Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

FE Y ACCION DE RAHAB LA RAMERA


RAHAB, LA RAMERA: UNA HISTORIA BÍBLICA DE FE Y ACCIÓN

Rahab la ramera

Rahab, la ramera, un mensaje alentador (Historia bíblica de Rahab)


La historia de Rahab, la ramera, tiene un mensaje alentador para cualquiera que sienta que no es lo suficientemente bueno.

(También te puede interesar: Dios pelea mis batallas)

No siempre es fácil creer que Dios tiene un plan y una esperanza para nosotros. Muchos pensamientos pueden abarrotar nuestras mentes, desanimándonos de vivir la vida elevada a la que Dios nos ha llamado.

Quizás has dicho o hecho cosas que sabes que están mal. Con un pasado feo golpeando a tu puerta, sientes que nunca podrías ser aceptado por Dios.

Quizás veas la gran diferencia entre tu vida y las Escrituras. Así como es fácil avergonzarse de las acciones pasadas, sabes que es fácil avergonzarse de tu falta de piedad. Deseas llegar a una vida de pureza y bondad, pero estás muy lejos.

¡No te rindas! No importa cuán oscuras puedan parecer las cosas, tienes un futuro y esperanza, al igual que Rahab, la ramera de Jericó.

RAHAB, LA RAMERA, ESTABA APARENTEMENTE SIN ESPERANZA


Rahab, la ramera, era una mujer cananea, ciudadana de una nación conocida por adorar ídolos. Según la ley, Rahab no participó en las promesas de Israel: Era una ramera, algo que era una abominación para el Señor. (Deuteronomio 23:17.)

(También puedes leer: Mejor es un día en tus atrios)

Debido a la justicia de Abraham, Dios le había prometido a la nación de Israel la tierra en la que vivía Rahab. (Génesis 17: 8). Cuando Rahab y su pueblo recibieron la noticia de que el pueblo de Israel venía a conquistar Jericó, una ciudad prominente en Canaán, temieron por sus vidas, sabiendo que el mismo Dios que liberó a su pueblo de Egipto le daría a Israel la victoria en Jericó.

La fe de Rahab, la ramera


Rahab les dijo a los espías que habían entrado a Jericó:

Sé que Jehová os ha dado esta tierra; porque el temor de vosotros ha caído sobre nosotros, y todos los moradores del país ya han desmayado por causa de vosotros. Porque hemos oído que Jehová hizo secar las aguas del Mar Rojo delante de vosotros cuando salisteis de Egipto, y lo que habéis hecho a los dos reyes de los amorreos que estaban al otro lado del Jordán, a Sehón y a Og, a los cuales habéis destruido. Oyendo esto, ha desmayado nuestro corazón; ni ha quedado más aliento en hombre alguno por causa de vosotros, porque Jehová vuestro Dios es Dios arriba en los cielos y abajo en la tierra” (Josué 2: 9-11)

(También podría interesarte: La carga y amargura de Noemí)

Podemos notar en estas palabras de Rahab la convicción que tenía de que Dios le daría la tierra a los hijos de Israel, la fe que se sentía en sus palabras indica que antes de que Rahab se encontrara con los israelitas y su poderoso ejército, Rahab creía en el Dios de Israel. Ella escuchó de Su poder y cómo Él había salvado y protegido a Israel, y esto puso fe en su corazón de que Él era verdaderamente el Señor.

Pero, exteriormente, las cosas no parecían esperanzadoras para Rahab. ¿Qué razón tenía ella para esperar o creer que podría salvarse? ¿Por qué este Dios, a quien no había conocido antes, tiene alguna razón para favorecer o tener piedad de su familia, por encima de otros en Jericó?

RAHAB LA RAMERA ACTUÓ POR FE


Rahab, la fe en acción


A pesar de la aparente desesperanza de la situación, Rahab no se desesperó. Cuando dos espías israelitas llegaron a su casa, Rahab los escondió del rey. Luego pidió audazmente a los espías que se aseguraran de que ella y su familia se salvarían cuando Israel invadiera. 

