VERSÍCULOS DE LA BIBLIA PARA SANAR Y RESTARURAR UN MATRIMONIO

Sanar y restaurar matrimonio, Pareja abrazada, matrimonio

Todos los matrimonios enfrentan problemas en algún momento


Todos somos humanos en las relaciones y enfrentamos desacuerdos y pecados. Cuando estamos luchando con un matrimonio en problemas, ¿Dónde podemos encontrar esperanza? La Biblia ofrece versículos que pueden ayudar a salvar su matrimonio roto, con la obra del Espíritu Santo. Cuando sienta que aumentan las tensiones, permita que Dios le hable a su corazón a través de estas Escrituras.


Lo más importante es preocuparse lo suficiente como para hacer algo. Con demasiada frecuencia, las personas no hacen nada porque temen hacer algo incorrecto. Si bien es posible hacer lo incorrecto, no hacer nada es DEFINITIVAMENTE lo incorrecto

No dudes en pedir ayuda para un matrimonio en crisis. 


Comuníquese con un pastor de confianza o un consejero cristiano para comenzar el proceso de trabajo en equipo de hablar sobre sus problemas matrimoniales.

En verdad, es solo la gracia de Dios la que puede redimir las heridas profundas que a veces nos llevan al punto en que nuestro matrimonio se siente como si estuviera fallando. Exploremos algunas escrituras sobre la restauración del matrimonio sobre cómo podemos aplicarlas a nuestra vida. Que estos versículos de la Biblia ofrezcan una verdadera ayuda para sus problemas matrimoniales.

VERSÍCULOS DE LA BIBLIA PARA SALVAR UN MATRIMONIO


1. "La blanda respuesta quita la ira; mas la palabra áspera hace subir el furor", Proverbios 15:1


¿Alguna vez ha estado tan enojado con su cónyuge no por lo que dijo sino por cómo lo dijo? Proverbios ilustra claramente esta verdad práctica: El tono que usamos en nuestra conversación diaria puede tener un efecto considerable en el tipo de respuesta que recibimos de quienes nos rodean. 

(También puedes leer: El hogar cristiano)

En la vida matrimonial, el conflicto tiende a comenzar en el subtexto de nuestras interacciones. Un tono sarcástico, los ojos en blanco, una respuesta breve o incluso un intercambio apresurado pueden ser el motivo de un conflicto mayor.

Tenemos que estar atentos para que las respuestas descuidadas no roben la ternura y la alegría de nuestros matrimonios. Escuche rápidamente cuando su cónyuge comente sobre su tono. Es fácil dejar que se te pongan los pelos de punta tan pronto como tu cónyuge comenta sobre tu mal humor o tu falta de gracia en el tono que estás adoptando. 

En lugar de ver sus observaciones como una invitación a pelear, considérelo como una bandera roja que le indica que es hora de detenerse y considerar el estado de su corazón.

2. "Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia" (Colosenses 3:12)


Si hemos perdido la conexión con nuestro cónyuge, una forma de reconstruir lo que una vez tuvimos es conectarnos de corazón a corazón; lo que significa conectarse emocionalmente antes que nada. Para lograr esto, ante todo necesitamos el poder de Dios que nos da ternura, mansedumbre, bondad, humildad y mucha paciencia que se enumera en Colosenses.


Si bien todos aspiramos a ofrecer a nuestros cónyuges este tipo de respuestas, sin la ayuda de Jesús, nuestra naturaleza humana egoísta e impaciente gana mucho más de lo que nos gustaría.

Prácticamente vivir estos rasgos la mayoría de las veces parece que ofreces un oído atento . Necesitamos usar la ternura cuando nuestro cónyuge se enfrenta a una situación en la que está luchando por navegar.

Cuando elijas hablar, usa palabras de afirmación que les hagan saber que los escuchas y ves que están agobiados. Recuérdeles que está en su equipo e incluso si lo que enfrentan es un desafío, no están solos.

MÁS ESCRITURAS SOBRE LA RESTAURACIÓN DEL MATRIMONIO


3. " Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo " (Efesios 4:32)


¿Sabes cuántas veces tienes que pedir perdón a la misma persona para estar conectado durante toda la vida? Muchas veces . La lucha es que esas "disculpas" se vuelven más difíciles de decir e incluso más difíciles de aceptar. La amargura comienza a formarse en lugar del perdón.

No se desanime y deje de disculparse porque cree que sus palabras no tienen ningún efecto. Las disculpas nunca dejarán de ser necesarias en una relación comprometida. Incluso más que eso sigue perdonando. 

(Podría interesarte: La familia en un hogar cristiano)

Jesús dijo que perdonamos sin cesar y seguramente tenía en mente el matrimonio cuando dio ese consejo. No es fácil, pero hacer una vida juntos significa un millón de disculpas y un millón de veces que perdonar.

4. Hebreos 10:24-25 dice: “ Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; 25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca”.

Todos hemos escuchado el dicho de “se necesita un pueblo” cuando se trata de niños. Lo mismo es cierto para los matrimonios fuertes, saludables y piadosos. La responsabilidad es vital para un matrimonio saludable y particularmente importante cuando se trabaja para restaurar los espacios rotos de su matrimonio.

El poder de reunirse con un profesional con la intención establecida de hacerlo mejor en amarse mutuamente es increíble.

