Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

LO QUE DICE LA BIBLIA SOBRE LOS HUÉRFANOS


LOS HUÉRFANOS SEGÚN LA BIBLIA

Lo que dice la Biblia sobre los niños huérfanos

Al principio del Antiguo Testamento, vemos cuán esencial es para Dios el cuidado de los niños que han quedado huérfanos, y desde el establecimiento de su Iglesia en el Nuevo Testamento, esa prioridad sigue siendo evidente. 


Para su estudio personal, tiempo devocional familiar o grupo pequeño, a continuación se describen referencias específicas a lo que dice la Biblia sobre los huérfanos y cómo Dios nos enseña a cuidarlos.

A DIOS LE PREOCUPAN LOS HUÉRFANOS


Debido a que Dios se preocupa por los huérfanos, tiene sentido que nosotros también lo hagamos. La Biblia nos dice que nos amemos unos a otros como Él nos ama ( Juan 13: 34-35 ) y eso incluye a todos.

Dios parece tener un cariño especial por los huérfanos y las viudas simplemente porque son los más vulnerables entre nosotros. Una sociedad es tan fuerte como sus más débiles y vulnerables, por lo que es fácil argumentar que los huérfanos merecen nuestra atención y cuidado. "Padre de huérfanos, defensor de viudas, es Dios en su santa morada". ( Salmo 68: 5 )

Todos los niños huérfanos tienen a Dios como Padre


Dios es el Padre amoroso de todos los niños que han quedado huérfanos. El Salmo 68: 5 nos dice: "Padre de los huérfanos y protector de las viudas es Dios en su santa morada". Su objetivo es mostrar misericordia, cuidado y protección a los huérfanos, y debido a que estos niños que esperan son esenciales para él, deberían serlo para nosotros como su Iglesia.

QUE HAYA NIÑOS QUE HAN QUEDADO HUÉFANOS ES UNA INJUSTICIA


La justicia es una parte fundamental del carácter de Dios, como se nos muestra en la Biblia. Que incluso un niño no conozca el amor de una familia es una gran injusticia, y hay millones de niños viviendo en esta realidad.

(Te puede interesar: La Paz de Cristo)

Deuteronomio 10:18 dice: "Que hace justicia al huérfano y a la viuda; que ama también al extranjero dándole pan y vestido".

Además, el Salmo 10:14 dice: “Tú lo has visto; porque miras el trabajo y la vejación, para dar la recompensa con tu mano; a ti se acoge el desvalido; tú eres el amparo del huérfano".

Dios promete protección y ayuda para aquellos que no pueden protegerse a sí mismos, y redime la injusticia con su amor inagotable. También nos pide que hagamos algo al respecto. Dios invita a todos a desempeñar su papel en el trabajo por la justicia.

Dios busca justicia para los huérfanos: 


Isaías 1:17 “Aprended a hacer el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda". Vivimos en un mundo roto. Hay grandes injusticias en este mundo y las habrá hasta que muramos. 

(También te invito a leer: Muchas son las aflicciones del justo)

Las diferentes formas de abuso, corrupción y niños abandonados son solo algunos de los muchos problemas injustos que son tan comunes. Estamos rodeados de tanto dolor que es fácil volverse ciego. Dios no lo es. Por doloroso que sea, no podemos vivir negando las cosas viles que suceden a nuestro alrededor.

Si caminamos con nuestro Señor, debemos defender a los necesitados, a los huérfanos, a los que no pueden defenderse. La justicia es parte fundamental del carácter de Dios. Busca corregir las injusticias y nosotros estamos llamados a hacer lo mismo. Salmo 82:3-4 dice: “Defended al débil y al huérfano; Haced justicia al afligido y al menesteroso. Librad al afligido y al necesitado; libradlo de mano de los impíos”.

EL PUEBLO DE DIOS CUIDA DE LOS HUÉRFANOS


Santiago 1:27 dice: "La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo".


Las palabras de la Biblia llaman al pueblo de Dios a buscar activamente satisfacer las necesidades de los niños que han quedado huérfanos, y un buen lugar para comenzar es a través de la oración. Sus acciones son importantes y hay muchas formas en que puede ayudar a marcar la diferencia, ya sea que sea un compañero de oración, un recaudador de fondos, un patrocinador de centros de ayuda para los huérfanos o un posible padre adoptivo .

