Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

PASOS PARA LA RECONCILIACIÓN


EL PROCESO PARA LA RECONCILIACIÓN

La reconciliación entre hermanos, abrazo.

La reconciliación de Jacob con Esaú, Génesis 32


¿Alguna vez ha sido lastimado por alguien más y ha querido lastimarlo? ¿Incluso buscar venganza? ¿Tomar represalias? ¿Tuvo pensamientos asesinos?

Esaú, el personaje del Antiguo Testamento, tenía esos sentimientos. Y, muchos lo justificarían actuando sobre ellos.

(También te puede interesar: El resentimiento, la falta de perdón)

La historia de Esaú y Jacob nos enseña sobre la reconciliación. Los hermanos le nacieron a Isaac, hijo de Abraham. Cuando Isaac está cerca de la muerte, desea darle a Esaú, el mayor de los dos hermanos, su bendición. Hoy, bendecimos las cosas todo el tiempo, y eso significa aprobación o aceptación. Pero en los tiempos bíblicos, una bendición era otorgar a otro un lugar de honor y estatus.

Ha oído decir de algunas personas: "Todo lo que toca se convierte en oro". Ese es el tipo de recompensa que recibe quien ha recibido la bendición. Y, por lo general, la bendición se otorga al primogénito. En este caso, ese es Esaú

Sin embargo, a medida que se desarrolla la historia, ante las intrigas de su madre, Rebeca, Jacob, el hijo menor, engaña a su padre, Isaac, de modo que se le da la bendición a Jacob, cuyo nombre por cierto significa "suplantador o engañador". Imagínese la conmoción y el horror que siente Esaú cuando se entera del engaño (Génesis 27-33)

(Podría también interesarte: La paz de Cristo)

La reconciliación bíblica es el proceso de dos partes previamente alienadas que llegan a la paz entre sí. Debido a que Dios nos ha reconciliado consigo mismo a través de Jesucristo, podemos reconciliarnos unos con otros, sin contar nuestras ofensas unos contra otros.

La ausencia de reconciliación priva a la iglesia del poder de la unidad. De la historia de Jacob y Esaú podemos aprender los pasos hacia la reconciliación.

PASOS HACIA LA RECONCILIACIÓN


I. La reconciliación comienza con Dios (Génesis 32: 1-2)


"Jacob siguió su camino, y los ángeles de Dios le salieron al encuentro" (Génesis 32: 1). ¿Qué le dijeron los ángeles a Jacob? ¿Le hubiera gustado estar al tanto de esa conversación? Todo lo que se dijo motivó a Jacob a enmendar, a admitir su error y a enmendar a su hermano Esaú.

Creo que Dios obra en nuestras vidas de la misma manera. Cuando buscamos entrar en su presencia, él nos revela las relaciones que se rompen y nos impulsa a corregirlas.


¿Podría ser que la razón por la que no oramos es porque sabemos que Dios revelará a las personas qué necesitamos para reconciliarnos? ¿Podría ser la razón por la que nunca nos quedamos en silencio ante Dios porque tenemos miedo de escuchar a Dios revelar a las personas que necesitamos para arreglar las cosas?

Este es el principio: No busque a Dios a menos que quiera arreglar las cosas con los demás y reconciliarse

II. La reconciliación con los demás viene antes que la reconciliación con Dios


Esos ángeles aparecieron por una razón. Creo que esa razón fue para informarle a Jacob que antes de que las cosas puedan estar bien con Dios, tienen que estar bien con su hermano, Jacob necesitaba reconciliarse con su hermano.

Si quieren reconciliarse con Dios, deben reconciliarse unos con otros. Este es el principio: No puedes vivir en armonía con tu Padre Celestial hasta que estés viviendo en armonía con tus hermanos y hermanas. Los lazos que se rompen entre sí no solo rompen las relaciones entre ellos; también corta la relación con Dios.


¿No dijo Jesús lo mismo? "Entonces, si estás ofreciendo tu ofrenda en el altar, y allí recuerdas que tu hermano tiene algo en tu contra, deja tu ofrenda allí frente al altar, primero ve y reconcíliate con tu hermano, y luego ven y ofrece tu ofrenda. "(Mateo 5: 23-24). 

Fíjense cuidadosamente en lo que Jesús está diciendo. Está hablando de venir a adorar. Y, si está ofreciendo una ofrenda y recuerda que alguien tiene mala voluntad o resentimientos contra usted, vaya a esa persona y corríjalo, enmiende, busque la reconciliación.

Aquí está la pregunta: ¿Podría ser que la razón por la que su adoración no tiene sentido, su trabajo es ineficaz, sus oraciones no tienen respuesta es que no se ha reconciliado con su hermano o su hermana?