Cuando el matrimonio golpea una parte de la vida que nos deja sin aliento; no es darse por vencido para pedir refuerzos. De hecho, Dios honra cuando buscamos sabiduría

Puede requerir un sacrificio de tiempo o vulnerabilidad, pero puede marcar la diferencia al luchar por restaurar su relación.

MÁS VERSÍCULOS DE LA BIBLIA PARA EL MATRIMONIO FALLIDO


5. " En el día que temo, Yo en ti confío, Salmo 556:3".


Cuando nos enfrentamos a la angustia del fracaso en nuestra relación, el miedo puede convertirse en nuestro compañero. Miedo al futuro, miedo a seguir haciéndolo mal, miedo a que Dios u otros puedan estar decepcionados de ti, y la lista continúa.

(También puedes visitar la sección de Familia Cristiana)

La simple verdad de que cuando tenemos miedo, debemos confiar en Dios, puede ayudarnos a darnos la perspectiva adecuada en estos momentos difíciles. Dios está contigo en esta prueba y no te dejará ni te abandonará, sin importar lo que depare el futuro.

6. " La esperanza de los justos es alegría; mas la esperanza de los impíos perecerá", Proverbios 10:28


La vida es lo suficientemente seria, como parejas debemos recordar que debemos reírnos juntos para ayudar a aliviar la tensión que tiene un matrimonio fallido. La risa es un gran recordatorio de la alegría de estar juntos.

En la Biblia, Nehemías anima a la gente diciéndoles que el gozo del Señor es su fuerza. La fuerza no se encuentra en estar tan ocupado o tan unido que no tienes tiempo para esbozar una sonrisa. La fuerza viene cuando disminuimos la velocidad lo suficiente para experimentar el gozo de Dios en nuestras vidas.

(Te puede interesar: Prédicas Cristianas Escritas)

Si está al borde del abismo, haga una pausa y recuerde la última vez que se puso a reír. Para empezar, piense en las actividades y los recuerdos que los unieron a usted y a su cónyuge. Comprométase a hacer cosas que les hagan sonreír juntos de nuevo.

ESCRITURA PARA UN MATRIMONIO ATRIBULADO


7. " La esperanza de los justos es alegría; Mas la esperanza de los impíos perecerá", 1Corintios 8:1


El conocimiento se centra en ganar, tener la razón y, en última instancia, en ti. El amor edifica a las personas en tu vida. Cuando nuestro matrimonio se enfrenta a problemas, debemos dejar de ganar en nuestras conversaciones y concentrarnos en mostrar amor en nuestras interacciones.

No tenemos nada si no tenemos amor. ¡Cuántas horas de discusiones se ahorrarían si pudiéramos captar lo que Pablo está tratando de mostrarnos! Cuando vivimos con amor, nuestras relaciones son lo primero y nuestras opiniones lo último.

8. “Derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo”. (2 Corintios 10:5)


La batalla por un matrimonio lleno de alegría comienza en la mente. El estado de nuestro matrimonio refleja con frecuencia lo bien que conocemos a nuestro Dios. Cuando vivimos una vida llena de espíritu, es entonces cuando podemos ver más fácilmente cuando nuestras actitudes o pensamientos no se alinean con las instrucciones de Cristo.

(También puedes leer más Enseñanzas Bíblicas)

Para encontrar gozo en nuestra relación, tenemos que buscar ser llenos del Espíritu Santo. Debemos permitir que el Espíritu nos convenza cuando nuestros pensamientos no se alinean con la verdad de la palabra de Dios para nuestro matrimonio.

Pablo nos dice que tenemos que "enseñar" nuestros pensamientos a obedecer a Cristo. No podemos ser pasivos sobre lo que sucede en nuestras mentes. La forma en que obtenemos el gozo de nuestro matrimonio es entrenando nuestra mente.

VERSÍCULOS DE LA BIBLIA PARA SANAR UN MATRIMONIO ROTO


9. “ No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley", Romanos 13:8


La Biblia enseña que tenemos una obligación el uno con el otro: El amor. Cuando queremos sanar el sentimiento de no ser amado por nuestro cónyuge, es útil recordar que su esposo o esposa es su vecino más cercano. Si les está ofreciendo las sobras de su estado de ánimo, tiempo y compromiso, entonces no está siguiendo las instrucciones de Dios para su vida.

Si queremos formar parte del mismo equipo, las parejas tenemos que cultivar una cultura de comunicación honesta y abierta en nuestro hogar. Concéntrese en comunicar los detalles de su día a día, su gratitud el uno por el otro, y comparta abiertamente cómo se siente. La comunicación hace crecer la conexión que lleva a poder volver a amarnos bien.

10. "Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo" (Gálatas 6:2)


Es necesario reconstruir la intimidad en nuestras relaciones ofreciéndonos respuestas empáticas. Los componentes básicos de una relación sólida ocurren en las pequeñas propuestas que hacemos a lo largo del día. Es tan simple como hacer una pausa en lo que está haciendo para escuchar plenamente las preocupaciones de su cónyuge.

Es elegir sonreír en lugar de fruncir el ceño cuando las cosas no salen según lo planeado. Es elegir responder cálidamente cuando nuestra otra mitad llama nuestra atención. Un tono cálido genera confianza. Dice que es seguro compartir con ustedes, que están en el mismo equipo y que están dispuestos a tratar de comprender el punto de vista de los demás.