Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

PARAOS EN LOS CAMINOS Y PREGUNTAD POR LAS SENDAS ANTIGUAS


PARAOS EN LOS CAMINOS Y PREGUNTAD POR LAS SENDAS ANTIGUAS, JEREMÍAS 6:16

Las sendas antiguas

Volver a las sendas antiguas, predicaciones sobre preguntad por las sendas antiguas


“ Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma. Mas dijeron: No andaremos” (Jeremías 6:16).

(También te puede interesar: ¿Cómo Dios nos habla?)

Jeremías recibió una advertencia de Dios que debía entregar al pueblo: ¡Jerusalén iba a ser destruida! Iban a ser castigados por su pecado ya que se habían apartado del Señor y de Sus caminos, se habían apartado de las sendas antiguas. En el versículo anterior, el Señor hizo un llamado final para que regresaran, pero se negaron.

Las Escrituras enseñan que es posible que el pueblo de Dios se aparte de sus caminos (1 Timoteo 4:1). ¿Cómo sucede esto? Y si nos apartamos, ¿Cómo podemos volver a “las sendas antiguas”?, por lo tanto, como dice el texto "preguntad por las sendas antiguas". 

¿Cómo llegó el pueblo de Jerusalén a tal estado de apostasía? Es importante entender esto, porque así es como nos dejamos llevar por el pecado y el error.

PREGUNTAD POR LAS SENDAS ANTIGUASA, PUES SE APARTARON DE ELLA 


Se apartaron de las sendas antiguas porque cerraros sus oídos a la palabra de Dios


“¿A quién hablaré y amonestaré, para que oigan? He aquí que sus oídos son incircuncisos, y no pueden escuchar; he aquí que la palabra de Jehová les es cosa vergonzosa, no la aman”(Jeremías 6:10). 

(También puedes leer: Pasos para la reconciliación)

Jesús dijo: “El que tiene oídos para oír, oiga ” (Lucas 8: 8). Lamentablemente, muchos no quieren escuchar. Un día tendrán comezón de oír (2 Timoteo 4: 3), pero no podrán escuchar este mensaje, ya que hoy es el tiempo de deleitarse en la palabra de Dios; sin embargo, si no estamos dispuestos a escuchar la palabra de Dios, no podemos ser salvos porque “la fe proviene de oír y oír por la palabra de Cristo” (Romanos 10:17).

Es tiempo de abrir nuestros oídos y escuchar atentamente la palabra de Dios para ponerla por obra, por lo tanto, preguntad por las sendas antiguas para andar por ella.

Se apartaron de las sendas antiguas porque siguieron lo que era popular


"Porque desde el más chico de ellos hasta el más grande, cada uno sigue la avaricia; y desde el profeta hasta el sacerdote, todos son engañadores" (Jeremías 6:13). Los profetas y sacerdotes eran “ ávidos de ganancias. Miqueas describió su mentalidad: 


“S Sus jefes juzgan por cohecho, y sus sacerdotes enseñan por precio, y sus profetas adivinan por dinero; y se apoyan en Jehová, diciendo: ¿No está Jehová entre nosotros? No vendrá mal sobre nosotros ” (Miqueas 3:11). 

¿Cómo pueden los líderes / maestros religiosos garantizar su propia ganancia monetaria? Entregan el mensaje que agrada a la gente (2 Timoteo 4: 3). Demasiadas personas, cuando se encuentran con “una declaración difícil ” en la palabra de Dios (Juan 6:60), la abandonan. Esto incluso sucedió cuando Jesús enseñó a tal punto que la escritura nos dice que "Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él”(Juan 6:66).

Es necesario hacer a un lado lo popular y preguntad por las sendas antiguas, buscar nuevamente el buen camino para encontrar descanso para nuestra alma. 

Se apartaron de las sendas antiguas porque ignoraron el pecado 


“Y curan la herida de mi pueblo con liviandad, diciendo: Paz, paz; y no hay paz” (Jeremías 6:14). Los falsos profetas declararon "paz" mientras que el profeta de Dios declaró "una gran destrucción" debido a su "abominación" (6:1,15). 


