Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

EL TIEMPO DE DIOS ES PERFECTO, REFLEXIÓN


EL TIEMPO DE DIOS ES PERFECTO SIN IMPORTAR LAS CIRCUNSTANCIAS

El tiempo de Dios es perfecto: Imagen de varios reloj antiguos

Cuando estés pasando por una situación adversa recuerda que el tiempo de Dios es perfecto


Hay tres lecciones importantes que podemos aprender de Juan 11 sobre cómo aguantar en tiempos de crisis. Jesús se entera de que su amigo Lázaro está gravemente enfermo. Para asombro de su discípulo, Jesús no corre a curarlo, sino que se queda dos días antes de irse. Cuando Jesús llegó a Betania, hogar de Lázaro y sus dos hermanas, se entera de que Lázaro murió cuatro días antes.

El tiempo de Dios es perfecto siempre


Dios nunca temprano, nunca tarde, pero siempre a tiempo. Nuestro tiempo no es el tiempo de Dios. Para nosotros, el tiempo de Dios a menudo se siente como una demora larga y desesperada, pero el tiempo de Dios es perfecto.

(También te puede interesar: Todo lo que Dios hace es perfecto)

El tiempo de Dios es perfecto y provoca dos cosas: Aumenta nuestra fe a medida que nos vemos obligados a esperar y confiar en Dios y se asegura de que Él, y solo Él, reciba la gloria y la alabanza por ayudarnos a salir adelante. "En tu mano están mis tiempos…" Salmo 31:15.

En el momento adecuado, Dios proveerá tu necesidad. En el momento adecuado, Dios te librará. En el momento adecuado, Dios te rescatará. En el momento adecuado. ¡Su tiempo! porque el tiempo de Dios es perfecto.

PORQUE EL TIEMPO DE DIOS ES PERFECTO


Nuestros caminos y pensamientos no son los caminos y pensamientos de Dios, pues el tiempo de Dios es perfecto


"Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos" (Isaías 55: 8-9).


¡Dios tiene perspectiva eterna! Dios es el gran "YO SOY" (Yahweh) que conoce el pasado, presente y futuro. Y que no sabemos nada en realidad comparado con el conocimiento de Dios. Si hubiéramos estado en la situación de Jesús y pudiéramos sanar a Lázaro, lo más probable es que lo sanaríamos de inmediato. Pero Jesús quería hacer crecer la fe de sus discípulos, quienes después de su muerte serían los catalizadores para llevar el mensaje de Cristo al mundo. 

Los discípulos sabían que Jesús tenía el poder de curar a la gente, pero ¿Resucitar un cadáver de 4 días? Vamos, eso es llevar la fe a un nivel completamente nuevo.

Saber que los caminos de Dios no son los míos significa que tengo que poner toda mi fe y confianza en sus caminos.

Dios siempre tiene la última palabra, porque el tiempo de Dios es perfecto


No importa cuán terrible e imposible parezca la situación, cuán terrible se sienta, o cuán aparentemente no haya respuesta, ni ayuda, ni esperanza, Dios lo llevará a cabo porque Él y solo Él tiene la última palabra.

(Podría también interesarte: Dios pelea mis batallas)

Ponemos puntos en nuestras vidas donde Dios pone comas. Creemos que se acabó, punto: Nuestro matrimonio, nuestra familia, nuestro trabajo, nuestra salud, nuestro futuro. Pero Dios pone una coma en esos lugares porque no se acaba hasta que Él dice que se acabó. Dios todo lo resuelve a su tiempo porque el tiempo de Dios es perfecto. Dios tiene sus propósitos.

Estando Lázaro muerto, Dios tuvo la última palabra, pues el tiempo de Dios es perfecto


Lázaro estuvo muerto y en descomposición durante cuatro días en esa tumba. Eso es más que un punto, ¡Es un signo de exclamación! Pero no había terminado. Dios puso una coma en ese lugar. Y Jesús resucita a Lázaro de entre los muertos, sus órganos funcionan, la piel podrida se renueva de nuevo, porque Dios tiene la última palabra y porque Dios en su tiempo en lugar de curarlo iba a resucitarlo porque el tiempo de Dios es perfecto.

