestionará tu capacidad para liderar con todos y cada uno de los errores. 

La forma en que manejes los errores también demostrará tu liderazgo. Empieza en el hogar. Sube al estrado para ser un líder espiritual. Admite tus errores, arrepiéntete de ellos, pide perdón, corrígelos y sigue adelante.

YO Y MI CASA SERVIREMOS A JEHOVÁ, PORQUE EL SERVICIO ES EL ACTO MÁS ELEVADO DE LIDERAZGO


Avanza en tu papel de líder espiritual dándote cuenta de que es la forma más elevada de servicio (Mateo 20: 28; 1 ​​Corintios 11: 1) Del mismo modo, el servicio es el acto más elevado de liderazgo (Filipenses 2: 5-13). 

Yo y mi casa serviremos a Jehová indica que también estás preparado para el servicio en el liderazgo


Cuando lideras sirviendo a los demás, algunos se aprovecharán de ti. Algunos usarán tu servicio para su beneficio egoísta y luego te abandonarán frente a la prueba. Debes enfrentar las críticas por tomar una posición y hacer un cambio en tu vida. 

(También te invito a leer: 5 Características de un siervo de Dios)

Debes enfrentarte a otros, incluso de tu propia casa, quienes te criticarán y te recordarán que no puedes ser un líder espiritual porque te recuerdan como ERAS. Eso es bueno, en el sentido de recordarte tu necesidad de mantener la humildad mientras lideras (Romanos 12: 3-8.) 

Serás mal interpretado, mal citado y, en general, no apreciado por tu dirección. Hay excepciones, por supuesto. Serás apreciado por algunos y elogiado por pocos. Descanse tu fe y obtén tu fuerza espiritual de Dios, no de la alabanza de los demás.

Yo y mi casa serviremos a Jehová implica ser el líder cristiano y espiritual de la familia


No importa qué más logres en esta vida si fracasa como líder cristiano y espiritual de tu familia. Los varones tienen la responsabilidad (la oportunidad y la capacidad que Dios les ha dado) de tomar la iniciativa. 

Es demasiado tarde para corregir el error, cambiar y tomar la iniciativa espiritual hasta que tu o tu familia hayan dejado esta vida. Tomar el liderazgo espiritual tarde, no garantiza el éxito espiritual con tu familia, pero sí garantiza el mayor aliado en la lucha para redimirte a ti mismo y a tu familia de las fuerzas de Satanás.

Yo y mi casa serviremos a Jehová, una invitación a servir a Dios 


Las palabras de Josué son una invitación a servir a nuestro Dios, no solamente nosotros sino la familia; Además, es una invitación a despojarnos de todo aquello que nos estorba para dar ese paso de servicio, por lo tanto, es necesario quitar todo aquello que pueda ser un obstáculo para luego servir a  nuestro Dios con toda libertad. 

Recuerda las palabras de Josué 24:15 "Yo y mi casa serviremos a Jehová" Jesús te bendiga.