En el primer siglo, la iglesia de Corinto ignoró el pecado entre ellos (1 Corintios 5: 1-2). Sin embargo, Pablo advirtió que esto era peligroso porque “un poco de levadura leuda toda la masa” (1 Corintios 5: 6). La influencia del pecado se esparciría y causaría más problemas en el futuro.

Se apartaron de las sendas antiguas y perdieron el sentido de la vergüenza 


“¿Se han avergonzado de haber hecho abominación? Ciertamente no se han avergonzado, ni aun saben tener vergüenza; por tanto, caerán entre los que caigan; cuando los castigue caerán, dice Jehová” (Jeremías 6:15). Quedaron cauterizados en su propia conciencia (1 Timoteo 4: 2). Cuando uno ya no se siente culpable por el pecado, no hay motivación para arrepentirse.  Cuando hagamos estas cosas, inevitablemente nos apartaremos de las sendas antiguas.

PREGUNTAD POR LAS SENDAS ANTIGUAS, PERO ¿QUÉ SON LAS SENDAS ANTIGUAS?


Si vamos a caminar por los “sendas antiguas” hoy, necesitamos saber cuáles son esas sendas antiguas. En primer lugar, observemos lo que No se considerarían las sendas antiguas.

Preguntad por las sendas antiguas, pues para nosotros no es solo el Antiguo Testamento


En el contexto de este pasaje, el pueblo fue llamado a regresar a la Ley de Moisés; sin embargo, esa ley no aplica de igual forma para nosotros hoy. Más adelante en este libro, Jeremías profetizó de “un nuevo pacto” que reemplazaría al que estaba vigente en ese momento (Jeremías 31: 31-34). Pablo explicó que esta ley había sido " clavada … en la cruz " (Colosenses 2:14) y los que " buscan ser justificados por la ley … han caído de la gracia " (Gálatas 5: 4).

Preguntad por las sendas antiguas ya que no son cualquier cosa que se haya hecho en el pasado


lo que se hizo en el pasado puede haber estado mal. El pasado del apóstol Pablo incluyó la persecución de cristianos (Hechos 8: 1-3; 9: 1-2; 1 Timoteo 1:13), algo que hizo con una “ conciencia en la cual pensaba que era buena delante de Dios” (Hechos 23: 1). Sin embargo, estaba equivocado. Nuestro pasado no es las sendas antiguas. Sea bueno o malo, nada tiene que ver nuestro pasado con la senda antigua de la que Dios nos está hablando en Jeremías 6. 

Preguntad por las sendas antiguas, pues no es nada de lo que hayan hecho los padres


Para algunos, seguir al Señor los pone en desacuerdo con sus padres. Jesús dijo: “ No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada. Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra; y los enemigos del hombre serán los de su casa” (Mateo 10: 34-36). Si nuestros padres no siguieron a Cristo, entonces no debemos volver a seguir el camino que ellos han seguido.

Preguntad por las sendas antiguas ya que no es lo que han hecho hermanos de generaciones anteriores 


los hermanos de generaciones anteriores proclamaron la noble meta de “hablar lo que habla o dice la Biblia”; sin embargo, nuestro estándar es la Biblia, no aquellos que afirman seguir la Biblia. El hecho de que los hermanos de generaciones anteriores creyeran, enseñaran o practicaran algo no significa necesariamente que debamos continuar en ellos. 

(También puedes leer: El endemoniado gadareno)

Debemos observar a los que andan según el modelo (Filipenses 3:17) y seguir su ejemplo en la medida en que se hayan fielmente al modelo que se encuentra en la palabra de Dios. Pablo les dijo a los corintios: “Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo” (1 Corintios 11:1). La implicación era que debían imitar a Pablo así como Pablo imitó a Cristo ya que iban a ser seguidores de Cristo (cf. 1 Corintios 1: 12-13).