¡Y Jesús tomará lo que ha muerto en ti y lo resucitará de entre los muertos! Él nos ayudará a superar la crisis, no solo sobreviviendo a duras penas, sino también victoriosos. Vencedores, no víctimas. Campeones, no tontos. Ganadores, no llorones. Deja de poner puntos donde Dios pone comas, porque el tiempo de Dios es perfecto.

(También puede interesarte: Orad sin cesar)

Gracias a Jesucristo, la muerte y la tumba ya no tienen la última palabra en nuestras vidas. Jesús tiene la última palabra. Y porque Él vive, si confías en Él y pones tu vida en Sus manos, ¡Tú también vivirás!, Dios tiene la última palabra porque los tiempos de Dios son perfectos.

RAZONES POR LAS QUE EL TIEMPO DE DIOS ES PERFECTO


El tiempo de Dios es perfecto. Si eres cristiano, es probable que hayas escuchado esta frase en un sermón de la iglesia o de un líder de grupo pequeño.

Tiene sentido, ¿verdad? El tiempo de Dios es perfecto porque Él es Dios. Sin embargo, hay varias razones por las que Dios sabe qué es lo mejor para nosotros y por qué nuestro propio tiempo puede estar equivocado.

Tenemos plazos, obligaciones, una perspectiva estrecha (en comparación con Él), y seamos sinceros, ¡Estamos impacientes! Dios no lucha con ninguna de estas cosas. De hecho, Su horario y Su tiempo no dependen de nuestro horario.

La frase el tiempo de Dios es perfecto


Su guía en nuestra vida puede llegar tarde para lo que queremos o esperamos, pero el tiempo de Dios es perfecto. No dejes que esta simple frase te engañe. El tiempo de Dios no significa que tu tiempo sea inútil, ni significa que no hay razón para respetar nuestro tiempo y horario.

(Quizás te puede interesar: Dios está contigo en los momentos difíciles)

La frase "el tiempo de Dios es perfecto" simplemente significa que Dios sabe todo y que las cosas ocurren en Su tiempo perfecto, no en el nuestro. ¡Todavía tenemos que trabajar duro y concentrarnos en mejorar nuestra fe!

Un vistazo más de cerca a la frase el tiempo de Dios es perfecto


¡Echemos un vistazo más de cerca a esta frase común! ¿Es el tiempo de Dios siempre perfecto para nosotros? Si miramos la frase desde nuestra perspectiva, es posible que el tiempo de Dios no siempre parezca perfecto. Es importante entender que Su tiempo no es nuestro tiempo.

Con esto en mente, no significa que no debamos aceptar o rechazar una oferta de trabajo y ciertamente no significa que debamos rechazar una propuesta de compromiso porque Dios no nos ha dado una respuesta definitiva.

El tiempo de Dios es el resultado de nuestras oraciones, consultas y conocimiento de las Escrituras. Su guía aparece a través de una variedad de fuentes.

Los cristianos deben consultar con Dios a través de la oración cuando hay una decisión importante que tomar. La oración es esencial para ser cristiano y cuanto más desarrollemos nuestra fe, más entenderemos la dirección de Dios.

Las respuestas de Dios también vienen a través de Sus enseñanzas en las Escrituras y aparecen en el liderazgo de la iglesia. Por lo tanto, no debemos orar y luego sentarnos y esperar a que ocurra el tiempo de Dios. Debemos usar la oración, consultar con mentores y líderes de la iglesia y hablar con miembros de la familia.


Las cosas raras veces ocurren cuando las esperamos, pero lo bueno es que el tiempo de Dios es perfecto


Proverbios 19:20-21 dice: "Escucha el consejo, y recibe la corrección, para que seas sabio en tu vejez. muchos pensamientos hay en el corazón del hombre; mas el consejo de Jehová permanecerá"

Los cristianos y las Escrituras pueden proporcionar información valiosa sobre lo que Dios quiere para nuestras vidas; todo esto es parte del tiempo de Dios y rara vez ocurre cuando lo esperamos.

A veces, nos encontraremos con un resultado con el que no estamos contentos o que llega inesperadamente. Estas circunstancias pueden ser desafiantes, pero Dios tiene una manera de enseñarnos y bendecir nuestras vidas de maneras que no podemos imaginar.

