Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

LA CARGA Y AMARGURA DE NOEMÍ


LA AMARGURA DE NOEMÍ

La amargura de Noemí

Cuando meditamos en la vida de Orfa podemos notar que fue una mujer que se alejó de las relaciones establecidas. Hoy meditaremos en la vida de Noemí, una mujer cuya vida estuvo llena de amargura. Ella es como el monje descrito por el Dr. Tony Evans en su libro "Guiando a su familia en un mundo equivocado" [35-36].


"Mientras dos monjes caminaban por la orilla de un río, vieron a una anciana sentada junto a la orilla, molesta porque no había puente. Uno de los monjes se ofreció a llevarla al otro lado, a lo que ella accedió. Así que los dos monjes se tomaron de las manos y llevaron ella al otro lado, les agradeció y siguió su camino.

Después de que los monjes hubieran caminado una milla o dos, el segundo monje comenzó a quejarse del dolor en la espalda y la suciedad en su ropa. Unos minutos más tarde, el segundo monje se quejó de nuevo, 'Me duele mucho la espalda, no puedo ir". Y le preguntó a su compañero de viaje: ¿No te duele la espalda? 'Por supuesto que no', respondió el primer monje. 'Todavía estás cargando a la mujer, pero yo la dejé hace varios kilómetros' ".

Aquí es donde encontramos a Noemí. Al igual que con Orfa, nos preocupa más el espíritu de Noemí que sus circunstancias. Mientras que Orfa hizo lo incorrecto por todas las razones incorrectas, Noemí hace lo correcto, pero con el espíritu incorrecto

(También te puede interesar: Dejando las heridas del pasado)

La decisión de Noemí de regresar con su familia no tuvo nada que ver con el amor, el compromiso o la fe. Ella lo vio como algo práctico, no apropiado, que hacer. Es decir, regresó por pura necesidad y deber. Si bien esto es ciertamente mejor que simplemente alejarse de las propias responsabilidades, la necesidad es un motivo inferior que roba al individuo la alegría en sus relaciones. 

Además, este descontento de Noemí solo magnifica los problemas y el dolor que uno está experimentando. Para aprender de sus errores y comprenderla mejor, echemos un vistazo más de cerca a su historia.

LA HISTORIA DE NOEMÍ


I. LA CARGA DE NOEMÍ (Rut 1: 5-7)


Nadie sugeriría que el dolor, la angustia y la decepción que sintió Naomi fueran ilegítimos. Tampoco minimizaríamos la carga que llevaba. Ciertamente se sintió abrumada cuando su vida en una tierra lejana comenzó a desmoronarse por completo. Considere lo que perdió en diez años: [1] su esposo - 1: 5, [2] sus hijos - 1: 5, [3] su seguridad, [4] sus posesiones - 1:21, [5] su estatus - 1:19, [6] su reputación - 1:19, y [7] su cercanía a Dios - 1:13.


Antes de juzgar a Noemí demasiado rápido, debemos tratar de imaginar cómo responderíamos en sus circunstancias. En el versículo 6, ella lleva una pesada carga. Cuando escuchó que las cosas estaban mejor en Belén, regresó porque no tenía a dónde ir. Pero eso no es malo en sí mismo. Cuando hacemos lo correcto, incluso cuando nuestro motivo no es el mejor, nos posiciona para la restauración tanto con Dios como con los demás. Para decirlo de otra manera, su carga la llevó de regreso a donde pertenecía. Una vez que regresara a casa, podría comenzar a reconstruir su vida.

II.  LA AMARGURA DE NOEMÍ (Rut 1:13, 20, 21)


El dolor emocional que no se trata puede envenenar incluso al cristiano más fuerte. Pueden llevar una sonrisa en la iglesia o poner una fachada de felicidad, pero en el fondo albergan amargura. Y, finalmente, la amargura infecta todas las relaciones.

(También podría interesarte: Prédicas Cristianas Escritas)

Noemí admite abiertamente que se había amargado con el tiempo [1: 20a]. ¿Recuerdas el significado de su nombre? Noemí significa "agradable". Pero ahora desea que la conozcan como "Mara", que significa "amarga". Permítanme hacer dos observaciones sobre la amargura de la experiencia de Noemí (Estas son típicas).

A. La gente amargada como Noemí tiende a culpar a los demás por sus problemas.


A riesgo de parecer insensibles a sus pruebas, debemos preguntarnos: "¿Quién creó sus problemas?" La respuesta: ella y su marido. Cuando Elimelec se mudó a Moab, se apartaron de la voluntad de Dios para sus vidas. Seguramente, compartió parte de la culpa por ese acto de desobediencia.

Como muchos, principalmente culpa a Dios. Note tres frases:
1:13 "¡la mano de Jehová ha salido contra mí!"
1:20 "en gran amargura me ha puesto el Todopoderoso".
1:21 "¿...El Todopoderoso me ha afligido?"

La gente suele culpar a Dios por una o más de varias razones fuera de lugar. 
[1] No sabemos a quién culpar. 
[2] Esperamos que Dios anule las consecuencias de nuestros fracasos personales. 
[3] Esperamos que Dios arregle inmediatamente lo que hemos tardado años en dañar progresivamente. Esto podría ser cierto tanto para nuestra salud como para nuestros hijos.

