Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

LA MUERTE Y LA VIDA


LA VIDA Y LA MUERTE SEGÚN LA BIBLIA

La muerte y la vida (Un desierto y a la par área verde)

Existe mucha confusión sobre el tema de la vida y la muerte, pero es de gran importancia el estudio de este tema para despejar los temores y abrir el camino de la esperanza, especialmente para los que hemos llegado a los pies de Cristo.

(También te puede interesar: Vida después de la muerte

En esta dispensación hemos recibido la experiencia espiritual que nos da vida en Cristo, pero debemos estas consientes de que existe la posibilidad de perdernos y quedar en un estado de separación eterna de Dios.

La muerte es el enemigo que todos queremos conquistar y lo podemos hacer solamente por medio de Jesucristo. Vamos a estudiar el origen y consecuencias de la muerte, pero también cómo es que encontramos la vida en Cristo Jesús.

¿EN QUÉ CATEGORÍAS SE DIVIDA LA VIDA Y LA MUERTE?


La vida y la muerte se dividen en tres categorías, tiene tres divisiones o tipos, los cuales los encontramos en la Biblia

La muerte se divide en muerte espiritual, muerte física y muerte eterna


Cuando leemos la palabra muerte en la Biblia es usada en el sentido de separación. Esto significa que cuando se usa la palabra muerte en relación con el hombre nunca significa dejar de existir. La muerte tiene su origen en el pasado, razón por lo cual nos remontamos hasta el pecado y a Satanás. En Romanos 5: 12 se nos menciona este punto:

(Podría interesarte: ¿Nos conoceremos en el cielo?)

"Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron" (Romanos 5:12)

La vida se divide en vida espiritual, vida física y vida eterna


Cuando la palabra vida es usada en las sagradas escrituras se usa en un sentido de unión, es decir, contrario a lo que es la muerte (Una separación). La vida viene a través de nuestro Señor Jesucristo, quien es Dios sobre todas las cosas. 

LA MUERTE ESPIRITUAL


¿Qué es la muerte espiritual?


La muerte espiritual es la separación de Dios en el sentido espiritual, este tipo de muerte pasó a los hombres aún antes de la muerte física, razón por lo cual la mencionamos en primer lugar. En el relato de Génesis se le dio un advertencia al hombre sobre el árbol de la ciencia del bien y del mal diciéndole: 

"Mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás" (Génesis 2:17)

(También puedes leer: El sueño del alma)

Si meditamos en estas últimas palabras "...el día que de él comiereis, ciertamente morirás", podríamos preguntarnos ¿Realmente murieron Adán y Eva ese mismo día en el cual comieron del árbol de la ciencia del bien y del mal?. La respuesta a esta pregunta es Sí, pero fue una muerte espiritual, una separación espiritual de Dios. 

Adán y Eva no cayeron muertos físicamente, pero sí murieron espiritualmente tal como Dios les había dicho que sucedería, sus almas fueron separadas de Dios, de esa comunión que habían tenido con Dios. La Biblia nos dice que Adán vivió "novecientos treinta años y murió" (Génesis 5:5), hasta este momento experimentó también la muerte física

Como se mencionaba anteriormente, la muerte espiritual pasó a todos los hombres a través de Adán. Así como el pecado separó a Adán y Eva de Dios, así también hoy en día el pecado separa al hombre de Dios. La naturaleza pecaminosa nos podría mantener en un estado de muerte espiritual. 

A continuación algunas escrituras sobre este punto acerca de la muerte espiritual, es importante el contexto de los versículos y también tener en mente que el alma del ser humano es eterna, nunca duerme o deja de existir. 

El alma que pecare, esa morirá (Ezequiel 18:4) 


En este versículo, como en el caso de Adán, Dios está diciendo que si pecamos o nos rebelamos contra Dios nuestra alma será separada de Dios, es decir, morirá espiritualmente. Lo único que puede restaurar esta unión o comunión con Dios es el arrepentimiento y la obediencia. 

(Puede interesarte: Muerte, Definición Bíblica)

"Pero si al justo amonestares para que no peque, y no pecare, de cierto vivirá, porque fue amonestado; y tú habrás librado tu alma" (Ezequiel 3:21)

Porque este mi hijo muerto era, y ha revivido (Lucas 15:24)


En este texto sobre el hijo pródigo, al leerlo, nos damos cuenta que nunca estuvo muerto físicamente sino que lo que se nos indica es una separación de su padre, es decir, una muerte espiritual 

Salvará de muerte un alma, y cubrirá multitud de pecados (Santiago 5:19-20)


Este versículo nos habla de hacer volver a un hermano que ha pecado. Nunca hace referencia a la muerte física sino que se refiere a un hermano que ha sido separado de Dios por causa de su pecado y que ha muerto espiritualmente. 

Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados (Efesios 2:1)


Este versículo menciona la condición que tenemos antes de encontrar a Dios, pues estábamos muertos en nuestros delitos y pecados, pero nuestro encuentro con Dios es lo que nos ha dado vida espiritual.

Porque el ocuparse de la carne es muerte (Romanos 8:6)


El apóstol Pablo, en Romanos 8:6, está describiendo la condición espiritual del ser humano cuando anda en una mente carnal. 

(Quizás podría interesarte: El cuerpo glorificado)

Dios no quiere que estemos en esta separación, pues él dio vida a través de su muerte y nos restauró espiritualmente para tener comunión con Dios. Dios nos ha dado vida por medio de su sacrificio para que pasemos de muerte a vida. 

MUERTE FÍSICA 


¿Qué es la muerte física?


La muerte física es el enemigo que en algún momento nos vencerá, pero llegará un momento que conquistaremos la muerte y venceremos. Recordemos que la muerte nunca significa dejar de existir, sino una separación. En este caso la muerte física es la separación del alma y el espíritu del cuerpo.

"Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta" (Santiago 2:26). Nuestra existencia terrenal va a terminar con la muerte física, pero recordemos que nuestra alma es eterna como lo dice Eclesiastés 3:11. Somos separados de este mundo terrenal y de la vida física, pero nos unimos a otro mundo y esfera de vida. 

(Podría interesarte: La redención del cuerpo)

La muerte física vino como resultado de la caída del ser humano por el pecado cometido. Ambas muertes tanto espiritual como física han pasado a todos los hombres (Romanos 5:12-21) 

Dos puntos a considerar sobre la muerte física


1) La Biblia es clara al decir que el hombre está destinado, por la maldición pronunciada sobre él en el huerto del Edén, a volver al polvo de la tierra tal como nos lo dice Génesis 3:19.

2) Por la desobediencia de un hombre, el cual es Adán, todos fuimos hechos pecadores, y por cuanto todos pecamos, la Biblia dice que la muerte física también pasó a todos los hombres. Esto conforme a Romanos 5:12-21.

También sabemos que nuestra salvación no nos hace exentos de la muerte física, esto en ninguna manera indica una debilidad o falta en nuestra relación con Dios. La muerte física es el ultimo enemigo que Jesucristo va a poner bajo sus pies según 1 Corintios 15:26 "Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte"

También es importante mencionar que para la muerte física Dios ha provisto un remedio el cual es la resurrección. La Biblia dice que un día seremos resucitados y tendremos un cuerpo inmortal, incorruptible conforme a 1 Corintios 15:12-58; Juan 5:28-29; 1 Tesalonicenses 4:13-18; Daniel 12:2)

LA MUERTE ETERNA O SEGUNDA MUERTE


¿Qué es la muerte eterna?


La muerte eterna o segunda muerte es la categoría más triste y la más severa sentencia de muerte que puede recibir el hombre. La muerte espiritual tiene remedio por medio del Espíritu Santo de nuestro Dios. Incluso para la muerte física hay un remedio el cual es la resurrección, pero para la muerte eterna o segunda muerte no hay remedio, no hay nada que hacer.  


A Satanás se le puede considerar como el autor de cada forma de muerte, y de esta última el comparte algo de ella pues es lanzado al lago de fuego, lo cual es llamado la muerte segunda o muerte eterna. A continuación algunos versículos:

"El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que venciere, no sufrirá daño de la segunda muerte" (Apocalipsis 2:11)

"Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años" (Apocalipsis 20:6)

(También puedes leer: ¿Qué es la salvación?)

"Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos" (Apocalipsis 20:10)

"Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego" (Apocalipsis 20: 14-15)

"Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda" (Apocalipsis 21:8) 

Como podemos notar la muerte segunda o muerte eterna es el destino de todos los perdidos, incluyendo también a Satanás, la bestia y el falso profeta. De esta sentencia no hay remedio provisto pues estarán para siempre separados de Dios. 

