Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

EL PODER DE LAS PALABRAS, DEBEMOS REFRENAR LA LENGUA


EL PODER DE LAS PALABRAS, REFLEXIÓN

El poder de la lengua, el poder de las palabras

El poder del las palabras, el poder de la lengua (Santiago 3)


Una y otra vez las Escrituras se dirigen a la lengua. Santiago dedica un capítulo entero a controlar la lengua. Cuando consideramos las palabras de Jesús en Mateo 12:34, vemos por qué la lengua recibe un tratamiento tan extenso

"¡Generación de víboras! ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca" (Mateo 12:34).La forma en que manejamos la lengua es un gran indicador de nuestro corazón ante Dios


Nuestras palabras nos delatan, la lengua habla lo que hay en el corazón. 


En Santiago 3: 1-18 vemos que la lengua tiene poder; que es hipócrita por naturaleza; y que solo se puede transformar desde arriba. El poder de las palabras es algo que debemos siempre considerar, pues la lengua tiene poder, las palabras tienen poder.

I. EL PODER DE LAS PALABRAS: DEBEMOS CONOCER EL PODER DE LA LENGUA (Santiago 3: 1-8)


La mayoría de la gente quiere ser escuchada. ¿Qué mejor manera de ser escuchado como creyente que siendo maestro del evangelio? Sin embargo, Santiago nos insta a considerar el poder de las palabras, es decir, el poder de la lengua. No debemos apresurarnos a impulsarnos a una posición en la que se usa constantemente la lengua. Es poderoso y, como tal, incurrirá en un "juicio más estricto".

A. Por el poder de las palabras debemos controlar la lengua


Santiago argumenta de mayor a menor en el versículo 2. Si uno puede controlar su lengua, también podrá controlar el resto del cuerpo. Como lo ilustra con el freno en los caballos (versículo 3) y el timón en las grandes naves o embarcaciones (versículo 4)

(También puedes visitar la sección de Vida Cristiana)

"He aquí nosotros ponemos freno en la boca de los caballos para que nos obedezcan, y dirigimos así todo su cuerpo. Mirad también las naves; aunque tan grandes, y llevadas de impetuosos vientos, son gobernadas con un muy pequeño timón por donde el que las gobierna quiere" (Santiago 3:3-4)

B. Por el poder de las palabras, las cosas grandes pueden salir de la lengua, un miembro tan pequeño


Como lo ilustra un incendio forestal (versículo 5). Las palabras pueden construir o destruir. Mejor que cualquier otra cosa, la lengua muestra el estado de nuestro corazón. La humanidad sola no puede controlar la lengua.

(También puede interesarte: Temas para jóvenes Cristianos)

"Así también la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. He aquí, ¡cuán grande bosque enciende un pequeño fuego!" (Santiago 3:5)

Si Santiago nos dejara aquí, este sería un mensaje miserable: La lengua es un veneno mortal que ningún hombre puede detener. Afortunadamente, no nos dejamos solos.

II. POR EL PODER DE LAS PALABRAS, DEBEMOS CONOCER LA HIPOCRESÍA QUE PUEDE EXPRESAR LA LENGUA


La poderosa lengua puede usarse para un gran bien o un gran mal. Aparte de la redención, solo derribará y destruirá. Quizás mejor que cualquier otra cosa, la lengua revela el "ya" pero "todavía no" de la santificación cristiana.

A. Por el poder de las palabras, la lengua puede adorar o maldecir (versículo 9-10a)


"Con ella bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios. De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así" (Santiago 3:9-10)

B. Esta hipocresía no debería ser el caso (versículo 10b-12)


Santiago no está diciendo que sean incrédulos debido a su hipocresía. Tenga en cuenta que dice "mis hermanos" Santiago está diciendo que tal duplicidad es inconsistente con una vida redimida por Cristo. Los creyentes deberían ser más consistentes en su discurso

III. POR EL PODER DE LAS PALABRAS, DEBEMOS CONOCER LA FUENTE DE REDENCIÓN DE LA LENGUA 


El habla redimida solo proviene de la sabiduría piadosa que se nos imparte. La sabiduría mundana conducirá a una lengua impregnada de amargura que se manifestará a través de la jactancia y la negación de la verdad. La sabiduría piadosa conducirá a un habla pura y pacífica.

A. La sabiduría mundana es terrenal, no espiritual y demoníaca


Se manifiesta en amarga envidia y ambición egoísta que va acompañada de jactancia y negación de la verdad (v14). Conduce al "desorden y toda clase de maldad". Este tipo de sabiduría y discurso es nuestra posición predeterminada.

(También puedes ir a la sección de Estudios Bíblicos)

"Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad" (Santiago 3:14)

B. La sabiduría piadosa viene de arriba


Caracterizado por todo lo que es puro y pacífico. Conduce a la paz. Este tipo de sabiduría solo proviene de la gracia redentora de Dios.

El tipo de sabiduría y habla que gobierna nuestra vida muestra la obra de Dios en nuestro corazón. Donde nuestro habla y sabiduría es mundana, vemos que lo terrenal, lo no espiritual y lo demoníaco es la autoridad gobernante. Donde nuestro habla y sabiduría se caracterizan por la pureza y la paz, vemos que algo "de arriba" ha echado raíces y se está extendiendo por nuestras vidas.

Conclusión

Nuestro discurso y el tipo de sabiduría que gobierna nuestras vidas muestra el estado de nuestro corazón. ¿Qué revela tu lengua sobre tu corazón? ¿Estás madurando cada vez más en tu discurso? ¿O encuentra que su lengua es un "mal inquieto" que no puede controlar? 

Santiago nos ha enseñado que sin Cristo, tal exhortación es imposible. El habla y la sabiduría redimidas solo provienen de la obra del Redentor. Confiemos en la misericordia de nuestro Redentor y oremos para que Él continúe su obra de derribar las palabras demoníacas que ocasionalmente fluyen de nuestras bocas.