Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

NUESTRO CULTO RACIONAL Y EL SACRIFICIO VIVO, ROMANOS 12:1-2


NUESTRO CULTO RACIONAL, ROMANOS 12:1-2

Nuestro culto racional, sacrificio vivo, mujer postrada en adoración

El verdadero culto, ¿Qué quiere decir culto racional?


Romanos 12:2 "No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta"

En esta ocasión vamos a analizar que la entrega total de servir al Señor Jesucristo se refleja a través de una vida práctica conforme al nuevo hombre creado en Jesucristo. Reflexionaremos sobre el significado de "sacrificio vivo" que deben experimentar los verdaderos adoradores

(También te puede interesar: Claudicar entre dos pensamientos)

Debemos valorar el compromiso que debe asumir el creyente con su fe, tomando en serio el llamamiento que se le ha hecho a través de Jesucristo y discernir la voluntad de Dios en cada una de sus vidas

Es importante recordar que el mensaje central que contiene la carta a los romanos está basada en la justicia que proviene de Dios mediante el sacrificio que hizo el Señor Jesucristo expresando el apóstol que el justo por la fe vivirá (Romanos 1:17)

Es relevante tomar en cuenta que los primeros once capítulos de esta carta están saturados de argumentación referente a la posición que el creyente alcanza por la fe en el sacrificio que hizo Cristo Jesús.

El tema que estamos abordando tiene que ver directamente con el comportamiento del creyente ante Jesucristo, en el cual nos invita a reflexionar en nuestro culto racional. La reflexión está estructurada en cuatro secciones como son: Viviendo una nueva vida, nuestro culto racional, renovando vuestra mente, comprobando la voluntad de Dios.

Espero que este contenido sea de mucha bendición en nuestra vida cristiana, ya que nos ilustra en estos dos versículos cómo debe ser la conducta del verdadero adorador ante Jesucristo.

VIVIENDO UNA NUEVA VIDA


Es trascendente mencionar que desde el capítulo 12 en adelante, el apóstol a través de una serie de exhortaciones les plantea a los hermanos que están en Roma el estilo de vida que deben de llevar, recordándoles que han sido justificados mediante la fe.

En los primero doce versículos del capítulo 12 versículos 1 y 2, que está dirigida nuestra reflexión; presenta la particularidad y sentido práctico de la vida auténticamente cristiana. Estos dos versículos son una declaración de la ética cristiana para los hermanos que les escribe Pablo, ya que les marca un rumbo completamente opuesto a la ética del mundo que los rodeaba.

El escritor sagrado trata de resaltar que la entrega total en servir al Señor Jesucristo se va a reflejar a través de la práctica de vida conforme al nuevo hombre creado en Jesucristo, señalando que esa relación con Dios les va a afectar en sus vínculos con las prácticas del mundo y en su lazo consigo mismo. 

(También te invito a leer: Daniel en el foso de los leones)

Es un llamado que les hace manifestándoles que la vida auténticamente cristiana se va a caracterizar por una constante transformación y que esta debe ubicarse bajo el señorío de Cristo para servirle solamente a él. Este planteamiento pone de relieve el compromiso que deben asumir los hermanos, demostrándolos a través de sus testimonios intachables y que debían tomar con responsabilidad el llamamiento que Cristo les ha hecho.

NUESTO CULTO RACIONAL, ROMANOS 12:1


Son extraordinarias las expresiones que hace uso el apóstol Pablo para dirigirse a la iglesia que está en Roma; donde les exhorta que cada uno debe de ofrecer su cuerpo como sacrificio vivo ante Dios. Es fundamental recordar que cuando el pueblo de Israel se presentara ante el sumo sacerdote, este llevaba un animal para que fuera sacrificado por la expiación de sus pecados ante el Señor

(Te puede interesar: Salmo 23, El Señor es mi pastor)

El animal sacrificado tenía que ser limpio y sin defecto (Levíticos 9:2). Es por esa razón que el apóstol les invita a los hermanos que como verdaderos adoradores deben presentarse ante Dios en sacrificio vivo, santo, agradable que es vuestro culto racional.

Tomando en cuenta que lo que hacía el pueblo de Israel era una acción ceremonial y que el verdadero creyente en Cristo debe reflejar una acción moral; allá se resaltaba lo externo, ahora se hace hincapié en lo interno; el sacrificio que hacían los israelitas se limitaba a ciertos momentos, pero el sacrificio del creyente ahora es continuo.

UN SACRIFICIO VIVO


Esta declaración que hace el escritor sagrado se constituye en un verdadero reto para los hermanos. Tomando en cuenta que para los griegos lo que les importaba era el espíritu, no el cuerpo ya que lo consideraban como una prisión o más bien era despreciable y vergonzoso; el apóstol al señalarle que deben presentar el cuerpo en sacrificio vivo es ponerlo a disposición de Jesucristo para su servicio y de esa forma influyen en todo su ser tanto en el cuerpo como el intelecto, lo exterior y lo interior, lo espiritual y lo físico, y lo psico-emocional de sus vidas enseñándoles que la vida cristiana no es pasiva, sino activa; no solo se limita a renunciar ciertas cosas, sino que se motiva a hacer la voluntad de Dios para la gloria de él.