VIDA ESPIRITUAL


Podemos estar vivos físicamente pero esto no implica que estemos vivos espiritualmente. La vida espiritual solamente puede ser encontrada en nuestro Señor Jesucristo. Cuando nacemos de nuevo del agua y del Espíritu (Juan 3:1-8) recibimos el Espíritu Santo tal como lo recibieron los discípulos el día de pentecostés (Hechos 2:1-4) y es en este momento cuando llegamos a tener vida espiritual. 

(También puede interesarte: La resurrección corporal de Jesucristo)

Es importante tener presenta que la salvación tiene mucho que ver con la relación de nuestra alma con Dios. Nos reunimos con Dios para tener comunión con él, pues solamente él puede traer vida espiritual al hombre.

Versículos sobre la vida espiritual


"De cierto, de cierto os digo, que el que guarda mi palabra, nunca verá muerte" (Juan 8:51)

"El que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?" (Juan 11:25-26)

"Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en que amamos a los hermanos" (1 Juan 3:14) 

"...De manera que también a los gentiles ha dado Dios arrepentimiento para vida" (Hechos 11:18)

"El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tienen vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida" (Juan 5:24) 

"El cual nos libró, y nos libra, y en quien esperamos que aun nos librará, de tan gran muerte" (2 Corintios 1:10) 

"Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados" (Efesios 2:1) 

Lo más valioso que podemos llegar a obtener en el mundo es la vida espiritual, pues como dice la misma escritura "Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?" (Mateo 16:26). Esta vida espiritual la podemos encontrar en abundancia en Jesucristo. 

LA VIDA FÍSICA 


Todos estamos conscientes de que la vida física viene de Dios, a menos que se seamos incrédulos o evolucionistas; sin embargo, la misma escritura nos declara que la vida depende de Dios. 

Versículos que nos dan a entender que la vida depende de Dios


La biblia dice que Dios creó al hombre a su imagen y semejanza: "Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó" (Génesis 1:27) "Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente" (Génesis 2:7) 

(También puedes visitar la sección de Estudios Bíblicos)

La escritura también nos dicen que nuestra vida o aliento está en las manos de Dios: "...y al Dios en cuya mano está tu vida, y cuyos son todos tus caminos, nunca honraste" (Daniel 5:23) "...pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas" (Hechos 17:25)

Job fue claro al declarar que "En su mano está el alma de todo viviente, y el hálito de todo el género humano" (Job 12:10). En Hechos 17:28 también se nos dice "Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos; como algunos de vuestros propios poetas también han dicho: Porque linaje suyo somos" 

Todos los versículos anteriores nos dan a entender que la vida depende de Dios. La vida física es el tiempo que Dios nos ha dado para arrepentirnos de nuestros pecados y buscar la vida espiritual en Dios a través de Jesucristo. 

LA VIDA ETERNA 


¿Qué es la vida eterna?


La vida eterna es la que Dios ha prometido para aquellos que han creído y obedecen a Dios para ser salvos. Todos los santos de todas las dispensaciones van a experimentar la unión eterna que Dios ha prometido. Dios ha prometido cielo nuevo y tierra nueva, siendo la habitación para aquellos que gozan de la vida eterna. 

Al final de esta dispensación de la gracia, Cristo establecerá su reino de mil años en la tierra. La escritura nos dice que cuando este reino de mil años termine, Satanás será desatado del abismo y saldrá a engañar a las naciones, pero será nuevamente derrotado y será lanzado al lago de fuego.

Después de esto, Cristo se sentará con su iglesia en el juicio del gran trono blanco, en el cual juzgará a los hombres y a los ángeles. Al terminar este juicio, los sentenciados serán lanzados al lago de fuego, esta es la muerte segunda o muerte eterna. 

Por otro lado, los que son salvos van a habitar en cielos nuevos y tierra nueva, tendrán vida eterna. Quizás hoy en día la muerte física nos podrá separar de nuestras familias, hermanos en Cristo y seres queridos; sin embargo tenemos una esperanza de vida eterna

"No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación" (Juan 5:28-29) 

"Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua" (Daniel 12:2) 

"Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras" (1 Tesalonicenses 4:17-18)

Como dice el versículo 18 de 1 Tesalonicenses 4 debemos alentarnos unos a otros con estas palabras. Dios nos ha prometido vida y vida en abundancia, fiel es quien lo prometió, la muerte es el último enemigo a vencer y disfrutaremos de la vida eterna. Bendiciones.