Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

CONSTRUCCIÓN DEL TABERNÁCULO DE MOISÉS


LA CONSTRUCCION DEL TABERNACULO Y LOS OBREROS

Los obreros en la construcción del tabernáculo de Moisés en el desierto

En la construcción del tabernáculo hay muchas lecciones para nosotros


Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil (1 Timoteo 3:16-17). Es útil:
1. Para la doctrina (enseñanza).
2. Para redargüir (para descubrir y reprender falsas enseñanzas y prácticas). Para destruir el mal.
3. Para corregir (para poner en orden o corregir malas enseñanzas, normas y maneras de vivir).
4. Para instruir (para enseñar normas correctas y el vivir en justicia).

(También te puede interesar: El tabernáculo de Moisés en el desierto)

Las cosas escritas antes son TIPOS para nosotros, sobre quienes ha venido el fin de las edades, y fueron escritas para nuestra instrucción (Romanos 15:4; 1 Corintios 10:6; 10:11). Así en la construcción del Tabernáculo hay muchas lecciones para nosotros.

A. La Construcción del tabernáculo de Moisés en el desierto:


1. Dios mismo fue el arquitecto (Éxodo 25:9). Hizo conocer a Moisés Su propio plan. También tiene Su propio plan respecto a la redención humana y no quiere que sea contaminado por ideas del hombre (Romanos 11:32-36; Efesios 1:5, 9, 11).

2. En la construcción del Tabernáculo, Moisés fue nombrado administrador y hecho responsable (Éxodo 25:9). A través de los capítulos 25-30, Dios hablaba directamente a él usando el pronombre “tú”. Otras personas le fueron dadas para ayudarle (Éxodo 31:1-6) pero a él le fue dada la vigilancia.

El Tabernáculo es, primeramente, un tipo de Cristo (Dios en carne) morando en medio de los hombres (Juan 1:1, 14, 18). En segundo lugar, es un tipo de la iglesia como morada de Dios, Su Espíritu morando en nosotros (Éxodo 25:8; Efesios 2:19-22). 

(También puedes leer: El arca de la alianza

Cristo mismo es el constructor de la iglesia, pero tiene a otros para ayudarle (Hechos 2:41-47; 1 Corintios 3:9; 2 Corintios 6:1; Efesios 4:7-15). Nosotros, como constructores así como los ayudantes de Moisés, estamos trabajando individualmente como creyentes, al servicio de Dios (I Corintios 3:10-15).

3. Moisés fue mandado a hacerlo “conforme al modelo que te ha sido mostrado en el monte” (Exodo 25:40). En este modelo todas las cosas señalarían hacia Jesús y serían tipos de El. No había lugar para sus propias ideas ni aun en el más pequeño detalle. Es Su deseo, y es necesario, que Su voluntad sea hecha en nosotros como el Templo de Dios, para que el Espíritu Santo pueda vivir nuestras vidas por nosotros (Mateo 6:10; Colosenses 4:12; Hebreos 13:20-21).

B. Los Materiales Usados en la Construcción del Tabernáculo:


Oro (Se estima1,091 kilos), Tela de colores variados, Plata (se estima 3,818 kilos), Madera, piedras preciosas, Bronce (Se estima 3,818 kilos) especies, aceite, etc.

No había exhibición de un edificio costoso, más bien la gloria del Señor se hallaba allí. Hablaremos más de los materiales más adelante.

C. Como fueron provistos los materiales para la construcción del tabernáculo


1. Israel fue un pueblo redimido y la posesión del Señor (Éxodo 15:13). Fueron protegidos o cubiertos por sangre y librados por el gran poder de Dios del enemigo. No eran dueños de sí mismos ahora, sino pertenecían a Dios (Éxodo 19:4-6).


Nosotros NO somos dueños de nosotros mismos, sino comprados por precio, la sangre preciosa de Cristo y Su Espíritu, el Espíritu Santo, habita dentro, así pertenecemos al Señor (I Corintios 6:19-20). Todo lo que somos y todo lo que tenemos pertenecen al Señor (Hechos 4:30-34; 11 Corintios 8:5).

2. Los israelitas dieron voluntariamente de sus materiales para construir (Éxodo 25:2; 35:5-29). Fue lo mismo cuando construyeron el Templo (I Crónicas 29:3-5, 9, 14-17). David de su propia cuenta dio 3,000 talentos de oro y 7,000 talentos de plata.