EL PUEBLO DE DIOS COMPARTE SUS RECURSOS CON LOS HUÉFANOS


El siguiente versículo proviene de un pasaje de Deuteronomio donde Dios está instruyendo a su pueblo sobre el diezmo. Deuteronomio 14:29 dice: 

"Y vendrá el levita, que no tiene parte ni heredad contigo, y el extranjero, el huérfano y la viuda que hubiere en tus poblaciones, y comerán y serán saciados; para que Jehová tu Dios te bendiga en toda obra que tus manos hicieren". Dios llama a las personas a cuidar bien de los niños que han quedado huérfanos

Al considerar cómo Dios puede estar llamándolo a cuidar de los niños huérfanos, anímese. “Fiel es el que os llama, el cual también lo hará.”(1 Tesalonicenses 5:24).

(Te podría interesar: El bautismo de niños)

Estamos llamados a dar a los demás. No podemos evitar esto. La mayoría de las personas que leen esto han sido ricamente bendecidas económicamente, y debemos ser muy conscientes de que toda esta bendición no es nuestra. 

Las riquezas que tenemos son de Dios y tenemos la responsabilidad de usarlas para Su gloria y Su obra. Sí, dé a la iglesia, distribuya los fondos a causas que le importen a Dios. Hay organizaciones bien administradas en todo el mundo que saben cómo usar lo poco que tienen para crear un gran impacto para el Reino y el cuidado de los huérfanos. Busque organizaciones responsables y bien administradas y apóyelas. Si la iglesia tiene alguna labor encaminada a ayudar a los huérfanos, apoye la causa.

ADVERTENCIAS EN LA BIBLIA SOBRE EL CUIDADO DE LOS HUÉRFANOS


Dios se toma la tarea de cuidar a los huérfanos tan en serio que incluye varias escrituras de advertencia sobre cómo tratar con el huérfano y la viuda. Deja en claro que ninguna sociedad debe tolerar el abuso o el trato injusto de un huérfano. También incluye esto como una condición para recibir sus bendiciones. Si quieres saber cómo llamar la atención de Dios, ¡Cuida a los huérfanos!

1) "A ninguna viuda ni huérfano afligiréis". ( Éxodo 22:22 )
2) "No traspases el lindero antiguo, ni entres en la heredad de los huérfanos" ( Proverbios 23:10 )
3) "y no oprimiereis al extranjero, al huérfano y a la viuda, ni en este lugar derramareis la sangre inocente, ni anduviereis en pos de dioses ajenos para mal vuestro, os haré morar en este lugar, en la tierra que di a vuestros padres para siempre." ( Jeremías 7: 6-7 )

Dios tiene profunda compasión por los huérfanos


Oseas 14:3 “No nos librará el asirio; no montaremos en caballos, ni nunca más diremos a la obra de nuestras manos: Dioses nuestros; porque en ti el huérfano alcanzará misericordia". 

(También puedes leer: El hogar cristiano)

Hay versículos a lo largo de la Biblia que nos enseñan que Dios tiene gran compasión por los huérfanos. Él tiene un amor profundo e infinito por sus hijos. Él se duele por aquellos que están sufriendo y busca consolarlos. 

Bíblicamente, está claro que cuidar a los huérfanos está cerca del corazón de Dios. Su corazón está con los marginados, aquellos a quienes la sociedad menosprecia. Nuestro Dios es de profunda compasión.

Dios nos ha adoptado en Su Familia, quiere que hagamos lo mismo por los demás. Juan 14:18 “No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros" Tenemos el increíble privilegio de llamar a Dios nuestro Padre. Por nada de lo que hemos hecho, aparte de aceptar este regalo, hemos sido adoptados en Su familia y la familia de los creyentes

(También puedes ir a la sección de vida cristiana)

Se nos ha dado un Padre Celestial e innumerables hermanos y hermanas en este mundo. Al ser adoptados en esta gran familia, somos parte de algo más rico y profundo que cualquier cosa que podamos imaginar. 

(También te invito a la sección de Prédicas Cristianas escritas)

Un niño huérfano o abandonado sabe que está solo en este mundo y le duele no pertenecer a una familia. Puede que pensemos que nunca podríamos adoptar un niño, pero es algo a tener en cuenta. No hay mayor regalo que podamos darle a otra persona que adoptarla en nuestra familia. Dios ha hecho esto por nosotros. Si podemos, tenemos que pagarlo. Si no podemos adoptar, podemos ayudar a quienes lo han adoptado o lo están adoptando.

El cuidado de los huérfanos está cerca del corazón de Dios. 


A medida que crecemos en nuestra relación con Dios, comenzamos a tomar Su imagen. A medida que crecemos en nuestra fe, nuestra compasión por los que sufren a nuestro alrededor debe crecer. Nuestra compasión por los abandonados y el cuidado de los huérfanos y abandonados que nos rodean es una progresión natural de nuestra fe. Encuentre la manera de cuidar a los huérfanos. Es importante para Dios, debe ser importante para nosotros.