Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

LA MUJER ENCORVADA ES SANADA POR JESÚS


LA MUJER ENCORVADA, PRÉDICA ESCRITA

La mujer encorvada sanada por Jesús

¿Qué enseñanza nos deja la mujer encorvada?


Lucas registra uno de los pocos milagros de Jesucristo realizado en una sinagoga, la curación de la mujer encorvada ( Lucas 13: 10-17 ). Sus milagros del día de reposo describen los propósitos del plan de salvación de Dios. Los incidentes del día de reposo registrados en Lucas 6:1-11 involucran el señorío de Jesús sobre el día de reposo, mientras que este relato de la mujer encorvada ilustra su significado.

Relato bíblico de la mujer encorvada


A continuación te dejo el relato bíblico de la mujer encorvada. Posteriormente vamos a hacer una reflexión de lo que aprendemos de esta historia bíblica 

(También te puede interesar: La mujer del flujo de sangre)

La mujer encorvada, Lucas 13:10-17


"Enseñaba Jesús en una sinagoga en el día de reposo; y había allí una mujer que desde hacía dieciocho años tenía espíritu de enfermedad, y andaba encorvada, y en ninguna manera se podía enderezar. Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: Mujer, eres libre de tu enfermedad. Y puso las manos sobre ella; y ella se enderezó luego, y glorificaba a Dios.

Pero el principal de la sinagoga, enojado de que Jesús hubiese sanado en el día de reposo, dijo a la gente: Seis días hay en que se debe trabajar; en éstos, pues, venid y sed sanados, y no en día de reposo. Entonces el Señor le respondió y dijo: Hipócrita, cada uno de vosotros ¿No desata en el día de reposo su buey o su asno del pesebre y lo lleva a beber? Y a esta hija de Abraham, que Satanás había atado dieciocho años, ¿No se le debía desatar de esta ligadura en el día de reposo?

Al decir él estas cosas, se avergonzaban todos sus adversarios; pero todo el pueblo se regocijaba por todas las cosas gloriosas hechas por él" (Lucas 13:10-17)

(Te podría interesar leer: Se una mujer con luz propia)

El séptimo día es una santa convocación (Levítico 23:3), y Jesús lo usó para enseñar el camino de Dios. El propósito del servicio del día de reposo no era para entretener, como muchas iglesias parecen enfatizar hoy, sino para la adoración vital y gozosa del único Dios verdadero .

Los adversarios de Jesús lo observaron de cerca, especialmente en el día de reposo, con la esperanza de atraparlo en alguna infracción de la ley al respecto. En su incredulidad y perversidad, esos ciegos líderes de ciegos no entendieron que estaban condenando al Dador original de la ley. El hecho de que se suponía que eran los líderes religiosos del pueblo elegido de Dios exacerbó su pecado. En cambio, cargaron a la gente con restricciones y tabúes razonados humanamente.

LA CONDICIÓN DE LA MUJER ENCORVADA (Lucas 13:11)


La mujer tiene un problema físico grave y lamentable, que ha perdurado durante dieciocho largos años. Está completamente inclinada hacia adelante, absolutamente incapaz de enderezarse o mirar hacia arriba. La frase "inclinada" o "encorvada", que se encuentra solo aquí en el Nuevo Testamento, es un término médico que indica una curvatura dañina de las vértebras espinales.

La mujer encorvada ilustra la condición espiritual de la humanidad a causa del pecado


La postura de la mujer encorvada ilustra acertadamente la condición espiritual de la humanidad debido al pecado. El pecado no endereza a una persona, sino que la inclina para que todo lo que pueda ver sea el camino del mundo. El pecador, incapaz de mirar al rostro de Dios, no puede remediar su mala situación antes de ser llamado ( Salmo 40:12 ; Romanos 5: 6 ).

(Te puede interesar: Débora, la profetiza)

La condición de la mujer encorvada es tan severa que no tiene poder para enderezarse y, en esta condición débil, no puede ayudarse a sí misma. A menos que Cristo sane y salve, la condición solo empeorará con el tiempo.

EL ESPÍRITU DE ENFERMEDAD DE LA MUJER ENCORVADA 


La liberación de la mujer encorvada (Lucas 13: 11-12 , 16)


La mujer encorvada tiene un extraño trastorno del sistema nervioso, que tiene su fuente en la mente y no en el cuerpo. Su condición encorvada resulta, al menos en parte, de la inestabilidad psicológica, que la deprime. 