9 RAZONES POR LAS QUE EL TIEMPO DE DIOS ES PERFECTO, MEJOR QUE EL NUESTRO


1. El tiempo de Dios es perfecto porque no tiene fecha límite


Cada día nos enfrentamos a plazos. Los informes deben presentarse en el trabajo y las tareas deben entregarse en la escuela.

Dios no tiene estos plazos y no está demasiado preocupado por los nuestros, pero quiere lo mejor para nosotros. Si tenemos fechas límite, debemos cumplir con nuestras obligaciones mundanas sabiendo que el tiempo de Dios nunca ocurre apresuradamente.

2. El tiempo de Dios es perfecto porque nunca es impaciente


Dios nunca es impaciente y Su tiempo no se apresura. Su horario se basa únicamente en el cuidado de su rebaño y somos parte de él. La mayoría de nosotros somos todo lo contrario a ser pacientes. Vivimos en una sociedad acelerada e incluso las personas más pacientes tienden a querer resultados rápidos

(También puedes leer: Preguntad por las sendas antiguas)

La paciencia es un rasgo de carácter maravilloso para desarrollar y es aún más importante cuando estamos esperando el tiempo de Dios, el cual es perfecto. Para ser más parecido a Cristo, ora pidiendo la paciencia de Dios y comprenderá mejor que el tiempo de Dios es perfecto.

3. El tiempo de Dios es perfecto porque el tiempo de Dios es honesto


El tiempo de Dios siempre es honesto. Todo ocurre en Su tiempo perfecto y no hay juegos con la espera ni hay verdad que haya sido manipulada.

Esta razón por la que el tiempo de Dios es mejor se basa en cómo Él responde nuestras oraciones. Cuando recibimos la guía en Su tiempo perfecto, obtenemos la verdad.

Después de todo, la Biblia es la verdad de Dios y podemos encontrar toda Su guía en las Escrituras, ¡Nunca se contradice!

4. El tiempo de Dios es perfecto porque Su juicio nunca se nubla


¿Alguna vez has tomado una decisión importante sin tener otra cosa en mente? Nuestras mentes están llenas de muchas cosas cada día y, a veces, es difícil tomar una decisión clara sin ser influenciado. La influencia puede provenir de nuestros propios deseos, de amigos o, en general, de los medios de comunicación y la sociedad. A veces ni siquiera nos damos cuenta de cómo nos han influido.

(Puedes también visitar la sección de Prédicas Escritas)

Cuando las cosas suceden en el tiempo de Dios, sabemos que Él nunca es influenciado por otros ni por la sociedad. Su tiempo es preciso y claro y no tiene una lista de verificación prioritaria de a quién ayudar o responder primero. El tiempo de Dios es el correcto y Su juicio nunca se nubla.

5. El tiempo de Dios es perfecto porque Él nos tiene presente en su mente 


Hay miles de millones de personas en el planeta y miles de millones antes han vivido en la Tierra. Como seres humanos, nuestro círculo de conocidos es limitado, solo podemos conocer a un número limitado de personas y, ya sea que lo notemos o no, priorizamos a las personas que nos rodean en función de su importancia. Para la mayoría de las personas, la familia es una prioridad, luego los amigos y la familia de la iglesia, luego los compañeros de trabajo.

(Te puede interesar: Mejor es un día en tus atrios)

Es difícil administrar todas nuestras relaciones y solo tenemos un tiempo limitado en un día. Dios tiene y quiere una relación con todos nosotros. Espera pacientemente escuchar nuestras alabanzas, nuestras confesiones y nuestras preguntas. Aunque Él conoce todo nuestro corazón, cuando venimos a Él somos tratados como únicos.

Pensando en ti, el tiempo de Dios siempre será perfecto. ¡No serás el segundo en la fila! Dios tiene cuidado de nosotros todo el tiempo, tal como nos lo dice 1 Pedro 5:7 "Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros"

6. El tiempo de Dios es perfecto porque el tiempo de Dios tiene perspectiva


Dios tiene perspectiva para nuestras vidas y para el mundo. Él creó el mundo hace mucho tiempo y Su marco de tiempo es vasto, es mucho mayor que nuestras cortas vidas.

Esto no significa que el tiempo de Dios vendrá después de que nos vayamos, pero sí significa que Él tiene una perspectiva que no podemos entender. Comparados con Dios, tenemos una perspectiva estrecha, construida alrededor de nuestras escuelas, lugares de trabajo y lugares de adoración.