Es tentador seguir estas cosas, pero no son el estándar que debemos seguir. Las sendas antiguas se encuentran en la palabra de Dios. Ese es el estándar que debemos seguir. Pablo le dijo a Timoteo: “Retén la forma de las sanas palabras que de mí oíste, en la fe y amor que es en Cristo Jesús” ya que el evangelio es una buena noticia y la palabra de Dios nos prepara para toda buena obra (2 Timoteo 3: 16-17).

PREGUNTAD POR LAS SENDAS ANTIGUAS, PERO ¿CÓMO VOLVEMOS A LAS SENDAS ANTIGUAS?


A la gente se le dijo: "preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él"(Jeremías 6:16). Anteriormente notamos lo que se hizo para apartarnos de las sendas antiguas; pero para regresar a estas sendas antiguas debemos hacer lo contrario.

Preguntad por las sendas antiguas, porque para volver a ellas debemos abrir nuestros oídos a la palabra de Dios


- Una vez más, Jesús dijo: “El que tiene oídos para oír, oiga” (Lucas 8:8). Tenemos que estar dispuestos a escuchar y ser como los de Berea que estaban examinando las Escrituras todos los días para ver si estas cosas eran así (Hechos 17:11). Las cosas que estaban comprobando eran las enseñadas por Pablo. Querían saber lo que decían las Escrituras para ver si la enseñanza de Pablo coincidía con lo revelado en la palabra de Dios.

Para volver a las sendas antiguas rechacemos el camino popular


- Jesús explicó que hay un camino ancho que lleva a la destrucción, y hay muchos que entran por él y un camino angosto que lleva a la vida, y pocos son los que lo encuentran (Mateo 7: 13-14). Dado el lugar a dónde conduce el camino ancho, no deberíamos querer seguir el camino que es popular entre la mayoría; debemos seguir el camino correcto.

Para volver a las sendas antiguas reconozcamos el pecado por lo que es


Juan definió el pecado como “ infracción de la ley” (1 Juan 3:4). Dado que es contrario a la ley de Dios, la paga que trae es muerte (Romanos 6:23). El pecado no es algo que deba tomarse a la ligera. Debemos reconocer el pecado para poder volver a las sendas antiguas. 

Preguntad por las sendas antiguas, si queremos volver a ellas arrepintámonos del pecado y regresemos al Señor


Si reconocemos lo terrible que es el pecado, naturalmente lamentaremos el pecado que hemos cometido. Esto hace que uno regrese al Señor. Pablo explicó esto a la iglesia en Corinto: “ Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte” (2 Corintios 7:10). 

(También puedes visitar la sección de Prédicas cristianas escritas)

Por lo tanto, se nos dice “Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones. Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza. 10 Humillaos delante del Señor, y él os exaltará” (Santiago 4: 8-9). El pecado no es algo para celebrar o tolerar, es algo para ser rechazado.

PARAOS EN LOS CAMINOS, Y  MIRAD, Y PREGUNTAD POR LAS SENDAS ANTIGUAS 


Al pueblo de Jerusalén se le presentó dos opciones: Continuar en su apostasía o regresar a las sendas antiguas. Lamentablemente, eligieron la apostasía.

También debemos tomar una decisión: Seguir las sendas antiguas o caer en apostasía. Seguir las sendas antiguas, las cuales se encuentran en el camino de Cristo, nos conduce al descanso (Mateo 11:29); pero debemos estar dispuestos a seguir Su palabra y hacer lo que Él nos ha instruido que hagamos (Hebreos 5: 9). 

"Preguntad por las sendas antiguas, cual sea el buen camino, y andad por él" (Jeremías 6:16)


Recuerda que necesitamos estar en las sendas antiguas, encontrar ese buen camino para andar por él; por lo tanto, si nos hemos desviado un poco, o nos hemos salido del camino, es tiempo de hacer lo que dice el texto: "Preguntad por las sendas antiguas", necesitamos volver a la senda antigua y andar por ese camino. Bendiciones en el nombre de Jesucristo.