(También puedes leer: La Paz de Cristo)

En otras palabras, lo que Pablo les dice a los hermanos es que brindarle a Dios su cuerpo en sacrificio vivo, debe estar motivado por una devoción total de todo corazón ya que es el único culto razonable o lógico.

UN SACRIFICIO SANTO


Es honorable mencionar que la exhortación que hace Pablo a la iglesia de presentar su cuerpo como sacrificio santo no se refiere meramente a vivir una vida de religiosidad sino más bien deben de reflejarlo a través de una adoración genuina, sincera y una entrega total al servicio del Señor Jesucristo y que esta actitud debe corresponder en armonía con el hombre nuevo y que en su conducta reflejen el carácter de Jesucristo

UN SACRIFICIO AGRADABLE A DIOS


El apóstol Pablo señala que la vida cristiana auténtica tiene una correcta orientación para el servicio del Señor Jesucristo. El creyente debe estar consciente que él está en el mundo, pero que no es del mundo. Señalándole que el cristiano debe asumir un estilo de vida conforme al nuevo hombre creado en Jesucristo. Esto le permite generar impacto en la sociedad y de esa forma vivirá una vida que le agrade a Dios.

RENOVANDO NUESTRA MENTE


Es importante valorar este planteamiento que hace Pablo, donde pone de relieve el compromiso que debe asumir el creyente con su fe para que demuestre con su actitud que ha tomado en serio el llamamiento que se le ha hecho a través de Jesucristo. 

(También puedes visitar la sección de estudios bíblicos)

El escritor sagrado hace uso de esta exhortación que es fundamental para el vivir una vida conforme a la voluntad de Dios y es por esa razón que le solicita rigurosamente que no se amolden a la práctica del mundo de la época ya que éste ha alterado los valores éticos, morales y espirituales; sino mas bien deben ser transformados mediante la renovación de su mente. En otras palabras, les expresa que tienen que renunciar a todo aquello que no va de acuerdo al estilo de vida en relación a las enseñanzas ya referidas.

Es interesante atender con mucha atención a la forma exacta en que el apóstol se expresa en esta exhortación, al decir transformaos da a entender "Dejaos transformar" (Seguid permitiendo que Cristo os transforme). 

Por tal razón, la transformación de la cual se nos habla no debe ser un asunto de impulsos, sino que debe ser permanente, remarcando que la transformación es básicamente una obra del Espíritu Santo manifestándoles que la santificación es progresiva.

(Te puede interesar: Prédicas Cristianas Escritas)

Pablo les solicita a los hermanos que no se dejen llevar por las diferentes prácticas que el mundo ofrece, sino que dejen que Cristo los transforme en todo su ser. Recalcando que, si el mundo controla los pensamientos de ellos es que se han conformado, pero si Dios controla su pensamiento, ellos han sido transformados.

COMPROBANDO LA VOLUNTAD DE DIOS


Es relevante esta declaración que hace el apóstol, demostrando que para discernir la voluntad de Dios era necesario nacer de nuevo; expresándoles que no solo pueden depender meramente de sus propias consciencias sino más bien tienen que actuar según el hombre nuevo que había sido transformado por medio de Jesucristo; señalándoles que cuando los creyentes actúan siguiendo las corrientes de este mundo, es imposible que hagan la voluntad de Dios y más bien les ofende. 


Pero cuando la iglesia entrega todo su ser, mente, cuerpo y fuerzas al servicio de Dios y actúa según las exigencias y las enseñanzas del evangelio, les recuerda que está en la mayor satisfacción que el hombre puede experimentar en su vida como es hacer la voluntad del Señor Jesucristo.

PARA REFLEXIONAR


Estimados hermanos (as) hoy también a nosotros a través de estos textos se nos invita a renunciar a todo aquello que se opone a las sagradas escrituras y a nuestra comunión con Dios. Comprendiendo que los valores éticos, morales y espirituales se están perdiendo cada día y que el mundo con sus prácticas va a la deriva y aceptando como verdad lo que Dios rechaza.

Veamos algunos aspectos que caracterizan el mundo actual:

1) Recurrir al engaño y la mentira para evadir la responsabilidad

2) Seguir la filosofía de que "el fin justifica los medios" para lograr intereses egoístas

3) Valorar al ser humano sobre la base de su posición social y las pertenencias materiales

4) Aceptar la inmoralidad sexual como una norma de vida

5) La corrupción es sinónimo de viveza, no de vileza

6) No hay honestidad ni sinceridad en las relaciones personales

Conclusión sobre nuestro culto racional y el sacrificio vivo


Estimados, Pablo exhorta a los hermanos a asumir un compromiso integral, expresándoles que cuando se refiere al cuerpo "como sacrificio vivo" le describe a la persona en su totalidad con todo lo que es y todo lo que tiene, debe entregarse a Dios. 

Pablo manifiesta a los hermanos que están en la forma de rendirle culto a él, en vista de lo que hizo por ellos. Además, nos dice que este compromiso implica, además de evitar conformarse a este siglo, también que debemos ser transformados, ser renovados en nuestro entendimiento, es saber discernir, por medio de esta renovación, la voluntad de Dios.