(Podría interesarte: Preguntad por las sendas antiguas)

Los hombres le dijeron a Rahab que si ella colgaba el mismo cordón de grana en su ventana por la cual escaparían, entonces ella y todos en su casa se salvarían. Con completa fe, Rahab ató el cordón de grana a su ventana y dijo: "Sea así como habéis dicho". (Lea la historia completa en Josué 2 ).

Rahab se aferró a su fe y actuó por fe


¡Qué actitud! Aunque las cosas parecían bastante oscuras e imposibles, Rahab se aferró a la esperanza y la fe de que ella y su familia podrían salvarse.

En Hebreos 11, el apóstol escribe sobre el poder de la fe. Comienza el capítulo escribiendo: Hebreos 11:1-2. El capítulo continúa con muchos ejemplos de personas que tomaron decisiones de fe, y Rahab está incluida en la lista de Hebreos 11:31 "Por la fe Rahab la ramera no pereció juntamente con los desobedientes, habiendo recibido a los espías en paz"

(Si lo deseas puedes visitar la sección de Prédicas Cristianas)

“Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos” (Hebreos 11:1-2)

A Dios no le había importado lo que Rahab había hecho, o no había hecho en el pasado. No importaba en qué familia nació o dónde vivía. Lo que a Dios le importaba era que Rahab creyera en Dios y creyera que Él podría salvarla.

Siendo gentil, alguien que no es judío, a Rahab nunca se le garantizaron las promesas de Israel. Sin embargo, ella creía, sin reservas, que Dios podía hacer por ella lo que había hecho por Israel, y esta fe la impulsó a actuar para hacer suyas las promesas de Dios y fue este acto de fe que la justificó (Santiago 2:25)

AL IGUAL QUE RAHAB LA RAMERA, NOSOTROS TAMBIÉN TENEMOS NUESTRA ESPERANZA


En la sociedad actual, puede que no sea una preocupación común que nuestra ciudad sea sitiada, o que enfrentemos la muerte de la misma manera que lo hizo Rahab. Pero la palabra de Dios nos dice que "... la paga del pecado es muerte" (Romanos 6:23) Todos hemos pecado, pero si creemos, Dios también tiene un plan para salvarnos de esa destrucción y nos hace herederos de Sus promesas.


“Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.” (Tito 2: 11-14)

"Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro" (1 Juan 3:3) 

Al igual que Rahab la ramera, nuestra fe nos llevará a actuar


Esto significa que, al igual que Rahab, nuestra fe nos llevará a actuar, ¡A negar la impiedad y los deseos mundanos a los que somos tentados! Por eso Pablo escribe sobre la obediencia a la fe en Romanos 1:5 diciendo: "y por quien recibimos la gracia y el apostolado, para la obediencia a la fe en todas las naciones por amor de su nombre"

LOS RESULTADOS DE LA FE DE RAHAB LA RAMERA


Como resultado de la fe de Rahab, ella y su familia se salvaron y fueron injertados en la nación de Israel ( Josué 6: 22-25). Rahab se convirtió en parte de la genealogía de Jesús (Mateo 1:5).


El ejemplo de Rahab la ramera es un testimonio para nosotros hoy, enseñándonos que no importa cómo hayan ido las cosas en el pasado, o cuán oscuras puedan parecer las cosas en el presente, la fe en Dios y la obediencia a Su palabra nos salvarán de la destrucción del pecado y nos dará un futuro y una esperanza en el reino de Dios.

¡Aprovechemos las posibilidades que se nos abren en Cristo Jesús, y luchemos con este mismo espíritu de fe que tenía Rahab la ramera, para que también nosotros podamos entrar en la herencia que Dios ha prometido a todos los que han puesto su esperanza en Él!