B. Las personas amargas como Noemí tienden a desahogar su hostilidad en los demás.


Las personas amargadas son fáciles de detectar. Son críticos, insensibles y negativos. Rara vez se preocupan por aquellos a quienes lastiman. A veces tienen la intención de herir a otros y otras veces no lo hacen. Pero el resultado sigue siendo el mismo. Observe las formas sutiles en que se manifestó la amargura de Noemí.

1. Noemí ofreció malos consejos - 1: 8


Su consejo se basó en su experiencia. Estaba tan distante de Dios que sugirió que "regresaran" a sus dioses falsos.

2. Noemí era insensible al dolor de Rut y Orfa - 1: 12-15


Ella pensó que su situación era más desesperada que la de ellas. Tal vez lo fuera, pero eso no la liberó para disminuir su pérdida o dolor.

3. Noemí consideraba a Rut y Orfa tan carnales como ella - 1:15


Aquí Rut está a punto de poner su fe en Jehová [1:16], pero Noemí piensa que Rut solo se ocupa de los asuntos mundanos.

4. Noemí despreció el valor de su relación con Rut - 1:21


Cuando Noemí dijo que estaba "vacía", debió haberse olvidado de Rut. Cualquiera puede ver el gran peligro que representa un espíritu amargo para las relaciones. Pero Dios puede curar tu dolor y renovar tu corazón si se lo permites.

5. Note el vacío que experimentó Noemí - 1:21


A pesar de la fuente de su miseria, realmente se sentía vacía. Si bien perdió la mayoría de sus posesiones materiales, su vacío se debió a la pérdida de relaciones.

Sorprendentemente, el Dios al que ella culpó por sus problemas ya había dado un paso importante para llenar el vacío en su vida. El Señor, que "...Sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados" (Romanos 8:28), tenía la intención de usar a Rut para transformar a Mara de nuevo en Noemí. La curación llevaría algún tiempo, pero llegaría.

Después de todo su dolor, ¿Cuál era su mayor necesidad? Fue una relación íntima con Dios. Como hija de Dios, solo necesitaba "regresar". Le tomaría algún tiempo experimentar por completo el gozo de los días anteriores, pero cambiaría drásticamente si simplemente tomara la decisión de incluir a Dios en su vida.

"Regresar" es una palabra clave en el primer capítulo de Rut [1: 1, 6, 7, 8, 10, 11, 12, 15 y 22]. Ilustra el arrepentimiento. Y nos recuerda que uno puede construir o recuperar sus relaciones si está dispuesto a responder adecuadamente a los problemas que los agobian. Para hacerlo, uno debe tomar una decisión firme de quedarse y salvar la relación.

Charlotte Elliot de Brighton, Inglaterra, era una mujer amargada. Su salud estaba quebrada y su discapacidad la había endurecido. "Si Dios me hubiera amado", murmuró, "no me habría tratado de esta manera".

Con la esperanza de ayudarla, un ministro suizo llamado Dr. Cesar Malan visitó a los Elliott en mayo de 1822. Durante la cena, Charlotte perdió los estribos y arremetió contra Dios y la familia en un arrebato violento. Su familia avergonzada salió de la habitación, y el Dr. Malan, que se quedó solo con ella, la miró al otro lado de la mesa.

Él dijo "Estás cansada de ti misma, ¿No?". "Te aferras a tu odio e ira porque no tienes nada más en el mundo a que aferrarte. En consecuencia, te has vuelto amargada y resentida".

"¿Cuál es tu cura?" preguntó Charlotte.

"La fe que estás tratando de despreciar".

Mientras hablaban, Charlotte se suavizó. Ella dijo: "Si quisiera convertirme en cristiana y compartir la paz y el gozo que posees, ¿Qué haría?"

(También podría interesarte la sección de Estudios Bíblicos)

"Te entregarías a Dios tal como eres ahora, con tus luchas y temores, odios y amores, orgullo y vergüenza", respondió.

"¿Vendría a Dios tal como soy? ¿Es así?" Charlotte llegó tal como estaba. Su corazón cambió ese mismo día. Y a medida que pasaba el tiempo, encontró y afirmó que Juan 6:37 era un versículo especial para ella. . . "Al que a mí viene, no le echo fuera".

Varios años después, Charlotte escribió un poema que se imprimió y se vendió en toda Inglaterra. Desde entonces, ese poema se ha convertido en el himno de invitación más famoso de la historia. El himno se titula "Tal como soy, sin más decir"

En conclusión, muchas veces las cargas de la vida nos pueden transformar en personas amargadas, empezamos a culpar a los demás por las cosas que nos pasan y desahogamos nuestra hostilidad en ellos y solamente queda un vacío en nuestro interior, pero recordemos siempre que Dios es quien llena nuestro vacíos y no debemos dejar que ninguna raíz de amargura brote dentro de nosotros al punto de estorbarnos para nuestra salvación y que también contaminemos con ella a otros (Hebreos 12:15)