Podemos viajar, leer y estudiar las Escrituras y esto nos da nuevas perspectivas, pero todavía no es nada comparado con la perspectiva de Dios. Confíe en el tiempo de Dios porque Él tiene perspectiva.

7. El tiempo de Dios es perfecto, incluso en nuestros malos momentos 


Recientemente escuché a un vecino comentar sobre un conocido. Dijo que "tuvo una sincronización horrible". Existe un mal momento y puede causar problemas.

Un mal momento puede provocar accidentes de tráfico, perder una reunión y quedar atrapado en la lluvia. El tiempo de Dios, sin embargo, no está ligado a nuestros sucesos mundanos y, aunque pueda parecernos un mal momento, siempre es perfecto. Siempre hay una razón detrás de Su tiempo. ¿Cómo podría ser malo el tiempo de Dios?

8. El tiempo de Dios es perfecto porque nunca hay ataduras


En nuestras vidas, las decisiones a menudo se toman con obligaciones asociadas a ellas. Algunas son directas (contratos) mientras que otras son indirectas (obligaciones inferidas).

El tiempo de Dios, ya sea en oraciones contestadas, bendiciones o desafíos, nunca tiene ataduras. Dios nunca dirá "Haz esto por mí y yo lo haré por ti". Su guía y sus oraciones contestadas son el resultado de Su bondad.

(Podría interesarte: Certeza en tiempos inciertos)

Incluso las bendiciones de Dios se proporcionan con intenciones puras. Como cristianos, Dios espera que actuemos de acuerdo con Su Palabra. Sin embargo, nunca hay ataduras cuando Él nos guía.

9. El tiempo de Dios es perfecto porque no es necesaria una cita


¿Alguna vez ha concertado una cita con Dios? En realidad, esta es una gran idea para organizar su rutina diaria y asegurarse de pasar tiempo con Él.

Hacer una cita diaria con Dios es una forma de responsabilizarnos e interactuar con Él. Dicho esto, Dios nunca requiere una cita. Está disponible a cualquier hora del día y siempre escucha.

El tiempo de Dios es perfecto en cuanto a su disponibilidad. Nuestro tiempo está limitado por las horas del día, por la escuela y el trabajo, y por nuestra necesidad de dormir.

ELL TIEMPO DE DIOS EN LAS ESCRITURAS 


Jeremías 29:11-12 “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré; y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.”.

Salmos 27:14 "Aguarda a Jehová; esfuérzate, y aliéntese tu corazón; sí, espera a Jehová"

Eclesiastés 3:1 "Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora"

Miqueas 7:7 "Mas yo a Jehová miraré, esperaré al Dios de mi salvación; el Dios mío me oirá"

Lamentaciones 3:25-26 "Bueno es Jehová a los que en él esperan, al alma que le busca. Bueno es esperar en silencio la salvación de Jehová"

Salmos 90: 4 "Porque mil años delante de tus ojos son como el día de ayer, que pasó, y como una de las vigilias de la noche"

Conclusión sobre el tiempo de Dios es perfecto


El tiempo de Dios es una frase que escuchamos a menudo durante los sermones dominicales y de los líderes de grupos de la iglesia. Si eres cristiano, probablemente creas que el tiempo de Dios siempre es perfecto.

Es interesante considerar que Su tiempo no es el mismo que nuestro tiempo. A menudo queremos respuestas inmediatas y podemos ser impacientes. Si realmente nos suscribimos al tiempo perfecto de Dios, debemos entender que no siempre llegará cuando lo esperamos.

(También te puede interesar: La importancia de saber esperar en Dios)

Los tiempos de Dios son perfectos


La verdad es que el tiempo de Dios siempre es superior al nuestro. Esto no significa que nos sentamos y esperemos a que Dios tome nuestras decisiones por nosotros, o que responda nuestras oraciones. El tiempo de Dios nos guiará a través de las Escrituras, a través de la familia cristiana y los mentores.

Ten en cuenta que el tiempo de Dios puede llegar en cualquier momento. Cuanto más edifiquemos nuestra fe, más nos daremos cuenta de que el tiempo de Dios es perfecto y justo.