(También puedes visitar la sección de Prédicas escritas)

La extraña enfermedad de la mujer encorvada, entonces, es en parte física y en parte mental. Satanás ha tenido su mano en su discapacidad hasta el punto que su mente es susceptible a su influencia, y su cuerpo ha funcionado mal, produciendo un caso severo de una condición enfermiza y encorvada.

La mujer encorvada fue atada por Satanás por 18 años


Las palabras de Jesús sobre la mujer encorvada en el versículo 16, "a quien Satanás ha atado", no significan que la participación de Satanás aquí es una posesión demoníaca, sino más bien una opresión demoníaca

Lucas no indica que Cristo haya reprendido o echado fuera a un demonio de la mujer encorvada, que habría sido el caso si hubiera estado poseída. Satanás la oprime de una manera que afecta su cuerpo físico, como Pablo, quien describe su aflicción como “un mensajero de Satanás que me abofetee” (II Corintios 12:7).

El pueblo de Dios de todas las épocas, Job, por ejemplo, ha estado al tanto de esta obra de Satanás. La expresión “A quien Satanás ha atado” nos recuerda que Satanás no libera a nadie; él solo esclaviza

(Te puede interesar: Ana, una mujer de fe, bosquejo)

Igual que a la mujer encorvada, no solo Satanás sino también el pecado inclina a la gente


No solo Satanás inclina a la gente, sino también el pecado (Salmo 38:6), el dolor (Salmo 42:5) y el sufrimiento (Salmo 44:25). 

"Estoy encorvado, estoy humillado en gran manera, ando enlutado todo el día" (Salmo 38:6)

"¿Por qué te abates, oh alma mía, y te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío" (Salmo 42:5)

"Porque nuestra alma está agobiada hasta el polvo, y nuestro cuerpo está postrado hasta la tierra" (Salmo 44:25)

La mujer encorvada podía ser liberada solo por Jesucristo


Solo Dios puede liberar a una persona. Mientras crean la ilusión de que romper la ley de Dios libera, el pecado y Satanás nunca liberan verdaderamente a nadie. Juan 8:34: "Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado"

(También puedes leer: La muerte y la vida)

En realidad, los malos hábitos se apoderan de las personas con terrible tenacidad. Los incrédulos a veces critican a los creyentes, diciendo que su iglesia y sus convicciones religiosas restringen su diversión y libertad, pero tal argumento es exactamente lo contrario de la verdad.

"y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres...Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres" (Juan 8:32, 36)

LA MUJER ENCORVADA EN LA SINAGOGA EN DÍA DE REPOSO (Lucas 13: 10-11)


La mujer encorvada, aunque físicamente discapacitada y desfigurada por su columna vertebral encorvada, que, al igual que el hombre de la mano seca (Lucas 6:6), su problema no le impide el culto formal de Dios en el día de reposo. 

Dedicación y fidelidad de la mujer encorvada


La condición física de la mujer encorvada le dificulta mucho ir a la sinagoga y sentarse durante el servicio. También es una lección de humildad para ella, ya que las personas a menudo se sienten incómodas con las personas con desfiguraciones. La mujer encorvada va de todos modos.

Seguramente la mujer encorvada ha orado y pedido ayuda a Dios, pero no ha sido liberada; Sin embargo, la falta de intervención aparentemente negligente y despreocupada de Dios no la vuelve amarga o resentida. Asiste a la sinagoga a pesar de los obstáculos, aprecia sus oportunidades espirituales y aprecia la adoración de Dios. Su dedicación y fidelidad no quedan sin recompensa.

¿A cuántas bendiciones renuncia la gente cuando no va a la iglesia? Nos beneficiamos espiritual y físicamente al asistir regularmente a lugares donde podemos escuchar la Palabra de Dios y adorarlo en espíritu y en verdad ( Juan 4: 23-24 ). 

La mujer encorvada aprende que la mejor ayuda que puede brindarle a su cuerpo es preocuparse primero por su salud espiritual. Si no se hubiera preocupado lo suficiente por sus necesidades espirituales como para estar en la sinagoga a pesar de su condición, nunca habría sido sanada. Como Jesús promete, “...Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).