III. La reconciliación debe ser intencional (Génesis 32: 3-5)


Jacob sabía que había obrado mal. Ahora sabía que tenía que hacerlo bien. Tenía que dar el primer paso. Este es el principio: Tomar la iniciativa es imperativo en la reconciliación

Restaurar una relación rota es como reparar un brazo roto. Si su brazo está roto, toma la iniciativa de acudir a un médico para que pueda colocarlo, ponerle un yeso para que pueda curarse. Las relaciones rotas, como los brazos rotos, nunca se reparan accidentalmente. Requieren una acción intencionada y con un propósito.

(También te invito a visitar la sección de prédicas cristianas escritas)

Podemos intentar negar el dolor o ignorar la división. Podemos pensar que el tiempo cura todas las heridas, pero solo mueve el dolor debajo de la superficie, donde afectará las relaciones futuras.

La relación es más fácil de reparar cuando el ofensor se disculpa con el ofendido. Pero, ¿Qué pasa si el ofensor no admite su error? ¿Entonces que? Las Escrituras nos informan que incluso el ofendido debe tomar la iniciativa en la búsqueda de la reconciliación

Nuevamente, para citar a Jesús, "Si tu hermano peca contra ti, ve y repréndelo en privado. Si te escucha, habrás ganado a tu hermano "(Mateo 18:15). Mira que dice en privado, solos, entre los dos". Muchos de nosotros creemos en la Biblia, pero no practicamos la Biblia. Este es uno de los versículos más pasados ​​por alto y más evitados de la Biblia. 

Con demasiada frecuencia, muchos de nosotros recurrimos a nuestros días de secundaria cuando alguien nos ha lastimado u ofendido. Acudimos a todos los demás para defender nuestra versión de la historia, para validar nuestra sentimientos, para justificar nuestra ira, y no acudimos a la persona que nos ha ofendido. Es necesario cambiar esto.

(Puede interesarte: Vida Cristiana)

Cuando vamos a esa persona, ¿Qué le decimos? Las matemáticas nos enseñan que "la distancia más corta entre dos puntos es una línea recta". El mismo principio se aplica a la reconciliación de relaciones. La distancia más corta entre dos personas es una línea recta. Una línea recta como: "Me equivoqué" o "No he sido honesto contigo" o "Tus acciones me lastiman" o "Te amo demasiado para permitir que nuestra relación se derrumbe".

Es importante aclarar no confrontar. A menudo llegamos a estos encuentros en un modo acusatorio o de búsqueda de venganza. Le sugiero que busque aclarar primero. No siempre, pero a menudo el problema es un malentendido. Alguien dijo algo que se sacó de contexto o se declaró incorrectamente. Así que busque primero comprender y aclarar.

Aquí está la pregunta: ¿Podría ser que algunas de nuestras relaciones se vivan en un silencio abrumador porque no estamos dispuestos a tomar la iniciativa para iniciar el proceso de reconciliación?

IV. La reconciliación debe estar acompañada de oración (Génesis 32: 9-12)


Jacob oró, aunque por razones equivocadas, pero él, oró. Oró para que Esaú le perdonara la vida. Este es el principio: La oración es el ungüento para los heridos; es el lubricante para la fricción en las relaciones.

El proceso de reconciliación no es pan comido. A menudo será complicado. Los corazones se han endurecido. Los sentimientos han sido heridos. Las emociones están al límite. Las heridas se abren. El ofendido cuando se le acerca el ofensor puede buscar un motivo oculto y puede sentir que el ofensor es falso. El ofendido puede estar pensando: ¿Por qué después de todos estos años quieres que estemos juntos ahora? ¿Por qué quieres hacer las cosas ahora mismo?

(También te invito a visitar la sección de Estudios Bíblicos)

Dios necesita ablandar los corazones, aliviar las emociones, sanar las heridas, traer entendimiento a las partes reconciliadas. No hay mayor poder disponible para que eso suceda que la oración. La oración nos cambia. No ore a menos que quiera cambiar.

V. La reconciliación exige humildad


Esa mañana, después de todos esos años, Esaú y Jacob se encontraron. Jacob, dice la Escritura, "... se inclinó a tierra siete veces hasta que se acercó a su hermano" (Génesis 33: 3). Ese acto es una postura de humildad. 

Jacob se humilló ante su hermano. Vino con el espíritu correcto y la actitud correcta. Reconoció que había hecho mal. El era el engañador. Engañó a su hermano para que no le dieran su bendición. Él tuvo la culpa.

(También te puede interesar: Un corazón contrito y humillado)

Este es el principio: La humildad nos coloca en una posición para que ocurra la reconciliación. Hay que pagar un precio por la reconciliación y ese precio se llama comúnmente "Tragarse tu orgullo", "Enterrar el hacha", "Admitir que estás equivocado". 

Toda acción de reconciliación requiere que alguien en la relación dolorosa, preferiblemente ambas partes, admita su culpa y su deseo de reparar el daño.