3. La gente trajo ofrendas más que suficientes para construir el Tabernáculo (Éxodo 36:5). Esto demostró un interés espontáneo en el bienestar de la obra de Dios, eso mismo producirá el Espíritu Santo en cada uno de nosotros, si se le deja trabajar (Hechos 2:45; 4:34-35).

D. El Espíritu Libre ó Liberado es el Espíritu de los redimidos (II Corintios 8:12; 9:7). 


Compare II Corintios 8:9 con nuestro ejemplo. Estamos viviendo en los días finales de esta dispensación y mucho de los bienes de Dios es gastado inútilmente, el cual debería ser consagrado a Su causa (Mateo 24:37-39). Lea Mateo 6:25-34. Nuestra vida consagrada a Él producirá los resultados que se hallan en el versículo 33.

LOS OBREROS EN LA CONSTRUCCIÓN DEL TABERNÁCULO DE MOISÉS


A. Los obreros del tabernáculo eran sabios de corazón (Éxodo 31:6):


Hombres y mujeres fueron usados en la obra (Éxodo 35:10, 25-26; 36:2). Ellos fueron enseñados divinamente (Éxodo 31:3-6; 35:35). El Espíritu de Dios era el secreto de su sabiduría.

B. Cómo fueron enseñados los Obreros en el Tabernáculo:


1. Los obreros en el tabernáculo fueron enseñados por Bezaleel (Éxodo 35:30-34). Su nombre quiere decir “en la sombra de Dios.” Es un tipo del Espíritu Santo que nos guía a toda la verdad y nos enseña las cosas del porvenir (Juan 14:26; 15:26; 16:13-14). Las cosas del porvenir son registradas divinamente en la Palabra de Dios y son reveladas por el Espíritu Santo a Su pueblo (1 Corintos 2:14).


Bezaleel sólo pudo proyectar diseños, así el Espíritu Santo sólo ha escudriñado y revelado las cosas profundas de Dios (1 Corintios 2:10-13).

2. Los Siervos del Señor son colaboradores con Dios (1 Corintios 3:9; 11 Corintios 6:1). El Espíritu Santo solo conoce los diseños necesarios para guiar y edificar la iglesia, pero tenemos que colaborar con el Espíritu según Él nos instruye.

C. Las Características de los Obreros que construyeron el tabernáculo


1. Los obreros del tabernáculo trabajaban según el Plan Divino (Éxodo 39:43).

2. Los obreros del tabernáculo de Moisés eran obreros listos de buena voluntad (Éxodo 36:2), trabajaban por amor y no por ganancia deshonesta. El amor, amor verdadero, inspira el trabajo por Dios (1 Corintios 9:8-14; 11 Corintios 5:13-14; 1 Pedro 5:1-5).

3. Los obreros del tabernáculo recibieron sus Materiales de Moisés (Éxodo 36:1-3).

Oro—denota Divinidad, trabajo hecho en, por, y para el Señor (Apocalipsis 3:18).
Plata—denota expiación (Éxodo 30:11-15; 1 Pedro 1:18).
Piedras Preciosas—denotan Piedad. Toda clase es mencionada respecto al pectoral del Sumo Sacerdote (Éxodo 28:15-21) que habla de la perfección de Cristo.

(También te podría interesar visitar la sección de Estudios Bíblicos)

Madera—denota la presunción, la mente del hombre (Jeremías 5:14-15; Gálatas 2:11-19).
Heno—denota los pensamientos débiles del hombre, como el césped cortado y seco (Santiago 1: 10-11; 1 Pedro 1:24).
Hojarasca—-denota ordenanzas y formas de religión; es lo que queda después de sacar el grano (Job 13:25; Job 21:18; 41:28-29; Isaías 33:11; Jeremías 13:24).

D. Su obra Terminada, Fue Aprobada (Éxodo 39:33-43):


Cuando su obra fue terminada, la trajeron a Moisés para su examinación, revisión y escudriñamiento. Moisés la aprobó y les bendijo.

Nuestra obra tiene que ser traída a Jesús y probada por fuego, bajo el escudriñamiento de Dios (I Corintios 3:13-15; II Corintios 5:10). (El premio aquí no es para ser salvo; la salvación es un don gratuito, Juan 4:10; Romanos 6:23; Efesios 2:8-9). Estos premios son ganados por obras (Mateo 10:42; Lucas 19:17).

Toda nuestra obra por y en el Señor merece un premio justo (I Corintios 15:58; Gálatas 6:9).