NAHUM, EL PROFETA DE ASIRIA

Profetas menores, Libro del Profeta Nahum

Introducción a Nahum


Se cree que Nahum profetizó en los días de Ezequías, rey de Judá, probablemente un poco después del cautiverio de Israel por Asiria. Nahum profetizó ciertamente entre el tiempo de la ida de Jonás a Nínive y la caída de Nínive bajo Nabucodonosor. 

(También te puede interesar: Los libros apócrifos)

Todo lo que sabemos de los primeros días del profeta Nahum es que era nativo de Elcos, un pueblo que se cree estaba en la provincia de Galilea. El fondo histórico de las profecías de Nahum se encuentra probablemente en 2 Reyes, capítulos 18 al 20 y 2 Crónicas, capítulos 29 al 32.

El tema de la profecía de Nahum


El tema de toda la profecía de Nahum fue la destrucción de Nínive. La profecía de Nahum fue la continuación de la de Jonás. Debido a que Nínive había regresado a su antigua perversidad y crueldad, el castigo que Dios retuvo durante la predicación de Jonás pronto sería ejecutado. 

El propósito de la profecía de Nahum no era advertir a Nínive, sino garantizar a los judíos que Dios los protegería de la amenaza de un ataque asirio. Asiria había puesto en cautiverio a Israel, y Judá estaba preocupada de su actitud guerrera hacia Jerusalén; sin embargo, Dios les aseguró, a través de Nahum, que Asiria con su capital, Nínive, pronto sería destruida.

LA SENTENCIA DE NÍNIVE (NAHUM CAPÍTULO 1)


En el tiempo de Jonás, Dios era conocido como un Rey misericordioso y tardo piara la ira (Jonás 4:2). Nahum lo retrató como tardo para la ira (versículo 3), pero igualmente como un Dios celoso que no absolverá al culpable. Su ira no es ejecutada rápidamente, pero cuando la gente repetidamente pisotea su misericordia, entonces será castigada. 

(También podría interesarte: La interpretación teológica)

Asiria había regresado a sus caminos perversos y crueles y el castigo de Dios sería ejecutado. Dios es bueno, bondadoso y una fortaleza para su pueblo, pero eventualmente consumirá a sus enemigos (versículos 7, 8). Nahum aseguró a los judíos que Dios no levantaría su castigo de Asiria por segunda vez (versículo 9), como lo hizo cuando se arrepintieron frente a la advertencia de Jonás.

Los versículos 11 al 14 parecen referirse a la milagrosa liberación por Dios de Judá de la invasión asiria por Senaquerib, en contestación a las oraciones de Ezequías (2 Reyes 18:17-37; 19:1-37).

El profeta Nahum luego repitió la promesa de Dios de salvación en Cristo (lsaías 52:7; Romanos 10:15), y advirtió a los judíos que mantuvieran sus fiestas solemnes y cumplieran sus votos a Dios para que estuvieran listos a recibirlo cuando él viniera (versículo 15).

ASALTO A NÍNIVE Y SU CAÍDA (NAHUM CAPÍTULO 2)


El versículo 1 se refiere a la crueldad de Asiria. El profeta Nahum retrató a Asiria como un león que hace pedazos a sus víctimas. Se dice que sus reyes hicieron atrocidades viciosas y mutilaciones contra sus prisioneros. 


El versículo 2 se refiere al permiso de Dios a Asiria a vaciar y estropear su vid (Israel). Los versículos 3 al 13 dan una descripción de la destrucción de Nínive por Nabucodonosor de Babilonia. Se dice que Nínive estaba protegida por cinco murallas y tres canales (fosos) entre las murallas. Su muralla principal tenía 100 pies de alto y un ancho por donde podían pasar tres carros tirados por caballos, uno al lado de otro. 

Sin embargo, pocos años después de la profecía de Nahum, los babilonios y los medos sitiaron la ciudad, y durante ese sitio las aguas del río Tigris crecieron y arrastraron parte de las murallas (las puertas del río fueron abiertas). El ejército sitiador marchó a través de esa brecha y destruyó la ciudad de Nínive. 

(También puedes visitar la sección de Bibliología)

La destrucción de la ciudad de Nínive fue tan completa que durante muchos siglos su ubicación fue desconocida. Pero de 1849 a 1854, los arqueólogos descubrieron las ruinas de los magníficos palacios de varios reyes asirios, incluyendo el de Senaquerib, que se dice fue el más esplendoroso. Fue el ejército de Senaquerib el que invadió a Judá durante el reinado de Ezequías (2 Reyes 18:13-37; 19:1-36).

NAHUM CAPÍTULO 3: LA DESTRUCCIÓN TOTAL DE NÍNIVE


Esta profecía de Nahum fue una descripción perfecta de la destrucción de Nínive, la cual pronto sería cumplida, tal y como lo describió el profeta. Dios mandó a esta sangrienta ciudad lo merecido por sus crueldades paganas. 

Cuando los caballos atropelladores y carros de los ejércitos babilonios entraron a la ciudad de Nínive por la brecha, parece que ellos hicieron un rápido trabajo de devastación. Y debido a que los reyes asirios y sus ejércitos habían sido tan paganos y crueles, no hubo nadie que se lamentara por ella (versículo 7). 

(También podría interesarte: Estudios Bíblicos)

Quizás el último versículo de este capítulo recapitula los sentimientos da todas las naciones hacia la ciudad capital de los crueles asirios:

“No hay medicina para tu quebradura; tu herida es incurable; todos los que oigan tu fama batirán las manos sobre ti, porque ¿Sobre quién no pasó continuamente tu maldad?” (Nahum 3:19). Cuando Dios extendió su mano de castigo sobre Nínive, sus hombres fuertes fueron como mujeres y todas sus defensas cayeron (versículo 13).