Aquí está la pregunta: ¿Qué pasos debe tomar para comunicar humildad a la persona de la que está alejado? La humildad es un tema común en todas las Escrituras. Necesita ser practicado. No hacerlo, no solo permite que continúen las relaciones fracturadas, sino que nos opone a Dios. Recuerde la escritura: "Dios resiste a los soberbios, pero da gracia a los humildes" (Santiago 4: 6).

VI. La reconciliación requiere vulnerabilidad


En el encuentro cara a cara, "Esaú corrió a su encuentro, lo abrazó, y lo besó. Entonces lloraron" (Génesis 33: 4). Los dos hermanos se abrazaron y lloraron. Ese acto es una imagen de vulnerabilidad.

Abrazar a alguien es exponer tu corazón. Exponer tu corazón es revelar tu parte en la relación dañada. Aquí, revela el dolor y el dolor que causó. Admite que estaba equivocado. Este es el principio: La reconciliación nunca sucederá hasta que el corazón esté expuesto.

Ahora, aquí está el problema. Siempre que expongas tu corazón, tienes la posibilidad de que te rompan el corazón de nuevo. La gente te defraudará, te decepcionará, pisoteará tus emociones. Arrastrarse en un caparazón, vivir aislado, sería más fácil. Allí, a salvo del dolor y el dolor de las relaciones, podrías excluir a toda la humanidad.

¿Podría ser que te hayan herido tan profundamente que no quieras volver a exponer tu corazón? ¿Quieres vivir así?

Aquí está la pregunta: ¿Quieres pasar la vida viviendo en un capullo, a salvo de las flechas hirientes de los demás, pero alejado de las relaciones que te dan amor, vida y alegría?

VII. La reconciliación se acerca a su finalización en el perdón (Génesis 33: 4)


Jacob quería encontrar el favor de Esaú. Buscó la paz. Deseaba dejar el pasado atrás. Se humilló ante Esaú. Abrió su corazón. Quería más que nada el perdón.

Esaú abrazó a Jacob. Y, mientras se abrazaban, estoy seguro de que Jacob dijo: "Por favor, perdóname, hermano". Entonces, Esaú perdonó a Jacob.

El perdón no es opcional para reconciliar una relación rota. Este es el principio: El perdón implica dejarse llevar para que pueda seguir adelante con el resto de su vida. No es libertad condicional, sino un perdón. El perdón significa que no requerimos dinero, palabras o acciones como pago. Significa que no habrá resentimiento ni amargura continua. Esperamos lo mejor para el otro.

El perdón es una curación prolongada, no momentánea. ¿No crees que es hora de dejar atrás esas heridas del pasado?

VIII. La reconciliación se termina en la restitución


Jacob quería hacer las cosas bien. Había dañado y agraviado a su hermano. Había robado su primogenitura y toda la herencia que la acompaña.

Note el versículo ocho: "Entonces Esaú dijo: '¿Qué te propones con todos estos grupos que he encontrado?' "El hallar gracia en los ojos de mi señor.", respondió "(Génesis 33:8). Las manadas eran las vacas y los rebaños que Jacob le estaba dando a Esaú en restitución por el mal que había sufrido.

Este es el principio: La restitución es intentar restaurar lo que ha sido dañado o destruido y buscar justicia siempre que tengamos el poder para actuar o para influir en los que tienen la autoridad para actuar

La restitución es mucho más fácil cuando se trata de propiedad física. Si ha tomado una propiedad física, la devuelve o paga por ella. La restitución es mucho más difícil cuando ha dicho palabras que han dañado el nombre y el carácter de una persona.

Aquí está la pregunta: ¿De qué manera necesita restaurar lo que ha dañado en la relación rota? Jacob reconoce su error; se reconcilia. Esaú perdona. La relación que alguna vez se rompió se repara. ¿No sería bueno si toda relación rota terminara de esa manera? 

Conclusión sobre los pasos para la reconciliación


Fíjate bien en lo que Jacob le dice a Esaú: "porque he visto tu rostro, como si hubiera visto el rostro de Dios, pues que con tanto favor me has recibido." (Génesis 33:10). Si quieres saber cómo es el rostro de Dios, ve al hermano o hermana que has ofendido, pídele perdón y luego escúchalo decir: "Estás perdonado". Cuando el perdón se extiende al hermano o hermana que nos ha herido, hacemos la voluntad de Dios.

Piénsalo. Hemos roto nuestra relación con Dios una y otra vez. Pecamos. Herimos mucho a Dios con nuestra desobediencia y nuestra rebelión. Dios no tiene por qué perdonarnos. De hecho, podría guardar rencor fácilmente y castigarnos en el infierno por la eternidad. 

En cambio, como Esaú, Dios viene a nosotros a través de Jesucristo, abrazándonos, llamándonos hermano y hermana y diciendo: "Te perdono. No tengo en cuenta tus pecados. Quiero caminar contigo y ser tu amigo."

Como Dios te ha perdonado, debes perdonar a los que te han hecho daño. Como Dios se ha reconciliado contigo, debes reconciliarte con los demás.